Etiquetado: Alemania Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • mesmontse 9:35 pm el 2 January, 2022 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania,   

    ALEMANIA – POBREZA RÉCORD: Una de cada seis personas no tiene de qué vivir 

    El Estado peor parado es Bremen con un 28,4 % de pobres; Berlín, Sajonia, y Mecklemburgo-Pomerania Occidental, también se destacan con tasas de pobreza de alrededor del 20%.
    Los hogares con tres o más hijos (30,9 %) y las familias monoparentales (40,5 %) siguen siendo los más afectados por la pobreza. Los desempleado (52 %) y las personas con baja formación formación educativa (30,9 %) son otros de los grupos muy afectados. Los inmigrantes (27,9 %) y personas sin ciudadanía alemana (35,8 %) también pertenecen a los sectores muy afectados. En 2019, el 8 % de las personas con empleo eran pobres, ahora la cifra llega al 8,7%. Entre los autónomos la cifra de pobres ha escalado del 9% en 2019 hasta el 13% en 2021.

    Consecuencias sociales de la pandemia: las medidas del gobierno apenas ayudan

    Informe Pobreza 2021: Pobreza Récord: 13,4 millones de afectados

    BERND MÜLLER / JUNGE WELT

    La proporción de personas pobres en la República Federal Alemana aumentó casi continuamente desde 2006, y alcanzó su punto máximo –según cálculos provisionales hasta la fecha – en la pandemia: en Alemania una persona de cada seis, o dicho de otro modo, el 16.1 %, es pobre.

    Este amargo resultado fue publicado por la Deutscher Paritätischer Wohlfahrtsverband, (Asociación Alemana para el Bienestar General),a mediados de diciembre. Los Estados federados alemanes del este (la antigua RDA) son los más afectados.  

    Cada vez más a menudo, ser pobre significa permanecer en la pobreza. Esto ahora se puede decir de alrededor del 44 % de todos los pobres, según anunció la Oficina Federal de Estadística en marzo. La cifra indica que la proporción de personas permanentemente pobres desde 1998, se ha más que duplicado.

    En mayo, los centros de Cáritas ya habían recibido un 40% más de solicitantes de ayuda. Además de los solicitantes habituales de ayuda básica, hubo mayormente trabajadores temporales y autónomos. Hubo más personas, que necesitaban apoyo, pero no acudieron presencialmente a los centros debido a la pandemia. Principalmente necesitaban alimentos frescos como frutas y verduras. Muchos, simplemente no podían permitirse una dieta equilibrada. La situación podría agravarse, dado que el aumento de precios reduce el presupuesto mensual disponible y la inflación se ceba en los precios de los alimentos. Por lo tanto, se espera que la afluencia de solicitantes de ayuda aumente significativamente en los próximos meses, según los responsables de Cáritas.

    Tener trabajo asalariado ya no otorga la protección contra la pobreza que antes proporcionaba. Hay muchos empleados con salarios bajos, y con sus ingresos no pueden salir de la pobreza.  Según la Oficina Federal de Estadística, más de una quinta parte de todos los trabajadores  tuvieron que aceptar salarios de menos de 12.27 euros por hora, en abril. Esto afectó a alrededor de 7.8 millones de hombres y mujeres. 860.000 de ellos tuvieron que solicitar ayudas sociales para completar sus ingresos: fueron los que entregaron paquetes en la temporada navideña desde la mañana hasta la noche; repusieron estanterías en los supermercados durante la pandemia; llevaron la comida o las compras directamente a la seguridad del hogar, explicó la vicepresidente del grupo de La Izquierda en el Parlamento, Susanne Ferschl. Estos trabajadores temporales fueron atraídos por un salario mínimo más alto, que actualmente, es de 9.60 euros por hora y, de ninguna manera, protege a las personas de la pobreza.

    Las medidas para frenar la pandemia no golpearon a toda la sociedad por igual. Mientras que los funcionarios públicos y jubilados sufrieron pocas pérdidas económicas, los más perjudicados fueron los trabajadores de la empresa privada, y en particular, aquellos que ya tenían un empleo precario con ingresos mensuales de menos de 900 euros netos.

    Los trabajadores autónomos también resultaron muy afectados. El 37 % de todos los autónomos y el 44 % de los autónomos unipersonales, tuvieron que hacer frente a las pérdidas de ingresos. Más de una quinta parte de ellos tuvieron que reducir su tiempo de trabajo por las restricciones de la pandemia.  Como resultado, los autónomos que tienen ingresos mensuales de menos de 1.500 euros, perdieron entre el 5 y el 11 %. Entre los autónomos unipersonales, las pérdidas fueron del orden del 17 al 23 %.  

    «Incluso antes del comienzo de la pandemia, las personas de bajos ingresos ya estaban afectadas por las consecuencias económicas de una crisis desigual,» explicó Susanne Ferschl.  

    Si  los  ingresos salariales ya no alcanzaban para vivir, las ayudas proporcionales que recibieron durante los cierres decretados por la pandemia, para reemplazar el salario, o el desempleo que les correspondía, fueron a todas luces insuficientes.

    Las personas que dependen del salario mínimo, ni siquiera han recibido una ayuda de emergencia. El hecho de que fueron ignorados en gran medida por el gobierno federal también ha sido confirmado en su informe por la Asociación Alemana para el Bienestar General, que afirma que la mayoría de las medidas de gran calado se han centrado en las personas que hasta entonces no dependían de las coberturas al desempleo.

    La Asociación Alemana para el Bienestar General, identifica algunos ejemplos de cómo las personas pobres fueron ignoradas por la política de crisis del gobierno de Merkel. Ya sea en el equipamiento con  computadoras para los escolares que debían seguir las clases desde sus domicilios, los múltiples gastos obligatorios como el uso de la máscara, o la eliminación de otro tipo de ayudas.  En enero de 2021 se sabía que la obligación de usar máscara suponía una significativa carga económica adicional para las personas pobres, y “para aquellos que ya vivían en la pobreza, la necesidad se volvió mayor y la exclusión se hizo más dura – dice el informe – y  la política para los pobres en la pandemia fue de ‘pobreza para los pobres’ “.

     
  • mesmontse 11:49 pm el 13 December, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, ,   

    ALEMANIA – BERLÍN: Las personas sin hogar no pueden resguardarse en el metro sin certificado de «vacunado, recuperado, testeado» 

    Polémicas nuevas reglas contra la pandemia en Berlín

    En la ciudad-Estado de Berlín desde el 8 de diciembre se aplican nuevas restricciones para contener los contagios de coronavirus. Berlín, vale la pena recordarlo, está gobernada desde hace 20 años por los socialdemócratas, y desde hace dos legislaturas, forman una coalición roja-verde-roja (socialdemócratas, Los Verdes y La Izquierda).

    Veamos las nuevas restricciones berlinesas:

    A las reuniones en domicilios privados, si participan personas no vacunadas ni recuperadas de Covid en los últimos 6 meses, sólo pueden asistir dos personas de otro hogar (sin contar los menores hasta 14 años). Vigilar el cumplimiento de esta normativa parece cuanto menos difícil: ¿irrumpirá la policía o los funcionarios públicos en domicilios privados, sin orden judicial, para contar si hay más de dos visitas ajenas a los convivientes habituales? ¿Mirarán dentro de la ducha, de las camas y debajo de los edredones?

    A los paseantes por las ferias de productos navideños al aire libre, se les aplica la norma llamada “2G” (vacunados o recuperados de covid en los 6 meses anteriores), más uso de la máscara. Para entrar a los edificios públicos del Estado de Berlín, inclusive a las oficinas de trámites ciudadanos obligatorios, se aplica la norma “3G”: acreditar estar vacunados, recuperados de covid en los seis meses anteriores, o mostrar un test negativo. «3G» significa Geimpft, Genesen, Geteste, es decir «Vacunado, recuperado, testeado».

    Y ahora viene la parte, donde las cosas empiezan a chirriar: en el apartado “Grandes Eventos”, donde se cita expresamente la Bundesliga, se permiten concentraciones de hasta 5.000 personas al aire libre, y 2.500 en interiores. Para “otros eventos” –se supone que de menor importancia que el fútbol, como tal vez, ¿eventos culturales? –, se permiten hasta 1.000 personas al aire libre y 200 en interiores. Los clubes y discotecas de Berlín siguen abiertos, aunque se prohibió bailar. Los restaurantes permanecen abiertos.

    En todo el transporte público se exige la norma 3G. También a los indigentes que se refugian del frío en las estaciones de tren, metro y autobuses. Si no acreditan la norma 3G, deben ser expulsados. La policía hace batidas «diarias, aleatorias y ocasionales».

    En Berlín, unas 30.000 personas sin hogar duermen en refugios, y se calcula que alrededor de 6.000 duermen en la calle. Según datos de 2017, se estima que en Alemania hay unas 860.000 personas sin techo. La cifra se incrementó en un 150% desde los dos años anteriores, debido a la llegada masiva de refugiados. Sin contar a los refugiados, los sin techo de Alemania se mueven entre 350.000 y 420.000 personas.

    El líder de la CDU de Berlín acusa al gobierno berlinés de «máxima frialdad» y de estar ante una medida «profundamente antisocial»

    CDU critica que se prohiba a las personas sin hogar de Berlín entrar a calentarse en las estaciones de transporte público, si no tienen la vacunación completa contra Covid o presentan una prueba negativa de la enfermedad.

    MIKE WILMS / BERLINER ZEITUNG

    Berlín.- La CDU de Berlín es muy crítica con la decisión del gobierno de la ciudad de negar el acceso a las estaciones de transporte público a las personas sin hogar que entran para calentarse, si no cumplen la norma 3G.

    El Estado de Berlín decretó que a partir del 8 de diciembre sólo se permitirá permanecer en las estaciones de transporte a quienes hayan sido vacunados, estén recuperados de covid o presenten una prueba negativa. Esta regla 3G afecta no sólo a los pasajeros sino también a las personas sin hogar. El líder del grupo estatal y parlamentario de la CDU, Kai Wegner, califica la normativa como un “símbolo de máxima frialdad social”. No es aceptable que el gobierno rojo-rojo-verde emita tal regulación «en tiempos de nieve y temperaturas bajo cero», dijo Wegner.

    También es «francamente pérfido» que en los refugios para personas sin hogar se acepten cada vez a menos personas, porque allí es el único lugar donde faltan las pruebas de detección de coronavirus, señaló el líder de la CDU.

    «Esto significa que aquellos a los que tanto les gusta hablar sobre una ciudad social en sus discursos muestran un alto grado de frialdad en situaciones de crisis reales», dijo Wegner en un comunicado. Golpean a los «más débiles de nuestra sociedad», agregó. El departamento de asuntos sociales de la administración pública de Berlín, había dicho anteriormente, que había ampliado significativamente la cantidad de pruebas de coronavirus para las personas sin hogar. Además, dijeron, que se crearían nuevas y extensas opciones de pruebas, vacunación y albergues.

    CDU Berlín pide autobuses calientes y equipos de vacunación en las estaciones de tren

    El presidente de la CDU, Wegner, apela ahora al gobierno de Berlín para que «corrija su error y cambie de dirección de inmediato» en este tema. Al menos 21 personas murieron congeladas el año pasado, a pesar de las medidas de protección contra el frío existentes. No se debe permitir que tal drama se repita, dijo Wegner. En cualquier caso, las personas sin hogar se ven particularmente afectadas por la exclusión, la violencia y las enfermedades. El gobierno de Berlín ahora debe tomar medidas inmediatas y ayudar a los afectados.

    Específicamente, se podrían utilizar autobuses contra el frío y equipos de vacunación móviles, dice Wegner, para «llegar a las personas sin hogar en las estaciones de tren de alto tráfico y los puntos calientes», y con un equipo multilingüe. Les toca a las administraciones de salud y asuntos sociales de Berlín «iniciar inmediatamente conversaciones con grandes compañías de tranporte y con los distritos para encontrar una solución rápida, no burocrática y factible».

    La empresa de transporte público anuncia controles de certificado 3G

    El Berliner Verkehrsbetriebe (el órgano de tranporte público de Berlín) declaró que supervisaría el cumplimiento de la regulación 3G en estaciones de trenes y autobuses «de forma ocasional, aleatoria, o durante controles prioritarios diarios en cooperación con la policía». Según información del Berliner Zeitung, la Policía Federal y Deutsche Bahn (la principal empresa ferroviaria alemana privada) están planificando un control prioritario en los trenes suburbanos, de larga distancia y regionales, para esta semana.

    El martes pasado, los servicios sociales de Berlín dijeron que «básicamente, los inspectores [de las estaciones de transporte] tienen que rechazar a las personas [sin techo] que no cumplen con el requisito de 3G». La empresa pública de radio y televisión de Berlín, informa que se insta a los inspectores a señalar a las personas sin hogar el refugio de emergencia más cercano o, mejor aun, contactar a los ayudantes móviles de la Misión de la Ciudad de Berlín en lugar de simplemente enviarlos a los refugios.

     
  • mesmontse 11:02 pm el 13 October, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, ,   

    ALEMANIA: Sería funesto para la izquierda europea que la izquierda alemana sea insignificante, dice el ex primer ministro de la RDA 

    Con motivo de la debacle sufrida por la izquierda alemana, representada por Die Linke, (Partido de la Izquierda), el diario alemán Junge Welt, ha entrevistado a Hans Modrow, presidente del Consejo de Ancianos del partido desde su fundación en 2007. Modrow -de 93 años y doctor en Economía- fue el último primer ministro de República Democrática Alemana (RDA) y cuenta con una amplia trayectoria política. Ocupó cargos importantes en el Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), el cual tras la reunificación fue la semilla que dio origen al Partido Socialista Democrático en la República Federal, y más tarde a Die Linke.

    Hans Modrow hace una lectura muy crítica de la trayectoria que ha llevado a Die Linke a tener unos resultados tan pobres en las recientes elecciones alemanas, y señala que no ve que el partido en este momento tenga ninguna estrategia, “al menos ninguna que sea socialmente relevante. Excepto la seguida por unos pocos cargos públicos que quieren solamente gobernar”. Modrow ha renunciado a su cargo en el Consejo de Ancianos del partido, un organismo que tiene las funciones de asesoramiento, porque “nuestros consejos no fueron discutidos ni tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones”, una situación que señala viene ocurriendo desde 2018.

    Lo ocurrido con Die Linke, no es ajeno a lo que sucede con la izquierda en todo el mundo. La realidad está mostrando con claridad que cuando más descafeinado es el programa de la izquierda – para no “asustar” al votante potencial – más votos pierden. Que cuando más dóciles se muestran con el establishment, y más dispuestos están a abandonar sus principios al día siguiente de proclamarlos, más votos pierden.

    El veterano Hans Modrow, lo tiene claro. Y advierte que si Die Linke se convierte en un partido irrelevante –ha estado a punto de ser un partido extraparlamentario en las últimas elecciones alemanas – será algo nefasto para toda la izquierda europea. Aun diría más, que la izquierda retroceda tanto, es negativo para toda la sociedad, porque las fuerzas del progreso son las únicas cuya razón de ser siempre ha sido mejorar el mundo.

    Die Linke debe sacar conclusiones de la derrota electoral y reflexionar sobre sus raíces

    Hans Modrow

    Junge Welt ha entrevistado a Hans Modrow (1928) ex primer ministro de la RDA (República Democrática Alemana) desde noviembre de 1989 hasta abril de 1990, y presidente del Consejo de Ancianos del partido Die Linke (Partido de la Izquierda) desde su fundación en 2007. En la reunión del Comité Ejecutivo tras las recientes elecciones alemanas , puso su cargo a disposición del Partido.

    FRANK SCHUMANN / JUNGE WELT


    Una semana después de que el electorado de izquierda se redujera a la mitad, el Comité Ejecutivo de su partido se reunió para discutir la debacle en las elecciones. Luego, usted puso a disposición del partido su presidencia del Consejo de Ancianos. ¿Por qué hizo eso? ¿Por amargura?

    – No, porque si tuviera que hacer política siguiendo mi instinto, como muchos camaradas aparentemente están haciendo hoy, habría habido más de una razón en el pasado para dejar mis responsabilidades. En mi trabajo político tomé decisiones racionales, consideré y examiné lo políticamente necesario, y de acuerdo con los principios que persigue mi partido. Sin embargo, no veo ninguna estrategia en este momento, al menos ninguna que sea socialmente relevante. Excepto quizás la seguida por unos pocos funcionarios que quieren solamente gobernar.

    Esta estrategia ha fracasado muchísimo.

    – Algo que algunos todavía no parecen haber comprendido. Si bien las distintas plataformas del partido [Die Linke está formado por varias corrientes internas llamadas plataformas o foros: Izquierda Anticapitalista; Plataforma Comunista; Izquierda Socialista; Red de Izquierda Reformista -corriente a la cual pertenece la candidata Petra Pau, que obtuvo una sonora derrota electoral-, Foro Socialista Democrático; Izquierda Emancipatoria; Diálogo Socialista; Plataforma Ecologista; Foro Marxista; Marx21 -sección alemana de la IV Internacional trotkskista-; Alternativa Socialista -sección alemana de la organización trotskista Comité por una Internacional de los Trabajadores-] del partido están discutiendo las causas de la derrota de manera constructiva y animada, el proceso de análisis en profundidad en el Comité Ejecutivo del partido aún no ha comenzado, en mi opinión. Tal vez soy demasiado mayor para entender la política que están haciendo allí.

    Entonces, ¿cuál es la razón para renunciar si no es porque está amargado?

    – Como presidente del Consejo de Ancianos, no sólo soy responsable de mi, sino también de este organismo y del partido. Según los Estatutos que el Comité Ejecutivo del Partido confirmó el 21 de enero de 2012 y que se mantienen sin cambios: «El Consejo de Ancianos asesora por iniciativa propia o por solicitud del Comité Ejecutivo del Partido, sobre problemas fundamentales y actuales en la política del partido; presenta sugerencias o recomendaciones y participa en el debate público del partido». La lista de nuestras declaraciones, sugerencias y recomendaciones es larga y se puede encontrar en varias páginas en el sitio del partido. Sin embargo, nuestros consejos no fueron discutidos ni tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones. Apenas hubo reacciones. De ahí que surja inevitablemente la cuestión de la utilidad de este Consejo.

    ¿Puede explicarlo en términos concretos?

    – En el congreso del partido de Leipzig en junio de 2018, el Consejo de Ancianos propuso que se redactara un «Programa de Futuro de Die Linke para Alemania Oriental». Cuando no pasó nada, en enero de 2019 presentamos un trabajo señalando las deficiencias en el proceso de unificación y cómo pensamos que el partido debería reaccionar políticamente. La señal fue ignorada.

    – ¿Cuáles son los ejemplos actuales?

    – Ganamos cinco escaños directos en las anteriores elecciones federales, ahora han sido sólo tres. Recomendamos urgentemente un análisis detallado de lo que sucedió en los distritos que se sabe que son seguros. Leí en el Berliner Zeitung el 7 de octubre, por ejemplo, por qué la candidata Petra Pau pudo haber fallado.

    Un votante explicaba en una carta al periódico por qué, por primera vez, no había votado por el candidato de Die Linke en su circunscripción: «De la Sra. Pau sólo escucho ‘los asesinatos del Muro’ y ‘el injusto Estado de la RDA’, pero parece que la misión de la Bundeswehr en Afganistán está bien. ¿A dónde ha quedado la Fiesta de la Paz? [evento organizado por la izquierda alemana contra el militarismo, el intervencionismo, las guerras imperiales].

    «Mientras se discutan los símbolos de género y otras invenciones académicas y la protección del clima no esté vinculada a los crímenes ambientales de EEUU en las guerras alrededor del mundo, Die Linke se autodestruirá porque carece de los cimientos de un partido de izquierda y de una brújula «.

    Habla de responsabilidad…

    – Se trata de una cuestión de actitud. Si me eligen para un puesto, al que se le confía una determinada tarea, tengo que desempeñarlo con toda coherencia. No por mí, sino porque los que me han elegido lo esperan. En 1972 debía convertirme en ministro de Cultura de la RDA. Me negué porque soy economista.

    «Si alguien asume un rol que está más allá de sus habilidades o preparación, entonces, por los menos debe irse después de un fracaso reconocible«.

    ¿Qué, para ser específico, ha salido mal en Die Linke durante años?

    – El Consejo de Ancianos no es en absoluto acrítico con la RDA, pero eso no nos impide tener un compromiso claro con los logros reales del ese país y con los logros de sus ciudadanos. Hasta ahora no he escuchado un compromiso dialéctico similar con la RDA por parte de la dirección del partido. ¿Sobre qué hombros está nuestro partido? El PDS (Partido del Socialismo Democrático) vino del SED ( Partido Socialista Unificado, de la RDA que contaba con más de 2 millones de militantes, y era el principal partido del Frente Popular de Alemania Oriental) y Die Linke no existiría sin el legado estructural y sociocultural de la RDA. Este potencial fue arrojado por la borda porque se sintió como lastre a la llegada. Fue un placer adaptarme al punto de vista de Alemania Occidental. Uno tenía que ser educado, y al final ¿para qué? Es un hecho llamativo que hasta Angela Merkel [nacida en Alemania Oriental] se quejó que las personas de su generación y «origen de la RDA» tenían que demostrar su valía permanentemente, como si «la vida en la RDA fuera de alguna manera una especie de imposición». Y dijo : «Necesitamos respeto por las respectivas biografías y experiencias». Bueno, debería haber dicho eso antes y haber hecho una política adecuada, pero no importa. Por cierto, ¿esta frase no se aplica también a todos los miembros de nuestro partido y su relación con nuestra historia y con el país del que venimos y al que los alemanes occidentales abandonaron, una vez que consiguieron su apoyo? En cambio, renegamos de nuestros orígenes e incluso nos inclinamos frente a los opositores declarados de la RDA. Afirmamos cada dura declaración sólo para poder formar una coalición y gobernar.

    Entonces, ¿quiere decir que la identidad oriental no sólo debe defenderse de manera ofensiva, sino que también debe preservarse la tradición socialista y usarse para una estrategia sociopolítica?

    – Exactamente eso es lo que quiero decir. Después de todo, ¿de qué sirve un partido de izquierda si no persigue una alternativa socialista? Organizar eventos festivos no es un fin en sí mismo.

    Ahora está hablando del valor práctico que tiene la Fiesta de Die Linke.

    – Justamente. Si tomo el resultado de las elecciones, es menos del cinco por ciento. [Die Linke estuvo a punto de quedarse fuera del Parlamento, se salvó porque 3 diputados consiguieron revalidar su elección en sus circunscripciones electorales]. Nuestra caída no fue causada por la pandemia o por un aumento de nuevos votantes, dependió únicamente de nosotros. Necesitamos un nuevo comienzo.

    Debemos ser conscientes: si el partido en Alemania termina en la insignificancia, esto también tendrá consecuencias irreparables para la izquierda europea y para el mundo.

    – ¿Tienen que rodar cabezas?

    Yo no lo llamaría así, pero el análisis de las causas naturalmente plantea la cuestión del liderazgo estratégico y político de la campaña electoral y quién fue en gran parte responsable de ella.

     
  • mesmontse 2:44 am el 29 September, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania,   

    ALEMANIA – ELECCIONES 2021: Los resultados de una campaña bajo el lema general de «el capitalismo es bueno» 

    Una de las lecciones que dejan los resultados de los recientes comicios alemanes es que la acción de gobierno no juega un papel decisorio en la opción de voto de los ciudadanos, un hecho observable en España desde hace muchas elecciones. La otra evidencia es que los socialdemócratas (SPD) y los verdes ecologistas (GRÜNE) crecen a expensas de la coalición de la izquierda, DIE LINKE, que les «presta» más de 1 millón de votantes. Es un claro caso de «voto útil», algo común en Europa cuando hay que frenar a la derecha haciendo fuertes a los socialdemócratas. En el caso alemán es de suponer que los votantes de Die Linke habrán deseado ayudar a formar un gobierno de coalición socialdemócrata-verde, pero es una estrategia de voto que ya se ha visto fallida, en España y Francia.

    El campo de las fuerzas políticas se ha vuelto a desplazar hacia la derecha

    ARNOLD SCHÖLZEL / JUNGE WELT

    Los tres candidatos a Canciller [de la izquierda] desarrollaron una campaña electoral liderada por el lema tácito de «el capitalismo es bueno». El denominador común fue: no mencionar la pobreza, los bajos salarios y las pensiones bajas, los desastres en el mercado del alquiler o la escasez de atención social, sin mencionar la guerra de Afganistán, Mali, o alguna de las otras 12 misiones de la Bundeswehr en el extranjero; y no ofender a ningún conductor de Porsche. El conductor de Porsche, Christian Lindner (presidente del FDP, el partido del liberalismo económico), está decidiendo cuál será el próximo canciller. Eso quedó claro en las seis semanas en las que se llevó a cabo la elección: porque si más del 40 % de los votantes votan por correo, ya no se puede hablar más del “día de las elecciones”.

    El nombramiento de Canciller ahora depende del FDP. Eso es malo para todos los que apenas pueden ganarse la vida en Alemania, y bueno para los interesados en ampliar la cuota de exportación de armas, y no cambiar la política de armamento y guerras, cuyo cambio defienden Los Verdes en particular.

    El líder del FDP ya lo había dicho semanas atrás en el Bundestag, cuando los socialistas del SPD estaban claramente por delante de la CDU y la CSU (N.de la E.: Unión Socialcristiana de Baviera, más conservadora que la CDU) en las encuestas, consciente de su poder: «quien esté por delante el 26 de septiembre no necesariamente representa al Canciller». Christian Lindner ha declarado públicamente sus preferencias por la CDU,la CSU y Los Verdes, cualquier otra cosa sería una sorpresa.

    El ordenado lema de la CDU / CSU / FDP de 1990, «Tu pobreza me indigna», sin embargo, no tuvo representación en estas elecciones de 2021. Por primera vez en la historia de la República Federal de Alemania, se requiere una coalición de cuatro partidos para proporcionar un gobierno que sea conveniente para el capital. Eso amortigua su euforia y señala el desgaste de los políticos, y los conceptos en conflicto para mantener la supremacía alemana en la UE y su posición en el mercado mundial.

    El capitalismo alemán tiene enormes problemas para mantener su hegemonía. Las previsibles disputas sobre esto ocuparán al próximo gobierno federal durante toda la legislatura, y su final antes de que finalice el período legislativo no sería una sorpresa.

    El pasado domingo quedó claro de nuevo que la ideología imperante todavía es capaz de simular con éxito un mundo ideal por debajo del nivel federal. La victoria electoral de los socialistas en Mecklemburgo-Pomerania Occidental y la fuerza de Los Verdes en Berlín, indican que la acción de gobierno no juega un papel decisorio en las campañas electorales.

    En Berlín -que hace 100 años tenía el mejor sistema de transporte público del mundo- el consejero de Transporte de la ciudad, de Los verdes, inició la privatización del Metro. Difícilmente puede haber más mentiras en la política climática, difícilmente se puede hacer más en términos de errores.

    Die Linke -La Izquierda- fue castigada. Según ARD (el consorcio de radiodifusoras públicas de Alemania), 470.000 de sus votantes eligieron a Los Verdes y 590.000 a los socialistas. (N.de la E.: el partido ha estado a punto de quedar fuera del Bundestag al no alcanzar el 5% necesario, pero podrá estar presente en el Parlamento porque tres diputados revalidaron sus mandatos directos en sus distritos electorales).

    Nadie debe darse por ganador de esta derrota de toda la izquierda en la República Federal. El campo de fuerza política se ha desplazado nuevamente hacia la derecha, el partido que se denomina como «La Izquierda» -Die Linke- tiene su parte de responsabilidad en ello, a pesar de que todos los que se prepararon contra el rumbo descendente. Un país cuyo gobierno depende de un partido como el FDP se acerca a tiempos peligrosos.

     
  • mesmontse 4:09 am el 18 July, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, ,   

    CAMBIO CLIMÁTICO: tormentas extremas dejan muerte y destrucción en Alemania, Bélgica y Países Bajos 

    Mapa: Diario Ara

    Los medios europeos siguen abocados a informar -y publicar muchas fotos, para disgusto de los afectados que llaman «turistas de desastres» a los enviados de la prensa- sobre las inundaciones catastróficas en el centro de Europa, principalmente en el sudoeste de Alemania, que han dejado hasta el momento 170 muertos, casi 700 heridos, más de 1.300 personas desaparecidas, miles de evacuados y localidades completamente destruidas. Pero son pocos los medios que hablan claro y señalan que son las consecuencias del cambio climático las que han producido las tormentas extremas que han causado la catástrofe, y que ésto no ha hecho más que empezar, como explica la nota del Berliner Morgenpost, cuya traducción podrán leer tras estas líneas de introducción.

    Los ríos desbordados se han llevado todo cuanto encontraban a su paso: viviendas, coches, autopistas, y hasta castillos históricos. En algunas ciudades los buzos están tratando de ingresar a las casas donde hay gente atrapada.

    Los Estados federados más afectados son Renania-Palatinado, (4 millones de habitantes) y Renania del Norte-Westfalia, (un Estado federado de 18 millones de habitantes, y que aporta el 22% del PIB alemán, con capital en Düsseldorf, y ciudades tan conocidas como Colonia, Bonn o Leverkusen -hermanada con la ciudad argentina de San Miguel de Tucumán. El Estado Federado de Renania del Norte-Westfalia tiene firmados acuerdos perdurables, con carácter de «acuerdo internacional» con la provincia argentina de Buenos Aires).

    En algunos lugares de Renania del Norte-Westfalia hay riesgo de que se rompan las presas, y los túneles de las minas están llenos de agua. Cuatro bomberos han muerto en las tareas de rescate

    Las tormentas también causaron graves daños en Bélgica y los Países Bajos, dejando hasta el momento, al menos 27 muertos y más de 100 desaparecidos en el este de Bélgica. Cerca de 120 comunidades belgas han quedado destruidas, no hay suministro eléctrico, ni agua ni funcionan las líneas telefónicas. Los daños tardarán años en repararse. En los Países Bajos, siguen colocando sacos de arena para frenar la inundación.Las autoridades advirtieron que el nivel del agua no bajaría antes de este domingo. Una ciudad de 100.000 habitantes, cercana a la frontera de Alemania, fue evacuada al completo, junto a su hospital con todos los pacientes.

    La inundación es el resultado de una serie de tormentas sin precedentes: tormentas eléctricas, super tormentas y lluvias torrenciales en tiempo récord. El agua de las lluvias torrenciales fluye ahora río abajo por los afluentes de los grandes ríos de Alemania, como el Mosela y el Rin, donde desembocan y hacen subir el caudal. Muchas presas se desbordaron y otras están al límite, y serán drenadas hacia los ríos, con lo cual se espera que el nivel de los ríos mayores se mantenga alto mucho tiempo. La población cercana a los embalses fue evacuada o protegida con barreras de la posible rotura de las presas.

    En algunas zonas de la ribera izquierda del Rin la situación sigue siendo difícil, ayer fueron evacuadas 700 personas, tras la rotura de una presa sobre el río Rur. Las calles del distrito evacuado quedaron sumergidas bajo el agua.

    En el distrito de Euskirchen, a 45 km de la ciudad de Colonia, casi 5000 personas han sido evacuadas porque el embalse de Steinbach sigue amenazando con romperse. En el mismo distrito, cerca de la ciudad de Mechernich, túneles mineros corren riesgo de derrumbre, tras quedar sumergidos bajo las aguas: en un área de 20.000 metros cuadrados, ya han aparecido socavones de hasta 10 metros de diámetros.

    Según el Ministerio del Interior alemán, están trabajando en las tareas de salvamento en Renania del Norte-Westfalia, alrededor de 22.000 bomberos, y 700 agentes de la policía del Estado y federales, así como servicios de emergencia de tres Estados federados vecinos.

    Las consecuencias de la crisis climática han llegado a Alemania

    Las imágenes del suroeste conmocionan a Alemania: calles inundadas, sótanos llenos de agua, casas derrumbadas y calles borradas. Las lluvias extremas han causado destrucción en partes de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado. Las tormentas están causando caos en muchas ciudades. Un clima tan extremo podría aumentar en el futuro.

    BERLINER MORGENPOST

    Actualmente hay tormentas severas, especialmente en el oeste y sur de Alemania. Los residentes y los servicios de rescate enfrentan situaciones peligrosas. Las tormentas están causando caos en muchas ciudades. Un clima tan extremo podría aumentar en el futuro.

    Las imágenes del suroeste conmocionan a Alemania: calles inundadas, sótanos llenos, casas derrumbadas y calles borradas. Las lluvias extremas han causado destrucción en partes de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado. Pero el evento meteorológico no es un fenónmeno aislado.

    Ese clima extremo es una consecuencia de la crisis climática. Especialmente, las fuertes lluvias. La precipitación torrencial que estamos observando actualmente continuará aumentando con el calentamiento global, pronostican los científicos.

    Las consecuencias de la crisis climática global también se pueden sentir claramente en Alemania; el número de días calurosos al año ha aumentado significativamente durante los últimos años. Pero quien piense que el calentamiento global sólo está provocando temperaturas más altas, se equivoca.

    Según el Servicio Meteorológico Alemán, ahora pueden ocurrir tormentas extremas, lluvias intensas e inundaciones en cualquier lugar de Alemania. Incluso en años particularmente calurosos, ya hubo eventos climáticos extremos.

    A medida que aumenta la temperatura en la atmósfera, el punto de saturación de la humedad también es más alto. El aire más cálido puede absorber más agua; al mismo tiempo, esta capacidad de absorción mejorada significa que el agua tardará más en caer en forma de lluvia. Cuando cae, entonces, la lluvia es mucho más fuerte porque las masas de agua son más grandes.

    Investigadores del Climate Service Centre Germany (GERICS), han calculado el desarrollo climático de todos los Estados federados, distritos, regiones y ciudades de Alemania en las próximas décadas. Se calcularon tres escenarios para cada ubicación: un escenario sin tomar medidas de protección climática efectiva, otro con medidas de protección climática moderada y otro con amplias medidas de protección climática.

    El clima extremo seguirá aumentando en Alemania

    Los resultados dejan una cosa clara: incluso con medidas de protección climática como las que se prevén actualmente en Alemania (de las más altas de la UE) los fenómenos meteorológicos extremos seguirán aumentando de forma significativa.

    El equipo de investigación pronostica, por ejemplo, que el número de días con fuertes lluvias aumente en todas las regiones de Alemania. La lluvia intensa es un evento meteorológico en el que la cantidad de precipitación (lluvia y nieve) alcanza o supera los 20 mm.

    Las lluvias particularmente intensas ya suelen ocurir generalmente en áreas montañosas. Los escenarios de los investigadores también muestran que el borde de los Alpes, la Selva Negra, los Montes Metálicos (una cordillera que separa Alemania de la República Checa a lo largo de 150 km) y, en Renania del Norte-Westfalia, Eifel (una región volcánica que alberga un parque nacional) y Bergisches Land (una región montañosa al este del Rin, llena de bosques, prados, ríos, arroyos y más de 20 lagos) se verán particularmente afectados. Esto se debe al hecho de que las nubes de lluvia se acumulan particularmente en estas regiones.

    Asumiendo el escenario intermedio, en el que se tomen medidas de protección climática, pero las emisiones de gases de efecto invernadero continuarían aumentando durante algunas décadas, habrá más lluvias intensas a mediados del siglo XXI (2050), especialmente en el sur de Alemania. Se espera que las lluvias fuertes se incrementen en dos días más cada año. En el lago de Constanza habría hasta 18 días de precipitaciones extremas, (N.de la E.: este lago, que es atravesado por el río Rin, está rodeado por Alemania, Austria y Suiza y en su área de influencia viven 2,5 millones de personas, en Alemania es una región vinícola); en Berchtesgardener Land, habría casi 22 (N. de la E.: comarca del sur de Baviera, con zonas de gran belleza natural, cuyas principales actividades son el turismo y la agricultura, que obviamente serían muy perjudicadas por un clima extremo).

    Sin una protección climática adecuada, la situación será difícil para todas las regiones. La previsión es aún peor si las emisiones continúan siendo altas: el número de días en los que caerá tanta lluvia capaz de producir inundaciones aumentará en más de uno en todos los distritos de Alemania a finales de siglo.
    Incluso en áreas secas se esperarían más de cuatro días de fuertes lluvias en muchos lugares.

     
  • mesmontse 9:03 pm el 5 December, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania   

    ALEMANIA: Los fondos buitre llegan al mercado inmobiliario alemán 

    Viviendo en el tanque de los tiburones: especulación contra un derecho básico

    PHILIPP METZGER / JUNGE WELT

    El mercado inmobiliario de la vivienda alemán está cada vez más dominado por agentes financieros como sociedades de gestión de activos, fondos de capital privado y sociedades  anónimas que cotizan en mercados financieros.

    Pero, ¿cómo se llegó a esto?

    Durante mucho tiempo, los grupos financieros evitaron la República Federal Alemana . Las razones fueron variadas. Las estructuras de propiedad a pequeña escala del mercado de la vivienda impidieron que las corporaciones ingresaran a gran escala. Por otro lado las grandes acciones de empresas de vivienda pública tuvieron un efecto amortiguador de precios. Además, la estricta regulación del mercado financiero fue un impedimento para muchos inversores.

    El neoliberalismo llegó a la RFA con Helmut Kohl. A través de la anexión de la República Democrática Alemana, en la que el derecho a la vivienda incluso tenía rango constitucional en 1968, la RFA ganó millones de viviendas casi de la noche a la mañana. La solicitud a la comisión constitucional conjunta, para incluir la vivienda como un derecho fundamental en la Constitución fracasó. Los neoliberales tenían otros planes en mente. El problema de las estructuras de propiedad a pequeña escala ya no existía. El gobierno de Kohl comenzó inmediatamente a privatizar las propiedades del este.

    Al mismo tiempo, se privatizaron las antiguas asociaciones de vivienda pública en Alemania Occidental.  Kohl y más tarde el gobierno federal «rojo-verde» (socialistas y verdes)  liberalizó los mercados de capitales y financieros. Con las leyes de promoción del mercado financiero, los fondos de capital privado estaban exentos de impuestos. Los inversores institucionales (bancos, compañías de seguros, fondos de pensiones, etc.) aprovecharon esta oportunidad utilizando los fondos como vehículos de inversión. En la primera fase, los compradores de las antiguas asociaciones de vivienda pública eran casi exclusivamente especuladores. Las privatizaciones en bloque fueron particularmente rentables para los nuevos propietarios. Sólo unos años después, la banca en la sombra poseía más de un millón de apartamentos. Siguieron una estrategia a corto plazo frente a los propietarios tradicionales. El modelo comercial es simple: aumentar los alquileres, ahorrar en la reparación y mantenimiento, y vender la propiedad para obtener ganancias después de unos años. (N.de la E.: la “banca en la sombra” son entidades  financieras, que sustentan operaciones fuera del alcance de las entidades reguladores nacionales de los Estados).

    El núcleo de la estrategia de capital privado es la salida rentable. Una oferta pública inicial les da una buena oportunidad  para entrar. La mayoría de las empresas públicas recién creadas tienen antecedentes de fondos buitre. También lo son las dos empresas inmobiliarias residenciales más grandes, Vonovia y Deutsche Wohnen. Esta última fue fundada en 1998 por Deutsche Bank como un fondo de capital privado. En 2001, Deutsche Annington fue fundada por la casa de inversiones londinense Terra, una filial de la japonesa Nomura Holdings. Deutsche Annington más tarde se rebautizó como Vonovia. En 1999, Deutsche Bank colocó Deutsche Wohnen en el mercado de valores, mientras que Vonovia se sumó en 2013. Ambas empresas cotizan ahora en el Dax y se encuentran entre las 30 empresas más grandes de Alemania.

    A diferencia de la banca en la sombra, las sociedades de bienes raíces residenciales siguen una estrategia a más largo plazo: no venden las casas tras unos pocos años de adquirirlas, sino que las administran de la manera más rentable posible. Las acciones se guían por los intereses de los accionistas y no por los de los inquilinos. La fórmula simple para ganar es: bajar los costos de mantenimiento y aumentar los costos de modernización, porque legalmente en Alemania sólo se pueden exigir rentas más elevadas a través de este último caso. Las sociedades anónimas tienen mucho éxito con esto: ningún otro grupo logró aumentar los alquileres promedio tan rápidamente. Por tanto, empresas como Deutsche Wohnen están a la vanguardia de los aumentos de alquiler.

    La relevancia de las sociedades anónimas en el mercado inmobiliario alemán aumenta continuamente. Ahora poseen más de un millón de apartamentos y tienen una cuota de mercado del 12%  en metrópolis como Berlín. Las ganancias y reparto de beneficios  a los accionistas aumentan año tras año. Incluso en la crisis del coronavirus  todas estas  sociedades aumentaron tanto las rentas como los dividendos.

     
  • mesmontse 5:39 pm el 9 November, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, , ,   

    PANDEMIA – ALEMANIA: Habrá restricciones hasta que el 60 o 70% de la población esté inmunizada 

    El gobierno alemán no da fecha para levantar las restricciones para controlar la pandemia

    Fuente: News64 y sitio del Gobierno Federal Alemán

    El gobierno de Angela Merkel estableció a finales de octubre un bloqueo parcial para todo el mes de noviembre, pero ahora está cambiando de opinión y ya no hay seguridad de cuándo se decretará el fin de las restricciones por el coronavirus. En su opinión, las restricciones actualmente aplicadas deberán continuar hasta que entre el 60 y el 70 por ciento de toda la población alemana sea inmune al nuevo tipo de coronavirus.

    La cancillera Merkel explicó, respondiendo a preguntas de ciudadanos alemanes, que se sabe por otras epidemias, que un virus está «más o menos derrotado» cuando está inmunizado un 60 o 70 % de la población, ya sea porque ha pasado la enfermedad o se ha inmunizado por la vacunación. “Entonces podremos levantar todas las restricciones, pero hasta ese momento tenemos que vivir con ciertas restricciones que nos impone el virus”.

    Merkel no respondió a la pregunta de cuándo habrá una vacuna disponible. Cuando lo esté, la canciller quiere proteger en primera instancia al propio sistema de salud. «La cuestión de quién se vacunará primero se discute con la Comisión Permanente de Vacunación, la Academia Nacional de Ciencias Leopoldina, y el Comité de Ética», dijo ayer domingo. “Pero puedo decir que los primeros, serán por supuesto, enfermeras, médicos y personas que pertenecen a grupos de riesgos, y hay bastantes en nuestro país «.

    La vacunación no será obligatoria en Alemania

    La vacunación contra el coronavirus no será obligatoria. «Nadie será obligado a vacunarse, es una decisión voluntaria», dijo Merkel.
    Cuando la vacuna esté disponible, será almacenada por las fuerzas armadas alemanas, en los cuarteles, y de allí se distribuirá a 60 centros de vacunación en todo el país, informa el diario Bild am Sonntag. El Ministerio de Defensa ha manifestado que se encuentra en proceso de coordinación con el Ministerio de Salud.

    Restricciones en vigor desde el 2 de noviembre

    La Canciller Federal y los jefes de gobierno de los Estados federados adoptaron la siguiente resolución:

    «A pesar de las medidas que el gobierno federal y de los Estados acordaron hace dos semanas, el número de contagios por el coronavirus (SARS-CoV-2) está aumentando exponencialmente en casi todas las regiones de Alemania. Esto ha llevado al hecho de que numerosas demarcaciones sanitarias ya no se puede garantizar el rastreo completo de contactos, lo que a su vez contribuye a la propagación acelerada del virus.

    Actualmente, el número de personas infectadas se duplica aproximadamente cada siete días y el número de pacientes en cuidados intensivos, cada diez días. Según las estadísticas del Instituto Robert Koch, las circunstancias del contagio no están claras en más del 75% de los casos en el promedio nacional. Para evitar una emergencia sanitaria nacional aguda, ahora es necesario detener el proceso de infección reduciendo significativamente el número de contactos en la población y volver a reducir el número de nuevas infecciones al nivel rastreable de menos de 50 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes, a la semana.

    Sin tales restricciones, el mayor crecimiento exponencial en el número de personas infectadas conduciría inevitablemente a que el sistema de salud se viera abrumado en unas pocas semanas y el número enfermos graves y muertes aumentaría significativamente. Es fundamental reaccionar rápidamente ahora. Cuanto más tarde se invierte la dinámica de la infección, se requieren restricciones más largas o más extensas.

    «La situación vuelve a ser muy grave. Nos esperan cuatro difíciles meses de invierno. Los avances en el desarrollo de vacunas, y el control de infecciones más fácil en verano, nos dan la esperanza de que Alemania, si pasa bien este invierno, pueda superar gradualmente la pandemia en el próximo año y también recuperarse económicamente».

    «En este contexto, la Canciller Federal y los jefes de gobierno de los Estados federados acuerdan, además de sus resoluciones anteriores:

    1. A partir del 2 de noviembre, las medidas adicionales que se describen a continuación entrarán en vigor en toda Alemania. Luego de dos semanas, la Canciller Federal y los jefes de gobierno de los Estados federados volverán a reunirse y evaluar los objetivos alcanzados a través de estas medidas y realizar los ajustes necesarios.

    2. La medida más importante en el próximo período será mantener el distanciamiento social y reducir los contactos. Se insta a los ciudadanos a reducir al mínimo absolutamente necesario el contacto con otras personas fuera de su propio hogar.

    3. Por tanto, con efecto inmediato, la estancia en público sólo está permitida con miembros de su propio hogar y de otro hogar, pero en todo caso con un máximo de 10 personas. Esto es vinculante y las violaciones de estas restricciones de contacto serán sancionadas en consecuencia por las autoridades reguladoras. Los grupos de personas que se reúnan más allá de este número en lugares públicos, viviendas o en instituciones privadas, son inaceptables ante la grave situación en nuestro país. El gobierno federal y los Estados están trabajando juntos para aumentar los controles.

    4. Se pide a los ciudadanos que en general se abstengan de realizar visitas y viajes privados innecesarios, incluso a ver familiares. Esto se aplica también dentro de Alemania, y para salidas nacionales de un día. Las ofertas de alojamiento en Alemania sólo estarán disponibles para fines necesarios y expresamente no turísticos.

    5. Se cerrarán las instituciones e instalaciones que puedan destinarse a actividades recreativas. Esto incluye :
    a. Teatros, óperas, salas de conciertos e instituciones similares,
    b. Ferias, cines, parques de atracciones y proveedores de actividades de ocio (interiores y exteriores), salas de juegos, casinos, casas de apuestas y e instalaciones similares,
    c. Centros de prostitución, burdeles e instituciones similares,
    d. Deportes de ocio y de aficionados, (con excepción de los deportes individuales en solitario, en pareja o con el núcleo familiar), en todas las instalaciones deportivas públicas y privadas,
    e. Piscinas, parques acuáticos, saunas y baños termales,
    f. Gimnasios e instalaciones similares.

    6. Están prohibidos los eventos de entretenimiento. Los eventos deportivos profesionales sólo pueden tener lugar sin espectadores.

    7. Los restaurantes y bares, clubes, discotecas, pubs y establecimientos similares permanecerán cerrados. Esto no se aplica a la entrega y recogida de comidas para llevar para consumo en casa y el funcionamiento de comedores.

    8. Las empresas de servicios en el sector del cuidado personal como centros de cosmética, consultorios de masajes, de tatuajes y empresas similares estarán cerradas. Los tratamientos médicamente necesarios, como fisioterapia, terapia ocupacional y logoterapia, así como podología / cuidado de los pies, sí son posibles. Los salones de peluquería permanecen abiertos bajo los requisitos de higiene existentes.

    9. Los mayoristas y minoristas permanecen abiertos en su conjunto, sujetos a requisitos de higiene, control de acceso y evitación de colas. Debe asegurarse que no haya más de un cliente por cada 10 metros cuadrados de área de venta en las tiendas.

    10. Las escuelas y jardines de infancia permanecen abiertos. Los Estados federados deciden las medidas de protección necesarias.

    Diez mil millones de euros en ayudas públicas

    11. Para las empresas, comercios, autónomos, asociaciones e instituciones afectadas por los cierres temporales, el gobierno federal otorgará ayudas económicas extraordinarias para compensar las pérdidas económicas. El monto del reembolso es el 75% de las ventas correspondientes del mismo mes del año pasado para empresas con hasta 50 empleados, con los gastos fijos de la empresa agrupados. Los porcentajes para las empresas más grandes se determinan de acuerdo con los límites superiores de los requisitos de ayuda estatal pertinentes. La subvención tendrá un presupuesto de hasta 10 mil millones de euros.

    12. Más allá de las extensas restricciones temporales, las medidas tomadas hasta ahora significan que algunas áreas de la economía tendrán que aceptar restricciones considerables en sus operaciones comerciales en los próximos meses. Por tanto, el gobierno federal ampliará las ayudas a las empresas y mejorará las condiciones de los sectores económicos principalmente afectados. Esto se aplica, por ejemplo, al campo de la cultura y la gestión de eventos y los autónomos. Además, se abrirá y ajustará el préstamo expres para empresas con menos de 10 empleados.

    Los empleadores deben adaptar el protocolo de riesgos laborales

    13. Incluso en la pandemia, queremos permitir un trabajo seguro de la forma más completa posible en la industria, el comercio y las empresas medianas. Los empleadores tienen la responsabilidad especial para con sus empleados de protegerlos de infecciones. Las cadenas de infección que surgen en la empresa se pueden identificar rápidamente. Por lo tanto, todas las empresas de Alemania deben implementar un concepto de higiene basado en una evaluación de riesgos adaptada, así como en la planificación de medidas contra la pandemia en la empresa, y adaptarla nuevamente en vista del aumento del número de infecciones. El objetivo es, entre otras cosas evitar contactos innecesarios entre la plantilla y con los clientes, implementar medidas generales de higiene y minimizar el riesgo de infección en caso de contactos necesarios mediante medidas especiales de higiene y protección. Los gobiernos federal y estatal instan a las empresas a que vuelvan a hacer posible el trabajo en el domicilio o el trabajo parcial en el hogar en vista del elevado número de infecciones, siempre que sea posible. Las autoridades responsables de la seguridad laboral y las instituciones de seguros de accidentes asesoran a las empresas y realizan controles.

    14. Lamentablemente, el número cada vez mayor de infecciones también conduce a un aumento de las infecciones en las instalaciones médicas y entre los grupos vulnerables. Su protección es un desafío particular, por lo que, dependiendo de las condiciones locales, los organismos responsables han tomado medidas especiales de protección para hospitales, residencias de ancianos, residencias para personas mayores y discapacitados. Siempre se tiene en cuenta que la normativa respectiva no debe conducir a un aislamiento social completo de los afectados. Con la nueva ordenanza de pruebas, el gobierno federal se ha asegurado que estén cubiertos los costos de las pruebas rápidas SARS-CoV-2 disponibles recientemente, para las pruebas regulares de residentes o pacientes, sus visitantes y el personal. Las pruebas rápidas disponibles deben utilizarse ahora rápidamente y con prioridad en esta área para garantizar la mejor protección posible y permitir contactos seguros.
    Las Instituciones de bienestar social y juvenil así como instalaciones similares de asesoramiento permanecen abiertas. Los hospitales deben seguir recibiendo apoyo en la provisión de camas de cuidados intensivos. Los Ministros de Salud, federal y estatales, elaborarán rápidamente con soluciones viables, que también deben incluir un apoyo financiero continuo.

    15. El gobierno federal y los Estados federados una vez más aumentarán la información sobre las medidas aplicables contra el coronavirus y aumentarán la claridad a través de las medidas más uniformes posibles. No obstante, también intensificarán los controles para asegurar su cumplimiento en todos los ámbitos y verificarán el cumplimiento de la normativa de cuarentena mediante controles independientes, especialmente en las zonas fronterizas.

    Medidas drásticas para evitar daños mayores

    16. Los gobiernos, federal y estatales, son conscientes de que se trata de medidas muy drásticas. Pero son necesarias y proporcionadas en vista del interés legal de que se debe proteger la salud de la población y para evitar daños económicos aún mayores en caso de desarrollo incontrolado de una pandemia.

    Incidencia de casos en las principales ciudades alemanas

    Infecciones por 100.000 habitantes en los últimos 7 días, en las principales ciudades alemanas, al 9 de noviembre a las 00 hs: Berlin 192,8; Hamburgo 127,1; Münich 204,0; Colonia 198,7; Frankfurt/Main 291,6; Stuttgart 148,6; Düsseldorf 173,0; Leipzig 42,5; Dortmund 223,2; Essen 199,4.

     
  • mesmontse 7:38 pm el 9 July, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, , , Nord Stream 2,   

    EEUU CONTRA EUROPA – SANCIONES A NORD STREAM 2: Una estrategia estadounidense perdedora 

    Con una longitud de 1.230 kilómetros, el gasoducto Nord Stream 2 que parte desde la terminal Ust-Luga, en la provincia de Leningrado, Rusia, y transcurre por debajo de las aguas del mar Báltico, está a sólo 160 kilómetros de la costa alemana, sin avanzar desde diciembre de 2019, después de que las sanciones de EEUU atemorizaran a la compañía suizo-holandesa Allseas encargada de colocar la tubería submarina, y ésta retirara sus barcos de la obra.

    Rusia, entonces, propuso que el último tramo de la instalación submarina fuera realizado por barcos rusos. El siguiente escollo fue adaptarse a la ley danesa -por cuyas aguas territoriales pasa la tubería- que exige que las empresas que construyan infraestructuras submarinas utilicen embarcaciones equipadas con un sistema de posicionamiento dinámico (DP), para evitar tocar con anclas la enorme cantidad de armas que yacen en el fondo del mar desde la Segunda Guerra Mundial.

    En mayo pasado, el socio ruso del proyecto envió al Akademik Cherskiy al Mar Báltico desde el Lejano Oriente de Rusia, ya que es capaz de tender tuberías de gas submarinas y está equipado con el sistema DP que permite realizar maniobras precisas sin el uso de anclas. No obstante, son necesarios dos barcos, y Rusia sólo posee uno con este sistema y la autorización dependía de la Agencia Danesa de Energía, que esta semana ha dado su consentimiento para que operen los barcos rusos.

    Pero EEUU no desiste en su intento de sabotear el gasoducto ruso-europeo: el Congreso de Estados Unidos está discutiendo un nuevo paquete de sanciones masivas. Ahora va contra las companías aseguradoras de la obra, y contra las compañías relacionadas con la colocación de tuberías (desde las que hacen zanjas hasta las que anclan la estructura). Pero eso no es todo, las sanciones pretender alcanzar a las compañías que certifican los estándares de calidad, seguridad y de cumplimiento de las regulaciones de construcción en el medio marino; en este caso la víctima de EEUU sería una compañía noruega que trabaja para 100 países diferentes, y el plan estadounidense es dejarlos sin clientes.

    A pesar de que las sanciones masivas de EEUU contra las empresas europeas que trabajan en el Nord Stream 2 son actos claramente hostiles contra la soberanía y la economía de la UE, los medios hegemónicos europeos están llenos de justificaciones a la agresión de EEUU, cuando no, se posicionan directamente de su lado.

    A la UE le cabe una versión actualizada de los versos de Bertolt Brecht, que diga: «cuando hay injerencias de EEUU en Venezuela (o en tantos lugares) no decimos nada / hoy las sufrimos nosotros»..

    Diversos analistas internacionales expertos en el tema de la energía, conciden en decir que EEUU no podrá detener el Nord Stream 2 y que las sanciones, en todo caso, lo único que lograrán es empeorar las relaciones de EEUU con Europa. De hecho, el gobierno alemán ya ha dicho en su Parlamento que si EEUU legisla el paquete de sanciones con que amenaza, serían tratadas como una interferencia en la soberanía alemana y europea; y advirtió que la UE podría tomar medidas similares contra empresas estadounidenses.

    A continuación pueden leer una entrevista realizada por un medio digital francés a Nicolas Mazzucchi, profesor de Relaciones Internacionales y Ciencias Politicas; experto en energía, materias primas, e inteligencia económica; e investigador en economía de Defensa en el Instituto de Investigación Estratégica de la Escuela Militar de Francia.

    Sanciones contra Nord Stream 2: «Estados Unidos se arriesga a ser visto por los europeos como un país francamente hostil”

    Operador de Nord Stream 2 defiende la decisión de Dinamarca sobre el  gasoducto – Diario Digital Nuestro País

    EMMANUEL LEVY / MARIANNE

    El Congreso de los Estados Unidos está a punto de votar un segundo conjunto de sanciones para evitar que se finalice el Nord Stream 2. Este oleoducto transportaría miles de millones de metros cúbicos de gas ruso bajo el Báltico. Nicolas Mazzucchi, investigador de la Fundación para la Investigación Estratégica (FRS), descifra una estrategia estadounidense perdedora.

    Marianne: ¿Puede darnos un marco económico para este gasoducto que abastecería 55 mil millones de metros cúbicos desde los campos de gas siberianos a las áreas de consumo de Europa occidental?

    Nicolas Mazzucchi: En el sector energético, los desafíos geoestratégicos son obviamente muy importantes. Pero no son ni más ni menos que cuestiones económicas. Todo se trata de dinero. Podemos tener todos los intereses estratégicos, si no hay salida económica, no se hará nada.

    Europa es un área con un perfil de consumo de gas muy predecible. Las necesidades son y seguirán siendo alrededor de 450 mil millones de metros cúbicos por año. El consumo aumentará ligeramente para 2035, luego disminuirá un poco con la transición energética hasta 2050. Hasta ahora, Europa se abastece primero en su propio continente: los Países Bajos, el Reino Unido y Noruega, que es, por cierto, el proveedor líder de Francia. Los campos de gas de estos países están en distintas etapas de la fase de agotamiento, la más avanzada y cercana a cero es para el campo de los Países Bajos y el 50% para el país escandinavo. Hay consumo estable y producción en constante declive y tanto Rusia como los países europeos han identificado claramente esta dinámica, y se posicionan a través de Nord Stream 2 para un horizonte de algunas décadas.

    En la práctica, el consorcio que financia Nord Stream 2, opera en una arquitectura clásica: el productor / exportador, el Gazprom ruso con el 51% de las acciones, está aliado con los clientes / importadores finales, que son cinco compañías europeas de energía cada una con el 10%, incluyendo Engie de Francia. Pero la asociación va más allá de la financiación. También toma la forma de contratos de suministro a largo plazo llamados «tomar o pagar», que fija un precio fijo (con posibles revisiones) durante 30 años para el suministro de un volumen fijo de gas.

    Washington tiene una visión muy negativa de Nord Stream 2. ¿Es un movimiento para favorecer sus propias exportaciones de gas natural licuado?

    Obviamente, existe un interés económico por parte de los Estados Unidos en garantizar el acceso al mercado europeo para su GNL. En una lógica de diversificación de sus suministros, la Unión Europea también ha aumentado la financiación para terminales de GNL en sus fachadas marítimas. Tanto es así que hoy hay exceso de capacidad. En promedio, esa infraestructura sólo se usa al 35%. Por razones históricas, Polonia, que quiere desprenderse de Rusia tanto como sea posible, ha decidido prescindir de Gazprom al no renovar su contrato de suministro. Así que su terminal de almacenamiento de GNL en el Báltico se usa en realidad a más del 75%. Por el contrario, algunas terminales italianas o españolas están subempleadas, a veces al 10% de su capacidad. El hecho es que incluso aunque el mercado de GNL es más flexible, porque los contratos son considerablemente más cortos, su precio sigue siendo dos o tres veces mayor que el del gas por tubo. Además, Estados Unidos no es el único proveedor. Entre los pesos pesados ​​actuales y futuros, encontramos países como Nigeria, Canadá, Qatar, pero también Trinidad y Tobago, que es una especie de tesoro de GNL.

    El Congreso de los Estados Unidos está a punto de votar un segundo conjunto de sanciones destinadas a evitar la finalización de Nord Stream 2. Después de sancionar a las empresas directamente vinculadas a la construcción, ahora se dirige a todos los involucrados directa o indirectamente: aseguradoras, bancos, autoridades portuarias etc. Y retroactivamente. ¿Por qué Estados Unidos está sacando artillería pesada?

    Con el primer volumen de sanciones, los estadounidenses pensaron que iban a hacer mucho más daño que eso. Pero los rusos parecen capaces de continuar el proyecto. Con este nuevo conjunto de sanciones, no son las compañías de petróleo y gas, en sentido amplio, las que están en la mira, sino las infraestructuras portuarias. Incluso si los rusos logran tener la tecnología para colocar los tubos en el fondo del mar, si se les prohíbe usar los puertos, será inútil. Por lo tanto, las sanciones pasan de la esfera tecnológica a la esfera geográfica. Y allí, comenzamos a tocar geografía europea. Por supuesto, se trata de empresas, pero la soberanía europea se ve socavada.

    Por el momento, solo la canciller Angela Merkel ha expresado oficialmente su preocupación por el plan de sanciones. ¿Por qué solo escuchamos a los alemanes?

    Creo que Alemania intentará mostrar los músculos todo el tiempo que pueda. Es el país europeo más involucrado, el más interesado en Nord Stream 2, ya que ya estaba en Nord Stream. El gasoducto llega a Alemania, el país que servirá como placa de redistribución para toda Europa. Las empresas alemanas son las más involucradas. Es por eso que Angela Merkel repite que Nord Stream 2 es sólo un proyecto económico y no geopolítico.

    ¿Cómo ve la situación?

    Todo dependerá de la voluntad de los Estados Unidos. Primero vote sobre estas sanciones, luego aplíquelas. Si eligen un modo violento, los países europeos sólo pueden reaccionar. La pregunta es: ¿puede Estados Unidos darse el lujo de poner a los europeos en su contra ? El contexto internacional no es favorable para ellos. A la luz de su competencia estratégica global con China, sabiendo que la relación transatlántica no se ve bien en este momento, ¿es realmente necesario para Washington dar otra puñalada a la relación con el Viejo Continente? Si la voluntad de los estadounidenses es evitar que los rusos coloquen la tubería, los Europeos serán criminalizados.

    No es ningún misterio: China ha desarrollado una estrategia para seducir a los países europeos. Italia se ha unido oficialmente al proyecto económico de la Ruta de la Seda. Grecia se ha abierto en gran medida a la inversión china. El puerto de Pireo, como gran parte de su infraestructura energética, pasó a bandera china. Lo mismo ocurre en Portugal con la adquisición de REN, la compañía eléctrica nacional por parte de State Grid, y luego de EDP, el productor nacional de electricidad, esta vez comprado por China Three Gorges. Lo mismo ocurre en varios países, particularmente en Europa central y oriental. China se ha beneficiado del debilitamiento de estos países después de la crisis de 2008, y de la incapacidad de la UE para proporcionar una respuesta coordinada. De hecho, tenemos un acercamiento económico que incluso a veces puede tender a un acercamiento político. Es suficiente ver cómo China  jugó bien su carta durante la crisis de salud en Italia. Esto no ha escapado a la atención de los Estados Unidos, que está muy preocupado por esta situación.

    ¿Son estas amenazas de sanciones una mala iniciativa por parte de los Estados Unidos?

    Si. La OTAN va mal, hay problemas bilaterales y multilaterales en la relación transatlántica. ¿Qué tienen que ganar los Estados Unidos en este juego en el Báltico? ¿Aislar a Rusia un poco más? Este no será realmente el caso. Si los europeos necesitan gas ruso, lo conseguirán, incluso sin Nord Stream 2, a través de las tuberías existentes, los rusos enviarán gas, incluso si tienen que pasar por Ucrania, aunque les moleste un poco. Si Washington finalmente bloquea el Nord Stream 2, no hay nada que pueda beneficiar  a la empresa American LNG, como dije antes. Por otro lado, existe el riesgo de que varios países europeos comiencen a considerar a los Estados Unidos como un país francamente hostil. Para deleite de los chinos …

     
    • xuxuyoc450 3:41 pm el 10 julio, 2020 Enlace permanente | Responder

      El conflicto energético sí constituye un programa de soluciones geopolíticas, sobre todo si es EU quien va a calificar las acciones del problema en nombre de su «seguridad nacional», cada vez más perjudicada por sus propias instituciones. Europa, diferente a su tradición política de bloque, frente a la seuda unión sólida de USA, no interviene para dar una respuesta soberana sobre el necesitado Nord Stream 2, por razones económicas y geopolíticas de su continente, sin embargo tácitamente todos han hecho su parte para que se finalice la estrategia de oleoductos rusos. Sólo han sido intervencionistas acicateados por Washington en pro de las políticas sionistas de Netanyahu y no permitirán avasallamientos de sus normas y leyes cosa que EU hace cada vez que responde con violencia y ataques caprichosos a cuestiones alejadas de su interés intercontinental, puesto que esta agresividad le saldría muy cara por su real debilidad social, la política de sanidad y la frágil democracia de máscaras oportunas, hoy ya se le acabaron todas.

      Me gusta

  • mesmontse 4:27 am el 28 June, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, , , ,   

    UNA TRAGEDIA A LAS PUERTAS: Crisis del capitalismo global, resurgir del fascismo y catástrofe climática 

    Doomsday clock reset to 100 seconds to midnight, world's destruction

    El Dr. Ingar Solty es un científico social alemán especializado en Economía política internacional, Sociología y Teoría política. Es miembro del Instituto de Teoría Crítica de la Universidad Libre de Berlín y asesor en Política Exterior, Paz y Seguridad en el Instituto de Análisis Social de la Fundación Rosa Luxemburgo en Berlín. En una extensa entrevista, el Dr. Solty, a partir del caso de la Alemania actual, analiza el ascenso del neofascismo mundial, define la situación del mundo como una crisis global de seis niveles, cada uno de ellos capaces de barbarizar a la sociedad y plantea cuáles serían las claves para construir un bloque contrahegemónico para tener posibilidades de frenar la llegada al poder de la ultraderecha. Solty dice que está firmemente convencido de que si no se hacen reformas profundas globales que ofrezcan un modelo de sociedad que incluya a todos, el surgimiento de la extrema derecha será imparable. Además, la tarea es urgente, porque señala que no nos queda mucho tiempo antes de la crisis del capitalismo global, el surgimiento mundial de la ultraderecha y la inminente catástrofe climática, que nos llevará a una especie de barbarie que puede empequeñecer las barbaridades de las tres grandes crisis del capitalismo pasadas: la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y el giro neoliberal.

    Las raíces liberales del neofascismo alemán

    El Dr. Ingar Solty es entrevistado por Darko Vujica de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Sarajevo.

    MONTHLY REVIEW

    Darko Vujica: En 2021, terminará el cuarto y último mandato de Angela Merkel como canciller de Alemania. ¿Cómo evaluaría las políticas que ella y su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), han seguido desde 2005? Más específicamente, ¿cuáles han sido los efectos en la política interna y externa?

    Ingar Solty: Angela Merkel llegó al poder en 2005 después del primer gobierno de centro izquierda desde 1982, el gobierno de Gerhard Schröder (Partido Socialdemócrata de Alemania, SPD). Para entender la política interna y externa de Merkel, uno debe entender el país que heredó.

    Merkel estaba en la afortunada posición de convertirse en canciller después de que un gobierno de coalición de socialdemócratas y verdes había implementado políticas neoliberales muy impopulares en beneficio exclusivo del capital alemán y los ricos.

    El objetivo clave del gobierno de Schröder era redisciplinar a la clase obrera alemana y reducir las cargas de la patronal en nombre de la competitividad global, basada en la ideología neoliberal de la economía de efecto derrame. Según esta idea, dar recursos a la clase propietaria del capital y proporcionar una situación favorable para los negocios crearía un clima de inversión saludable para que el capital alemán compitiera en el capitalismo globalizado. (N.de la E. uno de los primeros gobiernos en aplicarla fue el de Reagan en los 80, con una histórica bajada de impuestos. Se difundió a partir del Consenso de Washington, en 1989, que establecía 10 fórmulas para los paquetes de medidas a aplicar en «países en desarrollo». Chile, México y Argentina fueron las mayores víctimas de la teoría del derrame. En 2013, el Papa Fancisco, desacreditó públicamente  la teoría económica del derrame, en un documento oficial de la Iglesia católica. En 2015, esta teoría económica fue desacreditada por falsa por el mismo FMI). 

    Según el relato socialdemócrata, Alemania tuvo que rendirse a las fuerzas del mercado global y desmantelar los servicios sociales para mantener el Estado de bienestar.

    La llamada Agenda 2010 y las reformas de Hartz, son programas que implementaron cuando el predecesor del Partido de la Izquierda (DIE LINKE), el Partido del Socialismo Democrático de Alemania Oriental (PDS), fue expulsado del Bundestag durante tres años, con la excepción de dos candidatos elegidos directamente.

    Esto significaba que la única «oposición» a estas medidas provenía de la derecha liberal y conservadora (la CDU / Unión Social Cristiana en Baviera, CSU, y el Partido Democrático Libre, FDP), que querían  que la reestructuración fuera aún más lejos.

    La principal iniciativa del gobierno del socialdemócrata Schröder era terminar con el bienestar alemán tal como lo conocíamos. Una tremenda campaña de la clase política, en alianza con los medios corporativos, proclamó a Alemania como el «hombre enfermo de Europa». El relato decía que el Estado del bienestar estaba sobrecargando la competitividad alemana.

    Desmontando el Estado de bienestar: ataque a las pensiones públicas

    Los intereses de la clase capitalista se promovieron, en primer lugar, desmantelando el sistema tradicional de pensiones públicas. Hasta entonces, el capital y el trabajo habían llevado la misma carga de aportar por igual al sistema público. En nombre de la competitividad, esta reforma disolvió la fórmula anterior, redujo el aporte que tenía que hacer la patronal, redujo el nivel general de pensiones del 52,9 al 46 por ciento de los ingresos anteriores (para calcular las jubilaciones) para 2020 y al 43 por ciento para 2030; aumentó la edad de jubilación de 65 a 67 años, y solicitó a los ciudadanos que se pagaran planes de pensiones privadas,  un modelo de negocio rentable para capital excedente en busca de oportunidades de inversión.  El efecto fue un rápido crecimiento de la precariedad de las personas mayores, y de la pobreza. De repente, se vio por todas partes a personas mayores recorriendo los contenedores de basura públicos y privados, en su búsqueda de botellas vacías para vender, por las vuales les darían 8 centavos por cada una. Son la manifestación visual de la Agenda 2010. La pensión alemana promedio actual asciende a 906 € (2018). En Francia, representa aproximadamente un 50 por ciento más (con un promedio de € 1,400). Sin embargo, esto no impide que la prensa alemana informe a los huelguistas generales franceses de 2019–20 que “necesitan reformar su sistema de pensiones y seguir el modelo alemán”.  Mientras tanto, en Alemania, cada vez más personas dependen de comedores populares. Sólo en 2019, el número de usuarios aumentó en un 10 por ciento y se duplicó entre las personas jubiladas, llegando a un total de 1,65 millones de personas.  Muchas personas ya no pueden pagar sus facturas. Por ejemplo, en 2018, se cortó la electricidad por impago en 344.000 hogares. Sin embargo, en lugar de luchar contra la propagación epidémica de empleos informales  y de bajos salarios, que son causa de la pobreza en la vejez, o ayudar, por ejemplo, a las personas pobres a reemplazar sus refrigeradores viejos que consumen mucha energía y disparan la factura de la electricidad, ¿qué hizo el gobierno?, en Baden-Württemberg, el gobierno de coalición de Verdes y conservadores gastó dinero público en enseñar a los pobres cómo ahorrar energía, como si fueran niños pequeños.

    Disciplinar a los trabajadores: bajar salarios y subsidios de desempleo

    La segunda iniciativa fue redisciplinar a la clase trabajadora como condición previa para aumentar la tasa de explotación y reducir los salarios alemanes. Acompañado por otra campaña de medios corporativos, el gobierno identificó y destapó algunas “manzanas podridas” en el sistema de bienestar alemán para desmantelar el sistema de seguridad social para todos. Los medios de comunicación y los periodistas de la clase media alta participaron felizmente en la caza de brujas contra los que se aprovechaban del sistema, en lugar de analizar las consecuencias de tales reformas. El antiguo seguro de desempleo, desarrollado como un sistema de seguridad social universal contra los riesgos sistémicos del capitalismo, fue aplastado y reemplazado por leyes neofeudales para pobres. El nuevo sistema de Arbeitslosengeld II, que imitaba a la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, creada por Bill Clinton en 1997, esencialmente significa que, después de doce meses de desempleo (o dieciocho meses, para los trabajadores de más edad), se pierde todo lo que aportó al sistema a través de impuestos sobre los ingresos laborales, y se queda a merced de un sistema punitivo de guerra a los trabajadores. En esencia, las reformas de Hartz fueron una forma de despojo de los ingresos laborales. Y lo que solían ser derechos sociales en un sistema basado en la solidaridad de la clase trabajadora ahora es esencialmente un sistema de limosnas otorgadas por el Estado en un sistema paternalista similar a una relación padre-hijo: si te comportas bien y no actúas mal, recibes una suma que te impide morir pero es  muy poco para vivir como un ser humano. Si no te comportas, el Estado te sanciona recortándote aun más el subsidio. Y hasta que hubo una decisión en contra de la Corte Suprema en noviembre de 2019, era legal reducir el subsidio de asistencia social más allá del 30 por ciento. Este sistema, en el transcurso de los últimos quince años, traumatizó a millones de personas, eliminó los ahorros de la gente, y violó perpetuamente el primer artículo de la Constitución alemana según el cual la dignidad de un ser humano es «inviolable».

    Esto dice mucho acerca de la hegemonía del neoliberalismo en la llamada “socialdemocracia de la Tercera Vía” -Nuevos Demócratas en los Estados Unidos, Nuevos Laboristas en el Reino Unido, y la Neue Mitte (Nuevo Centro) en Alemania-, que  aplicaron estas medidas de acuerdo con la antropología profundamente pesimista y conservadora de la Escuela Austríaca, que esencialmente considera a los trabajadores como bandidos egoístas mientras que trata al capital global (grandes bancos y compañías de seguros) con la mayor confianza, desregulando los mercados laborales y financieros para que las corporaciones privadas  maximicen las ganancias. En otras palabras, hubo  partidos de izquierda que desconfiaban de su propia base considerándolos “tipos perezosos» y «tramposos egoístas», pero al mismo tiempo tenían fe en que la clase capitalista actuaría en el mejor interés de la sociedad a pesar de perseguir siempre el peor objetivo imaginable: la maximización de beneficios. La pregunta realmente es: ¿Quién necesita a la derecha autoritaria pro-capitalista si ésta es la izquierda emancipadora y pro-trabajadores que existe?

    También dice mucho sobre la mentalidad predominante de ascenso social dentro de la socialdemocracia alemana y el carácter completamente burgués de los Verdes alemanes que, cuando se trataba de los más pobres de la sociedad, para hacer cumplir las leyes del plan Hartz empleaban a un ejército de funcionarios públicos para revolver bajo de cada alfombra y piso de madera de las casas de los pobres, empeñados en encontrar incluso el último centavo escondido que permitiría al Estado negarse a pagarles un subsidio a los trabajadores desempleados, que, como dije, ellos mismos habían pagado previamente al sistema . Al mismo tiempo, el gobierno redujo la supervisión pública del capital, lo que facilitó un tremendo grado de evasión y fraude fiscal entre los súperricos, incluido el escándalo del impuesto al valor agregado (IVA)  y un sonado escándalo bancario. Se estima que para el contribuyente alemán, los costos sólo de estas dos evasiones fiscales, es de entre  6 mil  y 13 mil millones de euros para el escándalo del IVA  y entre 10 mil y 30 mil millones de euros, el fraude del banco. Para poner esto en perspectiva, hay que saber que todo el presupuesto del Ministerio de Educación e Investigación fue de 18.270 millones de euros en 2019. Y el gasto público para programas de vivienda social en medio de la mayor crisis de vivienda desde la Segunda Guerra Mundial ascendió a sólo 1.500 millones de euros.

    Las leyes del plan Hartz fueron uno de los crímenes más grandes, si no el más grande, en la historia alemana de la posguerra y encarnan un punto de ruptura clave desde la época de las privatizaciones a precios de derribo  de las empresas públicas de Alemania Oriental que siguieron a la llamada reunificación en 1990. Todo lo que siguió, incluido el surgimiento de la extrema derecha, no puede explicarse sin referencia a la Agenda 2010 y al plan  Hartz.

    El científico social alemán y ex candidato presidencial Christoph  Butterwegge tiene razón cuando argumentó que el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) es un «presente» tardío de las reformas de Hartz, porque ha provocado deliberadamente el miedo al desclasamiento económico y la marginación profunda, en el centro de la sociedad. Después de todo, las nuevas leyes significan que no importa cuán altos sean sus ingresos salariales en este momento, porque si queda desempleado tiene sólo doce meses hasta caer en la  exclusión social total y la pérdida de soberanía personal y la dependencia de la caridad. Esencialmente, si pierde su trabajo, perderá  su hogar y su auto, financiados por crédito, entonces puede perder a su familia como resultado de la tensión emocional y, al final, pierde su dignidad como ser humano en sistema de trabajo alemán.

    Las leyes del Hartz, por lo tanto, sancionan a los pobres marginados, pero, y esto es crucial, han disciplinado a toda la clase obrera alemana, la han disciplinado en las negociaciones colectivas, e individualmente aceptando los peores tipos de trabajos precarios que el mismo gobierno de Schröder permitió. Como el sociólogo Klaus Dörre de la Universidad de Jena (en Turingia)  ha señalado, este tipo de precarización funciona como «vasos comunicantes», penetrando en la sociedad en general y dispersando los temores existenciales y una sensación subjetiva de impotencia económica en toda la clase media de profesionales, altamente calificados y aún trabajadores muy bien remunerados. Y ese era el propósito consciente: porque las personas que están tan muertas de miedo de perder sus trabajos harán todo tipo de concesiones en los procedimientos de negociación, tal como lo estaba haciendo el sindicato alemán de trabajadores metalúrgicos, incluso antes de la recesión del COVID-1. En la ronda de negociación colectiva de 2020 no hay demandas salariales a cambio de que la industria alemana ofrezca garantías laborales, en medio de procesos de automatización impulsados por el capital.

    Entonces, agregue digitalización y robotización a la ecuación y al hecho de que hoy en día muchos trabajadores no saben si su trabajo seguirá existiendo dentro de diez años, incluidos el trabajo de abogados, médicos, traductores y periodistas, y podrá comprender cómo esa disciplina ha funcionado Y mientras el centro neoliberal esencialmente dice que no hay alternativa a esta situación, que cada persona debe adaptarse a ella por sí misma; la extrema derecha reclama «soberanía» y utiliza los temores sociales y la impotencia en beneficio de sus propios planteamientos  de una sociedad racial y socialmente homogénea.

    Hoy en día, algunos cuadros neoliberales y de derecha del SPD (partido socialista alemán), así como los medios burgueses, todavía defienden la Agenda 2010. Argumentan que a principios de la década del  2000, Alemania sufría desempleo masivo y  según su relato,  los mercados laborales y los trabajadores necesitaban ser más «flexibles» para impulsar el empleo. La lógica en sí misma es irónica: debe ser más fácil despedir trabajadores para poder emplear a más de ellos, todo en nombre de la «resiliencia del mercado laboral». Esto revela la naturaleza del capitalismo que, para que funcione correctamente, los trabajadores deben tener miedo. Sin embargo, incluso en sus propios términos, esta lógica era una mentira. Cuando se observan los datos, se puede ver que la cantidad de horas trabajadas no aumentó en absoluto. En cambio, lo que aumentó fue el número de trabajadores, involuntariamente contratados a tiempo parcial, dentro del sector de bajos salarios ampliamente expandido, el más grande de toda Europa, con un 25% de los trabajadores. Además, muchos de los empleos creados no aportan en absoluto a los sistemas sociales; por el contrario, las reformas simplemente aumentaron el número de empleos complementados por los copagos del gobierno (debido a que pagan por debajo del mínimo). En otras palabras, el gobierno está subsidiando la sobreexplotación privada con fines de lucro, incluida la sustitución de los empleos sindicalizados del sector público de antes, por los llamados «empleos de 1 euros» proporcionados por asociaciones público-privadas en el sector de trabajo social.

    La neoliberalización de la socialdemocracia causó el ascenso de la extrema derecha

    Merkel fue muy afortunada de llegar al poder cuando todas esas medidas neoliberales en interés de la clase capitalista habían sido implementadas por un gobierno socialdemócrata y verde. Estas medidas destruyeron al Partido Socialista Alemán (SPD) y a su legitimidad hasta el punto de que los socialdemócratas no han podido recuperar su credibilidad y nunca podrán recuperarse de la desilusión que fomentaron. El SPD era algo así como el perro servil que hacía todo lo que su amo le pedía y luego es abandonado por inservible en algún lugar de la carretera. Debido a sus políticas contra su propia base de clase trabajadora, desde 1998, cuando todavía recibió 20,2 millones de votos, el SPD ha perdido a más de diez millones de votantes desilusionados, que se han repartido entre la abstención, DIE LINKE, los Verdes y, últimamente, incluso la AfD (Alternativa por Alemania, la ultraderecha). En 2017, el SPD recibió 9,5 millones de votos y el 20,5 por ciento de la participación de los votantes. Hoy, representa entre el 11 y el 17 por ciento en las encuestas. Desde que el gobierno de Schröder asumió el cargo en 1998, el SPD ha perdido casi la mitad de sus militantes, de 755.000 a 419.000 en la actualidad. Los líderes del SPD y los principales sociólogos políticos dirán que esto se debe a la erosión del medio social y moral y a la desconfianza en los partidos políticos y las instituciones sociales en general. Esto es una tontería. Simplemente no quieren enfrentar la realidad de que esto no es un desastre natural sino un desastre provocado por el hombre, el  desastre de la neoliberalización de la socialdemocracia. El ejemplo del Partido Laborista del Reino Unido muestra que esto no es un desarrollo cíclico inevitable sino político; desde que la revuelta socialista de Jeremy Corbyn entusiasmó a la base del Partido Laborista, casi se triplicó la militancia, pasando de 201.293 el 6 de mayo de 2015, el día antes de las elecciones generales, a 580.000 en enero de 2020. El Partido Laborista del Reino Unido hoy es el partido socialdemócrata más grande del mundo, impulsado por una nueva generación de jóvenes activistas socialistas.

    En la década del 2000, Margaret Thatcher dijo que Tony Blair y el New Labor fueron su mayor logro (es decir, haber vuelto neoliberales a los partidos que deben defender los intereses de los trabajadores). Del mismo modo, Schröder debería decir que Merkel fue su peor logro. Lo único injusto es que los Verdes, cuya base es la nueva pequeña burguesía liberal de izquierda, se vio mucho menos afectado por las leyes del Hartz, esencialmente permanecieron indemnes a la política neoliberal del gobierno de Schröder y ahora están preparados para formar gobiernos sólidamente burgueses con los conservadores

    DV: Entonces, ¿está diciendo que el ascenso de la extrema derecha es en realidad obra de Merkel y será su legado duradero? ¿Cuál es la relación entre su política concreta y el surgimiento de la extrema derecha?

    IS: La suerte de Merkel es de ser heredera de la neoliberalización realizada por el centroizquierda, heredera de una clase capitalista alemana súper competitiva, transformada en un estilo de gobierno muy particular. En la convención de la CDU, en Leipzig, en 2003, Merkel, que presidía el partido en ese momento, aun no se había presentado como un halcón neoliberal e intransigente de derechas. Eso ocurrió cuando promovió el modelo del Deutsche Bank y un modelo de un impuesto fijo. También fue el momento en que voló a los Estados Unidos y se disculpó con George W. Bush por la negativa de Alemania a participar abiertamente en la desastrosa «guerra contra el terror» estadounidense en Irak. Su artículo de aquel entonces, «Schroeder no habla por todos los alemanes «, publicado en el Washington Post, es para los libros de Historia. A nivel nacional, su liberalismo de línea dura la perjudicó seriamente y fue el motivo de que casi perdiera las elecciones generales de 2005 a pesar de la increíble insatisfacción que había con Schröder y el SPD.

    Como resultado, Merkel desarrolló un tipo de decisión presidencial y oportunista, dejando el trabajo duro a sus ministros, culpando a ellos de decisiones impopulares y cambiando de posición cada vez que parecía oportuno. Esto implicaba una forma moderada de modernización liberal, que incluía un permiso de maternidad y paternidad semi-feminista, guarderías, legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, etc. Por ejemplo, después de la catástrofe nuclear de Fukushima de 2011 y ante las tremendas protestas  antinucleares, Merkel cambió repentinamente sus posiciones sobre la extensión planificada de las licencias de operación de las centrales nucleares alemanas: declaró al momento que Alemania iba a terminar con la energía nuclear. Esto no fue difícil de hacer ya que, en ese momento, era un objetivo político que contaba con el apoyo de las tres cuartas partes de la población. Al mismo tiempo, esta cooptación y absorción de las demandas de los opositores políticos de la izquierda tuvo el efecto de la desmovilización asimétrica. Al final, el cambio en la política de energía nuclear no impidió, como se pretendía, el ascenso previsto de los Verdes con un primer ministro presidente en Baden-Württemberg, el antiguo maoísta convertido en muy conservador Winfried Kretschmann. En general, Merkel mostró una flexibilidad no vista desde el rey prusiano ante las revueltas populares de 1848, que instauró el:” ¿Hay una revolución contra ti? ¡Simplemente date la vuelta y di que la estás liderando!”.

    Pero Merkel no lideró. En general, ella representa el status quo, especialmente en términos de economía política. Sin embargo, ese status quo creado por el gobierno de Schröder era insostenible. El centro no pudo aguantar. Algo tenía que ceder.

    El miedo a desclasarse  dentro de la sociedad alemana, si no se resuelve, tiene que encontrar un tubo de escape. La pérdida de fe en la socialdemocracia, esta situación de indistinguibilidad entre los partidos políticos, esta crisis de representación, tuvo que encontrar un recipiente.

    Y ese barco fue, durante un tiempo y hasta cierto punto, DIE LINKE, que logró regresar al Bundestag con la ayuda del ex presidente del SPD y ministro de finanzas neokeynesiano,  Oskar Lafontaine,  considerado en algún tiempo como el «hombre más peligroso de Europa” por la prensa sensacionalista británica porque, en 1998, tenía la intención de volver a regular los mercados financieros de la eurozona.  Durante un tiempo, DIE LINKE fue brutalmente hostigado por todos los demás, especialmente por los socialdemócratas y por casi todos los medios de comunicación. Y sin embargo, DIE LINKE solo capturó aproximadamente un tercio de todos los votos que los socialdemócratas habían perdido. La crisis de representación significó principalmente un crecimiento de la abstención de los votantes, y han sido principalmente de los no votantes y de la CDU, de donde  la extrema derecha de AfD ha ganado sus seguidores.

    Al no deshacer el daño hecho por sus predecesores, Merkel pasará a la historia como la canciller que le falló a Alemania. Y no sólo a Alemania, sino también a Europa y al mundo.

    Una crisis global de seis dimensiones

    Merkel y su gabinete fracasaron al negarse a lidiar con lo que llamo la crisis global de seis dimensiones del mundo. Esta crisis global se extiende por seis niveles, cada uno de los cuales tiene el potencial de barbarizar a la sociedad.

    Esta crisis es obviamente económica y, como tal, ha regresado rápidamente acelerada por el COVID-19. Antes de que el virus condujera al colapso de las cadenas de suministro internacionales y al cierre de las fronteras, las tasas de crecimiento alemanas eran tan bajas como lo habían sido en el 2009, en el punto álgido de la mayor crisis del capitalismo global desde la Gran Depresión de la década de 1930, que en ese momento llevó al surgimiento del fascismo europeo. Al mismo tiempo, la crisis actual no es sólo una de la economía capitalista y su arquitectura financiera.

    En segundo lugar, también es una crisis de política y cohesión social (piense en la precarización, la digitalización y la forma en que la comercialización lleva a un desarrollo muy desigual en las regiones geográficas).

    Es, en tercer lugar, una crisis de las relaciones de género, dada la forma en que la feminización de los mercados laborales se produjo en condiciones neoliberales de bajos salarios y pobreza para la vejez, y también cómo las políticas de austeridad gravan aún más a la familia nuclear con la peor parte de la situación, trabajo reproductivo y social no remunerado de cocinar, lavar, limpiar, comprar y cuidar a jóvenes y adultos mayores.  

    Es, en cuarto lugar, una crisis de la democracia, dado que las políticas neoliberales han erosionado los sistemas de partidos de posguerra y a los partidos tradicionales, transformándolos en múltiples sistemas de partidos y han llevado al surgimiento de la extrema derecha, hasta el punto de que ahora es capaz de llegar al poder y ganar mayorías a nivel mundial, desde Donald Trump, hasta Narendra Modi en India, Jair Bolsonaro en Brasil, Viktor Orbán en Hungría, Jarosław Kaczyński en Polonia, etc.

    En quinto lugar, la crisis actual es una crisis de orden mundial, resultante del declive hegemónico del imperio de EEUU, el surgimiento de China y la rivalidad en la alta tecnología en la que están involucrados.

    Y, en sexto lugar, la crisis es una crisis civilizacional de sostenibilidad ecológica y catástrofe climática inminente.

    Ahora, no entraré en detalles, pero si observa cómo el gobierno de Merkel abordó estos diversos niveles de la crisis, verá políticas muy tímidas y estructuralmente conservadoras, una política de confusión pero sin ninguna visión de la sociedad que incluya todos.

    Sin esa visión, estoy absolutamente convencido de que el surgimiento del nacionalismo autoritario de derecha será imparable.

    La forma en que el gobierno de Merkel está obstruyendo que se pongan en marcha en la UE los llamados coronabonos; reforzando la insolidaridad europea durante la crisis, arriesgando una vez más la desintegración de la eurozona, revela que su política no ha cambiado.

    DV: ¿Cuál es el estado de la CDU hoy? ¿El ascenso de la extrema derecha los ha llevado a un cambio de rumbo?

    IS: La CDU  solía ser el socio natural de la burguesía y el partido gobernante natural. Desde 1949, cuando la CDU se formó, dirigió el gobierno nacional durante 54, de los 71 años desde el fin de la guerra.  Es el partido de gobierno y ese hábito caracteriza a todos los miembros de la CDU. Es de esperar que un grupo de ganadores reclame el liderazgo y tenga una visión audaz para sacar a Alemania de la actual crisis civilizatoria. Sin embargo, hasta el impulso potencialmente efímero que dio la crisis del COVID-19, tocando la campana de es «la hora de la acción» en todo el mundo, el liderazgo del partido estaba en estado de pánico porque está siendo canibalizado: desde la izquierda por los Verdes, que representan una burguesía transnacionalizada moderna y una nueva pequeña burguesía cosmopolita adaptada al capitalismo globalizado, y por la extrema derecha, que representan un capitalismo no competitivo, intensivo, que apuesta por las energías fósiles y de orientación nacional en combinación con una revuelta popular regresiva contra la modernidad. (N.de la E.: estas características sociológicas regresivas de la extrema derecha -ni siquiera al siglo XX sino al XIX- son muy propias de los radicales españoles de VOX, y también su discurso principal).

    Esta regresión es causada por las fuerzas centrífugas de la mercantilización neoliberal. La economía política de las últimas dos décadas ha desgarrado a la sociedad,  social y económicamente. El mercado hace lo que mejor sabe hacer: en lugar de tender hacia el equilibrio, crea enormes desequilibrios y caos.

    Crea una tremenda desigualdad de riqueza y la divergencia de regiones entre el núcleo capitalista y la periferia; entre el núcleo de la eurozona y su periferia; entre el sur de Alemania y el este y el norte de Alemania; entre las regiones metropolitanas de Alemania y las zonas rurales abandonadas; entre los prósperos barrios del centro de la ciudad y los barrios emergentes y los guetos en las afueras.

    Para la CDU y el estilo de política de consentimiento de Merkel, esto, por supuesto, tiene tremendas consecuencias. Es imposible ser una parte orientada al consentimiento en una sociedad económicamente polarizada. La polarización económica es seguida por la polarización política, entre ganadores y perdedores. Y la división ganador-perdedor no es sólo económica en términos de miedo al descenso social, sino que también es simbólica. Debido a que el rápido ritmo de globalización del capitalismo se desarrolla más rápido que la mentalidad  de las personas y su capacidad de adaptarse a la modernización necesaria, incluso inevitable, esto crea una brecha entre el antiguo centro simbólico de la sociedad y el nuevo. Esto, supongo, es el trasfondo de la división entre los llamados cosmopolitas, que abrazan la globalización capitalista, y los llamados comunitaristas, que se rebelan contra ella, que en cierta medida también es una división generacional. Esta división generacional se puede observar en muchos casos, incluso en las elecciones del Reino Unido de diciembre de 2019, donde los conservadores habrían ganado un escaso asiento si los millennials (los nacidos a partir de los 80) hubieran sido los únicos capaces de votar, y en los Estados Unidos en la forma en que se desarrolló el comportamiento de votación entre los partidarios de Bernie Sanders y el resto, en las primarias demócratas.

    Como consecuencia, la  CDU, un partido que pierde alrededor de un millón de votantes en cada ciclo electoral debido a la vejez, está siendo destrozado por los Verdes, quienes representan a la burguesía moderna,  y por  la AfD, que representa la revuelta contra esta modernidad. Y, como resultado, la CDU se ha convertido en una parte interesada de las divisiones internas, incluido el surgimiento de formaciones como la Unión de Valores,  firmemente conservadora, con cinco mil miembros, fundada en 2017. Por ejemplo, durante las elecciones regionales de Alemania del Este en 2019, sus líderes celebraron como una victoria que todavía fueran el partido más fuerte y capaces de formar una coalición contra la emergente AfD. Mientras tanto, en Turingia, se abrieron a la extrema derecha del presidente del partido abiertamente fascista Björn Höcke, quien, en su libro Nie zweimal in denselben Fluss (2018), ha declarado abiertamente un programa de asesinatos en masa que incluye la «remigración» impuesta dictatorialmente a minorías musulmanas y una «sangría» de opositores políticos. En aquel entonces, la CDU consideró las conversaciones de coalición y el 5 de febrero de 2020, apenas una semana después del septuagésimo quinto aniversario de la liberación de Auschwitz por el Ejército Rojo, la CDU cedió junto al FDP libertario al lograr que el candidato del FDP Thomas Kemmerich fuera elegido primer ministro con los votos de la AfD de Höcke, simplemente para expulsar a un primer ministro DIE LINKE muy popular y bastante moderado. Por el momento, estas alianzas con la extrema derecha han fallado, porque las intentaron aún muy tempranamente.

    Por el momento, la crisis del COVID-19 está fortaleciendo a los partidos gobernantes en las encuestas, a expensas de los Verdes. Esto estabiliza tanto al gobierno como a la CDU / CSU y es posible que esto pueda durar hasta 2021. Sin embargo, la tendencia general es diferente y desplaza a Alemania hacia las coaliciones nacionales CDU y los Verdes.

    En cualquier caso, debido a que un gobierno de coalición de CDU y Verdes será uno de desarrollo impulsado por el mercado, deteriorará los desequilibrios económicos y sociales en la sociedad alemana y, por lo tanto, continuará fomentando los orígenes sociales y económicos del surgimiento de la ultraderecha. Sólo un gigantesco programa de reforma global con cientos de miles de millones en inversiones públicas que aborden, de manera integral, la cuestión social y el cambio climático pueden defendernos del atractivo del fascismo.

    Una coalición del partido burgués de la CDU y los Verdes no se apartará del curso neoliberal sino que seguirá una especie de neoliberalismo verde autoritario como la actual coalición de conservadores y los Verdes en Austria. O es probable que una coalición CDU/ SPD en Alemania conduzca a un gobierno de coalición conservador y de extrema derecha en las siguientes elecciones, que tendrán lugar en 2025 o antes. Este será particularmente el caso cuando el proyecto de ley para los rescates en curso de las empreas, exija a la sociedad otra ronda de austeridad, que ya se está formando.

    Setenta y cinco años después de la liberación del fascismo alemán y una guerra mundial liderada por Alemania que destruyó Europa y la mayoría de las ciudades de Alemania, y mató a cerca de ochenta millones de personas en todo el mundo, la extrema derecha alemana está de regreso. Y cuando los líderes de los viejos partidos señalan con el dedo hacia el extrema derecha, los dedos en realidad les apuntan directamente hacia ellos: ¡Éstos son tus descendientes! ¡Ésto es lo que has hecho!

    En Europa y en la eurozona debería comenzar un programa de reforma radical global, el mínimo necesario para controlar el espectro del fascismo. Sin embargo, el gobierno alemán cedió a la presión de Estados Unidos y lideró la confrontación contra Rusia junto con los gobiernos de Europa del Este, tirando de Ucrania y esencialmente chantajeando y dividiendo al país con la opción de «la UE o Rusia», dividiendo el país en una sangrienta guerra civil.

    Como resultado, las viejas visiones de Gorbachev de la «Casa de Europa» y las relaciones de «buen vecindario» fueron destruidas. En cambio, con la excusa del Brexit y utilizando a Trump como pretexto, Alemania y la Unión Europea han acelerado la acumulación de capacidades militares, comenzaron a abogar por la «autonomía estratégica de Europa» y ahora están llevando a cabo las mayores maniobras militares desde el final de la Guerra Fría en la forma de la Trident Juncture de 2018 y la maniobra Defender 2020 de la primavera de 2020.

    La carrera armamentista global, de la cual los Estados miembros OTAN son la fuerza impulsora, está desviando recursos cruciales para abordar el cambio climático hacia los preparativos para una guerra.

    Una guerra a la que parecíamos estar muy cerca en enero de 2020 cuando el gobierno de Trump mató a Qasem Soleimani, el segundo líder más poderoso de Irán, y el gobierno iraní respondió bombardeando a dos, -aunque en su mayoría vacías- bases militares estadounidenses en Irak y derribó por error un avión civil con destino a Ucrania.

    Esta carrera armamentista global es derrochadora y realmente peligrosa. En medio de la crisis de COVID-19, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, un socialdemócrata, anunció que estaba decidido a cumplir la demanda de la OTAN de gastar el 2 por ciento del PIB en el ejército.

    Para 2024, Alemania tendrá un presupuesto militar más grande que Rusia. Los gastos militares combinados de la OTAN son más de veinte veces mayores que los de Rusia.

    Mientras tanto, Rusia está siendo empujada a los brazos de China en lo que parece cada vez más una nueva Guerra Fría entre un bloque liderado por China y un bloque liderado por Estados Unidos, con una debilitada Unión Europea, que ahora ha declarado a China como un «rival sistémico«, como apéndice de Estados Unidos.


    Cómo las políticas neoliberales debilitaron la Unión europea

    Debido a que el camino neoliberal de integración siguió desde la Ley Única Europea de 1985, que impuso la unanimidad con respecto a las regulaciones económicas, y el Tratado de Maastricht de 1992, que disciplinó a los Estados europeos en la búsqueda de políticas neoliberales de promoción, no condujo al equilibrio económico y la convergencia como proclama la ortodoxia neoliberal que se enseña a los jóvenes en las escuelas de negocios de todo el mundo. Como se mencionó anteriormente, condujo a exactamente lo contrario. Desindustrializó el sur y la periferia de la Unión Europea en el sur y el este de Europa, incluido el antiguo territorio de la República Democrática Alemana, que ahora funciona como proveedor de mano de obra barata y servil sin unidad real, similar a como funciona el sur de los EEUU, mientras que las ganancias generadas particularmente en Europa del Este se repatrían a los centros europeos donde se ubican las sedes corporativas, que cubren los bolsillos de los propietarios de capital, incluido el nuevo récord de 627.000 alemanes que, según los datos oficiales de Statistische Bundesamt, no trabajan porque sus ingresos provienen únicamente de dividendos de capital y alquileres extraídos de inquilinos alemanes. ¡627.000 personas en un país con una población en edad laboral de 51.8 millones! Eso es el 1.2 por ciento.

    En cualquier caso, como también saben, Merkel, como líder gubernamental del país económicamente dominante en la eurozona, y su ministro de finanzas, Wolfgang Schaeuble, supervisaron la forma particular en que la Unión Europea resolvió la crisis de la eurozona, concretamente a través de una estrategia interna de devaluación de costos y salarios. Fueron los principales orquestadores del giro de austeridad en la zona del euro que siguió después del resurgir keynesiano de corta duración de 2008-2009 y las esperanzas de un New Deal verde habían sido enterradas. Como resultado, el Pacto Fiscal, es decir, la nueva gobernanza económica en la eurozona, reforzó la arquitectura neoliberal de la UE con sus mecanismos de vigilancia Sixpack, reforzó el castigo de la deuda del gobierno, el retroceso de los acuerdos de negociación colectiva de los trabajadores, y más. Y cuando este tipo de políticas y las medidas de austeridad que lo acompañaron resultaron ser realmente impopulares entre la periferia del sur de la UE, lo que llevó a los movimientos de protesta de clase más fuertes desde la década de 1970, los gobiernos europeos se apegaron a su curso.

    Sin embargo, la derrota de la izquierda europea en julio de 2015 realmente funcionó como un catalizador para el surgimiento de la extrema derecha en Europa. Porque, como argumentó el teórico griego-francés Nicos Poulantzas en su libro Fascismo y Dictadura de 1974, en condiciones generalmente insostenibles, no es la fuerza de la izquierda lo que impulsa el fascismo (como reacción) , sino más bien la incapacidad de la izquierda para tomar el poder y realmente cambiar las condiciones materiales de vida para la mayoría de la clase trabajadora, lo que crea un vacío político que luego es llenado por la extrema derecha demagógica.

    «No tengan esperanzas de que haya una renovación de la socialdemocracia alemana«


    DV: Entonces, ¿cuáles son las posibilidades de renovación de la izquierda en Alemania hoy? El SPD recientemente cambió su liderazgo, ¿qué se puede esperar del nuevo liderazgo del SPD? ¿Existe potencial para una resocialización del SPD?


    IS: Es cierto que el nuevo liderazgo del SPD, con Saskia Eskens y Norbert Walter-Borjans, no es el liderazgo que la ejecutiva del partido había esperado. Es cierto que Eskens y Walter-Borjans iban en una plataforma crítica y exigieron una política industrial activa, inversiones públicas y un aumento del salario mínimo. Sin embargo, una vez elegidos, Eskens y Walter-Borjans se acercaron a la derecha interna e hicieron una serie de concesiones significativas. El pequeño impulso que había allí ahora se ha ido, especialmente porque el nuevo liderazgo se abstuvo de cancelar la gran coalición con Merkel, que ha destruido el partido. Mientras tanto, los medios burgueses y la derecha neoliberal dentro del partido ya han comenzado a desacreditar a Eskens y Walter-Borjans. Por lo tanto, la guerra interna del partido está en marcha y los neoliberales parecen ser los probables ganadores.

    Está claro que un cambio en la izquierda en Alemania es extremadamente importante para Europa dado el gran tamaño de la economía alemana y el dominio económico del país en Europa. Y, sin embargo, la gente en Europa no debe cultivar la esperanza de que la socialdemocracia alemana se vaya a renovar.

    La crisis financiera mundial ha debilitado el centro neoliberal a tal punto que sus partidos conservadores podrían ser asumidos desde la extrema derecha (Trump) y que sus partidos socialdemócratas podrían ser asumidos por la izquierda.

    En 2021, cuando habrá nuevas elecciones parlamentarias en Alemania, el SPD habrá estado en el poder durante diecinueve años y ha implementado la neoliberalización exhaustiva de la sociedad alemana y su cambio hacia el militarismo y el imperialismo en el extranjero. Puede imaginarse que durante esos años, fue esencialmente DIE LINKE lo que absorbió a todos los jóvenes idealistas de izquierda, visionarios, críticos del neoliberalismo y activistas del movimiento social y contra la guerra, mientras que el SPD atrajo a personas con mentalidades neoliberales, oportunistas y tecnócratas.

    La segunda y más importante razón es que la economía política de Alemania es muy diferente. Socioeconómicamente, los Estados Unidos y el Reino Unido tienen mucho más en común con España, Italia y Portugal que con Alemania. El título alemán del libro de Oliver Nachtwey The Hidden Crisis of Germany (2019) (La crisis oculta de Alemania) es Downwardly Mobile Society (Una sociedad en descenso) pero incluso Nachtwey admitió que Alemania no es una sociedad en la que las clases medias hayan sido desclasadas de hecho. Como dije anteriormente, Alemania se encuentra entre los países donde el problema para las clases medias dependientes de los salarios no es el desclasamiento real, sino el miedo a ser desclasado como resultado de los procesos descritos anteriormente: reubicación de capital, digitalización, desempleo y vejez. La metáfora de Nachtwey de una escalera mecánica descendente es bastante útil. La crisis oculta es esencialmente que las personas, literalmente, tienen que trabajar más y más duro para permanecer en el grupo de ingresos medios que aún disfruta del «estilo de vida alemán» : poseer su propia casa suburbana, dos autos, nadar en Mallorca, y soñar con bucear en Bali. La diferencia entre Alemania, por un lado, y los Estados Unidos y el Reino Unido, por el otro, es que mientras que en Alemania la erosión de la clase media es simplemente temida, en los Estados Unidos y el Reino Unido esta erosión ha tenido lugar durante mucho tiempo, especialmente para los millennials Esto se debe a tres factores clave: (1) la desindustrialización, (2) la relativa debilidad sindical y (3) la deuda estudiantil, y en los Estados Unidos, además la deuda de atención médica privada. Los jóvenes en los países anglosajones pueden girar a la izquierda porque les queda poco o nada que perder. Como argumenta Grace Blakeley, la juventud en Gran Bretaña es anticapitalista porque es poco probable que alguna vez posean capital.

    Por el contrario, en Alemania, donde todavía existe una sólida base industrial con cobertura de negociación colectiva (que proporciona altos salarios industriales), donde, después de fuertes huelgas educativas, la educación superior es gratuita nuevamente, y donde la atención médica también es en gran medida gratuita, los jóvenes están girando a la derecha porque todavía tienen mucho que perder.

    El pánico generalizado tiende a llevar a las clases medias y media alta a unirse a coaliciones de derecha, como en la mayoría de los países centrales de la UE al comienzo de la crisis, mientras que el desclasamiento permite a la clase trabajadora educada y ala clase media baja, unirse a coaliciones de izquierda, como ha sido durante mucho tiempo, en la periferia sur y oeste de la UE (España, Portugal, Grecia, Irlanda y, en cierta medida, también Italia).

    En Alemania, de momento, la extrema derecha es más dinámica que la izquierda porque su mensaje resuena en grandes segmentos de la clase media asustada. Este mensaje equivale a la idea conservadora de que todo puede permanecer como está si la clase media es lo suficientemente despiadada con los refugiados , con los europeos «perezosos» no competitivos de sur y con los pobres. No hay alternativa a la creación de un bloque contrahegemónico de la mayoría de la clase trabajadora en Alemania, que se extienda desde la clase trabajadora con altos ingresos y seguridad laboral, hasta la fuerza laboral precaria.

    Para crear un bloque contrahegemónico, la clave será una combinación inteligente de una nueva política de clase, feminista, antirracista, ecológica y un izquierdismo popular inclusivo. Y uno de los campos clave en la lucha será la vivienda, porque Alemania es un país de inquilinos, no de propietarios, y el capital excedente en busca de salidas de inversión rentables en el mercado inmobiliario alemán y la burbuja inflacionaria resultante, está afectando también a los grupos de ingresos medios.

    Las posibilidadaes de construir una sociedad socialista

    DV: Entonces, si la renovación del SPD es poco probable, ¿dónde deja eso a la izquierda alemana? ¿Y qué hay de DIE LINKE? El programa del partido DIE LINKE establece que el objetivo del partido es construir el socialismo democrático. La transición del capitalismo al socialismo implica que los medios de producción serán propiedad de quienes crean (nuevo) valor, es decir, de los trabajadores. Los capitalistas son los que tienen estos medios de producción y la historia nos ha demostrado que la expropiación de los medios de producción nunca ha sucedido a través de juegos institucionales impuestos por la burguesía, sino por la lucha de clases abierta. Sin embargo, desde afuera, DIE LINKE parece ser un partido que apuesta más al éxito electoral que a agudizar la lucha de clases. ¿Cual es su comentario a esto?

    IS: Estoy de acuerdo en que el socialismo se alcanza por la lucha de clases. Será logrado por aquellos que, en primer lugar, tienen un interés objetivo en el socialismo, porque son trabajadores sin propiedades y dependientes del salario, y que, en segundo lugar, tienen los medios para hacer cumplir el socialismo, porque como clase ejercen el único poder que puede desafiar el poder del capital: el poder de retener su fuerza de trabajo a través de la organización colectiva y la huelga. Porque cuando los trabajadores se dan cuenta de que son ellos, junto con la naturaleza, quienes crean toda la riqueza social existente, cuando se dan cuenta de que el capital no es nada sin ellos, que el capital los necesita más de lo que ellos necesitan a los capitalistas, entonces el socialismo se convierte en realidad, o al menos en una posibilidad muy real.

    La pregunta clave, supongo, es qué significa la lucha de clases abierta. En general, estoy convencido de que la revolución social en las sociedades capitalistas avanzadas de hoy depende más de transformar el Estado capitalista en un Estado democrático, que de «asaltar el Palacio de Invierno». La revolución en Occidente hoy no se trata de levantar las armas contra el Estado capitalista. Si haces eso, serás asesinado por las fuerzas de seguridad cada vez más entrelazadas con la extrema derecha, como muestra el libro Extreme Sicherheit (Extrema Seguridad). Y no sólo eso: quien entre en el Estado, descubrirá que el poder real se encuentra fuera del estado, en el capital.

    En mi opinión, la lucha de clases por el socialismo de hoy necesita organizarse como el ala izquierda del movimiento obrero existente y necesita formar partidos de clase. Los sindicatos son los escudos de los trabajadores, las huelgas  son la espada.

    Por otra parte, recuperarse de la derrota por el giro neoliberal y reconstruir el movimiento laboral y la izquierda socialista es un proyecto a muy largo plazo. Pero la crisis climática -una crisis causada por el capitalismo y su dependencia sistémica del crecimiento contínuo- no permite largos plazos. En realidad es una situación horrible, difícil de dirigir, pero no hay atajos en la historia, o tienen un costo enorme.

    La estrategia transformadora de hoy va más allá del viejo reforma o revolución, y movimientos populares o parlamentarismo. Incluye una política dentro, fuera y contra el Estado.

    No nos queda mucho tiempo antes de la crisis del capitalismo global, el surgimiento mundial de la ultraderecha  y la inminente catástrofe climática, que nos llevará a una especie de barbarie que puede empequeñecer las barbaridades de las tres grandes crisis del capitalismo pasadas: la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y el giro neoliberal.

     
    • Sergio 1:22 pm el 29 junio, 2020 Enlace permanente | Responder

      Se utiliza la palabra «facismo» en forma incorrecta. No pretendo hacer una defensa del mismo, pero me parece que estos movimientos autoritarios que están surgiendo no tienen nada que ver con el «facismo», ya que el mismo no era liberal en lo económico, lo que marca una diferencia sustancial con estos movimientos «neo» actuales. Lo que estamos viendo no es mas que el «autoritarismo oligárquico» que finalmente se expresa en forma brutal, sin que lo medios lo puedan ocultar más. Al utilizar la palabra «facismo» no se hace más que ocultar el verdadero origen de la dictadura. La Dictadura de las Oligarquias es lo que pretende imponerse en el mundo hoy.

      Me gusta

    • D.M. 3:42 pm el 29 junio, 2020 Enlace permanente | Responder

      En realidad los fascismos del siglo XX, eran todos liberal capitalistas en lo económico, pero lo ocultaban todo lo que podían . Los fascismos europeos -se acepta ese nombre genérico para todos ellos- competían ideológicamente con los movimientos socialistas y comunistas por captar a la misma base: los trabajadores, por eso tenían que presentarse como una alternativa al capitalismo puro y duro. Pero en realidad, todos ellos tuvieron apoyo de los capitalistas: en Alemania, es bien conocida la implicación de prácticamente todas sus empresas más emblemáticas con el nazismo. Hasta el capital internacional colaboró con el nazismo (las estadoundienses IBM o la Ford, son los ejemplos más conocidos). El Estado seguía siendo capitalista, bastaba con que los empresarios se afiliaran al partido nazi para tener mano de obra esclava (de los campos de concentación) y grandes contratos con el Estado para producir armamento. La clase trabajadora alemana no mejoró en absoluto, al contrario, fueron enviados a una guerra que no podían ganar, en la cual murieron hasta 3 generaciones de una misma familia. Haber caído en el engaño del nazismo sólo les trajo mucho sufrimiento y el oprobio mundial.
      La variante española del fascismo (el nacionalcatolicismo franquista) tampoco tuvo nada de anticapitalismo en lo económico. Había un conglomerado de empresas públicas, sí, en manos de la oligarquía española que las administraban como propias, por otra parte, las empresas privadas estaban mayormente en manos de una oligarquía atrasada, ignorante, que no era competitiva en nada, pero como el país estaba cerrado a cal y canto, y tenian una clase obrera discipinada, sin sindicatos, y no había competencía, eran los únicos que prosperaban.
      Hubo, sí una idea de función social del capital, de la Falange original, grupo que Franco se ocupó de destruir. Y a los falangistas que lo enfrentaron, los encarceló y hasta mandó a fusilar alguno.

      Los movimientos autoritarios de ultraderecha que están surgiendo, -por lo menos en Europa- tienen casi todo en común con aquellas pesadillas que ya vivimos. Y en lo económico no son anticapitalistas, lo que quieren sí, es que se les elimine la competencia de otros capitalistas con los cuales ellos no pueden competir, porque son los sectores más atrasados de industrias insostenibles. No plantean en ningún momento, ni siquiera mejorar los salarios de los trabajadores, sino que buscan un chivo expiatorio de los males que afectan a la clase trabajadora: les dicen que son los extranjeros, que han venido a quitarles el trabajo, que usan la sanidad y la escuela pública, o las ayudas sociales. Lo mismo que hicieron los nazis, buscar un chivo expiatorio.

      Me gusta

  • mesmontse 10:17 am el 17 May, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Alemania, ,   

    ALEMANIA, REFUGIADOS Y CORONAVIRUS: Los residentes en campos masificados denuncian la gravedad de la situación 

    Campo de refugiados de Halberstadt en Sajonia-Anhalt, con sus 800 residentes en cuarentena, vigilado por la policía

    Aislar los campos de refugiados de la población alemana, suprimiendo la línea de autobús que los conecta con la ciudad más cercana – los campamentos están instalados en áreas rurales- parece ser la medida básica con que el Servicio Central de Inmigración de Brandenburgo (ZABH) pretende hacer frente a la expansión del coronavirus. El jefe del Servicio Central de Inmigración, dice que se ordenó suprimir el autobús para evitar la propagación del Covid-19. Sin embargo, poco se hace dentro del alojamiento en sí para proteger la salud de los residentes. Ciertamente, las condiciones en los campos de refugiados son las peores para contener la propagación, no ya del coronavirus, sino de cualquier patógeno. En las instalaciones, hay una cocina disponible cada 50 personas, las habitaciones son colectivas, y cientos de personas utilizan los pasillos y las escaleras. Unas 100 comparten un baño donde hay 5 duchas y 5 inodoros y los desinfectantes sólo están disponibles si se piden. Si los residentes en el campo permanecen fuera de las instalaciones durante más de 4 horas, tienen que estar en cuarentena durante 2 semanas, según explican algunos refugiados que se manifestaron el pasado 29 de abril frente a la sede municipal. Las organizaciones solidarias plantean que la solución es redistribuir a los refugiados de los alojamientos masivos en Brandeburgo para garantizar una protección efectiva contra la infección. “Aislar a los residentes configurando el autobús es la forma incorrecta de evitar la propagación del coronavirus. A los refugiados deben aplicarse las mismas condiciones que a todos los ciudadanos : poder estar seguros en la vivienda y también poder ir de compras de forma independiente», señalaron las organizaciones alemanas de solidaridad. Pero en otros campos de refugiados, la situación es aun peor, como informa un periódico digital de ámbito europeo, al cual se dirigió un refugiado anónimo del campamento de Ellwangen en Baden-Wurttemberg, al sur de Alemania. En un correo electrónico, el residente del campo escribió que “todos tienen miedo de comer algo debido a la aglomeración y no sabemos quién tiene coronavirus o no”. Casi la mitad de las 587 personas del campo de refugiados de Ellwangen han dado positivo por Covid-19, pero se ven obligadas a compartir instalaciones con todos los demás. Unas 250 personas padecen la enfermedad, un aumento masivo, ya que una semana antes había solamente 7 contagiados. El 5 de abril un hombre de Ghana de 32 años dio positivo para coronavirus por primera vez y todo el campamento fue puesto en confinamiento, con la policía vigilando la entrada para asegurarse de que nadie saliera ni entrara. El número de infecciones sólo ha aumentado desde entonces. El único punto de comunicación del campo con el exterior era la conexión de internet, y también se apagó recientemente, colocando a los residentes en un apagón informativo casi total. El director del Consejo de Refugiados de Baden-Wurttenberg, Sean McGinley, dijo el pasado 15 de abril, que el manejo del brote  que están haciendo las autoridades del campo de Ellwangen «es una receta para el desastre». Señaló que el Consejo de Refugiados había exigido una evacuación del campo unas tres semanas antes, una propuesta que las autoridades ignoraron. De los 587 residentes del campo de Ellwangen alrededor de la mitad son hombres. El resto son familias y mujeres solas. Provienen de lugares como Nigeria, Irak, Siria y Turquía. El campo está diseñado como un espacio comunitario y residencia para las personas que llegan por primera vez a Alemania en busca de protección internacional. Significa que comparten baños, duchas, inodoros y habitaciones. No se les permite cocinar y deben obtener su comida en el comedor general de las instalaciones. «Ni siquiera se les permite hervir una tetera para hacer café en sus propias habitaciones», dijo McGinley. Hay  historias similares de refugiados encerrados en medio de un brote de coronavirus en otros campos de Alemania.  Entre ellos se encuentra el campamento de refugiados de Halberstadt en Sajonia-Anhalt (al este de Alemania, antes parte de la RDA), en cuarentena desde el 27 de marzo. En Halberstadt, unos 100 de los 800 residentes del campo se declararon en huelga de hambre en protesta por el brote, la falta de higiene y la falta de espacio para mantener el distanciamiento social.

    Coronavirus y campos de refugiados: «No le importa a nadie lo que nos pase a nosotros»

    AVA MATHEIS / MARX21

    El aislamiento del campamento en lugar de medidas preventivas adecuadas parece ser la realidad para los refugiados en Alemania durante la pandemia de Coronavirus. Marx21 entrevistó a uno de los refugiados, Bijan, que ha vivido en tres campos diferentes en los últimos meses. Bijan contó cómo se ha cancelado la única línea de autobuses que conecta el campamento con la ciudad, y que ven racismo en la respuesta de las autoridades al coronavirus.

    Marx21: Hola Bijan, gracias por hablar con nosotros. ¿Puedes contarnos un poco sobre ti y dónde vives en este momento?

    Bijan: Vine a Alemania en 2019 y obtuve asilo en febrero de 2020. Tuve mucha suerte de obtenerlo porque casi nadie recibe asilo inmediato en Alemania en estos días. Al principio, vivía en el campo de Eisenhüttenstadt en el Estado de Brandeburgo (N.de la E. Brandenburgo es uno de los cinco Estados federados que están en territorio de la antigua RDA) y luego me transfirieron a Doberlug-Kirchhain (a 93 km de distancia). Ahora vivo en un campamento en Oberkrämer, entre Oranienburg y Hennigsdorf (en el Estado de Brandenburgo)

    ¿Cuál fue la reacción de la administración del campo cuando el coronavirus comenzó a extenderse?

    Ya en enero, cuando aún estaba en el anterior campamento, planteamos el problema del coronavirus. El director del campo dijo que no había que preocuparse mucho, que 20.000 personas mueren a causa de la gripe cada año, por lo que el coronavirus no iba a ser algo importante.

    Pero luego las cosas cambiaron y tuvieron que tomar medidas.

    ¿Qué medidas tomaron?

    No sé exactamente qué sucedió en Doberlug-Kirchhain, porque me trasladaron a Oberkramër.

    Aquí pusieron volantes en las paredes sobre las medidas contra la contaminación y pusieron jabón en los baños. Antes no había jabón.

    Hay un desinfectante para manos en la entrada. Las horas de atención de  los trabajadores sociales se han reducido por una hora, son muy activos y serviciales. En estos días, prefieren dar ayuda solo por teléfono. Si hay una emergencia, se puede ir a su oficina, de lo contrario, sólo se puede hablar por teléfono con ellos. Sabemos que si hay muchas personas que den resultado positivo para coronavirus, cerrarán toda la instalación. Por lo demás, la situación es normal, como antes del coronavirus. No  ha cambiado mucho.

    ¿Se están haciendo pruebas a las personas cuando muestran síntomas?

    No sé si las personas están siendo evaluadas. Descubrirlo requeriría hablar con todos en el campamento, pero en esta situación no se habla mucho. Todos están deprimidos, pocas personas se comunican.

    ¿Sigues manteniendo contacto con personas de tu antiguo campamento de refugiados de Doberlug-Kirchhain? ¿Cómo es la situación allí?

    Allí la situación es más tensa,  ya que las personas están dando resultados positivos en las pruebas de coronavirus. Nadie sabe el número exacto de personas que dieron positivo. Mantienen a estas personas en un lugar  separado.

    ¿Existe información suficiente para todos sobre el virus en sí y las medidas de contención, así como las normas y multas?

    Nadie nos informa sobre las nuevas reglas. Simplemente nos dicen: «Lávese las manos, lávese las manos».

    Pero esto no es una norma. Las normas son limitaciones, y realmente debes conocerlas, ya que las multas son muy altas. Quizás el gobierno alemán ponga las reglas en algún sitio web, pero también deberían estar disponibles para hablantes no alemanes. No he visto nada.  Traté de hablar con el Consejo de refugiados  para impulsar una acción que obligara a los trabajadores sociales a dar información a los residentes en el campamento.

    Algunas personas en el campo no se preocupan por el virus en absoluto. Continúan con su estilo de vida anterior, probablemente porque no tienen suficiente información. También hablé con la trabajadora social aquí y les pregunté qué harían si más de una persona da positivo. Me dijo: «Tendremos que confinar todo el campamento».

    ¿Hay acceso adecuado al sistema de salud en caso de que tenga un problema de salud no relacionado con el coronavirus?

    El sistema es el mismo que antes. Tienes que contactar al trabajador social, pero el problema es que muchas personas no quieren hacer eso.

    No quieren poner en peligro la libertad de todo el campo, si llegan a estar contagiados de coronavirus. Entonces, si alguien está enfermo, no lo dice.

    ¿Cómo se protege a las personas que pertenecen a los grupos de riesgo?

    En Doberlug-Kirchhain, por ejemplo, hay un quinto piso donde mantienen a las personas enfermas, pero esto no tiene sentido.Significa que las personas que están en el quinto piso tienen que recorrer todo el edificio para desplazarse.

    Entonces, ¿todavía tienen que ir a un comedor común, hacer cola y esperar la comida?

    A las personas sólo se les da un subsidio de 150 euros al mes. Eso significa que no alcanza para comprar comida. Entonces, tienen que ir al comedor social a comer, al menos dos veces al día. Ahora todos los que van al comedor tienen que desinfectarse las manos antes de entrar. Antes del coronavirus,  tenía que esperar unos 30 minutos para obtener comida. Ahora el tiempo es mucho mayor, porque se les pide a las personas que  mantengan la distancia.

     ¿La gente todavía puede salir del campamento?

    Técnicamente pueden, sí. Pero cerraron el servicio de autobús que iba del campamento al centro de la ciudad. No sabemos si fue una decisión de las autoridades o de la compañía de autobuses. Todos los demás autobuses están funcionando, sólo el autobús que va del campo de refugiados al centro de la ciudad,  no lo está.

    Algunas personas de We’ Come United («Venimos unidos», una asociaciación alemana de solidaridad) decidieron traer sus autos y ayudar a refugiados a comprar productos en la ciudad. Esto fue detenido por la policía en algún momento debido a las nuevas regulaciones por el coronavirus.  ¡La policía multó a algunos de los conductores que llevaron refugiados a los mercados!

     ¿Y cómo justificaron la cancelación de la ruta de autobús?

    La dirección cree que -según escuché que el director le dijo eso a alguien- los refugiados  no necesita un autobús para ir al centro de la ciudad. Pueden caminar o usar bicicletas como otras personas en Alemania. Pero son cuatro kilómetros desde el campamento hasta el centro de la ciudad. El campamento está ubicado en medio del bosque. Algunas personas podrían usar bicicletas, pero ¿qué pasa con las personas mayores, las mujeres embarazadas y las personas enfermas?

    Eso es indignante …

    Creo que las nuevas reglas con respecto al coronavirus son muy borrosas y se da mucha libertad a las autoridades de cada municipio  para que puedan hacer lo que quieran. La conexión de autobús cancelada en Doberlug-Kirchhain es sólo un ejemplo. Quién sabe por qué lo hicieron y si eso es legal. No creo que sea justo.

    Además, las personas que trabajan en el campamento van y vienen todos los días. No creo que les hagan pruebas regularmente. Están limitando sólo el transporte de los refugiados a la ciudad. Tal vez piensan que sólo los refugiados van a contagiarse con el virus.

    Los refugiados del campamento de Doberlug-Kirchhain no aceptaron la situación … ¿Puede contarnos más sobre cómo resistieron?

    Por supuesto. Como dije, la gente de (la asociación solidaria alemana) «Venimos unidos» decidió traer sus autos y ayudar a las personas con las compras en la ciudad. Funcionó bien la primera vez. La segunda vez que la policía detuvo a los conductores, les  impuso multas a algunos de los que llevaron refugiados a los supermercados. Luego, les pidieron a todos los refugiados que abandonaran la ciudad y que no regresaran por al menos una semana. Como le mencioné, la distancia entre el campamento y el centro comercial es larga. Fue duro que algunos de los refugiados tuvieran que caminar de regreso al campamento después de que la policía detuviera a los conductores.

    Algún tiempo después, convocamos una protesta frente al ayuntamiento de Doberlug-Kirchhain y exigimos la reanudación inmediata del tráfico de autobuses.

    Algunos refugiados también  también pidieron que los trabajadores en el campo sean examinados tan a menudo como los residentes. Porque, ¿es que acaso creen que el virus es transmitido sólo por personas de cabello oscuro?

    Además de estas restricciones de movilidad, ¿cómo cambió la vida en el campamento con las medidas por el coronavirus?

    Todas las actividades de ocio en el campamento en Doberlug-Kirchhain fueron canceladas. Una cafetería, los conciertos semanales, todo fue cancelado.  Además, no pueden venir a visitarnos. 

    ¿Qué sucede con las personas con resultados positivos  y sus contactos personales?

    Las personas de contacto también son evaluadas, creo. Quien resulte positivo se mantiene en cuarentena dentro del campamento o se lo transfiere a otros lugares.

    ¿Cómo funciona eso en un campamento donde no puedes mantener la distancia?

    A los que están aislados, les dan comida que no es de la misma calidad que la que generalmente se distribuye. Les dan medicamentos, pero los mantienen en completo aislamiento. Estamos preocupados por su salud psicológica.

     ¿Qué pasa con el personal del campamento que está en cuarentena?

    Todos los que trabajan en el campamento deben hacerse la prueba regularmente. En este momento no la hacen.  Si ponen un campamento en cuarentena, significa que todos en el campamento deben ser puestos en cuarentena. No puede ser que los refugiados sean mantenidos prisioneros y los trabajadores vayan y vengan como de costumbre.

    Porque así, funciona como una prisión. El virus también puede ser transferido por alemanes. Es  un  virus democrático. ¿Cómo se aseguran el gobierno y las autoridades de que los trabajadores sociales y las personas que trabajan en los campamentos no transfieren el virus a los refugiados?

    ¿Qué sería necesario para garantizar la seguridad de los refugiados?

    Nuestra principal demanda son viviendas seguras, de modo que realmente se pueda hacer «distanciamiento social» correctamente. Si 400 ó 500 personas comparten cocinas y baños, no es posible hacer «distanciamiento social».

    Creo que esto sería lógico, con tantos hoteles vacíos que hay. Según Flüchtlingsrat Brandenburg (Consejo de Refugiados, una organización no gubernamental que opera en todo Brandenburgo desde 1994) , hay 1.000 alojamientos vacíos en el estado de Brandenburgo. Pero nos dejan aquí. No les importa lo que nos pase. Dicen que el gobierno actual es razonable. ¡Imagínense lo que sucederá si AfD ( el partido de ultraderecha alemán) llega a gobernar!

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar