Etiquetado: Internet Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • mesmontse 8:38 pm el 30 June, 2022 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , Internet   

    CIBERGUERRA: EEUU se estaría preparando para una gran guerra cibernética 

    EEUU planta programas troyanos en cientos de importantes sistemas de información chinos. Nuevas armas cibernéticas apuntan a China y Rusia

    GLOBAL TIMES


    Este miércoles, el Centro Nacional de Respuesta a Emergencias Cibernéticas de China y la compañía líder de ciberseguridad descubrieron una nueva plataforma de armas de ataque cibernético desplegada por la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA). Los expertos en ciberseguridad creen que es el equipo principal de operación de piratería de redes informáticas de la NSA, y se dirige a todo el mundo, con un enfoque hacia China y Rusia.

    El movimiento de Estados Unidos planteó amplias sospechas de que el país podría estar preparándose para una ciberguerra mayor, señalaron los expertos.

    Recientemente, varias instituciones de investigación china han encontrado rastros de actividad del troyano validador. Global Times ha obtenido un informe de la Compañía de Seguridad de Internet 360, este miércoles, que muestra que «Validador» es un pequeño troyano integrado que se puede implementar de forma remota o manual en cualquier sistema operativo de Windows, desde Windows 98 hasta Windows Server 2003.

    Al mismo tiempo, tiene una capacidad de operación en línea 24/7, lo que permite a los operadores del sistema de la NSA y a los ladrones de datos, cargar y descargar archivos, ejecutar programas de forma remota, obtener información del sistema, falsificar IDS (aplicaciones para detectar actividades anormales y maliciosas) y autodestruirlo en situaciones de emergencia. Esta arma permite que la NSA recopile información sobre el entorno de un sistema dirigido, al tiempo que permite la instalación de troyanos más sofisticados, según el informe.

    Anteriormente, la compañía de ciberseguridad descubrió que la NSA había utilizado una serie de armas cibernéticas para lanzar ataques continuos contra agencias gubernamentales, organizaciones importantes y objetivos de infraestructura de información en países de todo el mundo, incluida China. Durante el ataque, la NSA habría implantado programas de puerta trasera representados por «Validador», que podrían ocultarse en las terminales de Internet de los usuarios objetivo durante mucho tiempo, y luego lanzaron ataques de red más complejos a través de estos programas.

    Se cree que el troyano es la versión predeterminada del arma cibernética Acid Fox (Zorro ácido) de la NSA. Esto indica que los institutos de investigación chinos mencionados anteriormente fueron sometidos a ataques cibernéticos por la plataforma de armas cibernéticas Acid Fox de la NSA.

    Según el informe, la plataforma Acid Fox es una infraestructura importante para las Operaciones de acceso a medida (TAO) de la Agencia de Inteligencia de Guerra Cibernética, de la NSA, para llevar a cabo operaciones de espionaje cibernético contra otros países, y se ha convertido en el principal equipo de operación de intrusión de red informática (CNE) de los EEUU.

    La plataforma de armas cibernéticas se utiliza principalmente para romper el sistema de host ubicado en la oficina de intranet de la víctima, e implantar varios troyanos y programas por la puerta trasera para realizar un control persistente. La plataforma Acid Fox utiliza una arquitectura distribuida, que consiste en múltiples servidores, y clasifica las tareas de acuerdo con los tipos de tareas, incluidos el phishing, los ataques del «hombre en el medio» [un tipo de ataque cibernético en el que un atacante espía una conversación entre dos objetivos, que pueden ser dos personas, dos sistemas o una persona y un sistema], el mantenimiento posterior a la penetración, etc.

    En particular, el servidor numerado XS11 fue asignado explícitamente a GCHQ, la Agencia Británica de Inteligencia, para realizar ataques cibernéticos del tipo «hombre en el medio». Además, TAO (Operaciones de acceso a medida) tiene servidores dedicados para objetivos en China y Rusia.

    Este miércoles, un experto del Centro Nacional de Respuesta a Emergencias de Virus informáticos de China dijo a Global Times, bajo condición de anonimato, que la plataforma Acid Fox detecta los entornos de software y hardware de los hosts objetivo antes de explotar su vulnerabilidad. El perfil de reglas de la plataforma revelado en el informe muestra que el arma cibernética se dirige explícitamente al software antivirus informático en China y Rusia para la «confrontación técnica».

    Además, Estados Unidos ha desplegado en Internet servidores de espionaje cibernético dirigidos a China y Rusia, para implantar programas maliciosos y robar inteligencia, dijo el experto.

    Para mantener su hegemonía Estados Unidos ha estado monitoreando el mundo

    Recientemente, el 1 de junio, el director de la NSA y comandante del Cibercomando de EEUU, general Paul Nakasone, confirmó que Estados Unidos había lanzado una serie de operaciones cibernéticas ofensivas contra Rusia en apoyo de Ucrania en medio del conflicto bélico.

    Mientras realiza espionaje contra objetivos globales, Estados Unidos también hace de «ladrón que grita para atrapar a otro ladrón», al pedir a sus llamados aliados que difundan la teoría de la «amenaza de China», calumnien la política de seguridad de la red de China, y sus planes de intercambio internacional económico y culturale, dijo el experto. Luego continuó criticando a los Estados Unidos por tomar medidas severas contra las empresas chinas y los medios de comunicación que operan legalmente en el extranjero, por incitar a la discordia y por alentar a los piratas informáticos a lanzar ataques cibernéticos contra objetivos extranjeros.

    Basado en la extracción exitosa de las muestras del programa troyano «validador» del importante sistema de información de una institución de investigación científica de China, la compañía 360 realizó escaneo y detección, y descubrió que diferentes versiones del programa troyano habían estado funcionando en cientos de importantes sistemas de información en China, y su tiempo de implantación fue muy anterior a que la plataforma de armas cibernéticas «Acido Fox» y sus componentes, fueran expuestos públicamente, lo que indica que la NSA llevó a cabo ataques de Internet en al menos cientos de sistemas de información importantes de China.

    Múltiples troyanos «Validador» todavía se están ejecutando en algunos sistemas de información, transmitiendo información a la sede de la NSA. Según el informe de la compañía 360, el descubrimiento de muestras de «validador» en servidores de red locales o terminales de acceso a Internet indica que estos dispositivos han sido atacados por la NSA y que la Agencia ha robado información importante del sistema.

    Una amenaza para toda la humanidad

    Una gran cantidad de troyanos «validador» se ejecutan en infraestructura de información crítica en otros países, lo que es mucho mayor que en China, dijo la compañía.

    Según un informe publicado por el Centro Nacional de Respuesta a Emergencias Cibernéticas, la NSA ha utilizado estas armas para cooperar con otras agencias de inteligencia de los países que formar la alianza de inteligencia «Five Eyes» para establecer un sistema de recopilación de información de red global. El sistema despliega un servidor de recolección de inteligencia encubierta de escala global y servidores de trampolín, que han mantenido la mayor escala de espionaje en la historia humana. Todavía se está expandiendo y se está convirtiendo en una amenaza común para toda la humanidad.

    El experto del Centro Nacional de Respuesta a Emergencias Cibernéticas de China dijo que a pesar de la abrumadora evidencia, Estados Unidos continuará llevando a cabo el espionaje cibernético y la guerra cibernética en el futuro.

    El 22 de junio, el Congreso de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley de gasto de Defensa de 761 mil millones de dólares para el año fiscal 2023, que incluye un presupuesto de actividades en el espacio cibernético de 11.2 mil millones de dólares para el Departamento de Defensa de EEUU, un aumento del 8 % en comparación con el año fiscal anterior. El país también aumentó sus fuerzas de guerra cibernética de 137 a 142.

    Estados Unidos también aumentó el presupuesto de seguridad de la red, fortaleció su propio nivel de defensa de seguridad de infraestructura de información crítica, mantuvo todo tipo de ejercicios de guerra cibernética nacional e internacional, y limitó la exportación de tecnología de seguridad de red confidencial.

    «Según el movimiento contra nosotros, no podemos evitar plantear la sospecha de que el país se está preparando activamente para una ciberguerra mayor», dijo el experto.

     
  • mesmontse 5:23 pm el 2 May, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , Internet,   

    DEMOCRACIA Y BIG DATA: ¿Y si la tecnología de la información es la estructura para la revolución democrática y socialista del siglo XXI? 

    El profesor holandés de Ciencias Politicas Kees van der Pijl explica que estamos en medio de otra transformación histórica mundial: la Revolución de la Información, comparable a la Revolución industrial o a la Revolución neolítica que tuvo lugar a partir de la domesticación de plantas y animales. Al igual que en estos otros saltos cualitativos de la Historia, las ventajas iniciales impulsan primero a las clases dominantes existentes, pero inevitablemente generan posibilidades también para las fuerzas subalternas. Si bien es cierto, que hoy los logros de la Revolución de la Información se utilizan para la vigilancia colectiva, el control social, la opresión de clase y nuevas formas de explotación, Van der Pijl sostiene que su capacidad para imponer realmente el régimen neoliberal está comprometida. El politólogo holandés afirma que todos los elementos para una transformación histórica mundial están en su lugar y cualquier nuevo colapso como el de 2008 -estas conferencias de Van der Pijl son anteriores a la crisis global provocada por la pandemia del coronavirus- aceleraría la transición hacia un nuevo modo de producción asociado a la infraestructura de la Tecnología de la Información, dando lugar a un socialismo del siglo XXI donde la sociedad controle la economía y no al revés. .

    Democracia, planificación y Big Data : ¿Un socialismo para el siglo XXI?

    KEES VAN DEL PIJL / MONTHLY REVIEW

    Kees van der Pijl es profesor retirado. Este artículo se basa en las charlas impartidas en 2018 en Moscú y en Cambridge; y en la Universidad Normal de Shaanxi, Xi’an, y la Universidad de Política y Derecho de China, Beijing en diciembre de 2019. Algunas de sus obras son: «Vuelo MH17, Ucrania y la Nueva Guerra Fría» (2018), «Modos de relaciones exteriores y economía política» (2007, 2010, 2014); «Rivalidades mundiales desde la Guerra Fría hasta Iraq» (2006); «Clases transnacionales y relaciones internacionales» (1998); «La creación de una clase gobernante atlántica» (1984 y 2012).»Nómadas, imperios, estados» (2008)

    Después del colapso financiero de 2008, la capacidad de las clases dominantes en Occidente para mantener un nivel de unidad en el frente interno se ha agotado en gran medida. Como Wolfgang Streeck ha argumentado, después del inicio de la crisis de la posguerra a fines de la década de 1960, los gobiernos todavía podían usar la inflación y la deuda para posponer el desentrañamiento del contrato social interno. Desde 2008, estas escotillas de escape se han cerrado. Los vástagos de las finanzas especulativas, que paradójicamente consolidaron su papel directivo después del colapso, ya no tienen nada que ofrecer a la mayoría de la población. En todas partes, los gobiernos se están desplazando hacia el autoritarismo y la política del miedo en respuesta a la revuelta real, como  el movimiento francés de los Chalecos amarillos. Ésta se ha convertido en la fórmula política, o concepto de control, de lo que se denomina capitalismo neoliberal depredador.

    El bloque soviético también mostró los primeros signos de crisis a fines de la década de 1960. Aun así, la URSS y su bloque no colapsaron hasta fines de la década de 1980, por lo que la idea del socialismo, sus problemas y posibilidades, se siguió asociando con el socialismo de Estado soviético durante otros veinte años. Durante al menos una generación, la noción de que vivíamos en la era de la transición del capitalismo al socialismo, se mantuvo hasta bajarse la bandera de la hoz y el martillo en el Kremlin en 1991.

    Una nueva etapa revolucionaria: la Revolución de la Información

    Sin embargo, el desarrollo de las fuerzas productivas y las restricciones sobre el posible control social sobre las fuerzas de la naturaleza, de hecho entró en una nueva etapa revolucionaria de la crisis original de finales de los años sesenta. Esta etapa puede llamarse la Revolución de la Información, una era centrada en la aplicación de teorías de la información, como la cibernética, combinada con los avances en la tecnología informática y las redes de comunicación digital, que culminan en Internet. En condiciones capitalistas, esto ya ha dado como resultado una economía del conocimiento, pero las posibilidades sociales y autorreguladoras que abre están destinadas a ser incompatibles con la apropiación privada característica del capitalismo.

    Privado versus social

    En el Grundrisse, (la recopilación de notas de El Capital) Karl Marx especulaba sobre cómo las máquinas, capital fijo, evolucionarían en última instancia hacia un sistema automático. “Los medios de trabajo pasan a través de diferentes metamorfosis, cuya culminación es la máquina, o más bien, un sistema automático de maquinaria … puesto en movimiento por un autómata, una potencia en movimiento que se mueve sola. Este autómata está formado por numerosos órganos mecánicos e intelectuales, de modo que los propios trabajadores son elegidos simplemente como sus vínculos conscientes».  La maquinaria automatizada representa el conocimiento social transformado en activos controlados por el capital: «La acumulación de conocimiento y de habilidad, de lo productivo general las fuerzas del cerebro social se absorben así en el capital, en oposición al trabajo… En la medida en que la maquinaria se desarrolla con la acumulación de la ciencia de la sociedad, de la fuerza productiva en general, el trabajo social general se presenta no en el trabajo sino en el capital «.

    Esto resume la contradicción que estamos experimentando hoy: el cerebro social (aproximadamente, sería Internet) es colectivo, combinado, social, pero está controlado por el capital, es decir, un puñado de grandes corporaciones como Google, Facebook, Apple, Microsoft y Amazon. Estos también sirven como los ojos y oídos de la inteligencia anglófona estadounidense y aliada -los Cinco Ojos-  y están enclavados con instituciones financieras como BlackRock (la mayor empresa de gestión de inversiones del mundo, son sede en Nueva York) y los intereses a los que sirven.

    La Revolución de la Información se aceleró después de que la administración de Richard Nixon desligara el dólar del patrón oro, liberándose de la necesidad de equilibrar las cuentas  mientras las clases propietarias del mundo estuvieran dispuestas a confiar en el poder económico y militar de los EEUU y el dólar fuera el medio de pago preferido en la economía mundial. Esto ayudó al sector de la tecnología de la información (TI) a establecerse en los años ochenta y noventa como un fenómeno estadounidense: el de Silicon Valley.

    Al principio, la recopilación de datos encargadas por las agencias de inteligencia, de las cuales surgirían los grandes monopolios de TI,  crearon problemas de almacenamiento, no muy diferentes a los problemas del sector financiero en rápido crecimiento. Incluso las computadoras  más grandes no podían manejar la cantidad de datos generados por innovaciones en los productos financieros como derivados, titulización y super-apalancamiento. En 1986, una compañía que desarrollaba sistemas de bases de datos basados ​​en una arquitectura de clúster, Teradata, entregó el primer sistema de este tipo a la tienda de descuentos convertida en banco en la sombra Kmart.10 (es una cadena de tiendas estadounidense  fundada en 1962)

    Hoy, incluso Google, Facebook, Amazon y el resto de los grandes monopolios, junto con el estado de vigilancia con el que están estrechamente alineados, encuentran difícil controlar la cantidad de datos que se expande exponencialmente. Almacenado en varios miles de servidores comerciales, el Big Data se analiza a través de sistemas específicos como el Sistema de archivos de Google, un sistema de archivos distribuido y expansible que admite aplicaciones intensivas en datos a gran escala. Aun así, los propietarios del sistema de TI no poseen Internet.

    Hoy en día, la mayoría de las personas están conectadas de una forma u otra, incluso las regiones privadas de electricidad se están incorporando rápidamente. Esto resalta el potencial democrático de la Revolución de la Información, ya que mientras Internet y la tecnología relacionada «crean nuevas capacidades, estas nuevas capacidades pueden ser más importante para aquellos que no las tenían, que para aquellos que ya los tenían.

    La información, el conocimiento, es inmediatamente social (uno puede, en principio, poseer un elemento de información sin que otra persona se vea privada), y solo el régimen capitalista, al atribuir derechos de propiedad intelectual a, por ejemplo, nuevos medicamentos, prohíbe dicha información un  uso universal.

    Técnicamente, las nuevas fuerzas productivas deberían permitir al mundo avanzar hacia una sociedad más humana, pero se están desarrollando todo tipo de estratagemas para obligarlas a volver a la camisa de fuerza capitalista.

    La reunión anual del Foro Económico Mundial 2009 en Davos presentó un nuevo acuerdo sobre datos destinado a convertir a quienes brindan su información en propietarios activos. Sin embargo, el encanto de la emancipación característico del universo digital oculta su impulso explotador. Las redes electrónicas ubicuas disuelven las barreras restantes que separan la vida privada del trabajo. Junto con los trabajos flexibles e independientes, la economía compartida en la que cada aspecto de la personalidad y las posesiones (bicicleta, automóvil, hogar, etc.) se monetiza por la fuerza, coloca toda la existencia humana, en todo momento, bajo la disciplina del capital.

    Sin embargo, la noción de que sólo el mercado puede regular una economía moderna dada su abrumadora complejidad, descartando la planificación  -la tesis del ideólogo supremo del capitalismo neoliberal, Friedrich Hayek-  está empezando a debilitarse en la era del Big Data. La elección entre la planificación o la libertad siempre fue una construcción ideológica, impulsada por Hayek y otros intelectuales orgánicos de los estratos sociales que poseen activos financieros. La eficiencia monocéntrica y el policentrismo humanista pueden ensamblarse mutuamente por la democracia, en una variedad de formas, como ya estableció el marxista polaco Wlodzimierz Brus  a principios de los años setenta.

    Un sistema cibernético flexible de planificación central conectado a las preferencias individuales digitalizadas que se incorporan al marco más amplio, es la forma en que los supermercados responden a la demanda de los clientes, y  es una forma de acomodo mutuo. O, en palabras del gurú de Silicon Valley, Tim O’Reilly: «Estamos en un momento único en el que las nuevas tecnologías hacen posible reducir la cantidad de regulación, al tiempo que aumentan la cantidad de supervisión y producción de resultados deseables».

    ¿Cómo, entonces, podemos asegurarnos de que, en la coyuntura autoritaria actual, dicha regulación se democratice?

    La Revolución de la Información en perspectiva histórica

    La Revolución de la Información, concebida como el proceso que finalmente conduce a la interconexión universal en tiempo real de toda la población de la Tierra, puede entenderse como la tercera gran compresión del espacio-tiempo en la historia humana, comparable a la Revolución industrial y, más atrás, a la revolución neolítica que nos trajo la domesticación de plantas y animales.

    Un elemento común de esos tres saltos cualitativos en la forma en que las comunidades humanas utilizan la energía fue, que las ventajas iniciales derivadas  impulsaron primero a las clases dominantes existentes. Sin embargo, tanto las ventajas de intercambio como la capacidad de hacer la guerra en el ámbito de las relaciones exteriores, y las oportunidades de explotación en el ámbito de la producción y la reproducción, inevitablemente generan posibilidades, tanto mentales como materiales, también para las fuerzas subalternas. Si nos limitamos a la Revolución industrial y la de la Información, podemos identificar las diferencias clave entre los dos socialismos que distingo: lo que llamo socialismo obrero industrial y el eco-socialismo digital del Big Data.

    La Revolución industrial tuvo su epicentro en Gran Bretaña, movilizando los recursos humanos y materiales de su imperio. A partir de esta mutación, en el Atlántico occidental, el capitalismo se consolidó como el nuevo modo de producción y la igualdad soberana como el modo ascendente de las relaciones exteriores. Esto permitió que los Estados contendientes se resistieran a la supremacía anglófona, comenzando con la Francia absolutista, luego Prusia-Alemania, Japón, y así sucesivamente para ponerse al día industrialmente, exponiendo a los imperios restantes (China, Persia, el imperio otomano) al gobierno de Occidente.

    En el curso del siglo que siguió a la Revolución industrial, el socialismo obrero surgió como la fuerza interna subalterna que lo resistió. El movimiento obrero inspirado por Marx, Frederick Engels y la Primera Internacional que fundaron,  fue finalmente destruido en la Primera Guerra Mundial, pero el socialismo al estilo soviético, forzado a volver  a una postura de contendiente frente al centro capitalista liberal, replicó con éxito la Revolución industrial, como lo habían hecho otros contendientes antes.

    Hoy, estamos en medio de otra transformación histórica mundial: la Revolución de la Información. Externamente, enfrenta al Occidente en decadencia, liderado por los Estados Unidos, contra un bloque contendiente que va suelto, en gran medida involuntario.

    En países como Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, la restauración capitalista o la reestructuración neoliberal  fue seguida por el descubrimiento de que ya no se trataba de que defendieran su soberanía, sino que debían someterse a la gobernanza global occidental. Entonces, en el dominio de las relaciones internacionales, las nuevas posibilidades empoderaron a Occidente que ocupa las alturas dominantes de economía, geopolítica, defensa, ciencia, finanzas y cultura, conservando la capacidad de atacar siempre que su hegemonía esté en peligro. Los sistemas no accesibles para el espionaje anglosajón de los Five Eyes, como los administrados por el gigante chino Huawei, son atacados por todos los medios disponibles, desde boicots hasta toma de rehenes, para mantener esta preeminencia intacta.

    Internamente, los logros de la Revolución de la Información se utilizan para la opresión de clase y la explotación intensificada.

    El reconocimiento facial junto con la observación de personas durante todo el día da lugar a un control potencialmente totalitario. En cada segmento de la escala de riqueza, “los sistemas impersonales de disciplina y control producen cierto conocimiento del comportamiento humano independiente del consentimiento”.  Un especialista suizo en neuroingeniería,  Marcello Ienca, que revisa las nuevas desviaciones hacia el cerebro y la manipulación de identidad por parte de las grandes corporaciones de TI , advierte que el tiempo en el que podrán dirigir las preferencias de las personas ya no está demasiado lejos. Argumenta a favor de un «derecho a la continuidad psicológica» para evitar intervenciones que cambien la personalidad que ya se están experimentando en el ejército.

    Las nuevas aplicaciones de TI no se limitan a Occidente, excepto que aquí se desarrollan en el contexto de una crisis espiritual que surge de la erosión de las oportunidades de vida para la mayoría de las personas. La austeridad para combatir el endeudamiento irremediable y la irresponsabilidad financiera, las guerras enconadas y la migración masiva alimentan nuevos prejuicios, y un aumento de la superficialidad y la vulgaridad en la cultura popular.

    Internet, el cerebro social de Marx, como cualquier cerebro biológico, es también el depósito de muchas cosas que normalmente no consideraríamos expresar abiertamente. Sin embargo, al amparo del anonimato, hay usuarios de la red que no tienen reparos en crear una espiral descendente en la decadencia,  en la que una nueva generación de políticos populistas atienda a sus instintos. ¿Puede ser este el material social con el que se erigirá un socialismo nuevo, democrático y ecológico?

    Los antiguos Estados socialistas obligados a volver a un papel de contendiente a pesar de su conversión al capitalismo, como China o Rusia, hasta ahora no han podido desarrollar visiones del mundo alternativas y cohesivas y formas de vida lo suficientemente atractivas como para reclamar el estatus hegemónico.

    Mientras mantienen una medida de dirección y protección del Estado, también permanecen expuestos tanto a la doctrina neoliberal como a la cultura popular occidental que socava su defensa de la soberanía.

    La Revolución de la Información  ha creado una situación en la que, una vez más, las nuevas posibilidades en principio empoderan primero a las clases dominantes occidentales, pero tanto en las relaciones exteriores como en las relaciones de dimensiones de producción, su capacidad para imponer realmente el régimen neoliberal está comprometida.

    Para alejar a la humanidad de una guerra central a gran escala y la destrucción irreversible de la biosfera, por lo tanto, es urgente que la infraestructura de TI se haga transparente y se coloque bajo alguna forma de control democrático. Hasta ahora  todos los intentos de transferir la gobernanza de Internet y la red mundial  a organismos multilaterales, incluso después de las revelaciones de Edward Snowden sobre la vigilancia global por parte de los Five Eyes, fueron saboteados efectivamente por Estados Unidos, la Unión Europea y el ICANN (Comité de Internet para Nombres y Números Asignados),  organismo privado con sede en California.

    El hecho de que todo el conocimiento capitalista se haya vuelto completamente dependiente de la TI, a través del internet de las cosas,  descarta que se desconecte por temporal o  localmente  por razones políticas Por lo tanto, en cierto modo, la accesibilidad a Internet está garantizada por el hecho de que, mientras tanto, también se ha vuelto indispensable para el funcionamiento de la economía.

    ¿Cómo podemos esperar que las fuerzas progresistas puedan desenredarse de este abrazo mutuo y obtener transparencia democrática? Esto, en mi opinión, depende de las perspectivas económicas del capital especulativo, la fuerza social que guía a Occidente.

    A menos que se recurra a una guerra total, un nuevo colapso del tipo de 2008 (N.de la E.: estas conferencias son anteriores a la actual pandemia) aceleraría la transición hacia un nuevo modo de producción asociado que ha madurado dentro del antiguo, que a su vez ha sido arruinado por las finanzas depredadoras. Un factor crucial, aunque no completamente nuevo, es que la infraestructura de TI para un socialismo del siglo XXI está en su lugar.

    También en la Revolución rusa había estructuras que podían ser tomadas intactas, pero no iban más allá del control estatal (de la economía de guerra).

    Planificación soviética cibernética: cuando la URSS estuvo a punto de ganar la partida tecnológica

    En retrospectiva, este es el momento en que el desafío interno que surge de la Revolución industrial, el socialismo obrero, se convirtió en secundario al externo, un Estado contendiente que se resiste al imperialismo occidental. La economía de mando que se instituyó bajo los planes quinquenales a fines de la década de 1920 se basó en la exigencia de esfuerzos -inicialmente extremos- para compensar el subdesarrollo económico de Rusia, lo que finalmente permitió que la URSS derrotara a los invasores nazis.

    En la década de 1960, cuando el crecimiento comenzó a disminuir después de la industrialización inicial vertiginosa, la transformación digital se consideró una salida.

    Algunos de los logros de la URSS se adelantaron a su tiempo y anunciaron nuestra época actual, a pesar de que su potencial revolucionario fue finalmente bloqueado.

    El diseño por computadora comenzó en la Academia de Ciencias de Kiev en la década de 1940. Las aplicaciones militares eran una prioridad y el liderazgo soviético quería responder al sistema computarizado de defensa aérea que se estaba desarrollando en los Estados Unidos con un sistema comparable propio. El primer libro en ruso sobre computadoras, Electronic  Digital Machines, fue escrito por Anatoly I. Kitov, un coronel ingeniero de las fuerzas armadas de la URSS.

    Las barreras ideológicas a teorías como la cibernética, necesarias para el uso efectivo de dispositivos electrónicos, sólo se levantaron después de la muerte de Stalin. En su discurso en el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética en 1956, el líder del partido Nikita Kruschov  abogó por la automatización de las fábricas. Kitov luego propuso que la red de defensa aérea prevista estuviera disponible para uso civil en tiempos de paz, pero evitó la jerarquía militar y se dirigió directamente a Kruschov, por lo cual fue despojado de su rango y expulsado del Partido. La idea de digitalizar la economía de mando se mantuvo viva, aunque también surgió una escuela que abogaba por la rentabilidad como palanca para la eficiencia, dirigida por E. Liberman.

    En el 22º Congreso del Partido de 1961, Kruschov volvió a declarar que era imperativo acelerar la aplicación de tecnologías digitales a la economía planificada.  En este período, tras los éxitos espaciales del Sputnik, el entusiasmo en la URSS por avanzar a Occidente estaba en su apogeo y la gestión económica cibernética fue un componente clave del fervor.

    Un informe para el Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos señaló que los planificadores soviéticos veían la cibernética como el instrumento más eficaz para «la racionalización de la actividad humana en una sociedad industrial compleja» . La prensa soviética comenzó a popularizar la idea de las computadoras como » máquinas del comunismo «, lo que hizo que los observadores estadounidenses consideraran  que “si algún país lograra una economía completamente integrada y controlada en la que se aplicaran los principios ‘cibernéticos’ para lograr diversos objetivos, la Unión Soviética estaría por delante de los Estados Unidos en alcanzar tales objetivos”.

    La CIA publicó una serie de informes en los que la agencia amplió este tema, advirtiendo en particular que la URSS podría estar en camino de construir  “una red de información unificada” que a los ojos de los asesores del presidente John F. Kennedy, de tener éxito, «enterrarían a los Estados Unidos» como Kruschov había prometido.

    En este punto, Viktor M. Glushkov, matemático y director del Centro de Computación de la Academia de Ciencias de la Ucrania Soviética, imaginó el Sistema Nacional Automatizado para el Procesamiento de Computación e Información, contratando al deshonrado Kitov como su asistente. Alexei Kosygin, entonces vicepresidente del Consejo de Ministros, alentó a Glushkov a elaborar sus ideas sobre la digitalización del sistema de planificación. Sin embargo, en 1964, cuando finalmente se presentó un plan digital integral, Kruschov quedó superado por  las fuerzas combinadas del conservadurismo y la precaución.

    El nuevo liderazgo bajo Leonid Brezhnev  (y con Alexei Kosygin como primer ministro) optó por una mayor autonomía de los gerentes de las fábricas  en la línea de Liberman, aceptando que lo último que querían los jefes locales era tener todos sus activos y actividades grabados digitalmente y en poder del mando central.

    Al mismo tiempo, Kosygin participó en acuerdos a gran escala con empresas de Europa occidental para modernizar la economía soviética. Su yerno, Dzhermen Gvishiani, daría forma a la respuesta soviética al plan de Estados Unidos de lanzar un grupo de expertos conjunto para hacer frente a los problemas de la sociedad industrial avanzada. De esto surgiría el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en Laxenburg, Austria, en el que Gvishiani ocupó la posición soviética más importante hasta 1986.

    Desde Occidente, el IIASA fue percibido como un medio de subvertir el socialismo de Estado soviético y, dado que eso no sucedió, el apoyo anglo-estadounidense  al Instituto se terminó después del giro neoliberal de Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Como podemos ver ahora, esto también interrumpió un proceso transnacional de formación de clase de un cuadro directivo con visión de futuro, es decir, especialistas interesados en problemas que trascienden la división Este-Oeste. El modelo matemático global desarrollado en el IIASA, para las Naciones Unidas y para el Club de Roma (en el que el soviético  Gvishiani estuvo involucrado desde sus primeras reuniones con los jefes de Olivetti, FIAT y otros pioneros del comercio Este-Oeste, que crearon el Club) se utilizó para abordar cuestiones como el uso de materias primas y la contaminación atmosférica y oceánica.

    El trabajo de Glushkov, Nikita Moiseev y otros sobre sistemas ambientales echó raíces profundas en la URSS. En estrecha colaboración con científicos estadounidenses como Carl Sagan, preocupados por la actitud arrogante de la administración Reagan hacia la guerra nuclear, esto culminó en un informe conjunto entre Estados Unidos y la Unión Soviética sobre el peligro del invierno nuclear.

    Al aplicar la teoría de la complejidad a la biosfera, se descubrió que la extinción de la vida en el planeta por un ataque nuclear mutuo a gran escala podría producirse. también por cambios sistémicos en la biosfera de la Tierra, y ni siquiera lenta, sino potencialmente por una catástrofe repentina y comparable a la nuclear.

    El tipo de planificación que surgió de esta experiencia es cualitativamente diferente de la planificación de la economía de mando mediante la cual un Estado contendiente persigue una industrialización de recuperación. De hecho, la planificación digital no es sólo planificar con la ayuda de las computadoras, sino alimentar con grandes cantidades de datos los sistemas informáticos y descubrir, en lugar de dictar resultados, como estamos presenciando hoy con predicciones climáticas, incluidas las incertidumbres que conllevan . El liderazgo de Mikhail Gorbachev se guió por estas nociones, pero llegó demasiado tarde para transformar las estructuras sociales de la economía de mando a un formato de planificación digital y se hundió con la URSS y el bloque soviético. Por lo tanto, las salidas visionarias en la dirección de la planificación digital se enterraron en el único tipo de sociedad que tenía las estructuras sociales para tener éxito.

    Cybersyn en Chile: el proyecto cibernético de Salvador Allende

    Un segundo experimento con planificación digital ocurrió en Chile bajo el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende. En este caso, el elemento de ajuste cibernético, incluida la capacidad de respuesta a los problemas de suministro y las huelgas, fue explícitamente explicado, pero fue interrumpido por el golpe de estado de Augusto Pinochet en 1973. Stafford Beer, quien había sido nombrado jefe del proyecto Cybersyn de Chile, compartió el gerencialismo progresivo del cuadro del IIASA / ONU / Club de Roma, pero fue excluido del IIASA para proteger el formato no político del Instituto. El diputado chileno Raúl Espejo -quien escapó por poco de las garras del régimen terrorista de Pinochet auspiciado por EEUU- fue el director del programa Cybersyn

    ¿Quién traerá el cambio de sistema?

    El proceso de formación de clase de un cuadro directivo progresivo, empujado hacia la izquierda por la militancia de la clase trabajadora en los años sesenta y setenta, fue interrumpido por la contrarrevolución neoliberal. Cerrando la era del compromiso de clase amplio de la posguerra, la clase capitalista resurgente llegó a un acuerdo más restringido con las capas superiores de la gestión y las clases medias propietarias de activos, mientras atacaba a la clase trabajadora y a las fuerzas progresistas en todo el mundo.

    Ciertamente, una cohorte del equipo de TI en Silicon Valley aún compartía la idea de Steve Jobs de Apple de que la computadora personal era un instrumento de emancipación, pero esta perspectiva de la década de 1960 pronto se canalizó hacia una dirección liberal y de derechas «usando ideales cibernéticos de la contracultura para vender políticas corporativas como un acto revolucionario.”

    El que  los cuadros privilegiados se inclinen  a seguir el liderazgo de las insurrecciones masivas que tienen lugar actualmente en Francia, Chile y otros lugares, puede depender de la movilización de aquellos educados para un papel de cuadro pero desempleados o subempleados en la crisis actual, y compartiendo el destino de las clases bajas que se encuentran excluidas.

    Como Nikolai Bukharin ya escribió en el momento de la Revolución rusa, para el cuadro renunciar a su posición privilegiada será un proceso tortuoso porque su posición depende del capitalismo. Entonces, ¿cómo convergería su orientación una vez más con la perspectiva de lo popular?  A este respecto, el filósofo situacionista francés Guy Debord proporcionó pistas importantes a fines de la década de 1960. Un intelectual orgánico clave de la formación de clase progresiva de ese período, Debord, en su manifiesto The Society of the Spectacle, argumentó que a diferencia de la burguesía, que llegó al poder como la «clase de la economía» (contra la baja productividad y el estancamiento señorial de la economía del feudalismo tardío), el proletariado, como la clase sin intereses permanentes en la sociedad existente, tenía pocas posibilidades de competir con el dinamismo rapaz del capital. El socialismo obrero  y el socialismo de Estado como su última encarnación histórica lo descubrieron por las malas.

    Según Debord, entonces, las fuerzas progresistas sólo pueden ser superiores a la burguesía sobre la base de su capacidad de mirar más allá del horizonte capitalista, como una «clase de conciencia». Hoy, esta conciencia incluiría de manera crucial la preocupación por el mantenimiento y  la recuperación de la biosfera, algo en gran parte ausente del socialismo obrero, ya que en el espíritu de la Revolución industrial su idea principal era que el progreso se basaba en la conquista y expropiación de la naturaleza.

    En lo que respecta a la producción real, en la actualidad, la infraestructura de TI en principio «permite a las personas alejarse de la participación inmediata en la producción de material sin dejar de ser sus  controladores y reguladores». Esto confirma la evaluación de Marx de una economía futura como «un autómata, un poder móvil que se mueve a sí mismo «, en el cual los trabajadores son simplemente los vínculos conscientes.

    Bajo el socialismo del Big Data, debemos esperar que este «trabajador colectivo» de ingenieros-controladores  tome el lugar de la oligarquía capitalista y reoriente las decisiones estratégicas desde el beneficio privado hasta las preocupaciones de supervivencia de la humanidad. El trabajo consistirá en realizar las tareas creativas restantes, mientras que las tareas repetitivas que asociamos con el autómata se dejarán a la regulación algorítmica.

    Ahora, la conciencia diseminada a través de Internet está muy lejos de, por ejemplo, el marxismo adoptado por el proletariado industrial del siglo XIX y principios del siglo XX. Lejos de ser un correctivo a la distorsión ideológica, la Web en sí misma es un canal clave para la propagación del racismo misantrópico, la negación del cambio climático y otras abominaciones.

    Sin embargo, el movimiento real siempre es el determinante del flujo de ideas, no al revés. Las revelaciones de  Chelsea Manning, Julian Assange y Snowden, que no tienen equivalente en el campo opuesto, resuenan en los muchos sitios web de calidad y las publicaciones impresas restantes que comparten el espíritu de estos perseguidos héroes de la transparencia informativa.

    También se puede decir de esta manera: si lo que los canales de progreso publican no fuera superior a las noticias falsas y al odio –lo mismo que el marxismo revolucionario era intelectualmente superior al militarismo chovinista que llevó a Europa a la Primera Guerra Mundial-, una revolución merecería fracasar, así como la regresión estalinista al materialismo mecánico, fue un factor importante en la desaparición del socialismo de Estado soviético.

    Una transición hacia una situación en la que la sociedad gobierne la economía, y no al revés, no es un asunto que pueda predecirse en detalle. La división geopolítica entre el corazón capitalista del Atlántico y la esfera contendiente fuera de él será nuevamente un factor modificador importante, como en todas las revoluciones modernas.

    Es suficiente establecer que todos los elementos para una transformación histórica mundial están en su lugar; la transición depende de cómo los Estados responderán a las presiones para garantizar la seguridad (trabajo, alimentos, seguridad energética y similares) de la población en condiciones de extrema volatilidad financiera. Inevitablemente, el Estado tendrá prioridad sobre los monopolios de TI. «Así como las empresas como Google, Microsoft, Apple y Amazon crean mecanismos regulatorios para administrar sus plataformas, el gobierno existe como una plataforma para garantizar el éxito de nuestra sociedad, y esa plataforma debe estar bien regulada». La forma de despotismo ilustrado o democracia, y qué forma tomará la democracia a su vez, se decidirá en luchas reales.

    Por un lado, será esencial que los movimientos que exigen al capital y al Estado también exijan que las instalaciones de control integradas en los sistemas de datos sean de acceso público. Los metadatos (anónimos) ahora en manos de los grandes monopolios de TI y empresas dedicadas como Palantir, Airbnb, Uber, hospitales, compañías de seguros e innumerables otros deben estar disponibles para los ciudadanos, la ciudad y el gobierno nacional, y la ciencia, como parte de un cambio hacia la autorregulación democrática.  

    El movimiento Open Data, del cual Aaron Swartz (1986-2013) fue una figura icónica (se ahorcó a los 26 años cuando se enfrentó a una sentencia desorbitada en EEUU -35 años de cárcel y un millón de dólares de multa- por descargar materiales académicos propiedad de una universidad, dando acceso al público) pretende crear un universo de datos paralelo al Big Data -hoy disponible para el sector corporativo- para acceso cívico. De hecho, se ha argumentado que la ubicuidad de los datos en sí ya funciona para generar una cultura que se aleja del individualismo posesivo burgués, o cualquier otro individualismo irresponsable para las cuestiones más importantes de la supervivencia humana. La disponibilidad de estos datos crea expectativas y hábitos que ayudan a construir una cultura cívica resistente al control corporativo.

    Esta nueva cultura política interactuaría con el cambio en el funcionamiento de los órganos representativos, desde las Naciones Unidas y sus organizaciones funcionales y regionales hasta los parlamentos y consejos nacionales y subnacionales. A medida que se reclamen cada vez más temas relacionados con la organización de la economía y la protección de la biosfera, incluida la salud humana, para la toma de decisiones democráticas, estos organismos comenzarán nuevamente a atraer membresías de calidad.

    Después de todo, la pérdida de prestigio y representatividad de estos órganos tiene mucho que ver con el hecho de que, bajo el capitalismo neoliberal, las decisiones estratégicas son tomadas por las oligarquías organizadas en organismos de planificación transnacionales estrechamente alineados con los principales bancos y corporaciones. La infraestructura de TI que, por ejemplo, proporciona datos fiscales accesibles, datos sobre los registros de los políticos y datos sobre las ocupaciones secundarias de los representantes, seguramente jugará un papel en la transición a una sociedad más democrática.

    Lo que distingue un socialismo Big Data del siglo XXI del socialismo estatal injertado en el movimiento obrero industrial de los siglos XIX y XX es que no sería una utopía voluntaria. Sólo cuando una mayoría quiera un cambio, la revolución será democrática. «Una clase determinada emprende desde su situación particular la emancipación universal de la sociedad», escribió Marx en 1844. «Esta clase emancipa a toda la sociedad, pero sólo con la condición de que toda la sociedad comparta su situación». El movimiento obrero original nunca enfrentó una situación en la que esto se hubiera aplicado; de ahí la necesidad de un Partido bien organizado para dirigir a las masas, imponer y consolidar el socialismo por coerción, y así sucesivamente.

    En la Revolución de la Información es diferente: no es necesario ningún experimento exótico de otro mundo, porque todos están conectados o lo estarán pronto y los problemas relacionados con la remodelación del orden político se pueden discutir con referencia a una realidad que todos ven. Ciertamente, en algún momento requeriría la expropiación de grandes posesiones privadas, idealmente comenzando con los medios de comunicación, para hacer posible una discusión pública significativa.

    De esta manera, se puede esperar que las estructuras de representación  pública antes mencionadas, sujetas a la transparencia digital, comiencen a establecer objetivos socialistas más allá de la gestión cotidiana de los asuntos actuales. Estos incluirían idealmente:

    • Un aumento general en el nivel cultural y el nivel de vida, centrado especialmente en la clase trabajadora y otros grupos desfavorecidos;
    • Un patrón de desarrollo a largo plazo con recursos limitados que respeta la biosfera;
    • Igualdad económica real de género;
    • La desaparición de todas las formas de distinción de clase, incluida la que existe entre la ciudad y el mundo rural

    Dentro de estos amplios parámetros de reorientación de la sociedad en su conjunto, la regulación digital específica requeriría cuatro pasos adicionales: 1) una comprensión del resultado deseado; 2) «medición en tiempo real si se está logrando ese resultado»; 3) algoritmos (reglas de pedido destinadas a permitir el ajuste sobre la base de nuevos datos), y 4) «análisis periódico y más profundo de si los algoritmos en sí mismos son correctos y funcionan como se esperaba».

    En resumen, un plan integral, controlado democráticamente, ecológicamente seguro y digital.

    La economía nacionalizada ya no es una ideología utópica que requiere la imposición de una vanguardia de revolucionarios entrenados, como en el caso del socialismo obrero (como fue en países como la Rusia preindustrial o China). La infraestructura digital es una democracia que espera convertirse en un orden social funcional. Sienta las bases para una superestructura y práctica política apropiada que no se experimente como dirigida por una convicción ideológica.

    En cambio, se basará principalmente en la hegemonía, la regla consensuada como condición permanente.

    Aquí entra en juego la idea de que la hegemonía se trata de la educación, uno de los principios clave de Antonio Gramsci.

    La educación no es una cuestión de recibir información sobre el  estado de cosas existente que nos espera,  sino una ruta hacia una realidad en proceso. Dado que en la economía digital  la regulación algorítmica reduce la carga del trabajo obligatorio cada vez más rápido, el tiempo de las personas estará cada vez más disponible para el enriquecimiento cultural y el reciclaje tecnológico.

    Por lo tanto, la educación se convierte en la estructura reproductiva primaria de la sociedad, en lugar de la economía, que está en gran medida automatizada y ya no proporciona la satisfacción de la experiencia laboral original.

    La democracia, entonces, es contemporánea a la transición en sí misma, en lugar de posponerse como un asunto a resolver más tarde, como fue el caso del socialismo obrero. Si habrá aspectos coercitivos de la transformación, dado su progreso desigual a nivel regional e internacional, es algo que no se puede excluir. Sin embargo, la transparencia digital ayudará a prevenir la consolidación del poder de los encargados de estas tareas.

    Para repetir: el aspecto clave de una transición al socialismo de Big Data es que la infraestructura de TI y la capacidad de las personas de pensar en términos de sus posibilidades (algo que un nuevo colapso financiero solo agudizará) ya está en su lugar. Cada día hay más conflictos con la tendencia oligárquica del capitalismo contemporáneo y la represión estatal. Un socialismo digital se basará en mucho de lo que ya es familiar y también subrayará el viejo principio reformista de que el socialismo no es la negación del capitalismo liberal, sino la trascendencia en el sentido de negación y continuación, del mayor desarrollo de tendencias que ya funcionan dentro del capitalismo.

    No tiene sentido detallar más la lista de deseos de un socialismo digital imaginario más allá de lo anterior. Es suficiente establecer que si el capitalismo, que está agotando a la sociedad y a la naturaleza por igual, no se controla, inevitablemente se convertirá en fascismo nuevamente, ya que ya no puede generar un amplio consenso social o aceptar un compromiso en las relaciones exteriores. La depredación financiera, el asalto permanente a la naturaleza y la amenaza de guerra no nos dejan otra opción que entablar un debate urgente sobre cómo se puede lograr una sociedad diferente.

    BIBLIOGRAFÍA

    Wolfgang Streeck, Gekaufte Zeit: Die vertagte Krise des demokratischen Kapitalismus (Frankfurt: Suhrkamp, 2013).

    See Kees van der Pijl, “A Transnational Class Analysis of the Current Crisis,” in Transnational Capital and Class Fractions, ed. Bob Jessop and Henk Overbeek (London: Routledge, 2019).

    Evgeny Morozov, “Socialize the Data Centres!,” New Left Review 91 (2015): 57.

    Sergey Bodrunov, “Noönomy,” (English version presented at the Cambridge-St. Petersburg colloquium Marx in a High Technology Era: Globalisation, Capital and Class, Cambridge, October 2018).

    Karl Marx, Grundrisse (Harmondsworth: Penguin, 1973), 692.

    Glenn Greenwald, No Place to Hide (London: Hamish Hamilton, 2014); Peter Phillips, Giants (New York: Seven Stories, 2018).

    Duccio Bassosi, Il Governo del Dollaro (Florence: Polistampa, 2006), 34.

    Paul Boccara, Transformations et Crise du Capitalisme Mondialisé (Pantin: Le Temps des Cérises, 2008), 80, 88.

    James Jorgensen, Money Shock (New York: American Management Association, 1986), 95–96; Chen Min, Mao Shiwen, and Liu Yunhao, “Big Data: A Survey,” Mobile Network Applications 19, no. 2 (2014): 174.

    Nick Dyer-Witheford, Cyber-Proletariat (London: Pluto, 2015), 103.

    Michel Bauwens, Vasilis Kostakis, and Alex Pazaitis, Peer to Peer (London: University of Westminster Press, 2019), 33–34.

    Christopher May, Global Political Economy of Intellectual Property Rights (London: Routledge, 2000).

    Timo Daum, Das Kapital Sind Wir: Zur Kritik der Digitalen Ökonomie (Hamburg: Nautilus, 2017), 183–84.

    Shoshana Zuboff, “Big Other,” Journal of Information Technology 30 (2015): 78.

    Wlodzimierz Brus, Sozialisierung und Politisches System, trans. E. Werfel (Frankfurt: Suhrkamp,1975), 192–93.

    Tim O’Reilly, “Open Data and Algorithmic Regulation,” in Beyond Transparency, ed. Brett Goldstein with Lauren Dyson (San Francisco: Code for America, 2013), 293.

    See Kees van der Pijl, Transnational Classes and International Relations (London: Routledge, 1998).

    “Five Eyes Against Huawei,” Voltaire Network, December 7, 2018.

    Zuboff, “Big Other,” 81.

    Marcello Ienca, “Do We Have a Right to Mental Privacy and Cognitive Liberty?,” Scientific American, May 3, 2017.

    Prabir Purkayashta and Rishab Bailey, “S. Control of the Internet,” Monthly Review 66, no. 3 (July–August 2014): 114, 118–19.

    Karl Marx, “The Role of Credit in Capitalist Production,” chap. 27 in Capital, vol. 3 (London: Penguin, 1991), 566–73.

    I. Lenin, The Impending Catastrophe and How to Combat It, in Collected Works, vol. 25 (1917; repr., Moscow: Progress Publishers, 1972).

    Benjamin Peters, “Normalizing Soviet Cybernetics,” Information & Culture: A Journal of History 47, no. 2 (2012): 154, 169–70.

    Slava Gerovitch, “InterNyet: Why the Soviet Union Did Not Build a Nationwide Computer Network,” History and Technology 24, no. 4 (2008): 338–40; Evsej G. Liberman, Methoden der Wirtschaftslenkung im Sozialismus, trans. E. Werfel (Frankfurt: Suhrkamp,1974), 11.

    Peters, “Normalizing Soviet Cybernetics,” 164.

    ↩ Quoted in Alexander Vucinich, “Science,” in Prospects for Soviet Society, ed. Allen Kassof (New York: Praeger, Council on Foreign Relations, 1968), 319–20.

    “Academician Glushkov’s ‘Life Work,’” History of Computing in Ukraine.

    Michael A. Lebowitz, The Contradictions of Real Socialism (New York: Monthly Review Press, 2012), 118–19; Gerovitch, “InterNyet,” 343.

    Eglė Rindzevičiūtė, The Power of Systems (Ithaca, NY: Cornell University Press, 2016) 44, 48, 69.

    Kees van der Pijl, “Cadres and the Classless Society,” chap. 5 in Transnational Classes and International Relations.

    Robert Scheer, With Enough Shovels (New York: Random House, 1982); John Bellamy Foster, “Late Soviet Ecology and the Planetary Crisis,” Monthly Review 67, no. 2 (June 2015): 9–11.

    William Rees, “Scale, Complexity and the Conundrum of Sustainability,” in Planning Sustainability, ed. M. Kenny and J. Meadowcroft (London: Routledge, 1999), 109–10; Georgi Golitsyn and Aleksandr Ginzburg, “Natural Analogs of a Nuclear Catastrophe,” in The Night After…, ed. Y. Velikhov, trans. A. Rosenzweig and Y. Taube (Moscow: Mir, 1985).

    Manuel Castells, End of Millennium (Malden, MA: Blackwell, 1998), 47–56.

    Katharina Loeber, “Big Data, Algorithmic Regulation, and the History of the Cybersyn Project in Chile, 1971–1973,” Social Sciences 7, no. 65 (2018)

    Gérard Duménil and Dominique Lévy, “Neo-Liberal Dynamics—Towards a New Phase?,” in Global Regulation, ed. Kees van der Pijl, L. Assassi, and D. Wigan (Basingstoke: Palgrave Macmillan, 2004), Gérard Duménil and Dominique Lévy, Au-Delà du Capitalisme? (Paris: Presses Universitaires de France, 1998).

    Yasha Levine, Surveillance Valley (New York: Public Affairs, 2018), 136.

    Jean-Claude Paye, “The Yellow Vests in France: People or Proletariat?,” Monthly Review 71, no. 2 (June 2019); Christophe Guilluy, La France Périphérique (Paris: Flammarion, 2015).

    Nikolai Bukharin, Économique de la Période de Transition, trans. E. Zarzycka-Berard and J.-M. Brohm (1920; repr., Paris: Études et Documentation Internationales, 1976), 104.

    Guy Debord, La Société du Spectacle (1967; repr., Paris: Gallimard, 1992), 82.

    Alan Freeman, “Twilight of the Machinocrats,” in Handbook of the International Political Economy of Production, ed.

    Eugen Rosenstock-Huessy, Out of Revolution (1938; repr., Providence: Berg, 1993).

    O’Reilly, “Open Data and Algorithmic Regulation,” 292.

    Daum, Das Kapital Sind Wir, 149.

    Eric Gordon and Jessica Baldwin-Philippi, “Making a Habit Out of Engagement,” in Beyond Transparency, 139–40.

    William K. Carroll, The Making of a Transnational Capitalist Class (London: Zed, 2010).

    Karl Marx, “Critique of Hegel’s Philosophy of Right: Introduction,” in Early Political Writings, ed. and trans. Joseph O’Malley (Cambridge: Cambridge University Press, 1994), 67.

    Paul Cockshott and Allin Cottrell, Towards a New Socialism (Nottingham: Spokesman, 1993), 57–58.

    See Boccara, Transformations et Crise du Capitalisme Mondialisé; Paul Boccara, Une Sécurité d’Emploi ou de Formation (Pantin: Le Temps des Cérises, 2002).

     
    • xuxuyoc450 6:43 pm el 4 mayo, 2020 Enlace permanente | Responder

      Toda revolución procede de necesidades sociales económicas, es decir de un poder humano y que se registra en la genética como información de su evolución como sociedad y de sus valores predominantes , y funda y avanza así sobre ese camino para las diversas formas de organización política. Ésta, cibernética con Big Data y robótica incluidas, desafía la sobrevivencia de la especie humana y violencias jamás vistas desde la aparición del hombre, aun cuando los pasos gigantes de su técnica específica también aparezcan y se desarrollen en circunstancias similiares a las de las dos anteriores: la neolítica estableció el gran trabajo para hombres y mujeres y la producción de instrumentos para ambos, armas y objetos que se podían usar tanto para la lucha como para la agricultura. Surge la primera gran información que la genética la ingresa hasta hoy como contenido clave para cuidar y vigilar: la mujer como patrimonio del varón, por ende su esclava y a la que debe negarse todos los derechos, igual a sujetos de la niñez y la senectud. Esta información la da el mito y en el discurso religioso, histórico y jurídico, la mujer es símbolo genético de negación de la vida. En la revolución industrial a los dos géneros corresponde vivir otra forma de esclavitud y en 300 años el poder se ve amenazado como nunca, las luchas por mejores formas de vida van dando conciencia de derechos sociales. Sin embargo, la genética sigue informando en todos los seres y sus actividades las primeras emociones del pathos, el miedo, el odio, la misoginia, la guerra por el poder y el sentido natural, común, moralista sobre los que la educación, el arte, la literatura y los medios y sus TI trabajan minuciosamente. Mientras las dos primeras revoluciones trajeron mayor conciencia histórica y social, las formas genéticas del ego se hacen más impredecibles hoy al realizar la transmisión de datos de manera autónoma, psicosociópata y de odio a toda diferencia. En occidente los amos de la internet y el Big Data son los EEUU y todas sus oficinas de espionaje -tipo PRISM-, digidas por los empresarios y sus think tanks, por suerte el cerebro realiza infinitas operaciones mucho más complejas que la de cualquier revolución informática, ergo la revolución socialista se dará con militancia, más conciencia de las emociones ya ingresadas en nuestro organismo desde el paleolítico y a las que hay que modificar con otras, de más amor social, solidaridad política, igualdad y sentido de justicia.

      Me gusta

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar