DONBASS: Ucrania reaviva el fuego contra las Repúblicas Populares ante la visita del enviado de la UE

La demostración de la existencia de «una guerra activa entre Rusia y Ucrania» es un elemento central de los esfuerzos de Kiev para comprometer a la UE con una postura antirrusa.

El intercambio de disparos en el Donbass se intensificó antes de la visita a Ucrania del presidente del Consejo de la UE, Charles Michel

Sobre Ucrania oriental: la lógica de una revuelta”: Boris Kagarlitsky |
En 2014, Donetsk y Lugansk declararon su independencia tras los resultados de los referéndums

REINHARD LAUTERBACH / JUNGE WELT


El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, inició este martes una visita de dos días a Ucrania. Como primer punto del orden del día, el protocolo ucraniano preveía un viaje conjunto con el presidente Volodimir Zelensky a la zona del frente en Donbass. No se puede descartar que los tiroteos contra la zona, que se han intensificado en los últimos días, tuvieran como objetivo precisamente preparar esta visita. Porque la demostración de «una guerra activa entre Rusia y Ucrania» es un elemento central de los esfuerzos de Kiev para comprometer a la UE con una postura antirrusa.

Muertos en ambos lados

Durante unos diez días, las fuerzas armadas de las dos Repúblicas Populares no reconocidas internacionalmente, Donetsk y Lugansk, han informado sobre el aumento de los ataques con fuego desde el lado ucraniano. El incidente más trascendental ocurrió a finales de febrero en las afueras de Gorliwka. Allí, un francotirador ucraniano mató a un civil frente a su casa. La parte ucraniana admitió esto y dijo que el hombre de 22 años había servido anteriormente en el ejército de la República Popular de Donetsk. (N.de la E.: obviamente es un asesinato extrajudicial, un crimen de lesa humanidad, por el cual los familiares de la víctima deben llevara al Estado ucraniano ante el Tribunal Penal Inernacional)

Los combates en las afueras de Gorlivka costaron la vida a siete soldados de ambos bandos. La mayoría de las veces, son daños a la propiedad persisten, pero se han vuelto más destuctivos. El lunes, por ejemplo, las tropas ucranianas dispararon contra una urbanización en las afueras de Donetsk y aparentemente destruyeron deliberadamente la estación de transformación que abastecía de electricidad a toda la ciudad. Según información de Donetsk, la parte ucraniana también intensificó sus bombardeos en la sección sur del frente al este de Mariupol. La intensificación de los combates fue confirmada desde Kiev, pero atribuida al otro bando. El hecho de que un vehículo de transporte del ejército ucraniano golpeara una mina el lunes, matando a un soldado e hiriendo a otros nueve, es más probable que se deba a fuego amigo. Porque las minas en el interior de Ucrania sólo pueden haber sido colocadas por la propia Ucrania después de que las líneas del frente se movieron desde 2014.

Ofensiva final ucraniana contra la dos Repúblicas Populares a final de año

La conferencia de prensa del jefe del ejército ucraniano, Ruslan Khomchak, a finales de febrero, también fue seguida con gran atención por Donetsk. Ruslan Khomchak anunció que el programa de entrenamiento para todo el ejército ucraniano esta primavera, comprendía combate callejero y toma de viviendas en áreas urbanas. Esto se interpretó en las Repúblicas Populares como una amenaza de ofensiva a finales de este año. La preocupación es que Ucrania pueda querer abandonar el formato de las conversaciones de Minsk. Los principales políticos de Kiev ahora dicen que los principios acordados allí en 2015 para aliviar el conflicto son «irrealizables para Ucrania». En esencia, se trata de la amnistía para los activistas de las Repúblicas Populares y para los miembros de sus fuerzas armadas como requisito previo para la reintegración de Donbass en Ucrania.


Al mismo tiempo, Ucrania está endureciendo política interna contra los partidarios de la distensión. En los últimos días, el partido «Solidaridad Europea» del ex presidente Petro Poroshenko y un grupo de diputados del partido nacionalista «Cuerpo Nacional» presentaron en el parlamento proyectos de ley prácticamente idénticos, contra la «colaboración» con el «Estado agresor». Según el memorando explicativo, los documentos están dirigidos contra «todos los que niegan la existencia de una agresión armada contra Ucrania; los que llaman al conflicto una guerra civil, o realizan otras actividades de información en cooperación con el agresor». Se propone encarcelar a largo plazo por tales actividades.

Apriete anti-ruso

Aparentemente, los proyectos de ley están destinados a proporcionar una base legal para la acción estatal contra las emisoras y los medios de comunicación de la oposición de forma retrospectiva. El cierre de las tres estaciones de televisión 112 Ukraina, Zik y News One a principios de febrero fue ordenado por decreto presidencial, pero sin base legal y en algunos puntos inclusive abiertamente ilegal. El argumento era que los tres programas, que están cerca de la «Plataforma de oposición-Por la vida», violaron la «soberanía de la información» de Ucrania, es decir, la pretensión del Estado de hacer accesible a la población sólo su punto de vista, y por lo tanto los acusa de ser «instrumentos de la guerra híbrida rusa contra Ucrania«. Varios periodistas de las emisoras cerradas han iniciado ahora un programa de seguimiento conjunto con el nombre de Perschij Nesaleshnij Kanal (Primera emisora ​​independiente)