CUMBRE DEL G7: Gran Bretaña pretende excluir el oro ruso de los mercados internacionales regulados 

El G7 no renuncia a marcar línea global ignorando que la crisis de 2008 demostró su pérdida de influencia

El canciller alemán Olaf Scholz y el presidente estadounidense Biden

Este año, la 48 cumbre del G7 ha sido organizada por Alemania, quien preside en 2022 el Grupo formado por Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Japón, Canada, y EEUU. El encuentro tendrá lugar del 26 al 28 de junio en el Castillo de Elmau, en los Alpes Bávaros.

La presidencia alemana ha invitado a los líderes de Indonesia, India, Sudáfrica, Senegal y Argentina a participar en varias sesiones de trabajo durante la cumbre. De los cinco invitados, todos, menos Senegal, pertenecen al G20. El canciller alemán Olaf Scholz calificó a los invitados a la cumbre del G7 como «economías democráticas» frente a «dictaduras», buscando formar un frente de aliados contra Rusia, y más tarde contra China.

Pero es muy poco probable que los 7 logren tal objetivo. Los cuatro primeros países invitados hasta ahora se oponen a las sanciones contra Rusia. India ha pasado a ser un importante comprador del petróleo ruso. Senegal, este año preside la Unión Africana, la organización continental que solicita oficialmente la abolición de las sanciones occidentales contra Rusia, y así lo hizo saber el presidente senegalés en un reciente viaje a Moscú. Tampoco han tenido éxito las presiones, que desde hace meses, Alemania ha estado ejerciendo sobre Indonesia -que este año tiene la presidencia del G20 y le corresponde la organización de la Cumbre anual- para que excluya a Rusia. Pero el presidente de Indonesia ya ha invitado al presidente ruso a la cumbre que se celebrará en Bali en noviembre.

Pero el problema más grave del G7 -creado a raíz de la crisis económica internacional de 1973- es que ya no es lo que era: el grupo de las siete economías más potentes del mundo, que dirigía la política financiera, económica, industrial y comercial; el empleo, la seguridad; y muchas otras áreas que consideraran oportunas. Desde 1973, muchos otros países avanzaron: el sudeste asiático, India, Turquía, Brasil y por supuesto, la nueva potencia mundial, China.

La crisis financiera mundial de 2008 demostró que el G7 ya no tenía influencia global si no contaba con China. El resultado fue el G20. La pandemia de Covid y la crisis económica siguiente volvió a dejar patente la incompetencia de «las economías más desarrolladas».

No obstante, los líderes del G7 no renuncian a marcar línea global, y puestos a no tener soluciones para los gravísimos problemas que nos amenazan globalmente (crisis climática, pandemias, inseguridad alimentaria, crisis económica, etc) se dedican a crear otros nuevos.

Biden anuncia que el G7 anunciará la prohibición de importaciones de oro rusas

El G7 prohibirá las importaciones de oro de Rusia


GAZETA.RU

Del 26 de junio al 28 de junio se celebra en Alemania la cumbre del G7. Según el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, los líderes del grupo anunciarán la prohibición de la importación del oro ruso. También se planean negociaciones para establecer el techo de los precios del petróleo.
El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo en su página de Twitter que los países del G7 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón) anunciarán la prohibición de importación de oro ruso. Esta medida es una continuación de la política de sanciones de Occidente contra Moscú debido a la Operción special en Ucrania.

«Los países del G7 juntos anunciarán que prohibirán la importación del oro ruso, el artículo de exportación más importante que trae decenas de miles de millones de dólares a Rusia», escribió Biden.

Anteriormente, ya fue anunciada por la oficina del primer ministro británico Boris Johnson, esta medida por parte de Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá y Japón: «Las nuevas exportaciones de oro ruso ya no se permitirán en el Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Japón gracias a las nuevas medidas que se declararán en el G7 que comienza hoy«, dijo el informe.

El gobierno británico anunció que Johnson llamaría a sus colegas del G7 a introducir medidas similares.

El primer ministro británico cree que de esta manera podrá infligir un «golpe directo a los oligarcas rusos» y al financiamiento de la Operación especial rusa, ya que Londres juega un «papel central en el comercio internacional de oro».

Esta medida es de alcance global, según las autoridades británicas, ya que se suman «acciones paralelas en los Estados Unidos, Japón y Canadá». Se espera que «este producto sea excluido de los mercados internacionales regulados».

Las nuevas medidas no se aplicarán al oro ya adquirido. El volumen de suministro de oro ruso, ascendió a 15,5 mil millones de dólares en 2021. Este valor aumentó tres veces después del inicio de la Operación especial rusa en Ucrania, ya que los empresarios se apresuraron a comprar metales preciosos para evitar sanciones.

El volumen de las importaciones rusas que cayeron bajo las sanciones británicas alcanzan los 16,5 mil millones de dólares.

Por otra parte, formalmente, el oro ruso ya ha caído bajo sanciones: se congelaron alrededor de 300 mil millones de dólares de oro y activos de divisas soberanas de Rusia.

La reunión de los países del Grupo de los 7: Gran Bretaña, Alemania, Italia, Canadá, Estados Unidos, Francia y Japón se lleva a cabo en el sur de Alemania. Se espera que el tema principal de las negociaciones de tres días del 26 al 28 de junio sea el conflicto en Ucrania y las consecuencias de las sanciones antirrusas.

Una fuente del Gabinete de Ministros de Alemania informó previamente a los periodistas que en una de las reuniones del primer día se discutirán los problemas de política exterior y política de seguridad, incluidas las sanciones antirrusas. «Queremos enviar una señal de cohesión y determinación del G7″, dijo el interlocutor», según informa la agencia TASS

Se planea introducir un techo superior de los precios del petróleo a nivel mundial, pero para esto hay poco consenso entre la UE y los Estados Unidos. Anteriormente, la UE introdujo el embargo para la compra de petróleo ruso, lo que condujo a un fuerte aumento en los precios del combustible. Rusia redirigió sus recursos a otros mercados, en primer lugar, India y China.

Los políticos occidentales creen que el establecimiento de un techo en los precios del petróleo, conducirá al hecho de que Rusia ya no podrá beneficiarse del aumento de los precios de la energía y, en consecuencia, no podrá seguir financiando la Operación especial en Ucrania.