UCRANIA – CORRUPCIÓN SIN LÍMITES: Soldados ucranianos denuncian en un medio de EEUU el saqueo de toda la asistencia occidental

Veteranos ucranianos explican cómo Kiev saqueó la ayuda estadounidense, desperdició soldados, arriesgó civiles y perdió la guerra

Un cartel pide a los ucranianos que denuncien
a los que colaboran con los rusos Foto Cory Popp

LINDSEY SNELL – CORY POPP / THE GRAYZONE


«Las armas son robadas, la ayuda humanitaria es robada, y no tenemos idea de dónde se han ido los miles de millones enviados a este país», dijo un periodista ucraniano a The Grayzone.

En un video enviado a través de Facebook en julio, se puede ver a Ivan* [nombre ficticio para proteger al testigo] de pie junto a su automóvil, un modelo Mitsubishi SUV de principios de 2010. Sale humo de la ventana trasera. Ivan mueve la cámara de su teléfono a lo largo del vehículo, señalando agujeros de bala. «El turbocompresor de mi automóvil murió», dice moviendo su teléfono hacia la parte delantera del vehículo.

“Mi comandante dice que yo debería pagar para repararlo, para usar mi propio auto en la guerra, entonces necesito comprar un nuevo turbocompresor con mi propio dinero».

Ivan movió la cámara hacia su cara y dijo: “Bueno, ustedes, jodidos miembros del parlamento, espero que se jodan. Demonios. Ojalá estuvieran en nuestro lugar».

El mes pasado, los parlamentarios de Ucrania votaron para darse a si mismos un aumento salarial del 70%. El aumento fue posibilitado y alentado por los miles de millones de dólares y euros de ayuda que han recibido de Estados Unidos y Europa.

«Nosotros, los soldados ucranianos, no tenemos nada», dijo Ivan. “Las cosas que los soldados han recibido para la guerra provienen directamente de donaciones voluntarias. La ayuda que va a nuestro gobierno nunca nos llega».

Ivan es soldado desde 2014. Actualmente, está destinado en la región del Donbass, donde tiene la misión de usar pequeños drones de nivel de consumo público, para detectar posiciones rusas para orientar a la artillería. «No tenemos conexión a Internet, lo que hace que nuestro trabajo sea básicamente imposible. Tenemos que conducir para obtener una conexión para dispositivos móviles. ¿Lo puedes imaginar?»,dijo.

Otro soldado en la unidad de Ivan nos envió un video de sí mismo desde una trinchera cerca de las líneas en el Donbass. «Según los documentos, el gobierno nos ha construido un búnker aquí», dice. “Pero como puede ver, sólo hay unos pocos centímetros de una madera que cubre nuestras cabezas, y se supone que esto nos protege del bombardeo de tanques y de la artillería. Los rusos bombardean durante horas [con las dos] a la vez. Nos cabemos en estas trincheras. Tenemos dos AK-74 para 5 soldados aquí, y se atascan constantemente debido a todo el polvo. Fui a mi comandante y le expliqué la situación. Le dije que es demasiado difícil mantener esta posición. Le dije que entiendo que este es un punto estratégicamente importante, pero nuestro escuadrón está roto, y no hay alivio para nosotros.

«En 10 días, 15 soldados murieron aquí, todos por bombardeos y metralla. Le pregunté al comandante si podíamos traer un equipo pesado para construir un búnker mejor y él se negó, porque dijo que el bombardeo ruso podría dañar el equipo. ¿Y no le importa que 15 de nuestros soldados murieran aquí?», dice el soldado.

«Si trataste de explicar a un soldado estadounidense la situación que enfrentan los soldados ucranianos , pensarían que estoy loco», dice Ivan. «Imagine decirle a un soldado estadounidense que estamos usando nuestros autos personales en la guerra, y también somos responsables de pagar reparaciones y combustible. Estamos comprando nuestra propia armadura y cascos corporales. No tenemos herramientas o cámaras de observación, por lo que los soldados tienen que sacar la cabeza para ver lo que viene, lo que significa que en cualquier momento, un cohete o un tanque puede arrancarle la cabeza «, agregó.

Illya*[nombre ficticio para proteger al testimonio], un soldado de 23 años, de Kiev, dice que su unidad enfrenta las mismas condiciones en otra parte de la región de Donbass. Se alistó en el ejército ucraniano poco después de que comenzó la guerra. Tenía experiencia militar y sabía que esa experiencia tendría una gran demanda. «Si hubiera sabido cuánto engaño había en este ejército y cómo sería todo para nosotros, nunca me habría unido», dijo. «Quiero ir a casa, pero si huyo, me enfrento a la prisión».

Illya y los otros soldados en su unidad carecen de armas y equipo de protección. «En Ucrania, la gente es engañada incluso en la guerra», dijo. «He visto cómo se llevaban los suministros médicos que nos donaron. Los vehículos que llevaron a nuestra posición fueron robados. Y no hemos sido reemplazados por nuevos soldados en tres meses, aunque ya deberíamos haber sido recibido reemplazos tres veces «.

«Todos están mintiendo»: una médico de EEUU describe una corrupción impactante

Samantha Morris*, [nombre ficticio para proteger la identidad del testigo], médica de Maine, fue a Ucrania en mayo para proporcionar capacitación médica a los soldados.

«La primera vez que cruzé la frontera desde Polonia, tuve que ocultar mis suministros médicos bajo colchones y pañales para evitar que fueran robados», dijo. «Los guardias fronterizos en el lado ucraniano simplemente te quitan las cosas y te dicen: ‘Necesitamos esto para nuestra guerra’, pero luego, simplemente roban los artículos y los revenden. Sinceramente, si no usted no entrega directamente las donaciones a los destinatarios previstos, los artículos nunca les llegarán».

La Dra. Morris y algunos otros profesionales médicos estadounidenses fueron a dar cursos de capacitación médica en Sumy, una ciudad mediana en el noreste de Ucrania. «Había un contrato con el gobernador de Sumy, aunque todo lo que nos dieron fue comida y alojamiento, y el alojamiento era dormir en la misma universidad pública en la que dábamos nuestros cursos de capacitación», dijo Morris. «El gobernador de Sumy tenía un amigo, un hombre de negocios local, y exigió que este hombre de negocios se agregara al contrato como un «enlace» entre nosotros y la ciudad de Sumy. Y como enlace, obtendría una tarifa porcentual del contrato. Nuestros abogados intentaron sacar al empresario fuera del contrato, pero el gobernador de Sumy no accedió. En última instancia, terminamos por firmar el contrato para poder dar los entrenamientos médicos”.

En los dos meses que pasó en Ucrania, la Dra. Morris dice que se encontró con el robo y la corrupción más veces de las que podría contar. «El médico principal en la base militar en Sumy pidió suministros médicos para los militares en diferentes momentos, y obtuvo 15 camiones de suministros completos», dijo.

Los kits militares de primeros auxilios que iban a ser entregados a los soldados una vez terminado el programa de entrenamiento, fueron robados. Ella misma vio dichos kits a la venta en un mercado local días después.

«Recibí una llamada de una enfermera en un hospital militar de [la ciudad ucraniana de] Dnipro», recordó Morris. “Ella me dijo que el director del hospital había robado todos los medicamentos para el dolor para revenderlos, y que los soldados heridos que eran atendidos allí no tenían alivio para el dolor. Ella nos rogó que le entregamos en mano medicamentos para el dolor. Dijo que los escondería del director del hospital para que llegaran a los soldados. ¿Pero en quién puedes confiar? ¿Estaba el director del hospital realmente robando los medicamentos, o la enfermera estaba tratando de engañarnos para que le diéramos medicamentos para el dolor para revenderlos o usarlos ella? Quién sabe. Todos están mintiendo».

Los equipos militares protectores donados y los suministros médicos militares han inundado los mercados en línea de Ucrania. Los vendedores tienen cuidado de ocultar sus identidades, a menudo creando nuevas cuentas de proveedores para cada venta y dispuestos a cumplir con los pedidos exclusivamente por correo. «Hemos encontrado cascos blindados dados como ayuda de los estadounidenses a la venta en los sitios web», dijo Ivan. “Dentro del casco, está escrita la clase de protección y la marca. Vimos esta marca antes y nos dimos cuenta de que los cascos [en venta en internet] eran los que nos dieron como ayuda. Algunos de nosotros tratamos de contactar a los vendedores para organizar una reunión, para poder demostrar que estaban vendiendo ayuda robada, pero sospecharon y dejaron de respondernos ”.

Ivan dice que ha escuchado sobre el robo de armas donadas por los países occidentales, y señaló que varios soldados en su unidad comparten un solo AK-74. «No sabría decirle cómo están robando las armas, pero las armas nunca llegan a los soldados ucranianos en primera línea», dijo».

«No creo que quieran que ganemos»: los ucranianos se burlan de la ayuda de Occidente

Ivan no es optimista sobre las posibilidades de Ucrania de ganar la guerra. «No nos quedará el Donbass», dijo. «Los rusos lo controlarán todo, y luego pasarán al sur. Y ahora, tal como están las cosas, diría que el 80% de los civiles que se han quedado en el Donbass apoyan a Rusia y le filtran toda la información de nuestra ubicación».

Cuando se le preguntó si pensaba que los estadounidenses y europeos realmente quieren que Ucrania ganara la guerra, Ivan se rió. «No, no creo que quieran que ganemos», dijo. «Occidente podría darnos armas para hacernos más fuertes que los rusos, pero no hacen esto. Sabemos que Polonia y los países bálticos quieren que ganemos al 100%, pero su apoyo no es suficiente «.

«Es obvio que Estados Unidos no quiere que Ucrania gane la guerra», dijo Andrey*,[nombre ficticio para proteger la identidad del testigo] un periodista ucraniano con sede en Mykolayiv. “Sólo quieren debilitar a Rusia. Nadie ganará esta guerra, pero los países que los Estados Unidos están usando como patio trasero perderán. Y la corrupción relacionada con la ayuda de guerra es impactante».

Las armas son robadas, la ayuda humanitaria es robada, y no tenemos idea de dónde se han ido los miles de millones enviados a este país, señaló el periodista.

Andrey está especialmente horrorizado por la falta de servicios a los ucranianos desplazados internos. «Realmente no es un misterio por qué todos quieren ir a Europa», dijo. «Hay un centro de refugiados cerca de Dnipro, por ejemplo, y las personas desplazadas sólo pueden quedarse allí durante tres días. Y alli son 45 o 50 personas en una habitación grande y abierta con un baño y una pequeña cocina. Condiciones horribles. Entonces, después de los tres días, si no tienen dinero, sin ropa ni nada, son expulsados ​​y no tienen más remedio que volver a sus hogares en áreas peligrosas. Debemos preguntarle a nuestro gobierno a dónde ha ido todo el dinero de la ayuda, cuando nuestros soldados no tienen lo que necesitan, y nuestros civiles no tienen lugares seguros para quedarse».

Los periodistas extranjeros cubren esta sombría realidad con delirios triunfalistas

Antes de que comenzara la guerra, Andrey pasó varios años informando sobre la corrupción y los políticos corruptos en Ucrania. Después de que por una investigación sobre un funcionario del gobierno de Odessa, recibiera amenazas de muerte contra su esposa y su pequeña hija, Andrey las envió a vivir con familiares en Francia. “Ucrania es una democracia, ¿verdad?, por lo tanto, el gobierno no lo presiona de manera oficial. Primero, recibes llamadas telefónicas que te advierten que te detengas. Luego, te ofrecen dinero para parar. Y luego, si te niegas a venderte, debes estar preparado para un ataque. El verdadero periodismo es peligroso aquí».

«Verá -continuó diciendo- desde que comenzó la guerra, tenemos a estos nuevos reporteros estrella, y todos los días escriben que «Putin es malo, los soldados rusos se comportan muy mal … hoy, el ejército ucraniano mató a 1.000 rusos y destruyó 500 tanques rusos «. Obtienen un millón de seguidores en Twitter porque mienten, y esto no es un informe real. Pero si escribes sobre la corrupción en las fuerzas armadas y pones ejemplos reales … no serás famoso y estarás en problemas «.

Andrey ha estado trabajando organizando entrevistas y traduciendo para periodistas extranjeros que cubren la guerra en Ucrania. «He trabajado con una docena de periodistas de diferentes países de Europa«, dijo. “Todos ellos se han sorprendido. Dejaron Ucrania conmocionados. Dijeron que no podían creer la situación aquí. Pero este shock no llegó a ninguno de sus artículos sobre la guerra. Sus artículos dijeron que Ucrania está en el camino hacia la victoria, lo cual no es cierto «.

Soldados y voluntarios ucranianos confirman que las fuerzas armadas de Ucrania ponen en peligro a los civiles

En julio, pasamos la noche en un hotel en Kramatorsk y nos preocupaba ver que los soldados del Batallón neonazi Azov estaban entre los huéspedes del hotel. El 4 de agosto, Amnistía Internacional publicó un estudio que revela que desde el comienzo de la guerra en febrero, las fuerzas ucranianas han puesto en peligro a los civiles al establecer bases militares en escuelas y hospitales, e instalar sistemas de armas operativas en zonas civiles, que es una violación del derecho internacional.

Amnistía Internacional ahora planea «volver a evaluar» su informe, debido a la protesta ucraniana después de su publicación, pero los soldados ucranianos y los voluntarios extranjeros han confirmado que las fuerzas armadas ucranianas mantienen una fuerte presencia en las áreas civiles. El motivo podría ser que «nuestras bases se construyeron principalmente en la época soviética», dijo Ivan. “Así que Rusia conoce nuestras bases por dentro y por fuera. Es necesario instalar a los soldados y armas en otros lugares». [N. de la E.: después de más de 30 años de independencia y siendo casi de facto miembros de la OTAN, ¿alguien cree que sólo tuvieran las instalaciones militares creadas durante la época soviética? Además hay otros enclaves que no son precisamente escuelas, hospitales ni domicilios particulares -como hicieron en Mariupol- para establecer centros militares].

Un ex militar estadounidense que se identifica con el apodo «Benjamin Velcro» se alistó voluntario en la Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania, la unidad oficial de las Fuerzas Armadas Ucranianas para voluntarios extranjeros. Pasó cinco meses en varias partes de Ucrania, y dice que era común que los soldados estuvieran estacionados en áreas civiles. «Cada vez que escuchaba que Rusia bombardeaba una escuela, me encogía de hombros» – dijo el estadounidense- porque mi guarnición estaba dentro de una escuela. Es un hecho. La escuela no tenía niños, por lo que no es como si estuvieran poniendo en peligro a los niños. Pero lo que se necesita es que Ucrania diga: «¡Ah! ¡Ellos bombardean una escuela!». Y eso se acumula en una narrativa fácil en los medios de su parte». [N.de la E.: Obviamente la intencionalidad de esto es justificar ante la opinión pública occidental, que los gobiernos sigan enviando dinero a Ucrania, y que hay que pasar penurias en Europa por las sanciones a Rusia].

Al igual que Ivan, Velcro también es pesimista sobre las posibilidades de Ucrania de ganar la guerra. “Quiero que Ucrania recupere sus fronteras anteriores a 2014. ¿Pero creo que eso es sostenible? No. No puedes sostener una guerra con crowdfunding para siempre».