ANÁLISIS DEL BREXIT: El dinero oscuro financia la desinformación y la política de derechas en Gran Bretaña

El dinero oscuro y la política sucia del Brexit

Autobús de la campaña pro Brexit: «Enviamos a la UE 350 millones de libras por semana, en lugar de eso vamos a financiar nuestra salud pública. Vota salir»


THOMAS KLIKAUER – NORMAN SIMMS / COUNTERPUNCH

Thomas Klikauer es un académico australiano, autor de numerosas publicaciones. Norman Simms es un académico emérito de Nueva Zelanda.


Cuando un periodista de investigación le preguntó a un votante británico de la ciudad de Sunderland «¿De qué manera va a votar?», el hombre respondió: «Quiero Brexit». Cuando se le preguntó por qué, el hombre dijo: «Turquía se unirá pronto» (a la UE). Luego habló sobre cómo millones de trabajadores turcos pronto podrían llegar al Reino Unido en busca de trabajo. En realidad, la membresía de Turquía en la UE no es más que una posibilidad muy lejana y que millones de trabajadores turcos puedan llegar legalmente al Reino Unido es pura propaganda. Cuando se le preguntó dónde se había enterado de todo esto. «Facebook», respondió el hombre. Y con esto comienza la turbia historia del dinero oscuro y la política sucia del Brexit.

En Sunderland (una ciudad del Reino Unido, en el nordeste de Inglaterra), un abrumador 60% votó a favor de salir de la UE en 2016. A muchos votantes del Reino Unido ese año se les hizo creer que recuperarían el control político de manos de una UE aparentemente monstruosa, rescatando así su amada patria británica de las garras de una burocracia gigantesca del otro lado del Canal. Un monstruo que simplemente no existe.

En general, es posible que haya cuatro elementos que le dieron al Brexit la ventaja:

  1. Los tabloides ultraconservadores a favor del Brexit
  2. Una campaña en Internet bien elaborada por parte del campo pro-Brexit
  3. Políticos conservadores y, sobre todo, nacionalistas
  4. Y finalmente, mucho dinero oscuro.

El dinero oscuro es un término bastante nuevo, un neologismo insidioso, que significa «fondos que provienen de fuentes desconocidas pero que tienen una gran influencia en la política». El dinero oscuro supuestamente da al cuadro de los superricos y sus muchos representantes, los medios para moldear la política. En Estados Unidos, el “imperio tóxico” de los hermanos Koch sigue siendo la fuente más sospechosa de dinero oscuro que manipula la política británica.

Hasta la muerte de David Koch, su misterioso imperio había gastado más de 1,5 mil millones de dólares en causas políticas republicanas.

Significa un cambio de paradigma en la comunicación política. A través de Facebook y redes similares, los prejuicios políticos, la xenofobia, el chovinismo, el nacionalismo, el racismo, el antisemitismo, etc. se confirman y refuerzan a diario. Los populistas de derecha (N. de la E: hablando con propiedad, hay que hablar de «demagogos», como bien definieron los atenienses a este tipo de personajes hace 2.500 años) como el actual primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, llegan al poder sabiendo que mentir repetidamente no es una barrera para ocupar el más alto cargo.

En el momento del Brexit, por primera vez en la historia del Reino Unido, se gastó más dinero en comunicación digital que en cualquier otra forma de publicidad política.

Esto resultó en un bombardeo mediático invisible a favor del Brexit. Los tabloides nacionalistas de derecha y partidarios del Brexit apenas podían seguirle el ritmo. Los tabloides de derecha no necesitan dinero oscuro, pero el dinero oscuro impulsó la campaña pro-Brexit en 2016 y la elección de Johnson en 2019. Los tabloides británicos son extremadamente poderosos. En 2019, sólo tres empresas, Daily Mail y General Trust, Reach, y Murdoch’s News UK, controlaban el 83% del mercado de periódicos británico.

Fundamentalmente, en su carrera temprana, Boris Johnson, o BoJo, como lo llaman sus amigos, se dio a conocer como un reportero sensacionalista. No fue mucho más que un inventor de historias. Como tal, fue enviado a Bruselas como un importante euroescéptico y regresó al Reino Unido para vender sus mentiras. BoJo, el reportero, es bien conocido por el invento de supuestos problemas de los italianos con el tamaño de los condones, una historia que simplemente fabricó de la nada. (N.de la E.: Boris Johnson escribió en The Telegraph un artículo titulado, “Italia no está a la altura de los condones”, en el que inventó que Roma pedía a la UE revisar la normativa europea sobre medidas de los condones, porque los italianos los necesitaban más pequeños. Años antes ya había sido despedido de The Times por inventarse una cita histórica sobre el rey medieval Eduardo II de Inglaterra).

Sin embargo, el personaje encajaba perfectamente en su posición de derecha, la del partido conservador y los tabloides, dirigida contra la intervención del gobierno (en el Estado), ya sea del gobierno del Reino Unido o de los burócratas sin rostro de la UE. Pero la campaña de ruptura con la UE necesitaba dinero, montones y montones de dinero. Entre las muchas organizaciones oscuras y no tan oscuras establecidas para apoyar el Brexit, la organización «Vote Leave» tuvo, en algún momento, más dinero del que podían gastar legalmente. Sin embargo, lo gastaron. Y así es como el dinero oscuro impulsó el Brexit.

Otra organización pro Brexit llamada «BeLeave» recibió (de «algún lugar») la asombrosa cantidad de 675.000 libras esterlinas, casi un millón de dólares estadounidenses. El límite legal de gasto en una circunscripción del Reino Unido es de 15.000 libras (20.000 dólares). En otras palabras, BeLeave recaudó, según los estándares británicos, una enorme cantidad de efectivo para su campaña a favor del Brexit. De fuentes desconocidas o no declaradas.

Cuando «Vote Leave» fue multado con 61.000 libras (83.000 dólares) por violar la ley, la multa fue apenas una décima parte del dinero que le habían otorgado. En otras palabras, la multa no era multa en absoluto. Uno de los patrocinadores más destacados del Brexit y organizadores del dinero oscuro es Aaron Banks (un nombre muy apto, por cierto). Fue multado con 1.800 libras (2.500 dólares). Se estima que Banks posee entre 100 y 250 millones de dólares. Uno puede imaginar lo «conmocionado» que habrá estado por una multa de 2.500 dólares. Su dinero oscuro, se supone que fue a «Vote Leave».

Objetivo de las campañas digitales: Los ciudadanos «persuadibles»

Dado que aproximadamente seis de cada diez votantes en el Reino Unido usan las redes sociales, se financió generosamente a “Vote Leave” para que gastara el 98% de su dinero en publicidad digital.

La publicidad en Internet permitió a los partidarios del Brexit apuntar a aquellos que son conocidos como «persuadibles», es decir, personas desde mediana edad a mayores de un lugar particular y, a menudo, rural y sin estudios universitarios. Los partidarios del Brexit pensaron con razón que estos votantes potenciales eran muy susceptibles a anuncios políticos como los que afirmaban que millones de musulmanes llegarían pronto al Reino Unido, una falsedad propagandística que se transmitió durante las últimas horas de la campaña del Brexit.

Al mismo tiempo, la ministra conservadora Penny Mordaunt le dijo a la BBC que Gran Bretaña no podía vetar la membresía de Turquía a la UE. Evidentemente, esto no era cierto. La noticia falsa llegó a pesar del hecho de que el plan de membresía de Turquía ha estado congelado durante muchos años, mejor dicho, décadas. Algo tan «insignificante» como la verdad no impidió que los partidarios del Brexit como Banks sembraron el miedo. A

Al mismo tiempo, las corporaciones mineras de extracción de diamantes en Africa registraron donaciones de al menos 8,4 millones de libras ( 11,5 millones de dólares) a diversas causas anti-Unión Europea.

Banks es un hombre con los bolsillos lo suficientemente profundos como para dirigir una campaña política completa, y en el caso del Brexit, casi lo hizo.

Crear la realidad mediante la propaganda

Una vez, un periodista le preguntó a Banks sobre su campaña de desinformación y engaños sobre el Brexit. Banks respondió: «No tiene la intención de ser informativa. Es propaganda». Así, los partidarios del Brexit llevaron a cabo una campaña sorprendentemente desagradable apelando a los instintos más viles de los votantes.

El equipo del Brexit tuvo acceso a una gran cantidad de datos de votantes. Por su uso indebido de tales fuentes, «Leave EU» fue multado con 120.000 libras (160.000 dólares) en febrero de 2019, tres años después de haber ganado el referéndum por el Brexit en 2016.

Fue tal como dijo una vez George W. Bush, en 2004: «Actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras usted está estudiando esa realidad, juiciosamente, como lo hará, actuaremos de nuevo, creando otras realidades nuevas, que usted también puede estudiar, y así se resolverán las cosas. Somos actores de la historia … y ustedes, todos ustedes, se quedarán para estudiar lo que hacemos ”.

En cuanto al Brexit, los partidarios del Brexit habían actuado, de hecho habían creado una realidad. Y mientras que académicos, intelectuales, periodistas y comentaristas estudiaban la realidad del referéndum del Brexit de 2016, que los partidarios del brexit ganaron por un estrecho margen de sólo 1,89 %, el equipo pro-Brexit actuó de nuevo, creando otra realidad nueva. Creó el mito de «Get Brexit Done» que logró la elección de BoJo en 2020. Esta nueva realidad es una que también pueden estudiar, como diría Bush. Bush continuaría diciendo que «así es como se resolverán las cosas. Los partidarios del Brexit se convirtieron en actores de la historia. Y ustedes, todos ustedes, quedarán para estudiar lo que hacemos».

Más tarde, el perro guardián británico también multó a «Leave EU» con otras 70.000 libras (96.000 dólares) por una variedad de otros delitos. Sin embargo, apelaron y la multa se redujo a la suma 4.000 libras (5.500 dólares).

Quizás la clave de todo esto no sea el dinero oscuro y las multas que llegaron años demasiado tarde y son demasiado pequeñas para tener algún impacto.

La clave es la propaganda. Cuando la verdad y la desinformación, las mentiras y los engaños se vuelven tan difíciles de separar, muchos votantes decidirán no creer en nada. Ese es el momento preciso en que triunfa la propaganda. Una vez eliminada la verdad, la política se reduce a una batalla partidista en la que todo vale. Reina la política sucia.

El ultranacionalista (pro británico) norirlandés y euroescéptico Partido Unionista Democrático (DUP) contribuyó al Brexit con la capacidad de gastar hasta 700.000 libras (960.000 dólares) en la campaña Leave EU. Más allá de eso, una organización sigilosa llamada «Consejo de Investigación Constitucional» (CRC) tenía 435.000 libras (600.000 dólares) para la causa del Brexit.

El dinero oscuro fluyó generosamente a las arcas de la campaña del Brexit. Apenas dos días antes del referéndum del Brexit, la CRC donó otras 334.993 libras (460.000 dólares) al DUP que, en ese momento, no era mucho más que una organización tapadera, y eso permitió que el escuadrón Leave EU superara los límites de cualquier gasto legalmente permitido. No mucho después, el DUP apoyó al gobierno conservador británico. A cambio, obtendría 1.000 millones de libras esterlinas en concesiones, principalmente para gastos en infraestructura y salud en una de las regiones más pobres de Europa occidental (Irlanda del Norte) En general, es bastante seguro decir que el dinero oscuro es un cáncer en nuestro sistema político.

Pero como dicen los anuncios de televenta, espere, aún hay más. Lo mejor para el Brexit fue cuando el belicoso magnate James Goldsmith invirtió 20 millones de libras esterlinas (27,5 millones de dólares) de su propia fortuna en la política euroescéptica. Su secretaria de prensa por entonces, nada menos que Priti Patel (N.de la E.: actual ministra de Interior del R.Unido desde 2019, admiradora de Margaret Thatcher, y defensora de reintroducir la pena de muerte en el país) quien más tarde se haría infame por una serie de escándalos. Patel está muy bien relacionada con el estratega de las campañas de propaganda de BoJo: Dominic Cummings, asesor estrella y cerebro del Brexit.

Estos últimos estaban también al lado de otro grupo anti-UE poderoso, sigiloso e incondicional que está engañosamente etiquetado como «Grupo de Investigación Europeo» (ERG). El ERG se convirtió rápidamente en una secta del Brexit.

Los miembros del ERG incluso exigieron que las universidades británicas hicieran listas de los académicos que estaban explicando el Brexit, una medida propia de una policía política.

Peor aún, los secuaces de ERG pudieron gastar 340.000 libras (470.000 dólares) del dinero de los contribuyentes en actividades anti-UE entre 2010 y 2018. En resumen, la financiación de los contribuyentes fue crucial para el éxito del ERG a favor del Brexit. ¿Qué más podían pedir? El dinero oscuro, que también les llegó a través de StandUp4Brexit.

El éxito del ERG demuestra cómo un grupo de presión marginal bien disciplinado puede dirigir la política hacia la derecha. La financiación privada anónima (dinero oscuro) permitió al ERG impulsar su agenda anti-UE de manera muy eficaz.

Las corporaciones: la mano que mece la cuna

Casi evidentemente, cuando se trata de dinero oscuro y política sucia, los think tanks de derecha nunca están lejos. Muchos de estos llamados think tanks no son más que organizaciones de presión financiadas por corporaciones con la doble función de tráfico de influencias y propaganda o, mejor aún, relaciones públicas (PR) como se le llama hoy en día. Por supuesto, están los sospechosos habituales como la Fundación Heritage, así como el Puente Atlántico de Koch, impulsando una agenda anti-UE de derecha. El dinero oscuro proviene de personas como Kochs (vandalismo ambiental), Philip Morris (100 millones de muertes por fumar en el siglo XX), ExxonMobile (nuevamente el vandalismo ambiental) y la ahora en quiebra Asociación Nacional del Rifle (NRA) otros vinculados directamente con la muerte.

La «Gran Bretaña Global»

Mucho del Brexit llegó con una fuerte dosis de ultranacionalismo, si no de imperialismo. Estaba condimentado con alucinaciones románticas sobre el pasado imperial colonialista británico, reformulado eufemísticamente como «Gran Bretaña global». En esa imagen, el Reino Unido posterior al Brexit avanzaría hacia la riqueza y el poder.

Sin embargo, la realidad inmediata del Reino Unido posterior al Brexit parece bastante diferente.Sin inmutarse por los hechos o por la realidad, la derecha del Reino Unido se aferra al engaño del CANZUK, de una alianza entre el Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. (N.de la E.:CANZUK son las siglas de una teórica comunidad cultural, diplomática y económica que comprende Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido organizados al estilo de la antigua Comunidad Económica Europea. La idea es defendida por el grupo CANZUK International, y apoyada por varios think tanks como el Instituto Adam Smith, la Sociedad Henry Jackson, Bruges Group y políticos de los cuatro países).

La idea fija de un Empire 2.0 se basó en la Secretaría de Estado de Comercio Internacional del Reino Unido. La fantasía de Liam Fox de firmar cuarenta acuerdos comerciales «el segundo después del Brexit», como él dijo. Al igual que con tantas mentiras y engaños a favor del Brexit, esto tampoco sucedió en realidad. En cambio, el referéndum del Brexit y la campaña «¡Consiga el Brexit ya!», fueron estafas bien financiadas que, al final, no obtuvieron más del 1,89% de mayoría para el Brexit en el referéndum de 2016.

Peor aún, BoJo todavía vive en una liga privada con financieros corporativos que se beneficiarán generosamente del Brexit. La propia hermana del primer ministro, Rachel, estuvo de acuerdo con ésto. El padre de BoJo solicitó la ciudadanía francesa días después de que su hijo impulsara el Brexit. Los ricos y poderosos obtienen pasaportes internacionales, los pobres obtienen el Brexit.

Sin embargo, el Brexit de BoJo fue apoyado por empresarios británicos, como el magnate de las aspiradoras y el patrocinador de Leave UE, Sir James Dyson, quien ya no produce sus máquinas en el Reino Unido. El Brexit nacionalista también fue apoyado firmemente por los tabloides de derecha del ciudadano estadounidense Rupert Murdoch.

Para la facción del capital británico con una orientación más nacionalista, el Brexit es una oportunidad de oro para destruir las regulaciones de la UE. Basándose en la ideología neoliberal de la desregulación que, en realidad, significa una regulación proempresarial, financiaron el Brexit abiertamente y con dinero oscuro. En su mundo ideológicamente formado se sabría que cosas como “Plan A+, Creando un Reino Unido próspero después del Brexit” significaban aspirar la riqueza de la clase media hacia los superricos. Mientras tanto, difundir la ideología de la economía del goteo hacia abajo (N.de la E.: idea económica del thatcherismo, que hablando claro vine a decir que «cuanto más ricos sean los empresarios, más migajas de esa riqueza pueden caer a los de abajo»), ocultaba lo que realmente se estaba haciendo.

Para inclinar el Reino Unido aún más hacia la derecha, la propia BBC no fue inmune. Los académicos que analizaron la producción de noticias y asuntos de actualidad de la BBC encontraron que en 2009, cuando el laborismo estaba en el poder, los think tanks de izquierda y derecha aparecieron en la emisora ​​nacional en casi la misma medida. Para 2015, un año antes de la votación del Brexit en 2016, los think tanks conservadores tenían el doble de probabilidades de ser convocados. Así es como funciona la propaganda.

Peor aún, en 2015, el tabloide derechista The Telegraph de Murdoch presentó una visión pro-Brexit llamada «Cambiar o irse» en su portada cuatro veces en una sola semana. Con tanto dinero oscuro, políticos de derecha, redes de difusión en Internet de los «Digital Gangsters» – como los llama Geoghegan en su libro Democracy For Sale– grupos de expertos de derecha y tabloides de derecha, parece más bien pequeño el éxito del 1,89% del referéndum del Brexit. Sin embargo, fue suficiente para sacar a Gran Bretaña de la UE.

David Cameron, que fue el primer ministro de Gran Bretaña quien inicialmente pidió el referéndum y luego se sorprendió por los resultados, dijo una vez: «Sabemos cómo funciona», lo que implica que el dinero oscuro y el tráfico de influencias, así como la presión corporativa, «ejercen un tremendo poder sobre la política del Reino Unido «. De hecho, muchos dentro de la derecha británica saben muy bien cómo funciona.

El dinero oscuro, las organizaciones tapaderas de la derecha y los turbios equipos de Internet como Cambridge Analytica juegan un papel cada vez más controlador en la política. Su dinero, soporte de tabloides y acceso gratuito a Facebook, entre otras cosas pueden multiplicar las mentiras.

La carrera de BoJo (Boris Johnson es periodista de profesión) comenzó con una mentira sobre el rey Eduardo II, una mentira que le costó su trabajo en The Times. Todo esto llevó a las grandes mentiras que pintó en su autobús de propaganda pro-Brexit. El último incidente de Boris Johnson, fue cuando mintió a la Soberana para que firmara la prórroga del Parlamento a fines de 2019. (N. de la E.: Un truco legislativo que Johnson necesitaba para sacar adelante su plan de retirada de la UE).

Un sistema electoral arcaico explotado por la derecha

Más allá de todo eso, la política de derecha cuenta con la ayuda del arcaico sistema electoral del Reino Unido. En 2019, los conservadores británicos ganaron el 56,2% de los escaños de la cámara de los Comunes con solo el 43,6% de los votos. Un cambio del sentido del voto de tan sólo 51.000 votantes, probablemente habría eliminado por completo la mayoría «aplastante» de Boris Johnson. Habría hecho imposible el «Get Brexit Done!» de BoJo, diseñado para el invierno de 2020-2021.

En otras palabras, el referéndum del Brexit ganó sólo por el 1,89% en 2016 y el Get Brexit Done (el lema político de la campaña por la elección de Johnson en 2019, en la cual se comprometía a llevar a cabo la salida de la UE) hubiera sido aplastado con no más de 51.000 votos. Dos victorias bastante microscópicas por las que todo el Reino Unido tendrá que pagar un precio amargo en los próximos años. En general, el Brexit muestra cómo el dinero oscuro y la política sucia de derecha pueden, sobre la base de dos márgenes electorales muy delgados, dar forma a Gran Bretaña en los próximos años.

Mucho antes del referéndum del Brexit, en una pelea entre políticos de derecha deseosos de ganar elecciones, se jugó la carta nacionalista, xenófoba y, a menudo, racista. Los tabloides de derecha, de las propias corporaciones, apoyaron la ideología neoliberal de la desregulación a través del Brexit. Además, siguió una campaña de política sucia en Facebook. De esta manera, todas las fuerzas de la codicia y el miedo vertieron dinero oscuro para financiar toda la configuración de la política que le dio a la nación lo que ciertamente no necesitaba ni quería: Brexit.