Etiquetado: Kazajistan Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • mesmontse 7:41 pm el 14 January, 2022 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , Kazajistan,   

    ASIA CENTRAL POSTSOVIÉTICA: Un polvorín que sólo pueden estabilizar Rusia y China juntas 

    El polvorín postsoviético

    El flanco sur centroasiático de Rusia es un espacio lleno de peligros. Sólo junto a China, Moscú podrá estabilizar la región

    HARALD PROJANSKI / JUNGE WELT

    La región comprendida entre el mar Caspio, las fronteras afgana, rusa y china incluye cinco antiguas repúblicas soviéticas, Estados de Asia Central que son soberanos desde 1991: Turkmenistán, Kazajistán, Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán. Estos cinco países forman un área de cuatro millones de kilómetros cuadrados, casi equivalente al tamaño de la Unión Europea. Después del final de la URSS, la población de Asia Central aumentó en un tercio hasta llegar a alrededor de 75 millones de personas. Alrededor del 30 % de ellos son menores de 30 años. Ninguna otra región de la ex Unión Soviética tiene tal dinámica demográfica. Las reservas de petróleo y gas de la zona son enormes, pero los ingresos que genera se distribuyen de manera muy desigual. La explosividad asociada con esto se ha hecho evidente desde que se produjeron violentas protestas masivas en Kazajistán. Además de los conflictos sociales, existen diversos intereses geopolíticos.

    En el foco de EEUU


    Desde el final de la Unión Soviética, las repúblicas de Asia Central han sido el foco de atención de Estados Unidos. La estrategia estadounidense en esta región se basa en el intento de corromper a las élites regionales, enfrentarlas a Rusia y explotarlas geoestratégicamente.

    En algunos casos el proceso de Washington estaba muy avanzado. Después del comienzo de la guerra de EEUU en Afganistán, Uzbekistán firmó un acuerdo de «asociación estratégica» con Estados Unidos en marzo de 2002. En este contexto, EEUU instaló una base aérea con 1.500 soldados en Chanabad, en el sur de Uzbekistán.

    También en Kirguistán, en Manas, cerca de la capital Bishkek, la Fuerza Aérea de EEUU instaló en 2001 una base que funcionó durante años. Pero EEUU fracasó en Asia Central como potencia ajena a esta área de varias maneras: geográfica, cultural e ideológicamente. La intervención militar estadounidense en Afganistán terminó en fiasco. Y el producto de exportación de Washington llamado «derechos humanos», resultó ser un producto perecedero en los bazares de Asia Central. Porque la doctrina de los «derechos humanos» de EEUU, que en esencia equivale al derecho de toda persona a representar las posiciones del Departamento de Estado de EEUU, no tiene una implantación masiva en Asia Central.

    En una conferencia en la Universidad de Georgetown en Washington en 2001, el senador estadounidense rusofóbico Joseph Lieberman anunció que Estados Unidos traería la libertad de expresión, una economía de mercado y prosperidad a Asia Central. Pero EEUU resultó ser sólo un estafador habitual que reparte cheques sin fondos. La cooperación económica anunciada por EEUU no se materializó. En documentos secretos publicados por Wikileaks en 2010, se supo que los diplomáticos estadounidenses se burlaron cínicamente de los líderes de Asia Central. Los tayikos, se decía en un despacho de la embajada estadounidense en Dushanbe, la capital de Tayikistán, en febrero de 2010, querían dinero para construir “puentes a ninguna parte”.

    Además, la dinámica política en Asia Central no siguió las ilusiones de Washington. Después de la represión de un levantamiento en Andizhan, Uzbekistán, en mayo de 2005, desencadenado por el arresto de islamistas, Estados Unidos aumentó su presión sobre el gobierno uzbeko. Pero las palancas de Washington eran demasiado cortas. Los uzbekos instaron a los estadounidenses a abandonar su base militar para noviembre de 2005.

    También en Kirguistán, los soldados estadounidenses tuvieron que retirarse. En junio de 2014, los últimos soldados estadounidenses se retiraron de la base de Manas. Formalmente, el estacionamiento de tropas estadounidenses sirvió para apoyar la lucha contra los talibanes. Sin embargo, el entonces viceministro de Defensa de EEUU, Paul Wolfowitz, admitió en 2001 que el ejército de EEUU en Asia Central tenía «una función más política que militar real». Kirguistán se encuentra geográficamente como una cuña entre las otras ex repúblicas soviéticas de Asia Central y la República Popular China.

    El estacionamiento de tropas estadounidenses en Asia Central tenía un doble propósito: alejar a estos países de la influencia de Rusia y usarlos para cercar a China.

    Socios de Rusia

    En dos países de la región, en Tayikistán y Kirguistán, Rusia tiene bases militares, la base aérea de Kant en Kirguistán y la base militar número 201 en Tayikistán con 7.000 soldados, incluidos muchos tayikos.

    Uzbekistán, el país más poblado de Asia Central con 35 millones de habitantes, perteneció al pacto hasta 1999, luego nuevamente desde 2006 hasta 2012. Desde entonces ha suspendido su membresía.
    Desde la victoria de los talibanes en Afganistán, Uzbekistán ha vuelto a buscar la proximidad a Rusia en materia de política de seguridad. Ya en agosto de 2021, el jefe de gabinete de Rusia Valery Gerasimov y su colega uzbeko Shuchrat Chalmukhamedov, acordaron realizar la maniobra militar conjunta Sur 2021. Durante el ejercicio para defenderse de las «formaciones de bandas islamistas», los rusos también transmitieron a sus socios las experiencias de sus fuerzas armadas en Siria.

    En una reunión de los jefes de los servicios secretos de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) postsoviética el 13 de octubre de 2021 en el Kremlin, el presidente ruso, Vladimir Putin, se propuso la tarea de «neutralizar una amenaza potencial para la región proveniente del área de Afganistán». (La CEI está formada por diez de las quince ex repúblicas soviéticas: Armenia, Azerbaiyán; Bielorrusia; Kazajistán; Kirguistán; Moldavia; Rusia; Tayikistán; Uzbekistán; Turkmenistán,miembro asociado; y Mongolia y Afganistán,miembros observadores).

    El presidente Putin dijo que «existe el peligro de que los terroristas puedan intentar desestabilizar la situación en los países vecinos» desde Afganistán. En la misma conferencia, el director del servicio de inteligencia exterior ruso SWR, Sergei Naryshkin, advirtió que Washington tenía «planes destructivos». Esto incluye «el esfuerzo por expandir la presencia estadounidense en Asia Central», que se refiere a posibles planes para nuevas bases militares estadounidenses.

    En noviembre de 2001, Putin llamó a los uzbekos a “consolidar toda nuestra asociación estratégica”. Esto también incluye la cooperación en el campo de la educación, entre otras cosas con la ayuda de la sucursal de la Universidad de San Petersburgo en la capital uzbeka, Tashkent. Desde el punto de vista ruso, este aspecto de la cooperación es muy importante en un momento en que los impulsos antirrusos están funcionando en los sectores cultural y educativo de la sociedad uzbeka, así como en otras repúblicas de Asia Central, para deleite y beneficio de los estrategas estadounidenses. Uzbekistán quiere cambiar finalmente a la escritura latina para 2023, y los libros de texto se refieren repetidamente a «conquistadores rusos» y «colonizadores rusos» de manera despectiva.

    Pasado colonial

    El imperio zarista convirtió a los actuales Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán en provincias rusas a través de campañas de 1867 a 1875. Entre 1875 y 1881 Rusia también dominó lo que ahora es Turkmenistán. Grandes partes de Kazajistán, por otro lado, habían estado bajo control ruso desde el siglo XVIII. El imperio zarista dejó las sociedades feudales de gran parte de Asia Central al nivel de la Edad Media europea.

    Sólo el poder soviético trajo a esta parte del mundo un progreso y una educación profundos para la población hasta entonces analfabeta.

    Ante las espectaculares acciones en las que las mujeres se quitaban el velo frente a las cámaras, las fuerzas reaccionarias respondieron con el terror y levantamientos de los llamados Basmachs. Las fuerzas de seguridad soviéticas aplastaron con éxito a estas bandas contrarrevolucionarias a principios de la década de 1930. En su juventud, uno de los últimos secretarios generales soviéticos (1984-1985), Konstantin Chernenko, fue uno de los participantes en estas batallas.

    A pesar de su victoria en el poder político, la Unión Soviética permaneció estructuralmente débil en las repúblicas de Asia Central. El Estado soviético y el PCUS dependían de los clanes locales y reclutaban funcionarios de las familias de intelectuales y comerciantes. Sin embargo, esos funcionarios establecieron condiciones políticas casi feudales en muchos lugares, detrás de la fachada del discurso comunista. Esto explica por qué después del final de la URSS en todas las repúblicas de Asia Central, los funcionarios de la era soviética permanecieron al mando. En Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán, los anteriores jefes de las Repúblicas, del Partido Comunista, se reconvirtieron en «demócratas». Fueron elegidos en 1991 y 1992 con resultados entre el 98,8 % (Kazajistán) y el 99,5 % (Turkmenistán).

    En ese momento, estas elecciones fueron fácilmente reconocidas por los EEUU y los demás actores de la «comunidad de valores occidentales», porque despertaron esperanzas en Washington de que sería capaz de reducir el peso de Rusia en la región a largo plazo. El hecho de que las ambiciones de Estados Unidos no se vieran coronadas por el éxito estratégico se debió a razones tanto históricas y culturales como económicas. Las rutas de transporte de Asia Central conducen a Rusia. Existen importantes mercados de venta para el algodón uzbeko y el cromo y las fosforitas de los kazajos. Aún más: el tráfico sin visado entre las repúblicas de Asia Central y la Federación Rusa permite que varios millones de residentes de Asia Central trabajen en Rusia. Sólo en Uzbekistán, las remesas de sus inmigrantes en Rusia, ascendieron en 2020 a alrededor de cinco mil millones de dólares estadounidenses (4,4 mil millones de euros), casi el 10 % del producto interno bruto del país, según estimaciones del semanario ruso Argumenty i Fakty.

    Simplemente no a un segundo Afganistán

    El hecho de que Uzbekistán y Tayikistán se salvaran del destino del vecino Afganistán se debe a una inmunidad social de la era soviética.

    A pesar del cambio de sistema, el impulso soviético de defender militantemente a la sociedad laica contra las pretensiones de poder de la reacción islamista continúa hasta el día de hoy. En Uzbekistán, el actual asesor presidencial Rustam Inojatov encarna esta tradición. Inojatov, nacido en 1944, trabajador de la industria del hormigón, sirvió en el servicio secreto soviético KGB después de estudiar Estudios Iraníes. (N.de la E.: la región estuvo poblada por persas de origen iraní, que aun son una minoría importante en Uzbekistán).

    Inojatov, bajo la cobertura de diplomático, trabajó en la embajada soviética en Kabul en 1976. Allí vivió la revolución de abril de 1978, el establecimiento de la República Democrática de Afganistán, la intervención de las tropas soviéticas en diciembre de 1979 (N.de la E.: llamadas por el gobierno democrático afgano) y la resistencia de los muyahidines contrarrevolucionarios.

    Desde 1996, Inojatov dirigió el Servicio de Seguridad Nacional en el Uzbekistán independiente durante unos 22 años. Con una coherencia implacable, siguió el lema de que un escenario afgano nunca debería repetirse en Uzbekistán. El Servicio de Seguridad Nacional dirigido por Inojatov logró aplastar en gran medida al llamado «Movimiento Islámico de Uzbekistán» y otros grupos islamistas clandestinos. Pero el precio que se pagó fue alto: el Servicio de Seguridad de Uzbekistán recibió carta blanca de sus jefes para la tortura, que se usó indiscriminadamente. El Servicio de Seguridad era temido no sólo por los islamistas, sino también por muchos otros uzbekos, incluso funcionarios del Estado, algunos de los cuales huyeron a Rusia. Los hombres de Inojatov quedaron al margen de toda crítica en los medios estatales y los agentes de inteligencia dejaron que sus competencias se expandieran cada vez más. La responsabilidad política de esto recayó en el ex líder del Partido Comunista de Uzbekistán y primer presidente del Estado independiente de Uzbekistán, Islam Karimov. El jefe de Estado, que gobernó durante un cuarto de siglo, cubrió a Inojatov y las prácticas de su Servicio.

    Sin embargo, después de la muerte de Karimov en septiembre de 2016, su sucesor, Shawkat Mirsiyoyev, modificó la política estatal. Primero fue elegido presidente en diciembre de 2016 con un 88,6 %, un porcentaje relativamente moderado para los estándares de Asia Central. Luego promulgó un programa de modernización capitalista para la economía, que estaba gobernada por una burocracia estatal corrupta. También reconstruyó el aparato policial y de seguridad. En diciembre de 2017, le dijo al parlamento uzbeko que «no todos los problemas deben verse como una amenaza para la seguridad nacional». Según el presidente de Uzbekistán, esta visión ha «conducido a una expansión injustificada de los poderes del servicio secreto». Unas semanas más tarde, el presidente destituyó al jefe del servicio secreto Inojatov y cambió el nombre del desacreditado «Servicio de Seguridad Nacional» por el de «Servicio de Seguridad del Estado». Inojatov y su personal no tuvieron que temer ningún castigo. El presidente nombró al jefe de inteligencia despedido como su asesor.

    El presidente Mirsiyoyev ha mejorado la relación cambiante con Moscú que hubo bajo Karimov. Con los rusos, los uzbekos comparten un enfoque diplomático para tratar con el régimen talibán. Al igual que Putin, Mirsiyoyev aboga por negociaciones con ellos para evitar que exporten islamismo e interfieran en Asia Central. A cambio, los atraen con contactos económicos, en un país económicamente devastado.
    Tayikistán, por otro lado, rechaza las conversaciones con los talibanes. La experiencia de la guerra civil tayika de la década de 1990, cuando los islamistas contaron con el apoyo del vecino Afganistán, pesa mucho en esta decisión.

    Ilusiones de Turquía

    El liderazgo de Uzbekistán se muestra entre flexible y oportunista ante los avances de Turquía. El presidente uzbeko, junto con los jefes de Estado de Azerbaiyán, Turkmenistán, Kazajistán y Kirguistán, participó en una conferencia de la Organización de los «Estados Turcos» en Estambul el 12 de noviembre de 2021. Esta asociación de Estados, creada en 2009 por iniciativa de Turquía, es un instrumento utilizado por el liderazgo turco para propagar las ambiciones de la Gran Turquía. El espectro de actividades turcas en Asia Central abarca desde la construcción de escuelas turcas hasta la venta de drones armados del tipo “Bayraktar” a Kirguistán. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo en 2019 que los Estados de habla turca de Asia Central pertenecían a «una sola nación».

    Pero un análisis más detallado muestra que la retórica pan-turca de Erdogan es sólo palabrería. Ya en octubre de 1992, el entonces presidente turco Turgut Özal recibió en Ankara a representantes de las repúblicas de Asia Central. Özal les explicó que junto con Turquía eran «ramas de un solo árbol», «una gran familia». Según Özal, era importante «hacer del siglo XXI el siglo de los turcos», pero tres décadas después, el presidente turco no tiene ni de lejos un presupuesto para su supuesta familia en las ex repúblicas soviéticas. Y la caída de la lira turca vuelve obsoletos todos los sermones pan-turcos. De hecho, casi todos los caminos de Asia Central conducen a Moscú y no a Ankara. En 2018, el comercio de Rusia con los Estados de Asia Central fue de alrededor de 26 mil millones de dólares estadounidenses (23 mil millones de euros). El comercio de Turquía con estos países, en cambio, ascendió a seis mil millones de dólares, menos de la cuarta parte de esa cantidad. A esto se suma la creciente importancia de la Unión Económica Euroasiática (EAEU) liderada por Rusia. Kazajistán y Kirguistán son miembros de esta alianza económica liderada por Moscú, a la que Tayikistán y Uzbekistán también se están acercando cada vez más.

    La Unión Europea, por otro lado, que aprobó una «Estrategia de Asia Central» en Bruselas en junio de 2007, es poco más que un espectador en la región. Según el Comité Alemán de Relaciones Económicas con Europa del Este, el movimiento de mercancías entre Alemania y las cinco repúblicas centroasiáticas en el primer semestre de 2021 rondó los 2.900 millones de euros, apenas más de una décima parte del comercio alemán con Rusia. Ya en 2018, la Academia Federal de Políticas de Seguridad llegó a la conclusión de que había un «cambio gradual de peso» y una «disminución constante de la influencia europea» en Asia Central.

    La influencia de Pekín

    La República Popular China, por otro lado, se ha convertido en el mayor socio para el comercio y la inversión en Asia Central como parte de la estrategia «Un cinturón, un camino» (Nueva Ruta de la Seda) proclamada por el presidente Xi Jinping en 2014.

    De 2010 a 2019, la inversión directa china en las cinco repúblicas de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán totalizó alrededor de 36.000 millones de dólares estadounidenses.

    Según un estudio del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos (RISS) de Moscú de 2021, el 62 % de estas inversiones se destinaron a expandir los sectores de transporte y energía.

    China se asegura petróleo y gas con contratos a largo plazo, especialmente de Kazajistán y Turkmenistán. En Tayikistán y Kirguistán, China es el mayor inversor extranjero . En ambos países, China también posee alrededor del 40 % de la deuda nacional.

    La influencia económica también permite que Beijing actúe como mediador en conflictos interestatales en la región junto con Moscú. Hay conflictos violentos entre Kirguistán y Tayikistán por las tierras agrícolas en la frontera y por el agua. En enfrentamientos en la frontera entre los dos países, 37 kirguisos y 19 tayikos murieron a fines de abril y principios de mayo del año pasado.

    Pero el papel de la República Popular China en Asia Central no está libre de discusiones Debido a que los chinos arriendan y adquieren tierras a largo plazo, incluso para la agricultura, según analiza el Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, en la región existe «una tendencia a desarrollar sentimientos nacionalistas basados ​​en la sinofobia» . Al hacerlo, la República Popular China compensa la falta de recursos de inversión de Rusia. En este sentido, los analistas de Moscú que trabajan para la administración presidencial concluyeron que las relaciones entre Rusia y China y los Estados de Asia Central son «mutuamente complementarias y sirven a la estabilidad de Asia Central». En los últimos años, el compromiso chino ha contribuido significativamente a dar perspectivas a los países de la región. Junto con Rusia, China está tratando de evitar que los países postsoviéticos con problemas se conviertan en barriles de pólvora.

    Tener un amigo cerca

    El presidente chino, Xi Jinping, formuló metafóricamente la estrategia de su país en Asia Central ya en 2013 en un discurso en la Universidad de Nazarbayev en Kazajistán. Xi recordó el proverbio chino: “Es preferible tener un amigo cercano que un pariente lejano”, y se refirió a “la historia del intercambio que existe desde hace más de dos mil años” entre China y Asia Central. Este comentario insinuaba sutilmente el inminente fiasco estadounidense en la región. China, según el mensaje de Xi, ya tenía buenas relaciones en la región cuando los Estados Unidos de América ni siquiera existían.

     
  • mesmontse 7:01 am el 11 January, 2022 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: Kazajistan,   

    KAZAJISTÁN: Un intento de recrear la guerra de Siria 

    EDITORIAL DE THE SAKER

    La magnitud de la crisis en Kazajistán nos ha sorprendido a muchos. Algunos la han comparado con el Euromaidán en Kiev, pero esa es una comparación muy mala, aunque sólo sea porque el Euromaidán sucedió en una plaza de una ciudad mientras que la insurrección violenta -porque así fue- en Kazajistán comenzó en las regiones occidentales y rápidamente se extendió a todo el país (que es enorme). Sólo por la magnitud de la insurrección -alrededor de 20.000 combatientes bien organizados y entrenados en todo el país- y su extrema violencia (¡a algunos policías les cortaron la cabeza!), era bastante obvio que no era algo espontáneo, sino algo cuidadosamente preparado, organizado y ejecutado. La forma en que los insurgentes atacaron de inmediato todas las estaciones de televisión y los aeropuertos, mientras turbas más grandes destrozaban las calles y saqueaban tiendas, muestra un alto grado de sofisticación.

    Esto es mucho más parecido a lo que sucedió en Siria en las ciudades de Daraa, Homs, Hama, Alepo, Damasco y muchas más.

    Qué sabían los servicios de inteligencia rusos

    Admito que mi reacción inicial también fue “¿cómo los servicios de inteligencia rusos y kazajos pudieron pasar por alto todos los indicadores y advertencias de que había una insurrección tan grande cuidadosamente preparada a punto de estallar?”

    Luego llegó la noticia de que el presidente Tokaev apeló a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que hasta ahora era una organización bastante laxa, y esa misma noche Rusia abrió un puente aéreo para trasladar fuerzas a Kazajistán, incluidas las subunidades de la 45ª Brigada Separada de Fuerzas Especiales; la 98ª División Aerotransportada de Guardias y la 31ª Brigada Aerotransportada de Guardias de Asalto. Los transportadores militares rusos también transportaron por aire pequeños contingentes de fuerzas especiales armenias, kirguisas y tayikas (todos miembros de la OTSC). Lo más interesante es que los bielorrusos también enviaron una compañía reforzada de su 103ª Brigada Separada Aerotransportada de Guardias de élite (esa es la famosa División Aerotransportada de Vitebsk, que fue una de las mejores Divisiones Aerotransportadas soviéticas).

    Teniendo en cuenta las tensiones actuales con Occidente por Ucrania, la velocidad con la que se enviaron estas fuerzas a Kazajistán indica claramente que estaban prevenidos y no les tomó por sorpresa.

    En otras palabras, al menos los rusos tenían una advertencia previa y estaban completamente preparados. Si fue así, dudo que hayan dicho algo a sus socios de la OTSC, con la posible excepción de los bielorrusos.
    Si los rusos sabían, ¿por qué no hicieron nada para evitar lo que acaba de suceder? Para reponder debemos repasar lo que sucedió recientemente en Bielorrusia.

    Tokaev, un «multivectorialista» como Lukashenko


    El presidente Lukashenko tenía más o menos la misma política exterior que el presidente Tokaev, algo que ellos llaman una política exterior de «múltiples vectores» que se resumiría de la siguiente manera: extraer de Rusia toda la ayuda y el dinero posible, mientras se reprimen las fuerzas prorrusas dentro de su propio país, y tratar de mostrarle a Occidente que pueden ser comprados, pero «por el precio correcto», por supuesto (esto es también lo que Vucic está haciendo en Serbia en este momento).

    Recordemos lo que sucedió en Bielorrusia. EEUU y sus Estados vasallos en la UE intentaron derrocar a Lukashenko, quien no tuvo más remedio que recurrir a Rusia en busca de ayuda y supervivencia. Rusia, por supuesto, accedió, pero sólo a cambio del «buen comportamiento» de Lukashenko y el abandono total de su política exterior «multivectorial». Lukashenko prevaleció, la revuelta fue aplastada y Rusia y Bielorrusia ya han dado pasos importantes hacia su integración.

    Hay quienes acusan personalmente a Putin de que “mostró debilidad”, “dejó que EEUU y la OTAN reventaran países en la periferia rusa”, etc. Pero comparen Bielorrusia antes de la insurrección y después. Específicamente, desde el punto de vista ruso, ¿era preferible la Bielorrusia multivectorial a la Bielorrusia totalmente alineada de hoy o no? La respuesta es absolutamente obvia.

    Ahora veamos el caso de Kazajistán. Potencialmente, este es un país mucho más peligroso para Rusia que Bielorrusia: tiene una frontera enorme de 7.600 km, abierta e indefensa ya que Kazajistán es miembro de la Comunidad Económica Euroasiática; es una fuerte de clandestinidad pan-turca (apoyada por Turquía ) y de clandestinidad yihadista igualmente fuerte (apoyada por varios actores no estatales e incluso estatales de la región); hay tensiones étnicas entre los kazajos y la minoría rusa, y temas de seguridad muy importantes con Rusia.

    Que Occidente tutelara Bielorrusia habría sido muy malo para Rusia, pero que lo hicera con Kazajistán habría sido aún mucho peor.

    Sin embargo, como consecuencia directa -y pronostico que predecible- de la insurrección, Tokaev ahora sabe que su destino depende de Rusia, al igual que el de Lukashenko. Entonces, ¿es un mal o un buen resultado para el Kremlin?

    Hay un ejemplo más: Nikol Pashinián de Armenia, era un rusófobo notorio hasta que los azeríes atacaron el país, momento en el que no tuvo otra opción que volverse a Rusia en busca de ayuda y, francamente, supervivencia.

    Eso también es cierto para Erdogan, pero éste es un pérfido desagradecido en el que nunca se puede confiar, ni siquiera para asuntos menores.

    Muchos sostenían que la OTSC es inútil, que los rusos dejaron que los azeríes derrotaran a Armenia sin hacer nada al respecto. Pero tan pronto como Rusia se involucró, la guerra se detuvo y los «invencibles» Bayraktars (drones de fabricación turca) dejaron de volar. ¿Es ese un resultado bueno o malo para Rusia?

    Y ahora, oh ironía, el mismísimo primer ministro de Armenia Nikol Pashinián resulta ser el jefe formal de la OTSC (en realidad, como el Stoltenberg de la OTAN, un portavoz oficial sin autoridad real) y tuvo que anunciar la operación de la OTSC en Kazajistán.

    Así que tenemos a Lukashenko, Pashinián y ahora Tokaev, todos ex políticos multivectoriales, rogando a Rusia por ayuda y obteniendo esa ayuda, pero al precio político obvio de deshacerse de sus antiguas políticas multivectoriales.

    A todas luces, se puede ver como un triunfo de Rusia: sin ninguna intervención militar rusa o “invasión” -eso con lo que se asusta a los niños en Occidente por TV – Putin convirtió a tres notorios multivectorialistas y consiguió que fueran buenos, leales y muy agradecidos socios de Rusia.

    Por otra parte, Rusia también tiene una influencia muy profunda en todos los demás países de la región cuyos líderes no son estúpidos y quienes, a diferencia de los periodistas y «expertos» occidentales, saben ver lo que es evidente.

    El impacto de lo que acaba de ocurrir en Kazajistán repercutirá en toda Asia Central.

    La operación militar de la OTSC

    En primer lugar, las fuerzas rusas y bielorrusas (alrededor de 3000 rusos y 500 bielorrusos) son fuerzas verdaderamente de élite, de primera línea, aguerridas en la batalla, profesionales, altamente entrenadas y magníficamente equipadas (los otros contingentes más pequeños son más para «decoración de relaciones públicas ” que para cualquier otra cosa).

    Oficialmente, su misión es sólo proteger las instalaciones oficiales clave, pero estas fuerzas serían más que suficientes para convertir en picadillo a cualquier yihadista o insurrecto entrenado en Occidente o Turquía, incluso si su número es mucho mayor que los 20.000 estimados. Y, en el peor de los casos, estas fuerzas retendrían el control de aeropuertos clave donde los rusos -y los bielorrusos- podrían enviar aún más fuerzas, incluidas al menos dos divisiones aerotransportadas rusas. Esa sería una fuerza militar que nada en Asia Central podría siquiera soñar con enfrentar.

    También hay que mencionar que Rusia tiene una base militar grande y estratégicamente crucial en Tayikistán que ha sido entrenada para luchar contra el terrorismo yihadista durante décadas y que también podría apoyar cualquier operación militar rusa en Asia Central.

    Objetivo de la misión de la OTSC

    • Liberar a las fuerzas militares y de seguridad de Kazajistán para sofocar la insurrección (lo que ya están haciendo)
    • Enviar un mensaje político de apoyo a las fuerzas de seguridad kazajas
    • Enviar un mensaje político a los insurgentes: «o dejan las armas, huyen al extranjero o mueren», que es lo que dijo Putin tanto en Chechenia como en Siria, por lo que no son amenazas vacías en aboluto
    • Enviar un mensaje político a EEUU y Turquía: Tokaev ahora es nuestro hombre; lo perdieron a él y a este país
    • Enviar un mensaje político a toda Asia Central y el Cáucaso: si Rusia te respalda, el gobierno permanecerá incluso si la CIA/NED/etc. organiza una revolución de color
    • Enviar otro mensaje a gente como Erdogan o Vucic: toda esa «multivectorialidad» terminará muy mal para ustedes, no para nosotros

    Algunos han sugerido que el momento de la insurrección de Kazajistán es una especie de intento de EEUU/OTAN de golpear a Rusia en un punto débil y mostrarle que tiene que retractarse de su ultimátum a Occidente, ante unas negociaciones a punto de empezar. De momento no hay información si éste era el plan de EEUU, pero si lo era, no sólo colapsó, sino que resultó contraproducente.
    Más bien pareciera que quienes gobiernan Occidente han entrado en un terreno donde había una trampa rusa cuidadosamente colocada y lejos de obtener el control de los países que pretendían, los perdieron en un futuro previsible.

    Occidente quería convertir a Kazajistán en un Afganistán para Rusia, el mismo plan que tiene para Ucrania, por cierto. Turquía, por su parte, quería convertir a Kazajistán en un Estado vasallo dirigido por Turquía. Los yihadistas, por la suya, querían convertir a Kazajistán en un emirato.

    El Tratado de Seguridad Colectiva ha frustrado todos esos planes con una fuerza del tamaño de una brigada en sólo unos días.

    Hay un punto más que relaciona lo que pasó en Siria con lo que ha ocurrido en Kazajistán. En Siria, Assad estaba rodeado de muchísimos funcionarios captados por la CIA/MI6/Mossad/etc., hecho que quedó bastante claro por la cantidad de altos cargos que respaldaron la insurrección , o incluso la dirigieron. Más tarde, la mayoría huyó Occidente y algunos fueron asesinados. El punto a señalar es que la estructura de poderes en Siria estaba bastante podrida. Lo mismo puede decirse de Kazajistán, donde se está llevando a cabo una gran limpieza, y el muy influyente jefe de los servicios de seguridad (¡y ex primer ministro!) ha sido arrestado por traición.

    En términos sencillos, los agentes de contrainteligencia rusa ahora tendrán que ayudar a limpiar la casa, de la misma manera que lo hicieron alrededor de Lukashenko y de Assad -en este caso con la ayuda iraní-, en silencio y de manera muy efectiva.

    Mientras EEUU clama que los rusos «difícilmente se marchan de un lugar una vez que entran», la realidad es que la mayoría de las fuerzas de la OTSC se irán muy pronto, ni habrá necesidad de mantenerlas en Kazajistán. ¿Por qué? Sencillamente, porque los terroristas e insurgentes tan duramente entrenados pronto estarán muertos; los alborotadores y saqueadores oportunistas pronto saldrán de las calles y esperarán no recibir una visita del Comité de Seguridad Nacional kazajo o de la policía; los traidores en el poder se irán rumbo a la UE o serán encarcelados, y las fuerzas militares y de seguridad kazajas recuperarán el control del país y retornará el orden.

    Así, que ¿por qué tendrían que quedarse los paracaidistas y las fuerzas especiales rusas? Además, Rusia no tiene necesidad ni deseo de invadir o, menos aún, administrar países pobres, en su mayoría disfuncionales, con grandes problemas sociales y muy pocos beneficios reales que ofrecer a Rusia. Y ya saben que Lukashenko, Pashinián y Tokaev, en general, se “comportarán”. Cierto es que, estos países seguirán teniendo problemas de corrupción, nepotismo, y extremismo religioso en algún nivel, pero el Kremlin no los microgestionará, siempre que no representen una amenaza para la minoría rusa que vive en esos Estados y para los intereses de seguridad nacional de Rusia. Pero a la primera señal de un resurgimiento de la «multivectorialidad» (posiblemente inspirada por las muchas corporaciones occidentales que trabajan en Kazajistán), las sillas en las que estos líderes se sientan actualmente comenzarán a temblar de inmediato y sabrán a quién pedir socorro.

    La posición de China

    China es un actor muy importante en Kazajistán. En un nivel, China y Rusia son competidores económicos e incluso políticos en Kazajistán, pero China no puede permitir en absoluto que Kazajistán caiga bajo la tutela de la OTAN, los terroristas yihadistas o los panturcos. China no ha mostrado su fuerza militar (todavía), pero podría, y lo que es seguro es que desplegará su (inmensa) fuerza económica para evitar tal resultado.

    Conclusión

    Lo que acaba de suceder en Kazajistán fue tanto una insurrección a gran escala desencadenada por Estados Unidos como un intento de golpe de Estado. Existe evidencia abrumadora de que los rusos estaban al tanto de lo que se avecinaba y permitieron que el caos empeorara lo suficiente como para darle sólo una opción posible a Tokaev: solicitar la intervención de la OTSC. La extrema rapidez de la operación militar rusa tomó a todos por sorpresa y ninguna de las partes involucradas en esa insurrección + golpe (EEUU, los yihadistas y los turcos) tuvo tiempo de reaccionar para evitar el rápido despliegue de fuerzas de combate extremadamente capaces, que hicieron posible que las fuerzas militares y de seguridad kazajas se reagruparan y pasaran a la ofensiva.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar