Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Etiquetado: España Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • mesmontse 2:13 pm el 20 February, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , España   

    ESPAÑA: El poder judicial marca la agenda política 

    El Estado profundo entra en acción para alterar la negociación política en Cataluña

    El Supremo, la fiscalía y el consejo de ministros españoles controlan un calendario represivo que puede coincidir con el de los pactos y la investidura

    JOSEP CASULLERAS NUALART / VILAWEB

    Que los ritmos del poder judicial dependan de los ritmos de la vida política y social de un país, para condicionarla, es una anomalía en un Estado de derecho democrático, pero es habitual en España. Y estos últimos días hemos visto una buena muestra. Porque sólo tuvieron que pasar unas cuantas horas desde las elecciones al Parlamento de Cataluña de este domingo para que la fiscalía presentara un recurso contra la concesión del tercer grado penintencirario a los líderes independentistas. Y poco más de 24 horas para que la Audiencia española dictara la orden de detención contra Pablo Hasel, aunque el plazo para que se entregara voluntariamente para ingresar en prisión había vencido el viernes, último día de la campaña electoral.

    Ambas decisiones habrían podido tener influencia en el electorado, especialmente en los partidos que esán en el gobierno español, los socialistas -sobre todo- y Unidas Podemos. Y quizás habrían influido en un crecimiento de la movilización de un voto de protesta contra la represión. Es ahora, con los resultados en la mano, cuando se vuelve a mover el Estado profundo, de la fiscalía al poder judicial, para condicionar la situación política postelectoral en Cataluña.

    De una manera inminente lo hemos visto con los presos políticos catalanes, algunos de los cuales participaron en la campaña electoral, tanto de Juntos por Cataluña (la formación liderada por el ex presidente Puigdemont, hoy eurodiputado y exiliado en Bruselas) como de ERC (la formación presidida por Oriol Junqueras, ex vicepresidente, condenado a 13 años de prisión, por haber organizado el referéndum por la independencia en 2017). Ahora ya vuelven a ver amenazada la opción de poder salir de la cárcel durante la semana para ir a trabajar, y poder ir a dormir a casa el fin de semana. La fiscalía dice que no puede ser porque “no se han arrepentido de nada” lo que califica de «déficit». Este recurso lo examinará en primera instancia un juez de vigilancia penitenciaria. La anterior concesión del tercer grado había sido avalado por un juez de vigilancia penitenciaria,  pero ahora estarán condicionados por el ataque y desautorización que hizo el Tribunal Supremo español cuando la revocó, el mes de diciembre pasado.

    El Tribunal Supremo ya ha traspasado todos los límites para intensificar el castigo a los presos políticos catalanes. Se ha atribuido la capacidad, no prevista en la ley, de decidir sobre la política penitenciaria, que corresponde a la administración, e impide la aplicación del artículo 100.2 del régimen penitenciario cuando lo cree conveniente. Y así lo ha hecho en este caso. Ahora, después de haber amenazado a los funcionarios de la Generalitat (el gobierno de Cataluña) para que no dejaran ir a los presos a casa durante el confinamiento domiciliario ( por la pandemia) y después de haber presionado a los jueces de vigilancia penitenciaria, el marcado del Supremo sobre su situación y las condiciones en que cumplen la condena es casi asfixiante. Pero no sólo por las decisiones del tribunal presidido por el juez Manuel Marchena, sino por la forma en que mueve los hilos la fiscalía, que la misma noche electoral incluso filtró en El Mundo,  que sopesaba pedir al Supremo que descontaran a los presos todos los días que habían hecho campaña, de los días de permiso que tienen cada año como presos en segundo grado, cuando vuelvan a serlo (es decir, cuando les vuelvan a quitar el tercer grado que les permite salir a trabajar). Y aún más, amenazan con volver a dirigir al Supremo una petición que ya hicieron a finales del juicio contra el proceso y que no fue aceptada: la aplicación del artículo 36.2 del código penal. Este artículo dice que, a los presos condenados a cinco años de prisión o más, el juez o el tribunal los podrá ordenar que no les concedan el tercer grado hasta que no hayan cumplido la mitad de la condena. Es una previsión, según este mismo artículo, de obligado cumplimiento en delitos «referentes a organizaciones y grupos terroristas y delitos de terrorismo», en «delitos cometidos en el seno de una organización o grupo criminal», de abusos sexuales y delitos de explotación sexual de menores.

    ¿Habrá indultos ahora que Cataluña «no ha votado bien»?

    Estos son los primeros movimientos postelectorales de la fiscalía, que ya dejó claro que se oponía completamente la concesión de un indulto a los presos. Su informe ya lo tiene el Tribunal Supremo. Ahora espera el de la abogacía del estado, que todavía no se ha movido y no ha dicho qué le parecen las peticiones de indulto. Cuando el Supremo lo reciba hará su informe indicando el acuerdo o la desaprobación -más que previsible-  de la petición de indulto de cada uno de los nueve presos políticos catalanes. Pero no se sabe cuándo lo hará. Este ritmo depende sólo de los magistrados que condenaron los presos. Con Vera y Barrionuevo (altos cargos del PSOE condenados por la trama del terrorismo de Estado de los GAL) fueron muy deprisa; en cambio, el  caso de los presos catalanes comienza a eternizarse.

    Como el informe del Supremo es preceptivo, pero no vinculante, la última palabra sobre los indultos la tendrá el Consejo de Ministros español. Y todo ello coincide con el calendario postelectoral en Cataluña. ¿Qué hará el gobierno de Pedro Sánchez si se acaba concretando un gobierno independentista en la Generalitat? Si nuevamente la presidencia del parlamento catalán  es para un independentista, ¿qué decisión tomará el Consejo de Ministros?

    La primera sesión de la nueva legislatura debe hacerse a más tardar el 12 de marzo, cuando se votará la composición de la mesa del parlamento, presidente incluido. Y al día siguiente comenzará la ronda de contactos para comprobar qué candidato puede tener apoyo para una investidura, que podría ser el 26 de marzo.

    Durante la campaña, una buena parte de la operación de Estado para construir el “efecto Isla” (el candidato del PSOE en las elecciones catalanas) y derrotar el independentismo era mediática, con mensajes muy directos de «vote bien». Lo expresó así de claro el director de La Vanguardia, «un triunfo de la vía rupturista hacia la república puede congelar tanto el proceso de los indultos como la reforma del código penal». Y como los catalanes han votado el 14 de febrero con un 51% de voto independentista; 74 diputados independentistas (una mayoría absoluta más que suficiente)  son un “mal resultado” que ponen freno a los indultos. ¿O dependerá de cómo se articulen los pactos para un nuevo gobierno, con qué proyecto político y qué personas al frente? La primera respuesta a estas cuestiones parece que fue la de la fiscalía recurriendo contra el tercer grado inmediatamente.

    Ahora habrá que ver qué hará el gobierno del PSOE y de Unidas Podemos sobre los indultos. Y como lo hará, y si los indultos serán totales o (como son más habitualmente) parciales. Que sean parciales significa generalmente que eximen de cumplir la pena de prisión que queda pendiente. Pero también puede significar que sólo se refieren a la pena de prisión, pero que no tocan en absoluto la condena por inhabilitación. En su informe al Supremo, la fiscalía enfatizar sobre todo este punto, en la necesidad de impedir que se les revoque la pena de inhabilitación, porque esto significaría que podrían volver a la actividad política. La decisión de hacerlo de una manera o de otra, está en manos del gobierno español en un momento en que se ha de decidir cómo se configura el gobierno de Cataluña y con qué proyecto político.

    La fiscalía no se detiene

    La acción de la fiscalía y los tribunales españoles no se limita a los presos políticos y exiliados y otros dirigentes políticos: actualmente hay 2.850 represaliados en diversos procedimientos a raíz del referéndum del 1-O o de las protestas por la sentencia del Supremo contra el proceso.

    Los partidos independentistas en el parlamento reclaman al congreso español una ley de amnistía para todos los represaliados, de la que el PSOE no quiere saber nada. Pero no se trata sólo de que salga adelante una ley de amnistía (a la que los partidos del Gobierno ponen inconvenientes de carácter jurídico), sino que mientras tanto la fiscalía sigue formando parte de la acusación en muchos procedimientos. Y como ejemplo de la falta de voluntad de rebajar la presión represiva, la decisión reciente de la fiscalía de recurrir ante Tribunal Supremo contra la absolución de Tamara Carrasco (una joven activista que fue absuelta) . Ni siquiera dos absoluciones por una falta absoluta de pruebas en las acusaciones han hecho desistir a esta fiscalía que funciona jerárquicamente y que tiene en lo alto a la ex-ministra socialista Dolores Delgado, designada en el cargo por Pedro Sánchez.

    La causa judicial contra la cabeza de lista de JuntsxCat

    Pero aún hay otra arma de intervención política en Cataluña por parte de los poderes del Estado: el procedimiento judicial contra Laura Borràs en el Tribunal Supremo, que la investiga por “malversación, fraude, prevaricación y falsedad documental”, está abierto y se puede acelerar pronto. De momento la causa está en fase de instrucción, dirigida por el magistrado Eduardo de Porres. Está en manos del Supremo, pero si Laura Borràs deja su escaño en el congreso español para asumir su escaño en el Parlamento de Cataluña, la causa debería pasar al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Y esto puede suceder dentro de un mes, como mucho. La única manera de que el Supremo tendría para continuar llevando la causa sería cerrar la fase de instrucción y abrir juicio oral antes que Borràs fuera aforada en el parlamento catalán.  Queda muy poco tiempo, porque el juez tiene pendiente de recibir la información correspondiente a las múltiples diligencias sobre la causa que pidió a finales del año pasado, y porque antes de abrir el juicio oral concederá un plazo de alegaciones a la fiscalía ya la defensa. Sea como sea, todo ello puede coincidir también con la negociación del nuevo gobierno y los posibles pactos, con Laura Borràs, cabeza de lista efectiva de Junts, y una de las principales protagonistas de este proceso.

     
  • mesmontse 3:53 pm el 16 February, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , España,   

    EUROPA- AUGE DE LA EXTREMA DERECHA : Cómo afrontará Cataluña la entrada de Vox en el Parlamento 

    En las elecciones del 14 de febrero, la formación ultraderechista Vox ha conseguido entrar en el Parlamento catalán, tras presentarse por primera vez en Cataluña. No es ninguna sorpresa ya que hundió a sus contrincantes de derecha (PP y Ciudadanos), junto a los cuales en otras comunidades y municipios del Estado español forma parte de la coalición de derechas conocida popularmente como «trifachito».

    En Cataluña todo apunta a que se les aplicará el «cordón sanitario» para que no toquen poder, como se hace en Euskadi tras su entrada en 2020 al Parlamento vasco, pero en el resto del Estado español se ha blanqueado a Vox dejándolos entrar en las instituciones. Todo empezó a tras las elecciones de diciembre de 2018 en Andalucía, cuando PP y Ciudadanos, consiguieron el gobierno con los votos de Vox, formando el primer trifachito del Estado español. Seis meses más tarde, en junio de 2019, las tres derechas se unieron para conseguir el gobierno de la ciudad de Madrid, y en este caso Vox ya obtuvo mucho más que en Andalucía: consiguió concejalías. Además, de la alcaldía de Madrid, el trifachito logró el gobierno de Zaragoza, la quinta ciudad del Estado en habitantes (que anteriormente había sido «ciudad del cambio» gobernada por Podemos e Izquierda Unida); y el de las ciudades de Granada, Córdoba, Badajoz, Santander y Almería.

    Gracias al PP y a Ciudadanos, la ultraderecha ha sido blanqueada y normalizada en España. Una situación muy diferente a la de Alemania, todos los partidos políticos respetan el cordón sanitario trazado para dejar fuera del poder a la ultraderechista AfD.

    Más tarde el trifachito logró el gobierno de la Comunidad de Madrid y el de la Comunidad de Murcia. En las elecciones generales en 2019, Vox se convirtió en la tercera fuerza del Congreso con 52 diputados sobre 350. Ahora bien, tampoco debería sorprendernos porque si ahora hay tres derechas, que al final se unen para gobernar juntas, es por la implosión del PP. Vox surgió directamente del PP, cuando Rajoy presidía el partido, y algunos dirigentes del mismo consideraron que sus políticas eran demasiado blandas. Y si bien Ciudadanos fue impulsado como partido bisagra cuando surgió la opción de Podemos, tras las movilizaciones multitudinarias del 15-M y las élites vieron peligrar el bipartidismo, recoge el voto del PP tras los inacabables escándalos de corrupción de ese partido que acabaron con que el Parlamento del Estado español los expulsara del gobierno.

    En este momento es más corto citar los Parlamentos autonómicos del Estado español, donde Vox no ha conseguido entrar, que señalar dónde sí tienen diputados. Sólo no han conseguido representantes en el Parlamento de Canarias (aunque de esa comunidad han salido 2 diputados al Congreso español); ni en Castilla-La Mancha (aunque tienen 75 concejales repartidos en diferentes municipios de la Comunidad); ni en Extremadura (pero gobiernan en 3 municipios y son segunda fuerza en 24 ciudades); ni en La Rioja (aunque es la tercera fuerza más votada, por delante de Podemos) ni en Navarra, ni en Galicia. En 2020 Vox entró en el Parlamento de Euskadi con 1 diputado; y ahora en 2021 acaba de hacerlo al Parlamento catalán con 11 diputados tras obtener 271.231 votos, que son el 7,84% del total. Quedan por delante de En Comú-Podem (marca de Podemos en Cataluña) que obtuvo 8 diputados con 194.111 votos, que representan el 6,85% del total del voto emitido.

    ¿Qué se puede hacer una vez que la extrema derecha entra en un Parlamento?

    Los partidos políticos pueden pactar un cordón sanitario y confrontar o menospreciar el discurso del odio

    LAURA RUIZ TRULLOLS / VILAWEB

    Vox ha entrado con mucha fuerza en el Parlamento de Cataluña. Era la primera vez que se presentaba a unas elecciones en Cataluña y ocupará 11 escaños. El partido ultraderechista es la tercera fuerza en el congreso español con 52 diputados (sobre 350) y desde el 2019 tiene 10 diputados en las Cortes Valencianas y 3 en el Parlamento de las Islas Baleares.
    Durante la campaña, Juntos por Cataluña (JxCat), ERC, la CUP y En Común- Podemos, firmaron un manifiesto impulsado por la Unidad Contra el Fascismo y el Racismo (UCFR) en la que se comprometían a no llegar a ningún tipo de pacto con la extrema derecha «en ninguna circunstancia «. Además, ERC presentó un decálogo para combatirla y la CUP insiste que propondrá un pacto antifascista en el Parlamento. Repasamos qué herramientas tienen los partidos para detener la influencia y el discurso en la cámara. Los expertos reconocen que no hay ninguna receta única que lo garantice, pero sí exponen diversas iniciativas que pueden contribuir.

    Cordón sanitario: no aceptar el apoyo de la ultraderecha

    La primera cosa que se puede hacer es un pacto entre la mayoría de fuerzas políticas para prohibir cualquier tipo de cooperación con la extrema derecha. Es la técnica llamada «cordón sanitario», un concepto que surgió en Bélgica en 1989 cuando el partido ultraconservador flamenco Vlaams Blok obtuvo un éxito electoral sin precedentes y todo el resto de partidos se comprometieron a aislarlo. Este tipo de pacto, que continúa vigente en Bélgica, se ha reproducido en muchos países europeos, tales como los Países Bajos, Suecia y Eslovenia. En el Estado francés hace muchos años que se ha utilizado en diversas instituciones para evitar que Reagrupamiento Nacional ocupe posiciones de poder.

    Según Carles Viñas, doctor en historia contemporánea por la Universidad de Barcelona y especialista en extremismo político, el cordón sanitario es el primer paso indispensable para frenar la extrema derecha una vez que obtiene representación. Considera que, de otro modo, «aceptar sus votos, utilizarlos como muleta para llegar al poder valida su discurso y la convierte en una formación homologable políticamente».

    En Alemania el cordón sanitario incluye el rechazo de cualquier tipo de pacto con el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AFD). Hace apenas un año que se rompió por primera vez, cuando en Turingia la CDU -el partido de la canciller Merkel- y los liberales aceptaron los votos de la AFD para investir al presidente de este estado federal. A pesar de que la AFD no habría formado parte del gobierno, aceptar el apoyo causó un terremoto político que desembocó en la dimisión de la que debía convertirse en la sucesora de Merkel, la secretaria general del partido, Annegret Kramp -Karrenbauer. Según Viñas no permitir excepciones es importante a la hora de aplicar el cordón sanitario. Cree que hay que aprovechar todas las ocasiones para recordar que estos partidos no representan una opción como cualquier otra: «A pesar de que son organizaciones legales, no tienen una base democrática.»

    Aislamiento institucional


    Las instituciones tienen mecanismos para minimizar las posibilidades de la extrema derecha de influir en la actividad diaria. En el caso del Parlamento de Cataluña, una primera acción sería dejar a la extrema derecha sin representación en la mesa. El filósofo Xavier Antich propone que, una vez constituida la mesa del Parlamento, se promueva un «pacto democrático contra el fascismo y la ultraderecha» que impida que tengan ningún tipo de responsabilidad en la cámara, y se limite el tiempo de intervención y la capacidad de presentar iniciativas. Cree que hay que hacer lo imposible para evitar que Vox «determine la agenda y capitalice la actividad de la cámara». También es partidario de restringirle tantos beneficios parlamentarios como el reglamento de la cámara permita, desde el número de asesores hasta el uso de las salas de prensa.

    De este aislamiento institucional encontramos un ejemplo en el Parlamento vasco. En agosto pasado el PNV, EH Bildu, PSOE y Podemos acordaron una serie de medidas para limitar las intervenciones y las propuestas de la diputada de Vox.

    Tenemos otro ejemplo en el Parlamento Europeo, donde tras las elecciones de mayo del 2019 la extrema derecha consiguió formar grupo propio por primera vez -Identidad y Democracia, se llama. Los grandes grupos acordaron impedir que ningún miembro de este grupo presida comisión. Los eurodiputados de partidos como Reagrupamiento Nacional, de Marine Le Pen; la Liga, de Matteo Salvini; y el Partido de la Libertad, de Geert Wilders, tienen bloqueada la puerta a una de las posiciones con más influencia de la eurocámara. Sin embargo, hay partidos ultraderechistas, como Vox (con 3 eurodiputados) y Fratelli d’Italia (6 eurodiputados), que esquivan esta medida porque están en otro grupo, el de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR). Al principio de la legislatura también se puso sobre la mesa una propuesta para boicotear todas las enmiendas que presentara la extrema derecha, pero en la práctica no se ha acabado aplicando.

    ¿Hacer frente a su discurso o ignorarlo?


    Los partidos no se ponen de acuerdo sobre cuál es la mejor manera de responder al discurso del odio. A juicio del historiador Viñas, hay dos grandes tesis: «Una considera que hay que combatir cada argumento que aduzcan y confrontarlos con ámbitos que no dominan y no forman parte de su programa; y otra considera que vale más ignorarlos totalmente«. Cree que hay que evaluar la mejor opción en cada caso, aprovechar la tribuna pública para frenar su discurso en ciertos momentos, pero en otros no hay que reaccionar a sus provocaciones ni entrar a debatir en ella.

    Antich, en cambio, es de la opinión de responder siempre, sobre todo en las mentiras de la extrema derecha, «con datos objetivos irrefutables y con argumentos concretos, no retóricos». También cree que hay que denunciar «todas sus afirmaciones fascistas, xenófobas, racistas, machistas u homófobas.»

    El ex eurodiputado Jordi Sebastià cree que es mejor «hacer como si no existieran, no mencionarlos o, en todo caso, optar por la ironía o la burla». Piensa que es importante que no sean tratados como cualquier otro actor político y hace énfasis en no blanquearlos.

    Que no saquen réditos de la victimización

    El aislamiento de la extrema derecha, tanto en el terreno institucional como en el discursivo, puede tener un efecto boomerang, de manera que se le dé argumentos que la refuercen. Como hemos visto durante la campaña, cada vez que se ha boicoteado uno de sus actos, Vox se ha quejado de no tener suficiente libertad para expresarse y la JEC (Junta Electoral Central) incluso ordenó al gobierno catalán que los protegiera. El profesor Viñas alerta que hay que actuar de manera que no puedan sacan rédito de la victimización.

    Ir a la raíz del problema

    Los expertos consideran que a largo plazo es indispensable que los partidos terminen resolviendo los problemas sociales estructurales que son terreno fértil para los discursos de la extrema derecha. Combatir el abandono escolar, la precariedad laboral, el desempleo y mejorar el sistema de protección social, son algunas de las claves para evitar que los colectivos más desfavorecidos se sientan atraídos por su discurso del odio.

     
  • mesmontse 12:29 pm el 13 February, 2021 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , España,   

    UE – FEDERACIÓN RUSA: Borrell en Moscú, el elefante en la cristalería 

    Cuando el gobierno de Pedro Sánchez tuvo la ocurrencia de proponer a José Borrell como Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, y Bruselas el poco sentido común de otorgarle el cargo desde el cual debe representar diplomáticamente a la UE, sólo cabían dos reacciones posibles, para quienes conocieran al personaje. O bien ponerse a temblar por las sobradas muestras que ha dado de que el concepto precisamente de «diplomacia» brilla por su ausencia en su registro mental, o bien frotarse las manos porque iba a competir con Donald Trump en la generación de declaraciones broncas.

    No hubo que esperar ni un minuto, para que quienes no lo conocían lo conocieran. Inmediatamente antes de asumir el cargo en la UE, con motivo de que le concedieron la nacionalidad argentina en julio de 2019, declaró que la había reclamado (su padre nació en la provincia argentina de Mendoza, hijo de inmigrantes catalanes, y todos regresaron a la península antes del estallido de la guerra civil en 1936) «como homenaje a su padre» y «a tantos otros que proclaman orgullosos su ascendencia española», aunque «a los efectos prácticos (la nacionalidad argentina) no aporte nada». Dejo a los argentinos los comentarios que se merece.

    En 2018, siendo canciller de Pedro Sánchez lanzó una declaraciones sobre los pueblos originarios de América del Norte que si las dijera un ciudadano de a pie, hubieran sido calificadas de delito de odio. Tampoco parece tener muy afinado el sentido de la rectitud, ya que por esas mismas fechas, el ministro Borrell fue objeto de una sanción de 30.000 euros por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores por «infracción muy grave» al usar información privilegiada en la venta de 10.000 acciones que poseía en una conocida empresa, antes de que ésta entrara en serias dificultades económicas.

    En marzo de 2019, Borrell en su calidad de Ministro de Exteriores del Reino de España ridicularizó la solicitud del presidente mexicano AMLO al monarca español de que pidiera disculpas «por los abusos cometidos durante la conquista de América como paso imprescindible para la reconciliación». México no es el único país en plantear el tema, ni mucho menos. Por otra parte Estados bastante más poderosos que el Reino de la península, han pedido disculpas por la colonización, entre otros Gran Bretaña, Alemania, Italia (a Libia y Etiopía), Francia (a Argelia), Australia , EEUU y Canadá (a sus naciones originarias). Algunos de ellos hasta han pagado indemnizaciones monetarias, más bien simbólicas, pero es un antecedente valioso cuando aún quedan -como es el caso del Reino de España- irreductibles defensores de una especie de derecho a la conquista y el sometimiento de otros pueblos. Si el responsable de la diplomacia de un país no entiende por qué se hacen estas cosas y no es capaz de redactar (o mandar a hacerlo a sus colaboradores) al menos media docena de versiones de notas de disculpas que dejen satisfechas a todas las partes, no puede ocupar ese cargo.

    En mayo de 2019, Borrell ya protagonizó una salida de tono con Rusia y de paso con China. En una entrevista, al hablar de las relaciones entre la Federación de Rusia y la UE, dijo: «Nuestro viejo enemigo, Rusia, vuelve a decir ‘aquí estoy yo’, y vuelve a ser una amenaza, y China aparece como un rival». A causa de tales declaraciones, el embajador español en Moscú fue convocado en el Ministerio de Exteriores de Rusia. La cancillería rusa emitió un comunicado diciendo que las afirmaciones del ministro español Borrell, iban «en contra de la percepción mutua que tienen los dos países de sus relaciones de amistad, cooperación y beneficio mutuo, tal y como establecen todos los documentos oficiales firmados entre ambos en estos últimos tiempos». El máximo representante diplomático de un país no puede llamar «enemigo» a un Estado con el cual tiene relaciones normales avaladas por documentos de amistad y cooperación. Además, jamás ha habido una guerra ni una declaración de guera entre España ni cualquiera de las formas de Estado que ha tenido el pueblo ruso (ni con el Imperio zarista, ni con la URSS ni con la actual Federación de Rusia). ¿Basándose en qué datos históricos Borrell califica al pueblo ruso de «viejo enemigo»? Por el contrario, el pueblo ruso tiene registrados emocionalmente a los españoles como un pueblo amigo, como lo pudieron comprobar los miles de jóvenes del Estado español que la crisis económica del 2008 llevó a Rusia buscando trabajo (como a griegos e italianos) y fueron acogidos con más simpatía que aquella con que se los recibe en algunos países de la propia UE, pero a nuestras élites esas cosas no les importan. Si Borrell quiere enemistarse con la Federación de Rusia que aclare que lo hace en su nombre y en el de los intereses que represente, pero no tiene derecho a hacerlo en nombre de los pueblos de España ni de todos los de Europa. ¿Qué clase de diplomático va sembrando enemistades innecesarias en un mundo donde se debería declarar la paz por decreto, para afrontar globalmente el cambio climático porque si no tenemos los años contados como especie?

    Con esos antecedentes en su currículum político, no es sorprendente que Borrell haya subido la apuesta en sus provocaciones a Rusia ahora que lo puede hacer en nombre de toda la UE, convirtiéndose en defensor de los derechos de expresión presuntamente violados por la justicia de la Federación de Rusia de un bloguero ruso llamado Alexei Navalny, elevado por la magia de Occidente a la categoría de «principal líder opositor a Putin». Según encuestas realistas de una agencia independiente, a Navalny lo conoce sólo el 6% de la población rusa. En cambio, Occidente no pide sanciones para España por el encarcelamiento de los políticos catalanes independentistas, cargos electos que representaban al 50% de la población de Cataluña. Es tan grande la hipocresía, que no alcanza con calificarla como una cuestión de doble rasero, le cabe mejor el símil de «ver la paja en el ojo ajeno mientras hay una viga en el propio».

    Sobre el señor Navalny, la pregunta del millón es por qué ha regresado a Moscú después de haber pasado cinco meses en Alemania, si supuestamente en Rusia no tendría un juicio justo y peor aún, se supone que el gobierno querría envenenarlo. ¿Por qué no pidió asilo político en Alemania? Siete de los políticos catalanes de los tres partidos que lideraron la realización del referéndum por la independencia, hace más de tres años que están exiliados en Bélgica, Reino Unido y Suiza, porque no confiaban en que tendrían un juicio justo en España. También optaron por el exilio, raperos y activistas políticos que no estaban dispuestos a cumplir en España penas de prisión que consideraban injustas. Por lo tanto, si cree que la Justicia de la Federación Rusa no es de fiar, y además el gobierno podría envenarlo en cualquier momento, no se entiende por qué el Sr. Navalny regresó a Moscú poniendo en riego su vida y la de su familia.

    El zoom de Borrell y de la UE sobre los derechos de Navalny contrasta con la venda que llevan puesta en los ojos ante la Ley Mordaza española. En España, desde hace años se ha criminalizado la protesta política y se juzga a raperos, titiriteros, blogueros, twiteros (hasta 76 personas, ciudadanos de a pie, han sido detenidas por twitear sus opiniones, algunos de los imputados han sido niños de 14 años), humoristas, cantantes de rock, revistas de humor, y hasta un jurista y profesor de Derecho fue juzgado «por injurias a la autoridad». El libro ‘Fariña’ del periodista Nacho Carretero, que narra los entrelones del narcotráfico gallego, fue secuestrado durante tres meses por orden de una jueza y se han heho retirar cuadros de exposiciones por su contenido político. Hasta The New York Times ha informado sobre el tema. En un artículo de principios de 2018, el NYT explica que que «ya sea por ley o por intimidación, España se ha convertido en un país donde los riesgos de libertad expresión han aumentado silenciosamente en los últimos años».

    Como bien dijo en el Parlamento Europeo el eurodiputado Carles Puigdemont (ex presidente del gobierno catalán, y exiliado en Bruselas) en su intervención en el plenario que analizó las andanzas de Borrell en Rusia como Alto Representante de la UE: «Debería haber dicho a Lavrov que estaba equivocado, que España no tiene tres presos políticos catalanes, sino nueve. Que no se pueden comparar con Navalny, porque él ha sido condenado a tres años y medio de cárcel y los líderes catalanes han sido sentenciados entre nueve años y trece de prisión por haber organizado un referéndum». «La Unión Europea no puede ir por el mundo recetando cosas que no se aplica a sí misma«. En esa tensa sesión la Eurocámara le reprochó agriamente a Borrell la imagen humillante de la UE que dejó en Moscú ante Lavrov. No podía ser de otra manera. Por otra parte, hay que estar muy desubicado (no sólo Borrell sino la UE) al creer que se puede ir a patotear, como dirían en Argentina, a una de las potencias mundiales, en su propia casa, y pretender meter un gol a Lavrov, un ministro de Exteriores que es diplomático desde 1972 y se movió en las más altas instancias mundiales durante toda la guerra fría.

    Como decía un anuncio de detergentes que hizo furor en España hace casi 40 años: «busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo». Y el mejor es Serguéi Lavrov, que debe ser el diplomático en activo más sobresaliente desde hace décadas. Como muestra de ésto, pueden leer a continuación una transcripción de la rueda de prensa en la cual Lavrov explicó la reunión con el Alto Representante de la UE Borrell, y debajo el informe del propio Borrell en el sitio oficial de Acción Exterior de la Unión Europea, titulado «Mi visita a Moscú», donde da su versión de los hechos.

    Comentarios y respuestas del ministro de Asuntos Exteriores, Sergey Lavrov, a las preguntas de los medios de comunicación en una conferencia de prensa conjunta tras las conversaciones con el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y el Vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell

    FUENTE : The Ministry of Foreign Affairs of the Russian Federation

    Buenas tardes damas y caballeros.
    Tuvimos una detallada conversación con el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell.

    Revisamos en detalle el estado de las relaciones entre Rusia y la UE. Claramente, están atravesando un período difícil, en parte relacionado con las restricciones ilegítimas unilaterales impuestas por la UE bajo pretextos descabellados.

    Es importante destacar que ambas partes confirmaron su interés en mantener y ampliar nuestro diálogo, incluso en asuntos en los que nuestras posiciones difieren, que son numerosas. Observamos una voluntad mutua de mantener una cooperación pragmática en áreas de interés común que puedan ser beneficiosas para ambas partes.

    Compartimos la opinión de que una mayor degradación de nuestros vínculos puede tener consecuencias negativas e impredecibles. Esperamos que durante la revisión estratégica de las relaciones con Rusia en la próxima cumbre de la UE prevista para marzo de 2021, sus participantes opten por una interacción constructiva, profesional y pragmática. Puede que nuestras diferencias no desaparezcan, pero es mejor tener la menor cantidad posible. Somos vecinos y somos responsables de mantener la estabilidad en nuestro continente europeo común, o más bien euroasiático, para garantizar una vida más cómoda a nuestros ciudadanos en este vasto espacio geopolítico.

    Rusia y los países europeos comparten una historia, una cultura y contactos interpersonales comunes de siglos de antigüedad. Tenemos mucho en común en la economía, aunque el comercio es casi la mitad de lo que era en 2012 y 2013, un récord histórico. Ahora hay una tendencia positiva en la que la UE sigue siendo nuestro mayor socio comercial y económico. Las empresas de la UE son los inversores extranjeros más importantes, o al menos entre los más importantes, en la economía rusa. A pesar de la pandemia, las cifras del comercio bilateral continúan aumentando. Nuestra relación, especialmente la interdependencia energética, debe utilizarse en beneficio de ambas partes. Tenemos el entendimiento de que buscaremos otras áreas para aplicar nuestros esfuerzos conjuntos como parte de la construcción de relaciones renovadas.

    Hoy, tratamos la salud, el cambio climático, la ciencia y la educación como áreas en las que los expertos y ministros de ambos lados pueden llegar a acuerdos importantes. Haremos todo lo posible para no retrasar este esfuerzo si nuestros colegas europeos están preparados para ello. Al menos, les escuchamos decir que sí, durante las conversaciones.

    Queremos continuar el diálogo político. Las charlas de hoy son una prueba de que es útil independientemente de todo lo demás. Hay acuerdos preliminares para ampliar la cooperación en una serie de áreas prometedoras, incluida la lucha contra el terrorismo y la amenaza de las drogas que sigue viniendo de Afganistán y otras áreas.

    Prestamos especial atención a la situación en Oriente Medio y África del Norte. También discutimos la solución del conflicto palestino-israelí. Vemos la necesidad de retomar las actividades del Cuarteto de mediadores internacionales, dado que la nueva administración en Washington está dispuesta favorablemente a esta idea. Ambos comprendemos la necesidad de utilizar las capacidades del Cuarteto para crear las condiciones para reanudar el diálogo directo entre palestinos e israelíes a fin de ayudar a las partes a encontrar una solución que se ajuste a la fórmula de dos Estados aprobada por la ONU y como parte de la Iniciativa de paz árabe.

    Hablamos de otras regiones asoladas por la crisis, incluidas Siria y Libia. Entendemos que la continua inestabilidad sigue pesando sobre la situación en Europa, incluso en el contexto de la afluencia de migrantes y refugiados a la UE. Creemos que es necesario superar los problemas existentes, pero no olvidar los hechos que precedieron a todo lo que estamos presenciando. Claramente, habría muchos menos problemas si muchos estados occidentales se abstuvieran de hacer apuestas geopolíticas imprudentes en el Medio Oriente y África del Norte.

    Continuaremos implementando el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) para resolver el programa nuclear de Irán. Se acerca un momento crítico. Esperamos que también en este ámbito, la administración estadounidense que sostuvo las conversaciones y firmó el JCPOA, decida en qué medida estará lista para volver a este importante documento internacional que se reconoce como un logro de la diplomacia multilateral y muestra qué esfuerzos deben hacerse para aliviar las tensiones en varios puntos críticos y consolidar el régimen de no proliferación de armas nucleares.

    Estamos dispuestos a cooperar en otros conflictos y en cuestiones regionales en general. Seguiremos informándonos unos a otros sobre los enfoques que se están gestando en la Unión Europea y la Federación Rusa.

    Me gustaría expresar nuestro pesar por que durante la pandemia de coronavirus, cuando parecía que todos los países del mundo deberían unirse y actuar como uno solo, algunas fuerzas de la UE han utilizado este tema para acusar a Rusia de desinformación. Rusia ha demostrado con hechos su voluntad de ayudar a todos sus colegas interesados, incluso en la UE, a contrarrestar este peligroso virus. Si realmente queremos detener estas guerras de información y falsos rumores, debemos acordar con la Unión Europea crear un canal y apuntalar nuestra charla sobre desinformación con hechos que nos permitan considerar los agravios mutuos a nivel profesional. Nuestra propuesta sigue siendo válida.

    Estamos dispuestos a discutir cuestiones relacionadas con los planes de la UE en el espacio postsoviético (el sur del Cáucaso y Asia central) en el que la UE muestra un interés sustancial. Esperamos que al redactar su política, la Unión Europea tenga en cuenta los intereses legítimos de Rusia cerca de sus fronteras y en sus relaciones con sus vecinos y aliados de al lado. Sería correcto acordar principios que incluyan compromisos de no interferir en los asuntos de Estados soberanos, ya sea en el espacio postsoviético, en los Balcanes Occidentales o en cualquier otro lugar.

    Esta fue una discusión honesta. No ocultábamos nuestras diferencias, pero estábamos motivados a discutirlas abiertamente en lugar de guardar rencor entre nosotros. Al mismo tiempo, intentamos promover nuestros contactos siempre que fuera beneficioso para ambas partes. Estamos listos para esto. Hoy hemos escuchado garantías de que se está formando la misma opinión en la UE.

    Me gustaría agradecer a Josep Borrell y su equipo las buenas conversaciones .


    Pregunta : ¿Qué puede decirnos sobre la política actual de la UE hacia Cuba?

    Serguéi Lavrov: Tenemos el mismo enfoque con la Unión Europea, los socios internacionales deben resolver sus problemas exclusivamente a través del diálogo. La presión de poder, los ultimátums, las sanciones y las penas mediante restricciones extraterritoriales a quienes quieren desarrollar relaciones normales son métodos e instrumentos de un pasado colonial.

    Desafortunadamente, la Unión Europea recurre cada vez más a estos instrumentos, que son una invención de Estados Unidos. Esto es triste. Espero que los próximos eventos internacionales, incluida la cumbre de miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que fue propuesta por el presidente de Rusia Vladimir Putin y respaldada por otros (el presidente de Francia, Emmanuel Macron, reafirmó su voluntad de participar en ella ayer), y otras conferencias serán utilizadas para averiguar qué mundo estamos construyendo. ¿Será un mundo multipolar que garantice la igualdad para todos los actores principales, incluida la UE, o será un mundo llamado multilateral que es una tapadera para justificar los métodos de un arreglo mundial unipolar? Hoy hemos empezado a hablar sobre la naturaleza del multilateralismo genuino y espero que continuemos este debate. Estamos convencidos de que este es un formato en el que están representados todos los Estados. En otras palabras, las Naciones Unidas. Cuando, por ejemplo, Francia y Alemania proponen iniciativas sobre un multilateralismo eficaz, empezamos a estudiar este lema. Parece que se asume que la Unión Europea es un ideal de multilateralismo, mientras que otros deben seguir su estela. Son cuestiones filosóficas, pero en la práctica están relacionadas con la política real. Me alegra que hoy hayamos hablado con sinceridad sobre ellos, así como sobre las preguntas que nuestros colegas europeos tienen para la Federación de Rusia. Creo que este es el único enfoque constructivo.
    El ejemplo de Cuba revela gráficamente la malignidad de los enfoques unilaterales y la necesidad de revisarlos.


    Pregunta : Con respecto a los intereses compartidos que pueden unir a la Unión Europea y Rusia en lugar de dividirlos, quiero preguntarle si ve a la vacuna contra el coronavirus Sputnik V como una herramienta de acercamiento o como la influencia opuesta que sembrará aún más semillas de discordia entre los dos bloques.

    Serguéi Lavrov: No estamos hablando de si la vacuna Sputnik V podría desempeñar un papel positivo, sino de establecer una cooperación entre todos los productores de vacunas en pie de igualdad.
    Cuando el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que se había creado la vacuna Sputnik V, esta noticia recibió una respuesta negativa: las opiniones variaron desde los escépticos “es demasiado pronto y nadie sabe nada hasta ahora», «los rusos se han apresurado a conseguir ventajas geopolíticas «. Sin embargo, a medida que se comenzó a administrar la vacuna, la percepción de la misma ha cambiado, en gran parte porque al principio el presidente ruso Vladimir Putin, al anunciar este logro por parte de los científicos rusos, pidió la cooperación más amplia posible en este campo con nuestros socios extranjeros.

    Ayer, durante la conversación con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, hablamos sobre la vacuna Sputnik V. El Sr. Blinken nos felicitó por la eficacia de la vacuna. Acordamos promover contactos entre nuestros laboratorios, científicos y productores y ver si existe potencial de cooperación en esta área.
    Mantenemos contacto con nuestros colegas europeos a gran escala en relación con este tema. Varios países están interesados ​​en comprar y producir la vacuna a nivel nacional. En su reciente conversación telefónica con el presidente ruso Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, apoyó la idea de ver si existe la posibilidad de cooperación entre Rusia y Alemania.

    El Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya ha establecido contacto con AstraZeneca para ver si podría producirse una versión mixta de la vacuna que combine los efectos positivos de ambas vacunas.

    Creo que la cooperación en este ámbito no solo puede desempeñar un papel positivo, sino que ya lo está haciendo. Damos la bienvenida a esto en todos los sentidos.

    Pregunta: Usted ha dicho que se vislumbra una revisión de la actitud de la Unión Europea hacia Rusia, pero por ahora, a mi modo de ver, la UE se basa en los cinco principios de Federica Mogherini. ¿Tiene Rusia principios que nos guíen a la hora de construir nuestras relaciones con la UE? También debo preguntarle acerca de los videos que se entregaron al Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, y a su colega sueca Ann Linde.

    Sergey Lavrov: He expresado mi opinión sobre “los cinco principios de Federica Mogherini” más de una vez. Solo mencionaré un principio, el que dice que las relaciones con nosotros se normalizarán tan pronto como Rusia cumpla con los Acuerdos de Minsk. Paralelamente, el presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, dice que no le gustan los Acuerdos de Minsk pero que tendrá que cumplirlos porque esto le permitirá mantener las sanciones contra Rusia. Esta trampa en la que se ha metido la UE es indicativa. Hemos preguntado a Berlín y París, como coautores de los Acuerdos de Minsk en el formato de Normandía, qué piensan acerca de esas declaraciones del presidente Zelensky, pero nuestras preguntas siguen sin respuesta. Cualquier persona más o menos sensata comprenderá que esta cuestión es absolutamente artificial.

    Por lo tanto, prefiero no inventar principios contrarios, sino sugerir que se base en el derecho internacional, las normas y principios de la Carta de las Naciones Unidas, el Acta Final de Helsinki y otros documentos de la OSCE adoptados al más alto nivel. Estos documentos establecen el respeto por la soberanía y la integridad territorial, la no injerencia en los asuntos internos de los demás y el libre acceso a la información (algo que no vemos garantizado por nuestros colegas occidentales). También contemplan muchos otros principios, como el diálogo equitativo, el respeto mutuo y la búsqueda de un equilibrio de intereses. Estos principios son la base de cualquier diálogo que tenga como objetivo lograr resultados en lugar de derivar alguna ventaja geopolítica. Por supuesto, la reciprocidad es imprescindible.

    Si está tan preocupado por los derechos humanos y el trato a los manifestantes, es necesario que también mire las imágenes que les dimos a nuestros colegas suecos y a Bruselas en vísperas de la visita actual. Mírelos. Muestran cómo un policía conduce su jeep sobre los manifestantes tirados en el suelo y muchas otras cosas. El mundo entero vio imágenes de cómo una joven fue apretada contra la pared por un chorro de agua de una manguera contra incendios en los Países Bajos, tras lo cual salió del lugar cubierta de sangre.

    No tenemos nada como esto aquí. La policía fue atacada repetidamente durante las recientes manifestaciones en Rusia, pero no utilizó ninguna fuerza especial. Los manifestantes utilizaron gases lacrimógenos contra la policía.

    Ayer hablé con el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken. Mencionó la situación en torno a Alexey Navalny y los manifestantes. Le pregunté si tenía alguna información que aclarara la ubicación de los detenidos durante los eventos en el Capitolio de Estados Unidos. Según algunas estimaciones, hay unas 400 personas (detenidas). Varias decenas de ellos están acusados ​​de agredir a la policía. Según la ley estadounidense, esto se castiga con una pena de prisión de 1 a 20 años.

    Hubo numerosos ataques contra la policía durante las recientes manifestaciones en Rusia y todos están documentados. Estos hechos se están procesando ahora.

    Hay muchos casos en Europa donde se sospecha que los tribunales dictan veredictos politizados. Me gustaría llamar su atención sobre lo que nunca se ha mencionado en nuestras declaraciones públicas, en particular, el caso de los presos en España que fueron condenados a 10 y más años de prisión por organizar referendos en Cataluña.Recuerdo ésto porque nuestro tribunal fue acusado de emitir un veredicto politizado. Pero cuando las autoridades judiciales de Alemania y Bélgica instaron a los dirigentes españoles a revocar las sentencias de estos tres catalanes, así respondieron las autoridades del gobierno español: “Tenemos nuestro propio sistema judicial. Ni siquiera piensen en poner en duda las decisiones que adoptamos en nuestros tribunales según nuestras leyes».

    (N.de la E. se quedó cortó el Ministro Lavrov al hablar de «tres catalanes» condenados por organizar el referéndum en Cataluña, los condenados a estas largas penas de prisión son nueve (9). Pero no termina ahí la causa general en los juzgados contra el independentismo catalán. Hay 50 procesados más, entre funcionarios y ex funcionarios públicos catalanes; catedráticos de Derecho a quienes consultó el gobierno catalán sobre el referéndum; activistas sociales y empresarios. Hay decenas de causas abiertas contra los manifestantes que protestaron por las sentencias contra los líderes independentistas. Algunos están acusados de delitos de terrorismo).

    Esto es exactamente lo que queremos de Occidente en cuanto a reciprocidad.

    En cuanto a la transparencia en nuestras relaciones, simplemente nos hemos quedado estancados en un tema que Occidente está tratando de dejar a un lado por alguna razón, llamando la atención sobre las protestas y manifestaciones en la Federación de Rusia.

    Me refiero al tema de encontrar la verdad de lo que sucedió con Navalny, cuándo y dónde. He hablado de esto muchas veces. Ni los médicos rusos ni los médicos civiles alemanes han encontrado lo que supuestamente entró en su cuerpo.

    Eso fue descubierto sólo por médicos militares alemanes. Este es un hecho revelador. Nuestras numerosas solicitudes para recibir los resultados de estas pruebas de Alemania, Francia, Suecia o la Secretaría Técnica de la OPAQ, (N.de la E. OPAC es la Organización Para la Prohibición de las Armas Químicas, organismo encargado de la aplicación internacional de la Convención sobre Armas Químicas), que se ha vuelto tan dócil y obediente, han quedado sin respuesta. Simplemente no responden a nuestras preguntas. Todo lo que dicen es «Ustedes saben todo». Pero esto es simplemente una falta de respeto, por decirlo suavemente.

    Creo que esta arrogancia por parte de una Europa supuestamente culta es absolutamente inaceptable e inadmisible. Pero si nuestros socios creen que no merecemos tener información que confirme sus acusaciones contra los líderes rusos, que esto esté en su conciencia. Favorecemos la honestidad y la transparencia. No es necesario volver a contar estos principios. Creo que todos entendemos de qué estamos hablando.

    Pregunta (para Josep Borrell): ¿Qué mensajes le transmitió al Sr. Lavrov sobre la sentencia contra Alexey Navalny y la represión de las manifestaciones pacíficas? ¿Cree que es posible que la Unión Europea adopte en un futuro próximo sanciones contra las ocho personas nombradas en la lista de oligarcas elaborada por [Alexey] Navalny?

    Sergey Lavrov (después de Josep Borrell): Ya he hablado de este tema. No hablaré mucho sobre Navalny, las manifestaciones y mítines de protesta o, lo que es más importante, sobre el doble rasero cuando se trata de la cobertura mediática de estos hechos.

    Los medios de comunicación occidentales informan principalmente sobre la respuesta de la policía sin mostrar a qué respondían, mientras que su cobertura de las manifestaciones en Occidente se centra en el comportamiento desenfrenado de los manifestantes.

    Creemos que hay un doble rasero aquí. Parece que empiezan a escucharnos. Sin embargo, la postura colectiva aliada de los países de la UE es que no se nos proporcionan datos. Entendemos que este parámetro está formulado en Berlín. Ha decidido que esto debería ser así desde el principio y ha anunciado esta decisión a los demás. Le siguieron Francia y Suecia. No me sorprende esto, teniendo en cuenta el principio de solidaridad de la UE. Estoy seguro de que la mayoría de los políticos europeos son conscientes de lo absurdo de esta postura. Esto es obvio, siempre que se respete el derecho internacional. El derecho romano, que ha sobrevivido en gran medida y se aplica en Europa, dice que «la carga de la prueba recae en quién afirma, no en quién niega». Esto es exactamente lo que queremos.

    En cuanto a las sanciones, las consideramos un asunto interno de la Unión Europea. Nos hemos acostumbrado cada vez más a que Bruselas aplique sanciones unilaterales sin ningún fundamento jurídico.

    Partimos del supuesto de que la UE no es un socio fiable, al menos en la etapa actual.

    Espero que en el futuro se preste atención estratégica al interés fundamental de la UE en sus vecinos más cercanos y que las conversaciones que hemos celebrado hoy promuevan el avance hacia una trayectoria más constructiva. Estamos listos para esto.

    Para concluir, me gustaría decir algunas palabras a los periodistas. Se trata del problema, o del estancamiento creado por los resultados de las pruebas realizadas en Alemania, Francia y Suecia. Me sorprende que los periodistas, que a menudo muestran interés en eventos menos importantes, haciéndolos parte de sus informes y las preguntas que plantean a los políticos, hayan sido increíblemente pasivos esta vez. No puedo entender la razón de esto. Espero que, después de todo, prevalezcan las características intrínsecas de los periodistas: la curiosidad y el deseo de llegar a la verdad.

    Quizás lleven a cabo una investigación periodística . ¿Ha sucedido alguna vez en el pasado que un político o alguien que dice serlo haya pedido a los estados extranjeros que adopten sanciones contra su patria? (Refiriéndose a Navalny). Si algún periodista investiga este asunto, se producirá un informe interesante, que todos esperamos con interés. Como se dice en los círculos de los medios, las buenas noticias no venden; todo el mundo necesita un escándalo.

    Sin embargo, podemos ofrecerte resultados positivos en los ámbitos que hemos mencionado, es decir, salud, ciencia, educación y cambio climático. Estos temas son de interés fundamental para los grandes actores vecinos del continente euroasiático. No hay duda de que intentaremos traducir estos intereses en acuerdos prácticos, que ayudarán a abordar los problemas globales de una manera cómoda para todos los participantes.

    El mismo encuentro explicado según Borrell

    «Mi visita a Moscú y el futuro de las relaciones UE-Rusia»

    FUENTE: EUROPEAN UNION EXTERNAL ACTION SERVICE

    «Fui a Moscú esta semana para probar, a través de la diplomacia de principios, si el gobierno ruso estaba interesado en abordar las diferencias y revertir la tendencia negativa en nuestras relaciones. La reacción que recibí apunta visiblemente en una dirección diferente. Por tanto, como UE tendremos que reflexionar sobre las implicaciones más amplias y trazar el camino a seguir. Nos encontramos en una encrucijada. Se están dibujando los principales parámetros del panorama geopolítico del siglo XXI.

    Acabo de regresar de una visita muy complicada a Moscú, en la que me había embarcado para discutir el complicado estado de las relaciones UE-Rusia. Han sido bajas durante varios años y se han deteriorado aún más después de los recientes acontecimientos relacionados con el envenenamiento, arresto y sentencia de Alexei Navalny, así como los arrestos masivos relacionados de miles de manifestantes. El propósito de esta misión era expresar directamente la enérgica condena de la UE a estos hechos y abordar, a través de una diplomacia de principios, el proceso de un rápido deterioro de nuestra relación con Rusia, y ayudar a preparar los próximos debates del Consejo Europeo sobre las relaciones UE-Rusia.

    Una rueda de prensa organizada de forma agresiva y la expulsión de tres diplomáticos de la UE durante mi visita indican que las autoridades rusas no querían aprovechar esta oportunidad para mantener un diálogo más constructivo con la UE. Aunque no es del todo inesperado, también es lamentable, me atrevo a decir, desde una perspectiva estratégica rusa. Como UE, tendremos que extraer las consecuencias, reflexionar detenidamente sobre la dirección que queremos dar a nuestras relaciones con Rusia y proceder de manera unida y decidida.

    Las cuestiones de derechos humanos y las libertades fundamentales, y en particular el caso de Alexei Navalny, estuvieron en el centro de mi visita y de mis intercambios con el Ministro de Relaciones Exteriores Lavrov. En ocasiones, la discusión con mi homólogo ruso alcanzó altos niveles de tensión, ya que pedí la liberación inmediata e incondicional del Sr. Navalny, así como una investigación completa e imparcial sobre su intento de asesinato».

    Borrell parece no recordar que los Relatores de Derechos Humanos de la ONU, Amnistia Internacional o la Organización Mundial contra la Tortura, entre otros, han pedido repetidamente la libertad de los dos dirigentes catalanes de asociaciones civiles independentistas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart condenados a 9 años de prisión por «convocar manifestaciones tumultuosas», que por cierto, siempre fueron pacíficas. La condena de Navalny que tanto indigna a Borrell y a una UE que cierra los ojos ante lo que pasa en Cataluña, es de tres años y medio.

    «Le recordé al Ministro Lavrov que las obligaciones de Rusia en el campo de los derechos humanos se derivan de los compromisos internacionales que ha asumido libremente (es decir, el Convenio Europeo de Derechos Humanos del Consejo de Europa) y, por lo tanto, no pueden descartarse como injerencia en los asuntos internos. Reiteré estos puntos en la rueda de prensa«

    Borrell no parece estar muy preocupado por «recordar a España sus obligaciones en el campo de los derechos humanos». España ha sido condenada varias veces por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos: por «uso desproporcionado de la fuerza» en 2004 contra manifestantes por la crisis económica en Valladolid, dejando la policía a una joven incapacitada de por vida (2014) ; por no investigar torturas policiales (2011); por haber juzgado en 2007 a dos jóvenes que quemaron fotos de los anteriores monarcas (2018); etc.

    «Mi equipo tuvo contactos con el círculo cercano del Sr. Navalny para expresar nuestro apoyo. Desafortunadamente, no pude encontrarme con él porque estaba siendo juzgado durante mi visita»

    A propósito de visitas a presos, cabe recordar que un grupo de eurodiputados -de esa institución europea de la cual Borrell es ahora Alto Representante- denunció que el Estado español les impedía visitar a los dirigentes políticos catalanes independentistas -electos- encarcelados en Madrid. Los eurodiputados por ley tienen derecho a acceder a cualquier centro penitenciario de la UE, pero en Madrid no se les permitió. A Borrell no le pareció por eso que España «se está desconectando progresivamente de Europa y mirando los valores democráticos como una amenaza existencial» como sí le parece que ocurre en Rusia.

    «Lamentablemente, al final de nuestra reunión nos enteramos, a través de las redes sociales, de la expulsión de tres diplomáticos de la UE por acusaciones infundadas de que no cumplieron con su condición de diplomáticos extranjeros al participar en manifestaciones. Le pedí al ministro Lavrov que revocara esta decisión, pero fue en vano»

    En 2018, el mismísimo Borrell, hizo destituir al cónsul de Grecia en Barcelona porque el año anterior había acudido a una manifestación del Día Nacional de Cataluña vestido con una camiseta con un dibujo de la bandera de los independentistas catalanes, y haber participado en un acto público de apoyo al presidente catalán Carles Puigdemont. En la «limpieza» de cónsules extranjeros simpatizantes de las reivindicciones catalanas, España hizo destituir también al representante de Finlandia, al de Letonia y al de Filipinas. El de Bulgaria corrió la misma suerte, pero éste por tachar de «franquista» a la vicepresidenta del gobierno de Rajoy.

    «Regresé a Bruselas con una profunda preocupación por las perspectivas de desarrollo de la sociedad rusa y las opciones geoestratégicas de Rusia. Mi encuentro con el ministro Lavrov y los mensajes enviados por las autoridades rusas durante esta visita confirmaron que Europa y Rusia se están distanciando. Parece que Rusia se está desconectando progresivamente de Europa y mirando los valores democráticos como una amenaza existencial«.

    A Borrell, le preocupan «profundamente», «las perspectivas de desarrollo de la sociedad rusa», pero más deberían preocuparle las del Estado español: el anterior jefe de Estado salido subrepticiamente hacia los Emiratos en medio de un escándalo financiero; el Consejo General del Poder Judicial caducado hace dos años; una Ley Mordaza que criminaliza la libertad de expresión y la protesta ciudadana; exiliados y presos por cuestiones políticas; dos millones de españoles alimentándose gracias a los bancos de alimentos; cada 12 minutos en Epaña una familia es desahuciada de su hogar porque no puede pagar el alquiler o la hipoteca… Lo mejor que puede hacer Rusia es «desconectarse» de desarrollos como éstos.

    «Discutiremos estas cuestiones con mis compañeros ministros de Asuntos Exteriores de la UE. Como siempre, corresponderá a los estados miembros decidir los próximos pasos, y sí, estos podrían incluir sanciones. Y también tenemos otra herramienta a este respecto, gracias al régimen de sanciones de derechos humanos de la UE aprobado recientemente».

     
  • mesmontse 11:03 pm el 7 December, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: España,   

    ESPAÑA: Altos mandos militares firmantes de una carta al rey y a la Eurocámara ansían fusilar a la mitad de los españoles 

    El pasado 10 de noviembre 39 altos mandos militares retirados de aviación enviaron una carta al rey, arremetiendo contra el Gobierno de Pedro Sánchez con los mismos argumentos de la extrema derecha. Acusaban al gobierno de políticas que «aniquilarán de raíz nuestra democracia». Su idea de «democracia» quedó al descubierto cuando se filtraron las conversaciones del grupo de whatsapp de los firmantes de la misiva al rey. Quien parece ser el líder del grupo, un general de división retirado, escribió a sus colegas que : «No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta». Luego agregó «creo que me quedo corto fusilando a 26 millones!!!!!!!!». Un capitán retirado le responde: «No quiero que estos sinvergüenzas pierdan las elecciones. No. Quiero que se mueran todos y toda su estirpe». El líder del grupo le responde: «para que mueran hay que fusilarlos y hacen falta 26 millones de balas!!!!!!!!!!».

    El capitán que desea la muerte a los miembros del gobierno y «toda su estirpe», encabezó otra carta, en ese caso enviada al Presidente del Parlamento Europeo, acusando al gobierno español de prácticas políticas «antidemocráticas».

    El líder del grupo considera que «España está llena de gente ingobernable y la única forma posible es culturizar a la gente cosa que es imposible con la izquierda”.
    Es preferible no imaginar lo que debe entender esta gente por «culturizar».

    Dos coroneles retirados intercambiaron opiniones sobre qué hacer con los catalanes de «la puta ANC [Asamblea Nacional Catalana]… pagarán por esto y por otras cosas…»

    (La Asamblea Nacional Catalana es una organización de la sociedad civil de pensamiento independentista). Comentan que «alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal) contra estos hijos de puta” y uno se lamenta de no estar en el servicio activo «para desviar un vuelo caliente de las Bárdenas a la sede de estos hijos de puta..”

    El cabecilla opinó que «la sociedad española está dividida y los buenos son más cobardes que los malos en la actualidad». Ahora bien, cuando se hizo público el contenido del chat del grupo, y los periodistas contactaron con 4 de los autores más activos, estos «valientes» que quieren fusilar a la mitad de la población, lo negaron todo y hasta sugirieron que cualquiera podría haberlos suplantado o usado sus móviles para enviar esos mensajes.

    No son una excepción ni personajes salidos de la máquina del tiempo con mentes inadaptadas a la vida civilizada. Hay más. Pocos días después de la misiva al rey de los 39 militares del Aire, un grupo de 73 altos mandos retirados del Ejército de Tierra no quisieron ser menos, y también enviaron una carta a Felipe VI. En la misma acusan al gobierno de Sánchez, al cual describen como “social-comunista, apoyado por filoetarras e independentistas”, de causar “la descomposición de la Unidad Nacional”.

    «Hay una clara afinidad ideológica entre Felipe VI y los ultraderechistas», señala el ex militar español Luis Gonzalo Segura

    En una entrevista con un medio catalán el ex militar español autor del libro ‘El ejército de Vox‘, habla sobre el chat golpista y la carta de los militares al rey español

    ANDREU BARNILS / VILAWEB

    Días intensos en los cuarteles del Ejército español, ahora que se ha hecho público que en un chat de militares del Aire retirados o trabajando en el campo civil hablaban de fusilar a 26 millones de personas, se debatía un posible golpe de estado y tildaban de antidemócratas «al hijo de puta» de Pablo Iglesias, y al «malnacido» de Pedro Sánchez.

    La primera persona en hacer público el chat de los militares fue Luis Gonzalo Segura (1977) el ex-teniente expulsado en 2015 por haber denunciado la corrupción, los abusos, los acosos y los privilegios dentro del Ejército. Gonzalo Segura colgó fragmentos del chat en su cuenta de Twitter. Días después, el portal Infolibre aportaba más información. Pero la semana pasada ha habido un segundo caso: militares del Ejército de tierra han enviado una carta al rey de los españoles, Felipe VI, asumiendo el discurso de Vox, culpando al gobierno «socialcomunista, secundado por filoetarres e independentistas» de amenazar «con la descomposición de la unidad nacional». VilaWeb ha entrevistado a Luis Gonzalo Segura, autor de El Libro Negro del Ejército Español (2017), En la guarida de la bestia (2019) y El ejército de Vox (2020). Nadie como él para aportar el contexto de los hechos.

    -Usted fue el primero en publicar el chat de militares donde se habla de golpes de Estado y de fusilar a millones de personas. ¿Cómo llegó a usted?

    -Hace un mes que lo tengo. Y este domingo (el 29 de noviembre), El País publicó la carta del Ejército de tierra dirigido al rey. Ok Diario la había publicado hacía unos días. Pensé que era el momento, y que era adecuado no esperar más. Y que hacerlo fuera un impulso para abrir el debate.

    -En el chat hay frases y actitudes propias de la ultraderecha. ¿Fue una sorpresa?

    -Nada de sorpresa. Y espero que este caso no se trate como una cuestión folklórica. Es una cuestión estructural. Precisamente, este año he publicado el libro El ejército de Vox, que analiza doscientas secciones censales y se ve cómo vota la gente. Y en las secciones censales donde hay cuarteles militares se ve el predominio claro de los partidos de ultraderecha. En Cataluña, también. Nada de sorpresa, pues, ni por los términos ni por lo que se explica en el chat. Es decir, hemos visto un árbol, pero lo importante es el bosque.

    -Para quien no esté al tanto, ¿qué dice el chat de los militares?

    -Barbaridades. Se expresan tesis de la ultraderecha, de Vox. Estos militares entienden, como la mayoría de ellos, que todos aquellos que no tengan una ideología claramente conservadora son enemigos del Estado. Y por lo tanto, se les debe fusilar. Es la guerra de siempre.

    Es obvio que estos militares, y se ve en el chat, se sentirían mucho más cómodos en una dictadura. En uno de los momentos del chat se asegura que a la hora de dar un golpe de Estado no funcionaría porque no sería bien visto en España ni en Europa. Que no propongan ni perpetren un golpe de Estado porque está mal visto, nos marca la línea y el grave problema que hay en las fuerzas armadas, porque estas ideas se compartieron en reuniones con más de un centenar de militares, donde había un jefe del Estado mayor del Ejército. Es inaudito y chocante que estas ideas se compartan y no pase nada. No hay ninguna represalia. Demuestra hasta qué punto hay connivencia y el problema es estructural.

    -El gobierno español ha anunciado que abrirá investigaciones para saber qué ha pasado.

    Mire, hoy hemos sabido que el Tribunal Central Militar ha ratificado la expulsión del cabo Santos como represalia por haber firmado un manifiesto antifranquista hace dos años. ¿Le suena el caso? Es Margarita Robles (ministra de Defensa de Sánchez y magistrada de profesión) quien expulsa a este cabo. Margarita Robles tiene pleno conocimiento del predominio ultraderechista en las fuerzas armadas. No es necesario que abran ningun investigación. También lo sabe todo el PSOE. Y son ellos los que no tienen ninguna intención de regenerar las fuerzas armadas.

    Al revés. Nos expulsa a nosotros, los militares demócratas. De hecho, yo pasé quince días encerrado en 2015, precisamente por haber denunciado que la cúpula militar era de ultraderecha, y por haberme negado a participar en una posible intervención militar en Cataluña. Por lo tanto, no es nada nuevo. Y ahora ocurre el caso de este chico, Santos. Cuando Santos firma el manifiesto, empiezan a fiscalizar sus redes sociales. Y descubren que es republicano, partidario del derecho de decidir en Cataluña, el País Vasco y Galicia, y contrario a la sentencia de los chicos de Altsasu. Estos son los motivos por los que lo expulsan. (La ministra del gobierno socialista) Robles ratifica la expulsión. Robles no puede decir ahora que no sabe nada de lo que pasa dentro de las fuerzas armadas y que abrirá investigaciones.

    -Ayúdenos a poner en contexto a los nombres de los militares que aparecen en el chat: Francisco Beca, Angel Gil, etc.

    -No es una promoción entera, pero sí es un número muy considerable de una promoción completa del Ejército del aire. Generales, coroneles, teniente coronel.

    -Son gente retirada.

    Es gente que no está activa, pero algunos no son jubilados. Trabajan en empresas relacionadas con el entramado empresarial de aviación, o son pilotos civiles. Hay una clara división, y se ve en el chat, entre los que son gente de mundo, que ha recorrido, y los que se han quedado como militares.

    – ¿Qué opina del comentario de que «esto ha pasado en una promoción. El resto de promociones son democráticas»?

    -Insisto, el problema es estructural. No olvidemos que los escándalos de las últimas dos décadas en el Ejército han tenido que ver con la ultraderecha. El teniente general Mena (2006), que pedía que el Ejército actuara contra el Estatuto de Cataluña; el general Chicharro, de ayudante del rey emérito pasa a la Fundación Francisco Franco (2012); y el manifiesto franquista (2018). Y ahora preguntémonos: ¿cuántas manifestaciones democráticas hemos tenido de altos mandos militares los últimos veinte años? Una: el manifiesto antifranquista, firmado por treinta. Contra los más de mil que firmaron el manifiesto franquista. Los números cantan.

    El problema no es coyuntural. Ni forma parte de un problema del pasado. Ni de una sola promoción.

    – ¿Qué importancia le da a la carta que los militares del Ejército de tierra envían al rey, que asume la tesis de Vox y tacha al Gobierno de «socialcomunista, secundado por filoetarres e independentistas»?

    -Toda la importancia. Nos demuestra hasta qué punto España comete un error creando una bicefalia. El Jefe de Estado español, teniendo en cuenta que es el rey, y por tanto no se vota, no debería ser nunca jefe de ninguna de las fuerzas armadas. Para mí es obvio.

    Aparte, demuestra que existe una clara afinidad ideológica entre Felipe VI y los ultraderechistas. No olvidemos que Felipe VI ha sido militar, y por tanto, está en contacto con militares, con su promoción. Y si supieran que es un demócrata, no le habrían enviado esta carta. Si se la envían, es porque saben que concuerda con sus ideas ultraderechistas. Otra cosa es que les dé la razón o no, que calle, o no calle, por un interés político, por las repercusiones que pueda tener. Pero en el mundo militar, los altos mandos deben conocer necesariamente la ideología de Felipe VI, porque tienen contacto. Esta es la importancia de la carta.

     
  • mesmontse 5:34 pm el 2 November, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , , España   

    CORONAVIRUS: La nueva variante que infecta a Europa surgió en España 

    De «virus chino» a «virus español»

    Algunos medios españoles aún se refieren al SARS-CoV-2 como «virus chino», siguiendo la línea marcada por EEUU, y en contra de lo que pidió la OMS desde el primer momento. Por su parte, la mayoría de los medios occidentales cuando informan de la pandemia de coronavirus agregan la nada inocente coletilla de «originada en la ciudad china de Wuhan».

    Ahora veremos si serán consecuentes y llamarán «virus español» a la mutación que se originó en los meses de verano en España y que es la protagonista de la segunda ola de coronavirus en Europa.

    La mutación surgida en España, turistas mediante, se extendió por casi toda Europa, y llegó hasta las antípodas, en Nueva Zelanda. Así lo han determinado los análisis realizados por la Universidad de Basilea, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y el consorcio español SeqCovid-Spain. El estudio, realizado por científicos suizos y españoles, se publicó el pasado jueves en la revista MedRxiv.

    La variante se observó por primera vez en España en junio y ha estado presente en frecuencias superiores al 40% desde julio, según el estudio

    La mutación ha sido denominada por los científicos «20A.EU1», y está presente en el 80 % de las muestras de España, en un 90 % de las del Reino Unido; y entre el 30-40% de las muestras analizadas en Suiza y Países Bajos. También se ha encontrado en muestras de Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Letonia, Noruega y Suecia, e incluso en Hong Kong o Nueva Zelanda. Además, es una mutación exitosa. Dicen los autores del estudio que casi ninguna de las numerosas mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2 que circulan en Europa, «se han extendido de forma tan exitosa y se han vuelto tan prevalentes» como la que se originó en España durante los meses estivales y desde allí se expandió por Europa y otras regiones.

    «Mostramos que esta variante se exportó desde España a otros países europeos en múltiples ocasiones y que gran parte de la diversidad de este clúster presente en España se observa en toda Europa«, dicen los autores de la investigación

    ¿Tratarán ahora los medios corporativos a España, por el surgimiento de esta mutación del SARS-CoV-2 en su territorio, como trataron a China por la emergencia del nuevo coronavirus? Durante la primera ola, los medios españoles informaron ampliamente sobre las demandas contra China por el surgimiento del nuevo coronavirus, una idea surgida en EEUU. Los catedráticos de derecho pontificaron sobre las posibilidades de llevar a China incluso ante el Tribunal Penal Internacional por la pandemia, por la gestión de la misma o -en el colmo del ridículo- por la falta de equipos de protección personal para los sanitarios, porque China «los acaparó» (!). Este último supuesto, precisamente, fue el motivo que alegó una organización de sanitarios estadounidenses en su demanda contra China.

    En el mes de abril, Missouri (un Estado del Medio Oeste de EEUU) demandó al Gobierno de Pekín, al Partido Comunista Chino y a funcionarios e instituciones de ese país por su actuación ante el coronavirus. El fiscal general de Missouri sostiene -en un escrito al que sólo faltaba acusar a China de la creación de los murciélagos algo sorprendente: que las autoridades de ese país «hicieron poco para contener la propagación» del virus. El fiscal se basó en lo que informaba The New York Times. Por su parte, una firma de abogados de Las Vegas demandó a China por «negligencia y responsabilidad severa por realizar actividades ultrapeligrosas» (no aclaran a qué se refieren). En mayo ya eran 9 las demandas presentadas en EEUU contra China, alegando que «no hicieron nada» (!) para detener la propagación del virus.

    Si China «no hizo nada» para detener la propagación del virus, ¿qué habría que decir entonces de España, o de Italia? La estrategia de Europa para desviar la atención sobre su pésima gestión de la pandemia es mirar la paja en el ojo ajeno, cuando hay una viga en el suyo. Los medios siembran la idea en el público de que «no puede ser que China haya controlado la pandemia» y «seguramente están ocultando información».

    La realidad es que Europa, otra vez , es el epicentro mundial de la pandemia: el 46% de los nuevos casos ocurren en el continente, y el protagonista, es una mutación exitosa surgida en España y «exportada a otros países europeos en múltiples ocasiones».

     
  • mesmontse 2:24 pm el 29 October, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: España, ,   

    ESPAÑA: Las élites se van de fiesta en pleno Estado de alarma que restringe las reuniones 

    Imagen del evento

    Cuatro ministros, entre ellos el de Sanidad, acuden a una gala multitudinaria, cuando las restricciones limitan las reuniones a 6 personas

    El lunes de esta semana, un diario digital de derechas celebró su quinto aniversario con una concurrida cena de gala para el establishment, en la cual entregó premios a empresarios de las mayores compañías españolas, a militares, y a deportistas del Rel Madrid. Hasta ahí, todo entraría dentro de la rancia tradición española, si no fuera porque desde el día anterior España estaba en Estado de alarma por la segunda ola de Covid-19, con restricciones a 6 personas en la concurrencia a reuniones sociales públicas o privadas.

    El Estado de alarma fue decretado el domingo 25 de octubre en un Consejo de Ministros extraordinario. La situación sanitaria es tan grave que el Ejecutivo quiere que dure hasta el 9 de mayo de 2021, es decir 6 meses. El presidente del Estado español Pedro Sánchez, en una comparecencia anunciando la medida , con expresión severa, advirtió a los ciudadanos que si no eran responsables en el cumplimiento de las restricciones, se impondría un confinamiento estricto como el del pasado marzo. Sánchez instó a los ciudadanos a reducir al máximo todos los contactos sociales y recomendó a la gente a quedarse en casa «todo lo que sea posible». La medida excepcional viene acompañada de un toque de queda entre las 23:00 y las 6:00 horas. Según datos que maneja el gobierno las reuniones sociales nocturnas -cuyo protagonismo, autoridades y medios de comunicación atribuyen a los jóvenes– disparan los contagios en un 30%.

    Durante el confinamiento nocturno, las salidas sólo están justificadas para adquirir medicamentos o artículos de primera necesidad; asistir a centros médicos o veterinarios por motivos urgentes; ir a trabaja; regresar al domicilio habitual después de realizar alguna de las actividades autorizadas; para la asistencia a mayores, menores, personas dependientes, o con discapacidad; repostaje en gasolineras cuando sea necesario para alguna de las actividades anteriores; por causa de fuerza mayor debidamente acreditada.

    Otra de las medidas es la limitación a 6 personas como máximo, en las reuniones en espacios públicos o privados, salvo que se trate de convivientes. También está limitado el aforo en los lugares de culto.

    A la gala multitudinaria organizada por el digital de derechas cuando ya estaban en vigor las restricciones impuestas por el Estado de alarma, asistieron 4 ministros del gobierno de Sánchez: la responsable de Defensa, el titular de Justicia, el de Cultura y -en el colmo de la incongruencia- el ministro de Sanidad. Tampoco se perdieron la cena los líderes del Partido Popular y de Ciudadanos; la portavoz del PP en el Congreso; la diputada y vicesecretaria de política social del PP; el secretario general del PP; el vicesecretario de comunicación del PP; el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso; los presidentes de las comunidades autónomas de Madrid, Castilla-La Mancha y Murcia (todos del PP); el alcalde y la vicealcaldesa de Madrid (también del PP); y la Fiscal General del Estado.

    No había representantes de Podemos, ni de Vox (todo debe decirse).

    Ante la enorme indignación expresada por los ciudadanos en las redes sociales, de las cuales se han hecho eco la mayoría de los medios, la ministra socialista portavoz del gobierno María Jesús Montero -médico y con una larga experiencia en gestión sanitaria, por cierto- ha querido zanjar la polémica señalando en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del día siguiente, que «el evento contó con las garantías». (?)

    Hasta que no se demuestre lo contrario, 150 -ese fue el número de los congregados- es una cifra mayor que 6 (máximo de personas no convivientes que pueden reunirse) y la medida no señala ninguna excepción basada en la «buena ventilación del local» o sus «grandes dimensiones», como ahora argumentan algunos miembros del gobierno. Si esa reunión, no la hubiera organizado el establishment, se hubiera presentado la policía a disolverla, identificar a los presentes y aplicarles las correspondientes sanciones previstas por las leyes.

    Cuando se está bajo el Estado de alarma , en caso de que los infractores en el cumplimiento de las medidas sean cargos públicos, pueden ser suspendidos de inmediato de sus funciones. Es lo que dice la ley, pero obviamente, esto es España y a nadie se le ha hecho rendir cuentas.

    El ministro de Sanidad ante el alud de críticas que dejaron su credibilidad por el suelo, dijo que los ciudadanos tienen razón y que deberían evitarse estos eventos, «aunque cumplan las normas de seguridad«. Si el ministro de Sanidad no es capaz de reflexionar por si mismo estas cosas a priori, el futuro se pesenta muy negro. Además está demostrando que carece de capacidad para comprender por si mismo, ni tampoco el gobierno, según parece, el alcance de las medidas que ellos mismos han tomado. Salvo que hayan escrito con tinta invisble, que las élites quedan eximidas de cumplirlas en los mismos términos que la plebe.

    El ministro de Sanidad ni siquiera recurrió al «lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir», frase acuñada para la posteridad por el ex Jefe de Estado cuando se descubrió que había ido a cazar elefantes a Botswana con su compañera sentimental, mientras España se hundía en la crisis económica.

    Sánchez con el Papa: todos sin mascarillas ni distancia de seguridad

    El papa Francisco recibe a Sánchez en el Vaticano

    El escándalo de las élites de fiesta saltándose las restricciones del Estado de alarma vigente, llegó sólo dos días después de que la ciudadanía hubiera contemplado asombrada las fotos de otro evento. En este caso fueron las fotos de la audiencia del presidente del Estado y la delegación española con el Papa en el Vaticano. Ni los anfitriones ni los invitados llevaban la mascarilla puesta y tampoco han respetado la distancia de seguridad.

    El llamativo detalle en la visita de Pedro Sánchez y Begoña Pérez al papa Francisco en el Vaticano

    En este caso, el gobierno español ha dicho que el responsable es el protocolo del Vaticano, que les exigió retirarse las mascarillas. Si es así, pésimamente hecho por parte de los encargados vaticanos del protocolo, que están ayudando a la propagación del virus y dando mal ejemplo a la ciudadanía de Occidente.

    Una imagen y una actitud muy distintas de las que ofrecieron el presidente Xi Jinping y todas las autoridades de China durante las restricciones en su país: todos de rigurosa mascarilla, y bien puesta, en todo momento. Tanto dentro del país como cuando el presidente Xi Jinping acudía a visitas en el exterior.

    En los 9 meses de pandemia la clase dirigente europea no ha aprendido aún ni a colocarse correctamente la mascarilla, o lo que es peor, a tener la disciplina de usarla o a comprender la necesidad de hacerlo. Así nos va.

     
  • mesmontse 4:18 am el 24 October, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: España,   

    ESPAÑA, PAÍS DE PILLOS: Fraude empresarial millonario con las ayudas por la pandemia 

    Más de 30.000 empresas pilladas haciendo trampas con las ayudas del Estado para mantener el empleo

    ERTE en ATOS: FRAUDE SOCIAL – Red Sindical TIC

    Cuando se declaró el Estado de Alarma en España el pasado 14 de marzo, el gobierno dio a las empresas la posibilidad de acogerse a una figura legal llamada Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor debido a la situación sanitaria. Existen dos modalidades, en una la empresa paraliza la actividad laboral, y en la otra reduce la actividad entre un 10% y un 70% de la jornada de trabajo.

    Una vez tramitado y aprobado el ERTE, los trabajadores cobran del Estado la prestación de desempleo -independientemente de que el tiempo trabajado acumulado les diera derecho o no, y sin descontar este período de prestación a futuras prestaciones a las que tengan derecho- y los empleadores quedan exentos de pagar el 75% de los aportes empresariales a la Seguridad Social. El porcentaje exento llega al 100% para las empresas de menos de 50 trabajadores.

    El objetivo del ERTE es mantener los puestos de trabajo y proteger al trabajador, que debe ser reincoporado obligatoriamente al mismo puesto cuando cese la causa del ERTE; conserva su antigüedad y tiene libertad para trabajar en otro sector empresarial no afectado.

    La prestación por desempleo de los trabajadores es la habitual, del 70% de su salario para los primeros 6 meses (luego se reduce al 50%).

    El primer mes de aplicación de esta medida, es decir, a mediados de abril, en España había unos 4 millones de trabajadores en ERTE y medio millón de solicitudes de empresas para acogerse a este sistema de despido temporal por causas de fuerza mayor.

    Sólo en el mes de mayo, que fue el más intenso en cuanto al número de empresas que se acogieron a esta medida, el coste para el Estado (es decir, para todos los ciudadanos, cosa que se olvida a menudo) fue de 5.500 millones de euros al hacerse cargo de los salarios de los trabajadores. La buena noticia es que se perdieron medio millón de empleos menos de los previsibles en relación a la magnitud de la crisis provocada por la pandemia.

    Las grandes corporaciones, como por ejemplo Burger King, Cortefiel, Air Nostrum, Ryanair, Seat o Volkswagen, fueron las primeras en anunciar que solicitarían el ERTE.

    No pasó mucho tiempo hasta que empezaron a circular historias que retrataban la tradicional picaresca de estas tierras. Pero la administración pública también sabe en qué país vivimos y no ha tardado en salir a la pesca de los pillos.

    Según informó el diario Público del 21 de octubre, los inspectores del Ministerio de Trabajo han investigado a más de 30.000 empresarios tramposos.

    Según fuentes de la Inspección de Trabajo, ya se ha sancionado a 1.755 empresas con multas que suman un total de casi 8 millones de euros y han recuperado aportes empresariales por más de 2 millones de euros de los cuales habían quedado exentos de forma fraudulenta.

    Uno de los fraudes descubiertos consistía en incluir empleados ficticios contratados para que recibieran la prestación del Estado. Durante las primeras semanas de la pandemia, los inspectores de trabajo detectaron más de 20.000 empresas sospechosas de estar realizando esta práctica. No me sorprendería que esos empleados falsos, hubieran tenido que entregar buena parte de la prestación al empresario «que les hacía el favor», o prometía darles trabajo cuando pasara la pandemia. Obviamente los inspectores de trabajo no pueden llegar a estos detalles.

    Otro fraude fue obligar a los trabajadores a seguir trabajando mientras la empresa estaba acogida al ERTE (y el Estado asumía la carga salarial) o bien no respetar la reducción de horario que habían tramitado en el ERTE. Además, de la estafa al Estado -es decir, a todos- se suma la irresponsabilidad de estos empresarios de haber contribuido a la propagación del virus obligando a los trabajadores a salir de su casa cuando no debían hacerlo. El gobierno debería contemplar una sanción también por esto, por daño a la salud pública.

    En otro caso, el fraude consistió en reincorporar a los trabajadores o parte de ellos, pagándoles en negro, o bien fueron sustituidos por trabajadores con salarios más bajos, cosa que no se podía hacer bajo la normativa del ERTE al cual se había acogido la empresa.

    Aún quedan 13.000 empresas a punto de ser sancionadas por distintos tipos de fraude cometidos con los ERTE, y 15.000 ya tienen expedientes abiertos. Si reciben multas similares a las de las primeras empresas sancionadas, el fraude puede superar los 135 millones de euros. En porcentajes, el fraude detectado supone más del 6% de los ERTE solicitados por la patronal.

    Y seguramente, es sólo la punta del iceberg… pero ¿se puede esperar acaso, un comportamiento ejemplar de la sociedad de un país cuyo ex Jefe de Estado – ese es el cargo que ocupan los monarcas en España- sale en secreto y precipitadamente en medio de un escándalo financiero, a buscar cobijo en una petromonarquía medieval?

     
  • mesmontse 3:07 am el 12 October, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: España   

    ESPAÑA – DIA DE LA HISPANIDAD: Una celebración contra la Segunda República 

    La celebración de la Hispanidad se creó contra la Segunda República Española y para destruirla. ¿Qué sentido tiene que la transición la haya blanqueado y que la izquierda española hoy continúe sin repudiarla?, se pregunta el director del medio digital catalán Vilaweb

    «Hispanidad», cómo la transición puso las bases para el triunfo de Vox

    12 de Octubre. El ¿Descubrimiento? – Where´s my mind?

    VICENT PARTAL / VILAWEB

    Los conceptos políticos tienen historia y el análisis de ésta no sólo explica su tiempo sino que sirve para explicar también la influencia que tienen en el presente. Es el caso, pertinente hoy, de esta «Hispanidad» que sorprendentemente celebra como si nada la izquierda española, y que no sólo es un argumento recurrente del franquismo, sino que es un argumento, un concepto, nacido precisamente contra el republicanismo y contra las ideas progresistas.

    La pérdida de las últimas colonias españolas de América es el punto clave para entender la evolución hasta hoy de la idea de España.

    Como bien explicaba ya en 1912 Rafael María de Labra, con la firma del Tratado de París, «España perdió su carácter de nación americana». Este es un lenguaje que hoy nos puede extrañar -en definitiva todo lo que va más allá de nuestra vida biológica nos extraña- pero que hay que entender si queremos comprender lo que pasa hoy.

    España se veía a sí misma como una nación que había evolucionado a partir de ser un imperio y no se concebía a sí misma como una nación europea. Recuerde, al respecto, la frase con la que comienza la tan exageradamente alabada Constitución de Cádiz: «La nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios». Esta existencia de la nación en dos hemisferios, Europa y América, se veía como consustancial a la existencia de España como nación. Y era el contrapeso necesario a la obsesión y el complejo de no ser considerada como verdaderamente europea por los demás europeos.

    Por eso, cuando España, menos de un siglo después de proclamarse constitucionalmente un pueblo en dos hemisferios, es derrotada en Cuba y pierde por lo tanto la condición de ‘nación americana’, la sacudida será inmensa, como no habido otra similar. Muy pronto, como reacción, aparecerán dos movimientos que marcarán profundamente hasta hoy: el colonialismo compensatorio en Marruecos, donde saldrá de manera directa el franquismo, y el intento de reconstrucción de la «España americana» a partir de la Hispanidad. Hoy nos interesa hablar de éste.

    El concepto de la Hispanidad aparece precisamente en medio de la confusión y el desconcierto por la pérdida de las últimas provincias americanas. Lo formula Unamuno en 1909, pero a partir de la segunda década del siglo derivará, sobre todo de la mano de Ramiro de Maeztu (1874-1936) y su tenebrosa idea de la «reconquista espiritual», en la base de la ideología nacionalista española, profundamente reaccionaria.

    Contra esta tesis intenta emerger una visión alternativa progresista y sensata que intenta construir un proyecto multilateral, al considerar por igual la España europea y las repúblicas americanas. Este, y no el de la hispanidad racial y nacionalista, es el proyecto de la Segunda República Española, del gobierno de Azaña y muy en concreto de Luís de Zulueta. Zulueta dibujará un escenario de cooperación, paz, democracia y progreso en que la España que había quedado en Europa sólo era una más, y no la principal, en el conjunto de las naciones independientes que habían aparecido en la España «de los dos hemisferios». Este es un proyecto completamente abandonado después por todos, pero que debería servir al menos para que la actual izquierda española se diera cuenta del grave error que comete no oponiéndose a celebraciones como las del 12 de octubre, lo que no pasará mientras continúe renunciando a analizar de manera crítica el mismo concepto nacional de España.

    Es en medio de este intento de cambiar el debate, que en 1934 Maeztu reaccionó publicando el panfleto «Defensa de la Hispanidad«. Este era un texto doctrinal donde la extrema derecha interpreta el pasado como una propuesta de futuro: «Los pueblos hispánicos no hallarán sosiego sino en su centro, que es la Hispanidad«. La nación española creía tener como misión la proyección universal del catolicismo -contra la Europa luterana- y la recuperación de los valores asociados al imperio, entre los cuales y de manera muy destacada estaban la jerarquía y un concepto muy macho y machista del honor, repudiando el liberalismo, el debate y la razón ilustrada. Básicamente esto que hoy vemos que expresan el Tribunal Supremo español y el poder judicial.

    Esta doctrina fue el alimento principal de los movimientos reaccionarios que desembocaron en el franquismo, el golpe de estado de 1936, la guerra y la dictadura.

    Y personajes como Ramiro de Ledesma (1905-1936) o Ernesto Giménez Caballero (N.de la E.: introductor del fascismo en España) la desarrollaron aún más, incorporando un profundo componente anticatalanista. Y agitaron ya entonces las calles de Madrid, muy al igual como ocurre ahora. Los movimientos reaccionarios católicos, pero sobre todo el falangismo y aquella idea de «la unidad de destino en lo universal», acabarían por dar forma política concreta al engendro. De lo que se trataba, según ellos, era superar el reto que planteaba ya entonces el nacionalismo catalán recuperando el mito de «la España mayor», es decir la España americana. Y alimentando, de paso, un neocolonialismo económico y cultural que también fracasó en ese momento en América y que curiosamente sólo funcionaría unos pocos años con el PSOE de Felipe González.

    La Hispanidad, así, se convirtió en un arma ideológica de primer orden contra la Segunda República, contra aquella república que la derecha reaccionaria veía como laica, secularizadora y liberal, además de roja, masona, separatista y todo lo demás. Y sobre todo se convirtió en la referencia mítica y legitimadora de la dictadura, cuando Franco ganó la guerra.

    El régimen se esforzó en construir con este concepto un mito sobre qué es España: los reyes católicos, Colón descubriendo América , la reconquista y la gloria imperial, que por increíble que pueda parecer aún hoy forma parte del contenido escolar que se imparte en muchas zonas de la España profunda.

    Se inculcó la idea de que la historia de España, y muy en particular la Hispanidad, era una sucesión de hechos gloriosos y milagrosos, únicos, al servicio del catolicismo y alimentados casi por dios en persona, que conferían a España una misión universal ante la cual las particularidades «regionales» eran algo antinatural y ridículo.

    Como señala el profesor de la Universidad de Florida, Santiago Juan-Navarro, todo se puede acabar resumiendo en la frase «Una sola fe, en una sola lengua», recogida de una soflama de Isabel la Católica (que aparece en el film Alba de América de 1951): «Llevaremos sangre generosa para alumbrar la noble familia de las Españas y por encima del mar y del tiempo nos ata siempre una fe, en una sola lengua: será el milagro más hermoso de todos los siglos». El milagro más hermoso de todos los tiempos, resulta tener una fe, es decir caminar todos juntos sin el recurso molesto de la razón, el debate o la diferencia, y expresándose en una sola lengua, que es evidentemente el castellano. Ya pueden ver de donde saca línea Ciudadanos…

    Todo esto no es sólo un repaso histórico o una cosa del pasado, porque esta idea reaccionaria de España que hoy encarna Vox, pero que ya empapa a la mayoría de la sociedad española, funciona muy bien porque tiene muy viva esta raíz que nadie ha querido extirpar. Y esta raíz la tiene, sobre todo, porque la transición, como se hace claramente visible en un día como hoy, no sólo no alteró, ni modificó ni destruyó las bases ideológicas del franquismo, sino que las blanqueó, las dignificó, lo mismo que blanqueo y dignificó las instituciones de la dictadura.

    Eso explica cómo en 1981, en vez de marcar una ruptura radical con sus doctrinas, en vez de penalizar la ideología franquista aunque sólo fuera para prevenir la reaparición que hoy vivimos hoy, en vez de extirpar las bases del nacionalismo reaccionario español , van las cortes democráticas y deciden nada menos que la fiesta nacional española siga siendo el día de la Hispanidad, el mismo día que se quiso instaurar precisamente contra la república de 1931 y para destruirla. Nada es inocente y de aquellas lluvias vienen estos lodos.

     
  • mesmontse 9:29 pm el 4 October, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , España, ,   

    COVID-19 Y POBREZA: Un estudio en la ciudad de Barcelona revela que la pandemia se ceba en los pobres 

    La pandemia de COVID-19 afecta con más fuerza a los barrios más empobrecidos, según confirma un estudio realizado en la ciudad de Barcelona por investigadores catalanes, y publicado en la revista Journal of Public Health. Los resultados van en la misma línea que otros estudios que relacionan una mayor mortalidad de los enfermos de COVID-19 con las áreas menos favorecidas.

    COVID-19 afecta más a las zonas más pobres de la ciudad de Barcelona

    https://www.imim.cat/media/upload//imatges/noticies/Figure2.jpeg?_t=1596789774
    Incidencia de COVID-19 por 10.000 habitantes ajustado por edades en los distritos de Barcelona y nivel de renta

    Los distritos de la ciudad de Barcelona con una media de ingresos más baja, fueron los más afectados por la primera ola de la pandemia

    FUENTE: IMIM

    La pandemia de COVID-19, que ha provocado cerca de 30.000 muertos en el Estado, según datos del Ministerio de Sanidad, afecta con más fuerza a los barrios más empobrecidos, según confirma un estudio recientemente publicado en la revista Journal of Public Health y liderado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona, y el Instituto Universitario para la Investigación en Atención Primaria de Salud (IDIAPJGol). El trabajo revela que, en la ciudad de Barcelona, el distrito con la media de renta más baja, Nou Barris, registró durante el pico de la epidemia una incidencia de casos 2,5 veces más alta que el distrito con la renta más alta, Sarrià-Sant Gervasi.

    El trabajo ha tenido en cuenta la incidencia de casos registrada por edad entre el 26 de febrero y el 19 de abril, uno de los momentos de más incidencia de la enfermedad en Barcelona, y la ha comparado con los datos de renta media por distritos. En total, se han analizado casi 9.000 casos. Los resultados destacan una relación directa entre una renta más baja y un número más alto de casos de COVID-19.

    Relación directa entre COVID-19 y pobreza

    «Esta enfermedad la está sufriendo más la gente de menos nivel socioeconómico», explica la Dra. Maria Grau, investigadora principal y miembro del Grupo de investigación en epidemiología y genética cardiovascular del IMIM y del CIBER en Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP). En este caso, la diferencia de casos entre el distrito de menos ingresos y el de más renta fue de casi 1.000 casos más, una incidencia 2,5 veces más alta.

    «Los resultados demuestran que los esfuerzos para contener la epidemia no pueden ignorar los problemas de equidad en materia de salud», apunta la Dra. Grau, que añade que «se tienen que hacer más esfuerzos en los barrios con una población más vulnerable. En estos casos, asegurar la igualdad de oportunidad de tratamiento es la clave, pero también lo es la protección financiera durante este período. Si no se rompe el círculo vicioso entre pobreza y enfermedad, los problemas locales de inequidad en salud permanecerán o se verán incrementados en las áreas afectadas por la epidemia».

    Los distritos de la zona norte de Barcelona, los de Nou Barris y Horta Guinardó, los de menos ingresos de la ciudad, registraron la incidencia más alta de casos de COVID-19, con 1.440 y 1.400 casos (tasas de 75,48 y de 70,39 casos por 10.000 habitantes). La única excepción en esta área fue el distrito de Sant Andreu, diferencia que se puede explicar por el alto percentaje de residentes de menos de 25 años (1 de cada 4). También cabe destacar la situación de Ciutat Vella, con solo 273 casos, hecho que revela la fuerte presencia del turismo y de población joven y extranjeros no residentes. Por contra, los distritos con más renta, Sarrià-Sant Gervasi y Les Corts, estuvieron entre los menos afectados, con 451 y 317 casos (tasas de 28,94 i 34,94 casos por 10.000 habitantes).

    Menos ingresos y más exposición al coronavirus

    La actual pandemia ha incrementado los problemas sanitarios relacionados con el acceso al mercado laboral. Los vecinos de los barrios más afectados tienen mayoritariamente trabajos que no permiten modalidades de trabajo a distancia, hecho que obliga a sus habitantes a desplazamientos para acceder a su puesto de trabajo en transporte público, a pesar de las recomendaciones de permanecer en casa, hecho que multiplica las posibilidades de contagio.

    También hay un vínculo claro entre la vivienda y la incidencia de la enfermedad, con condiciones de habitabilidad peores, viviendas sobreocupadas o compartidas en los distritos más afectados. Por contra, los autores del estudio apuntan a la disponibilidad de segundas residencias fuera de la ciudad como un factor a tener en cuenta a la hora de analizar los bajos datos de incidencia registrados en los distritos con más ingresos de la ciudad.

    Como explica el primer firmante del trabajo, el Dr. José Miguel Baena-Díez, investigador del IDIAPJGol (Centro de Atención Primaria La Marina), «es fundamental aplicar políticas de educación sanitaria que favorezcan una mejor comprensión y aplicación de las medidas preventivas ante el contagio, especialmente con las poblaciones de más riesgo, como son los barrios más deprimidos», como factor para la mejor comprensión y aplicación de las medidas de seguridad ante el contagio.

    El Dr. Juan Pablo Horcajada, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar, ha valorado la importancia de este trabajo, asegurando que «es muy interesante, entre otros motivos, porque da nueva información sobre el comportamiento epidemiológico del virus SARS-CoV-2. Los resultados van en la misma línea que otros estudios que relacionan una mayor mortalidad en pacientes COVID de áreas menos favorecidas. Esta información puede ser muy útil para planificar las acciones preventivas y educacionales en las ciudades o regiones, de una manera todavía más eficiente, teniendo en cuenta la realidad socioeconómica de los diferentes distritos o zonas».

     
  • mesmontse 12:27 pm el 28 September, 2020 Enlace permanente | Responder
    Etiquetas: , España,   

    ESPAÑA – PANDEMIA: El descontrol de Madrid podría causar el confinamiento de todo el Estado 

    Después de los errores cometidos en los inicios de la pandemia a principios del pasado mes de marzo, el gobierno del Estado español diseñó en mayo un plan de desescalada bastante lógico. Pero el gobierno de la Comunidad de Madrid -en manos del trifachito- no estaba dispuesto a cumplirlo. Vio su gran oportunidad de desgastar al gobierno del Estado y presentó batalla en todos los frentes para quebrar el plan de salida gradual del confinamiento. Como resultado de las presiones, en el mes de junio, el Gobierno del Estado se rindió. Hoy, el descontrol en Madrid de la nueva ola de Covid-19, podría obligar a un segundo confinamiento de todo el Estado. El gobierno de la Comunidad de Madrid sigue negándose a tomar las medidas pertinentes porque «sería la ruina económica», como si un segundo confinamiento de todo el Estado, no fuera mucho peor si la situación sigue descontrolada. Pero con eso debe estar contando la derecha, con generar una crisis de tal magnitud que haga caer al gobierno de Sánchez.

    Por qué la Comunidad de Madrid se encuentra -otra vez- al borde del abismo por la pandemia

    LUIS GONZALO SEGURA / Rt

    El Gobierno español, tras una fatídica lentitud en la toma de medidas a comienzos de marzo de 2020, diseñó y presentó en mayo un plan de desescalada riguroso, razonable y acertado. Las provincias deberían pasar catorce días por cada fase, con un total de cuatro fases –de 0 a 3–, y sólo podrían pasar a la fase siguiente si cumplían con una serie de hitos. De esta manera, las zonas más afortunadas se encontrarían en la ‘nueva normalidad’ –similar a la situación anterior a la pandemia, pero con ciertas medidas de seguridad y unas pocas limitaciones– a finales de junio y las más afectadas tardarían más. España atisbaba entonces la luz al final del túnel, pero Madrid ya sabía en esos momentos que sería casi imposible alcanzar la ‘nueva normalidad’ a finales de junio y tendría que esperar. Pero se negó a ello y estalló el conflicto.

    El 25 de septiembre, según el epidemiólogo de la Universidad de Harvard Miguel Hernán y al contrario de lo que muestran las cifras oficiales (ocupación del 35%), Madrid tenía el 95% de las camas de cuidados intensivos saturadas por enfermos de covid-19. Una cifra que se elevaría hasta el 112% en los hospitales públicos. Es decir: al borde del abismo.

    Cómo Madrid quebró el plan de desescalada

    Este es el relato sobre cómo Madrid quebró el plan de desescalada, incumplió los requerimientos necesarios para minimizar el impacto de una segunda ola y provocó que siete millones de personas se encuentren al borde del abismo sanitario y económico. 

    Primera quincena de mayo de 2020: Madrid se queda en la Fase 0: comienza la guerra social y mediática

    La derecha española atacó al Gobierno con todas sus fuerzas: desde la ultraderechista Vox y el Partido Popular arremetieron contra el Gobierno, al que acusaron, literalmente, de estar perpetrando un golpe de Estado y cercenar las libertades y los derechos ciudadanos. 

    La presidente de la Comundad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, comenzó su campaña para conseguir lo que ya sabía que sería imposible de lograr, que la región pasara cuanto antes de fase y antes del 1 de julio, comienzo del período turístico más importante, la Capital se encontrara en la ‘nueva normalidad’. No escatimó en sus ataques. Acusó a Pedro Sánchez de estar causando la ruina de Madrid, al que, según ella, estaba arrojando a un precipicio. Además, de acuerdo con el discurso más radical de la derecha más ultra y la ultraderecha, sostuvo que el sistema constitucional, así como la unidad de España, estaba siendo minado para convertir a los madrileños en rehenes.

    No contenta con aseveraciones tan gruesas, presentó una demanda en el Tribunal Supremo contra el Gobierno por una supuesta ilegalidad en el confinamiento de Madrid. 

    Fue en esas fechas cuando salieron a manifestarse a la calle, a sola una calle –Núñez de Balboa– para ser más exactos, las élites madrileñas, los poseedores de los mayores recursos económicos. Las grandes fortunas. La calle Núñez de Balboa se sitúa en el Barrio de Salamanca, una de las zonas más adineradas de España, y la mayoría de las manifestaciones, cacerola en mano, solo estuvieron compuestas por unas pocas decenas de personas, quizás unos cientos, pero la mayoría de los medios de comunicación –diarios, radios y televisiones– se volcaron y les otorgaron una visibilidad mediática que grupos más numerosos y causas más justas jamás tuvieron. Les convirtieron en el epicentro de la información mediática. Lo que no resulta extraño si tenemos en cuenta que los medios de comunicación españoles pertenecen, en su mayoría, de forma directa o indirecta, a esas mismas élites. En ese momento, la crispación y la exaltación convirtieron España en una olla a punto de estallar. 

    25 de mayo de 2020, Madrid pasa a la Fase 1: continúa la presión

    Isabel Díaz Ayuso prometió 1.000 rastreadores y afirmó que asumiría toda la responsabilidad de lo que sucediera:»Yo soy la responsable de que esto salga bien o mal. Lo asumo y lo asumiré». No se quedó ahí, sino que aseveró que Madrid estaba preparada para pasar de fase.

    Ante las presiones, a la tercera propuesta, el 24 de mayo, Madrid pasó a la fase 1. Hoy sabemos que Isabel Díaz Ayuso mintió: ni contrató los rastreadores prometidos ni, llegado el caso, ha asumido la responsabilidad. 

    Pero las sombras sobre la insuficiencia de condiciones para pasar de fase ya eran más que evidentes en ese momento. Dos semanas antes, el 7 de mayo, Yolanda Fuentes, entonces directora general de Salud Pública de Madrid, había presentado su dimisión por considerar que Madrid no estaba preparada para pasar de fase, tal y como ya entonces sostenían sus jefes, debido a que no se cumplían con los requisitos sanitarios necesarios ni se contaba con el número de rastreadores necesarios. 

    Junio de 2020, el Gobierno del Estado se rinde y comienza un macabro juego político

    La presión siguió aumentando y, sobre todo, el coste político comenzó a ser insostenible para el Gobierno del Estado. En política todo es asumible, ya se trate de pobreza, desigualdad, injusticia o hambre, menos el desplome político. Una cosa es jugar con el futuro de los ciudadanos y otra es jugar con el futuro propio. Por ahí la mayoría de los políticos no pasa.

    Así, el Gobierno español, especialmente el PSOE, asumió que lo mejor sería transferir todas las competencias. Si el movimiento salía bien, se habrían quitado un peso de encima; y si salía mal, serían ellos los que pasarían la factura del coste político a los responsables. 

    De hecho, la Comunidad de Madrid en ningún momento escondió sus intenciones y el día 24 de junio anunció la construcción de un nuevo Hospital de Emergencias en una parcela de Valdebebas. Mientras ello sucedía, los trabajadores sanitarios protestaban porque sus contratos no eran renovados tras el esfuerzo que supuso trabajar durante la fase aguda de la crisis. Lo cierto es que Madrid no necesitaba ni necesita un nuevo hospital, no necesitaba ni necesita un nuevo negocio para las constructoras, necesitaba y necesita más personal sanitario –en España hay unos 10 sanitarios por cada 1.000 habitantes y en Madrid la cifra se eleva a 11, muy lejos de los países desarrollados de Europa, donde la cifra oscila entre 14 y 17–. 

    Julio y agosto de 2020, la forja del desastre 

    En julio y agosto se mantuvo la misma tendencia: no se contrataron ni rastreadores ni trabajadores sanitarios en Madrid. Ello supuso una pérdida de tiempo de un valor incalculable.

    La Comunidad de Madrid recibió 1.500 millones de euros del Gobierno del Estado con el fin de reforzarse ante la pandemia. Hoy, nadie sabe muy bien cómo se utilizaron. 

    En paralelo, Catalunya y Aragón fueron seriamente afectadas por un repunte de los contagios y, al contrario que Madrid, tomaron medidas de forma inmediata, frenando en gran parte los rebrotes. En ese momento, muchos sospechaban que las cifras en Madrid no podían ser reales: o bien no se contabilizaban todos los casos o bien los datos eran falsos. Cada día que pasaba, la sospecha crecía. Mientras Catalunya y Aragón tomaban medidas, Madrid dejaba expandirse al virus. A finales de agosto, pocos dudaban que Madrid era una bomba de relojería ocultada por el propio Gobierno madrileño, sin embargo Isabel Díaz Ayuso arremetía entonces contra el Aeropuerto de Barajas, competencia del Gobierno del Estado. Los datos la desmintieron, pues menos del 1% de los positivos son importados. Otra mentira, otro comportamiento deshonesto. 

    Septiembre de 2020, Madrid caos y colapso 

    En los primeros días de septiembre los datos empeoraron y comenzaron a reflejar la insostenible situación: nueve de las diez ciudades más afectadas en España se localizaban en la Comunidad de Madrid. De la noche a la mañana, los datos dieron un, no tan sorprendente, giro. Las sospechas se confirmaron: Madrid e Isabel Díaz Ayuso habían mentido. Pero esta, de nuevo, arremetió contra el Gobierno español, al que acusó de tener manía a Madrid y, antes, culpó a los migrantes de propagar el virus en el sur de Madrid por su «modo de vida«. El Aeropuerto de Barajas ya no era suficiente. 

    Miércoles 16 de septiembre. Madrid se convierte en un caos y colapsa. El viceconsejero de Salud Pública, afirma que se necesitan medidas drásticas, como confinamientos selectivos.

    Isabel Díaz Ayuso se entera por un WhatsApp. El caos es patente. El Gobierno de Madrid ha perdido el control por completo de la situación. Pide ayuda al Gobierno y solicita una reunión para el viernes 18 de septiembre. La reunión se aplaza. El Gobierno del Estado no está dispuesto a asumir el coste político de la crisis madrileña. 

    Lunes 21 de septiembre. Isabel Díaz Ayuso decide implementar un confinamiento selectivo de áreas sanitarias, pero el Gobierno del Estado filtra que a esa altura de la situación ya es es necesario confinar por completo Madrid. La Comunidad se niega. 

    Miércoles 23 de septiembre. Madrid, desesperada, pide la intervención del Ejército y anuncia la reapertura del hospital de campaña IFEMA, pero Madrid no necesita sólo camas, sino personal sanitario. Incomprensiblemente, desde el Gobierno madrileño se  culpa al Gobierno del Estado al afirmar que una crisis de esta naturaleza sólo puede ser afrontada por el Estado, cuando en el mes de junio Isabel Díaz Ayuso afirmaba justo lo contrario: que Madrid tenía capacidad de gestión para la crisis sanitaria y que, en todo caso, asumirían la responsabilidad de lo que aconteciera. 

    Ciertamente, al analizar la situación mundial y regional, podemos concluir que la segunda ola de contagios era imposible de evitar, y quizás, tristemente, no sea el último aluvión de contagios, pero el comportamiento de la Comunidad de Madrid que dirige Isabel Díaz Ayuso ha sido abiertamente temerario y ha actuado con total desprecio por la salud de los ciudadanos. En muchas ocasiones valiéndose de falacias y engaños.

    Que el problema de Madrid y España se encuentra en la desescalada y en los meses posteriores lo demuestra la revista científica The Lancet, en la que se critica la quiebra del plan de desescalada español, según la cual los fallos más importantes han sido la falta de rastreadores y de criterios claros y la acelerada apertura al turismo en el mes de junio.

    Exactamente, los errores de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Lo peor, con todo, se encuentra en la falta de reflexión, autocrítica y mejora: Madrid no sólo es un desastre, sino que no parece que vaya a dejar de serlo. Como su presidenta.

    El autor de la nota Luis Gonzalo Segura es ex teniente de las Fuerzas Armadas españolas, de las que fue expulsado en junio de 2015 por denunciar públicamente corrupción en la institución . Es escritor y columnista habitual en diversos medios progresistas. Su último libro es «El Ejército de Vox», en el cual analiza los resultados electorales que obtuvo la formación utraderechista Vox en abril de 2019, y su relación con la ubicación de bases, comandancias y viviendas militares, siendo éstos superiores a los que consiguieron fuera de este entorno.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar