MÉDICOS DESCALZOS CHINOS: Un progreso revolucionario en la idea internacional de la salud, según la OMS (de 1978)

Tras el famoso discurso de Mao de 1965 sobre la sanidad, en que criticó cómo se estaba enfocando el sistema de salud pública, se lanzó inmediatamente un programa piloto para llevar atención sanitaria a las áreas rurales desatendidas por los profesionales de la medicina, que se concentraban en las ciudades. El programa formó a trabajadores sanitarios conocidos como «médicos descalzos». En 1968 el programa de los médicos descalzos se integró a la política nacional bajo el nombre de “sistema médico cooperativo rural” (RCMS), y se proponía la participación de la Comunidad Popular en la provisión de su propia atención sanitaria. En la Conferencia de la OMS de 1978 este sistema fue aclamado como un revolucionario progreso en la idea internacional de la salud, que daba a las comunidades locales participación para decidir las prioridades en atención médica. (¡Cuánto ha cambiado la OMS!)

Los médicos descalzos eran principalmente de origen campesino, y estaban fuertemente motivados para ayudar a su propia comunidad. Tras terminar sus estudios secundarios, recibían una formación médica y paramédica básica para llevar atención sanitaria a las vastas zonas rurales de China. Además, su formación se completaba con la que les transmitían los médicos universitarios, que se desplazaban a las áreas rurales, por períodos de entre seis meses a un año, y compartían la tarea con los médicos descalzos.

Se los llamaba así porque también participaban de las tareas agrícolas en la Comuna Popular, y al igual que los campesinos trabajaban descalzos en los arrozales. El hecho de compartir el trabajo rural -al cual dedicaban el 50% de su tiempo- hacía que los campesinos los vieran como iguales y estaban más dispuestos a seguir sus consejos. Ésto, más el hecho de que los médicos descalzos eran elegidos y pagados por la Comuna Popular, contribuyó al enorme éxito del programa.

Los médicos descalzos formaron parte de la Revolución Cultural y redujeron la influencia del ministerio de Salud controlado por médicos formados en Occidente. Los médicos descalzos, aplicaron juntas, la medicina occidental y la tradicional china – como la acupuntura y las hierbas medicinales- tal como Mao había pedido. En este punto es interesante recordar que esta idea de Mao sigue vigente en la República Popular China actual: las autoridades sanitarias han enfrentado la pandemia de Covid-19 combatiéndola con ambas medicinas.

El ex ministro de salud de China entre 2007 y 2013, Chen Zhu (nacido en 1953) comenzó su carrera en el ámbito de la salud como médico descalzo. Actualmente es un prestigioso científico, distinguido con numerosos premios internacionales por su contribución a la ciencia. En diciembre de 2020, el Dr. Chen Zhu fue incluido por EEUU en su lista de personalidades chinas bajo sanciones, por ser XIII Vicepresidente de la Asamblea Popular Nacional de China.

Los ‘médicos descalzos’ protegieron la salud de los campesinos

Un médico descalzo recolecta medicamentos a base de hierbas en una montaña en la provincia de Fujian en la década de 1970. [Foto / IC]

Después de trabajar como médico rural durante 54 años, el Dr. Ma Wenfang todavía prefiere que lo llamen «médico descalzo».

MA CHI / CHINA DAILY

Los médicos descalzos fueron trabajadores de la salud capacitados para atender las necesidades médicas básicas de la vasta población rural de China desde la década de 1960 hasta la de 1980.

«En las décadas de 1950 y 1960, no había ningún médico en nuestra aldea», dijo el Dr. Ma, que es natural de la aldea de Liuzhuang en el condado de Tongxu de la provincia de Henan en China central, a China Newsweek.

Para los aldeanos con dolencias menores, era común que continuaran así y esperaran a que las enfermedades remitieran, según el Dr. Ma Wenfang. Si se trataba de enfermedades severas, los más pudientes podían ir a ver a los médicos a los hospitales urbanos y los pobres sólo podían esperar la muerte.

La madre del Dr. Ma murió de fiebre tifoidea a los 32 años. Su hermano menor de 8 años también sucumbió a la enfermedad en menos de dos meses. Después de haber presenciado la muerte sucesiva de sus seres queridos, Ma decidió convertirse en médico.

El país entonces tenía una grave escasez de medicamentos y de médicos capacitados, y los trabajadores de la salud se concentraron desproporcionadamente en áreas urbanas.

Las estadísticas muestran que en 1964, alrededor del 70 % de los trabajadores sanitarios de alto nivel estaban en las ciudades, donde vivía el 10 % de la población nacional, mientras que el 30 % de los médicos trabajaba en el campo, donde residía más del 90 % de la población.

Después de la fundación de la República Popular China en 1949, la nación comenzó a explorar un sistema de salud rural adecuado a sus condiciones. Además de la construcción de clínicas en el campo, las autoridades sanitarias también enviaron equipos médicos móviles desde hospitales urbanos para llevar los servicios de salud a los residentes rurales. Sin embargo, durante un período bastante largo, estas visitas médicas se organizaron de manera irregular y no existía una red de atención médica sistemática en las vastas áreas rurales.

Mao ordena formar formar trabajadores sanitarios para zonas rurales

En 1965, el presidente Mao Zedong, quien estaba descontento por la disparidad en los servicios de salud entre las áreas urbanas y rurales, ordenó a las autoridades sanitarias que «cambiaran el enfoque del trabajo médico y de salud al campo» y «formaran un gran grupo de médicos asequibles para zonas rurales para atender a los campesinos «.

En 1965, se lanzó un programa piloto para formar trabajadores de salud rurales en la comuna de Jiangzhen de Shanghai. La comuna fue el más alto de los tres niveles administrativos de las áreas rurales de China desde fines de la década de 1950 hasta principios de la de 1980. El curso de formación -que duraba de entre 6 meses a un año y medio- produjo el primer grupo de «médicos descalzos» del país, un nombre derivado del hecho de que estos trabajadores de la salud también trabajaban en el campo además de tratar enfermedades.

El patrón se extendió rápidamente por todo el país. A finales de 1975, los «médicos descalzos» del país sumaban más de 1,5 millones.

Después de graduarse en una escuela secundaria en 1967, Ma Wenfang fue a recibir formación médica como «médico descalzo». Aprendió tanto los principios de la medicina occidental, como la medicina tradicional china, el uso de hierbas medicinales y la acupuntura.

Durante la era de la Comuna Popular, los residentes rurales ganaban puntos de trabajo, en lugar de dinero en efectivo, según cuánto contribuían a la brigada de producción, el nivel organizativo más básico de la comuna a la que pertenecían.

El Dr. Ma, dijo que los médicos descalzos podían ganar más puntos de trabajo que los aldeanos. A veces podían obtener 10 puntos, el máximo por un día de trabajo. Y recibían alimentos de la brigada de producción en función de los puntos de trabajo conseguidos.

En la época, se adoptó un sistema médico cooperativo en las zonas rurales, en el que los individuos pagaban una pequeña suma proporcional a sus ingresos para mantener el sistema sanitario. En el caso de Ma, pagaba 0,1 yuanes (1,5 centavos de dólar) mensuales. El resto de las costos médicos eran cubiertos por la economía colectiva del pueblo.

Sin embargo, con sólo conocimientos médicos rudimentarios, los médicos descalzos no podrían proporcionar más que servicios básicos de salud. El Dr. Ma explica que los médicos descalzos se ocupaban principalmente de enfermedades leves y comunes como resfriados y golpes de calor, mientras que los pacientes con enfermedades graves, como una apendicitis aguda, tenían que ser trasladados a hospitales más grandes para recibir tratamiento.

A mediados de la década de 1960, después de prácticas y capacitación continuas, los trabajadores sanitarios rurales del país podían curar muchas enfermedades comunes, y practicaban la acupuntura y tratamientos con docenas de hierbas medicinales.

La mayoría de los agricultores se trataban principalmente con las medicinas a base de hierbas autocultivadas para curar enfermedades. El Dr. Ma molía hierbas hasta transformarlas en polvo y él mismo hacía las píldoras. El amplio uso de medicamentos a base de hierbas, que eran asequibles y accesibles para los residentes rurales, ayudó a los pacientes.

Ma Wenfang se ganó la confianza de los pacientes gracias a su dedicación y arduo trabajo.

En la década de 1960, la malaria estaba muy extendida en las zonas rurales y los aldeanos tenían poco conocimiento sobre la prevención de enfermedades. El Dr. Ma visitó los 360 hogares de su aldea uno por uno para educarlos sobre la malaria. Si alguien no estaba en casa, Ma iba al campo a buscarlo. Cuando supo que algunos aldeanos que se negaban a tomar el medicamento contra la malaria, Ma los persuadió para que lo aceptaran y se encargó de que les llevaran los medicamentos.

Un tratamiento de medicamentos contra la malaria duraba una semana. El proceso continuó durante dos años hasta que se eliminó la enfermedad en la aldea.

El Dr. Ma, recordó que los caminos rurales eran muy poco transitables en ese momento, y sin bicicleta, tenía que caminar hasta las casas de los pacientes. Un día, cuando estaba viendo a un paciente, su propia esposa se puso de parto, y no pudo regresar a tiempo para ayudarla. Hasta el día de hoy, Ma siente no haber podido estar en ese momento.

Los médicos descalzos también eran responsables de todo el trabajo relacionado con la higiene, como garantizar el saneamiento del agua potable, la eliminación adecuada de los desechos fisiológicos humanos y el control de plagas.

«Los médicos descalzos, cuyo origen mayoritariamente era el de agricultores pobres, estaban llenos de entusiasmo al servir a los agricultores que pertenecían a la misma categoría de clase que ellos y, por lo tanto, trabajaron desinteresada e incansablemente», dijo Yang Nianqun, profesor de Historia en la Universidad Renmin de China.

«Los médicos descalzos y el sistema médico cooperativo rural se crearon en el contexto de los escasos recursos médicos y la distribución desigual severa de los mismos», dijo Li Decheng, profesor de la Universidad Normal de Jiangxi.

Yang dijo que el sistema de médicos descalzos también contribuyó a la implementación de las campañas de salud del gobierno, como la vacunación masiva y la distribución de medicamentos contra epidemias.

Con el colapso del sistema de la Comuna Popular, el sistema médico cooperativo rural y los médicos descalzos perdieron su apoyo institucional y económico. La denominación «médico descalzo» se abolió oficialmente en 1985, y muchos de esos médicos se jubilaron, cambiaron de profesión o abrieron clínicas privadas. Algunos otros fueron contratados por las clínicas de las comunas y se convirtieron en profesionales independientes, aunque todavía bajo el nombre de «médicos descalzos». Estos «médicos descalzos» habían mejorado sus habilidades profesionales a través de la capacitación y el autoaprendizaje, y seguían siendo bien recibidos por los campesinos en los años siguientes.

En la década de 1990, Ma Wenfang cuenta que veía a más de 150 pacientes al día en los momentos de mayor actividad. En la «era dorada», la clínica de Ma pudo conservar algunas ganancias. Después de reservar una parte de los ingresos para gastos familiares, Ma utilizó el resto para tratar a los aldeanos y vacunar a los niños que provenían de familias pobres.

Pero a mediados de la década de 1990, las áreas costeras del este de China experimentaron un despegue económico, lo que atrajo a la mano de obra rural que buscaba salarios más altos. Las clínicas de aldea, con instalaciones obsoletas y escasez de nuevos profesionales, perdieron su atractivo para los pacientes, que estaban cada vez más inclinados a acudir a grandes hospitales.

«El colapso del sistema cooperativo de salud y el cambio de roles de los ‘médicos descalzos’ socavaron el sistema de salud primaria rural», dijo Zhang Daqing, experto en historia médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pekín.

En 2003, el gobierno chino propuso construir un nuevo sistema médico cooperativo rural en un intento por restablecer una red de seguridad sanitaria rural.

«El problema actual en el sistema médico de atención primaria rural no se puede resolver volviendo al antiguo sistema de médicos descalzos», dice Zhang Daqing, quien explica que a medida que mejoran los medios de vida de las personas, es natural que aspiren a mejores servicios médicos. El gobierno podría diseñar un sistema médico escalonado y canalizar más recursos sanitarios de calidad a las zonas rurales.

Desde 2008, Ma visitó más de 300 aldeas en siete provincias, incluidas Henan, Shandong y Hunan. Descubrió que más y más aldeas se habían vaciado, y los trabajadores de la salud rurales vivían con salarios exiguos. En algunas aldeas, no había ningún médico rural. El Dr. Ma Wenfang, dice que hoy, «con un subsidio de unos 1.000 yuanes al mes, ¿ quién va a querer ser médico rural?»

Anuncio publicitario