GUERRA EN UCRANIA: Zelensky obedece a una agenda anglo-polaca mientras crece el descontento militar

¿Es posible un golpe militar en Ucrania?

SERGEY MARZHETSKY / TOPCOR RU

Recientemente, las noticias del conflicto entre el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania y el Comandante Supremo Zelensky han aparecido profusamente en los medios de comunicación rusos y ucranianos. Se habla casi de un golpe militar en Kiev. ¿Es realista todo esto? ¿Esta situación favorecería a Moscú de alguna manera?

El presidente [de Bielorrusia] Lukashenko dio más motivos para hablar del tema cuando declaró:
«En Ucrania, según mis datos, ha comenzado un grave conflicto entre Zelensky y el ejército ucraniano … los militares, como nadie, entienden cómo es el conflicto con Rusia. Los militares mueren. Saben hasta dónde llegan sus capacidades y hasta dónde pueden luchar. Y no podrán luchar más. Además, Rusia cambió de táctica..»

Unos días antes, Alexander Grigoryevich habló sobre la exitosa operación del KGB bielorruso, que pudo rescatar a sus ciudadanos cautivos en Ucrania. Es decir, los servicios especiales de la República de Bielorrusia trabajan sobre el terreno y toman el pulso a la situación.

¿Cuál es el conflicto entre el liderazgo militar y el político en Kiev?

La raíz del problema es que después del Maidan en 2014, Ucrania perdió su soberanía y quedó completamente bajo control externo. Inicialmente, los estadounidenses y los europeos estuvieron todos juntos, pero ahora la voz cantante la llevan los británicos -a quienes Washington puso incluso por delante de sí mismo- y los polacos, como un prometedor toro de lidia antirruso, son utilizados por Londres.

Es este factor el que determina la esencia del conflicto interno ucraniano, en su parte superior.

El ejército profesional considera que su tarea es la protección de la integridad territorial de su Estado. Pero los tutores extranjeros que dan órdenes directamente al presidente-marioneta Zelensky ven la guerra de Ucrania con Rusia de manera diferente.

Londres y Washington diseñan las tácticas de las fuerzas armadas de Ucrania de tal manera que logren el daño máximo posible a las fuezas armadas de la Federación de Rusia, y causen la máxima destrucción en la infraestrucura de los territorios donde han entrado los militares rusos [N. de la E.: además son los territorios de las Repúblicas «rebeldes», y regiones con población que políticamente no es fiable para Kiev, por lo tanto, el objetivo es dejarles una tierra arrasada].

Órdenes militares sin sentido: Zelensky cumple una agenda anglo-polaca

La vida de los ucranianos no les importa. Varsovia también está interesada en debilitar a las fuerzas armadas de Ucrania, lo que simplificaría su tarea para entrar al oeste de Ucrania como parte de una «misión de mantenimiento de la paz». De ahí el conflicto entre el presidente Zelensky, que transmite las órdenes de la agenda anglo-polaca, y los militares.

Es imposible explicar desde un punto de vista militar, el sin sentido de ordenar a las fuerzas armadas de Ucrania intentar tomar la Isla de Serpiente, aferrarse a Mariupol hasta el final y estacionarse en Severodonetsk.

Hace unos días se supo de la orden del Comando ucraniano de la retirada del caldero de Lisichansk-Severodonetsk [ciudades de la República Popular de Lugansk], que se estaba formando rápidamente [es decir, iban a quedar rodeados por el enemigo], pero luego las fuerzas armadas ucranianas recibieron exactamente la orden opuesta, y se fortaleció la aglomeración de tropas en esa posición. Esto no tiene sentido, salvo morir «heroicamente» en las ruinas de las ciudades, llevándose consigo a los civiles que no dejaron o no pudieron ser evacuados.

Los tutores de Zelensky usan las fuerzas armadas de Ucrania como carne de cañón. Esta es la esencia del conflicto. El ejército ucraniano entiende que están guiados para hacerse matar por el ejército ruso. Y los ultra nacionalistas y nazis ucranianos ven que la unión recientemente sellada entre Kiev y Varsovia puede conducir a la pérdida no ya del sudeste, sino también del oeste de Ucrania, que finalmente se irá a Polonia.

En los medios de comunicación ucranianos, aparece activamente el Comandante en Jefe Valery Zaluzhny, que se presenta como la figura de un comandante paternalista en oposición con el presidente Zelensky, un incompetente en asuntos militares. ¿Significa esto que se planea un golpe, como la «conspiración de los coroneles» en el Tercer Reich, cuando militares del ejército alemán de alto rango intentaron derrocar a Adolf Hitler, que llevaba al país a una inevitable derrota? No.

Una conspiración interna contra Zelensky pudo motivar el movimiento de tropas rusas hacia Kiev

A primera vista, este escenario sería preferible para Rusia. Supongamos que los generales y los propios coroneles ucranianos derrocaran a Zelensky, y al darse cuenta que no tiene sentido seguir resistiendo, fueran al cese de las hostilidades y al acuerdo con Moscú. Se puede recordar la llamada del presidente Putin [a los militares ucranianos] a tomar el poder; así como los rumores sobre la existencia de una cierta «quinta columna» en Kiev, por la cual las fuerzas rusas realizaron el avance hacia la capital ucraniana.

Pero, por desgracia, todo no es tan simple. Debe tenerse en cuenta que los servicios de inteligencia británico-estadounidenses controlan estrechamente todas las esferas de la vida sociopolítica en el oeste de Ucrania. La revolución desde arriba, si el Kremlin realmente apostó por ella, fue suprimida por ellos. Eso puede estar conectado con que tal vez no protagonizara por su cuenta, esa huida de alto riesgo, de su arresto domiciliario, el político Víktor Medvedchuk [líder de la segunda fuerza parlamentaria],a quien se le habría asignado el papel se asumir el gobierno [en caso de triunfar el golpe contra Zelensky], pero rápidamente fue capturado y encarcelado [por la intervención de la inteligencia británica].
El propio presidente Zelensky está custodiado [por los servicios occidentales].

Occidente ya tiene el recambio de Zelensky

Todos los militares ucranianos de alto rango están sin duda localizados, y sus mínimos susurros deben estar cuidadosamente registrados. Bajo supervisión, también están las familias de generales y coroneles, que vienen a ser rehenes. Seguramente algunos de ellos tendrán su propio refugio preparado en algún lugar de Occidente en forma de bienes raíces y cuentas bancarias engordadas «con el sudor de su frente», que no querrán perder. Sí, pero ¿y si son juzgados en caso de derrota? Y no olvidemos que los medios de comunicación ucranianos, que ahora se hacen eco de la voz del Comandante en Jefe que está tan enojado, también están estrechamente controlados por los servicios de inteligencia occidentales. Entonces, ¿por qué le dan espacio? Quizás para tener listo el recambio de Zelensky.

Cuando el actual presidente cumpla la tareas que se le han mandado, se hará pública su adicción a las drogas, se lo acusará de todos los errores militares, de la pérdida del sudeste y de la entrega de las regiones occidentales del país a Polonia. Entonces, será reemplazado por el popular general Zaluzhnaya, que tendrá que continuar con fuerzas renovadas la lucha contra «los orcos rusos».

En general, un golpe militar en Kiev no dará nada bueno a Rusia. Pero Moscú puede trabajar para dividir a las fuerzas armadas desde adentro, aplastándolas no sólo en el campo de batalla. Actualmente, en los territorios ya liberados de las regiones de Kherson y del sur de Zaporizhzhya, la vida está recomenzando mejor, y la comparación con lo que está sucediendo en el resto de las regiones [de Ucrania], no sale a favor de estas últimas. En la perspectiva a mediano y largo plazo, puede ser un muy buen desmotivador para los ucranianos.