ASIA-PACÍFICO – ISLA DE GUAM: Severa advertencia de China a EEUU ante un nuevo frente de conflicto 

EEUU está convirtiendo a la isla de Guam, situada a 10.000 km del continente americano, en un nuevo tema de fricción con China.

Guam es una isla de 540 km, hogar del pueblo chamorro, situada en el Pacífico occidental sobre la cual EEUU ejerce su soberanía desde 1848, cuando España –que la había colonizado desde 1565 – perdió la guerra con los estadounidenses (y como resultado sus últimas colonias de ultramar: Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam). La isla de Guam es uno de los territorios supervisados por el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, para terminar con la situación colonial.

Las instalaciones militares de Estados Unidos ocupan el 29 % de la superficie total de la isla y su situación en el Pacífico las dota de una posición estratégica.

En 1941, inmediatamente después del ataque a Pearl Harbor, Guam fue tomada por los japoneses, que mantuvieron la ocupación hasta que los estadounidenses la recuperaron a mediados de 1944. Ahora, en Estados Unidos se está utilizando este episodio histórico ante la opinión pública del país, para «alertar» de que China podría hacer lo mismo que hizo Japón en 1941 y atacar las instalaciones militares estadounidenses en Guam, y que es necesario «mejorar la defensa» con urgencia. De hecho, el presupuesto de Defensa de EEUU para 2023 destina una partida especial para reforzar sus bases.

China ha dado a conocer su posición a la campaña estadounidense mediante un editorial del Global Times.

Guam no es Pearl Harbor, y China no es Japón

Bases militares de EEUU en Guam

GLOBAL TIMES

En la campaña de calumnias contra China utilizando cargos infundados, Guam -mintiendo que se encuentra en el centro de la «segunda cadena de islas» y considerada por el ejército de los Estados Unidos como el «corazón del Pacífico»- se ha convertido en el último tema calentado por Washington para exagerar. Según informan los medios de EEUU, el Pentágono está actualizando enormemente las defensas aéreas y de misiles de Guam, porque sus capacidades de defensa actuales son «insuficientes para lidiar con un ataque de misiles a gran escala de China». En un intento por crear un sentido de urgencia, el vicealmirante Jon Hill, director de la Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos, presentó un calendario, alegando que al menos algunas defensas adicionales deben construirse en el lugar para 2026.

Al mismo tiempo, un comentario bastante sensacionalista ha aparecido con frecuencia en los medios de comunicación estadounidenses sobre Guam. Muchas personas afirman que «el incidente de Pearl Harbor no puede ocurrir nuevamente» refiriéndose a la posibilidad de que el Ejército de Liberación del Pueblo Chino pueda llevar a cabo un «ataque furtivo» contra Guam y destruir las fuerzas militares estadounidenses en la isla. Agencias como el Pentágono, el FBI y la CIA son todos maestros en la fabricación de «historias de terror de China», y se destacan por pedir más presupuesto para sus departamentos de esta manera.

La solicitud del presupuesto de Defensa de Estados Unido para el año 2023 incluye 892 millones de dólares para la defensa de la isla de Guam.

También hemos notado que entre las principales fuerzas que sostienen que «China puede atacar Guam», los grupos de expertos conservadores como el Instituto Hudson juegan muy duro. Es un hecho conocido que este Instituto ha recibido fondos de las autoridades del Partido Demócrata Progresista de Taiwán durante mucho tiempo. No se puede descartar que haya una fuerza impulsora detrás de esto, en un intento de crear una opinión pública favorable a que «el ejército de Estados Unidos debe ayudar a defender Taiwán».

Guam, de la cual Estados Unidos se apoderó en 1898 a través de la guerra con España, ahora es un territorio estadounidense de ultramar, con bases en la isla para la Fuerza Aérea, la Armada y el Cuerpo de Marines de los EEUU. Guam está a casi 10.000 kilómetros del territorio continental de Estados Unidos, y a unos 2.700 kilómetros de la isla de Taiwán. La importancia y la vulnerabilidad de esta ubicación son como dos caras de una moneda. Las dos características son aún más prominentes cuando Estados Unidos está planeando fortalecer su supresión estratégica de China.

A juzgar por los avances del despliegue de su ejército, EEUU quiere que Guam se convierta en una lanza para golpear a China, pero al mismo tiempo le preocupa que Guam se convierta en un objetivo inamovible del Ejército de Liberación del Pueblo Chino, por lo que necesita acelerar sus esfuerzos para construir un escudo en Guam.

En realidad, esto constituye un conjunto de contradicciones prominentes. Cuanto más el ejército estadounidense quiere suprimir al Ejército de Liberación del Pueblo Chino, más fuerte será su inseguridad. Definitivamente, esto no se puede resolver mediante la expansión continua del armamento y la preparación para la guerra, porque solo lo fortalecerán.

China no tiene intención de librar una guerra con los Estados Unidos, y es aún menos probable que China lleve a cabo una guerra no declarada realizando un ataque furtivo como lo hizo Japón. Los estadounidenses pueden estar seguros de esto.

Pero si el ejército estadounidense realmente interviene en los asuntos de Taiwán por la fuerza, está tomando la iniciativa de tener una confrontación armada con China, y definitivamente lucharemos sin dudarlo. Las bases militares estadounidenses, incluida Guam, están naturalmente dentro del rango de potencia de fuego del Ejército de Liberación del Pueblo Chino.

La cuestión de Taiwán es, completamente, un asunto interno de China. Si tal escenario ocurre, hablando con precisión, el ejército de los Estados Unidos estaría llevando a cabo un acto de agresión, y se justifica la defensa propia. Esto es exactamente lo contrario a la naturaleza del ataque a Pearl Harbor.

Si Guam está segura o no, en última instancia, depende del papel que Washington quiera jugar allí. Técnicamente hablando, las características del sistema antimisiles en sí determinan, que no importa cuán impenetrable sea, su efecto de intercepción será limitado. La reforma y actualización del ejército estadounidense de Guam puede considerarse, en el mejor se los casos, para su «comodidad espiritual».

Si Washington quiere resolver realmente su inquietud interna, en realidad sólo hay una forma: disipar por completo la idea de provocar a China y no considerar a Guam como una «nueva línea de frente contra China».

Washington a menudo habla sobre el control de la crisis, pero no ayuda que encienda un fósforo en el barril de pólvora como hace. Debe saber que el verdadero control es detener cualquier acto de jugar con fuego.

Incluso hoy, el ataque a Pearl Harbor todavía es considerado como una «humillación nacional» por muchos estadounidenses. El 7 de diciembre del año pasado, en el 80 aniversario del ataque a Pearl Harbor, casi 100 legisladores japoneses de derecha visitaron en Tokio el santuario de Yasukuni que Japón dedica [entre otros] a los infames criminales de guerra japoneses de la Segunda Guerra Mundial. La señal enviada es casi evidente. Pero Washington, que es extremadamente sensible y de mente estrecha con China, ha mostrado connivencia con el comportamiento provocador de Japón.
El impulso de las fuerzas japonesas de derecha para romper el sistema posterior a la Segunda Guerra Mundial ha sido imparable, y este es uno de los mayores riesgos que enfrenta la región Asia -Pacífico. ¿Cuán serias son las consecuencias de encontrar al enemigo equivocado? La Historia nos ha dado inspiraciones y lecciones demasiadas veces.