ESPAÑA: Altos mandos militares firmantes de una carta al rey y a la Eurocámara ansían fusilar a la mitad de los españoles

El pasado 10 de noviembre 39 altos mandos militares retirados de aviación enviaron una carta al rey, arremetiendo contra el Gobierno de Pedro Sánchez con los mismos argumentos de la extrema derecha. Acusaban al gobierno de políticas que «aniquilarán de raíz nuestra democracia». Su idea de «democracia» quedó al descubierto cuando se filtraron las conversaciones del grupo de whatsapp de los firmantes de la misiva al rey. Quien parece ser el líder del grupo, un general de división retirado, escribió a sus colegas que : «No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta». Luego agregó «creo que me quedo corto fusilando a 26 millones!!!!!!!!». Un capitán retirado le responde: «No quiero que estos sinvergüenzas pierdan las elecciones. No. Quiero que se mueran todos y toda su estirpe». El líder del grupo le responde: «para que mueran hay que fusilarlos y hacen falta 26 millones de balas!!!!!!!!!!».

El capitán que desea la muerte a los miembros del gobierno y «toda su estirpe», encabezó otra carta, en ese caso enviada al Presidente del Parlamento Europeo, acusando al gobierno español de prácticas políticas «antidemocráticas».

El líder del grupo considera que «España está llena de gente ingobernable y la única forma posible es culturizar a la gente cosa que es imposible con la izquierda”.
Es preferible no imaginar lo que debe entender esta gente por «culturizar».

Dos coroneles retirados intercambiaron opiniones sobre qué hacer con los catalanes de «la puta ANC [Asamblea Nacional Catalana]… pagarán por esto y por otras cosas…»

(La Asamblea Nacional Catalana es una organización de la sociedad civil de pensamiento independentista). Comentan que «alguien tendrá que empezar a hacer algo (legal o ilegal) contra estos hijos de puta” y uno se lamenta de no estar en el servicio activo «para desviar un vuelo caliente de las Bárdenas a la sede de estos hijos de puta..”

El cabecilla opinó que «la sociedad española está dividida y los buenos son más cobardes que los malos en la actualidad». Ahora bien, cuando se hizo público el contenido del chat del grupo, y los periodistas contactaron con 4 de los autores más activos, estos «valientes» que quieren fusilar a la mitad de la población, lo negaron todo y hasta sugirieron que cualquiera podría haberlos suplantado o usado sus móviles para enviar esos mensajes.

No son una excepción ni personajes salidos de la máquina del tiempo con mentes inadaptadas a la vida civilizada. Hay más. Pocos días después de la misiva al rey de los 39 militares del Aire, un grupo de 73 altos mandos retirados del Ejército de Tierra no quisieron ser menos, y también enviaron una carta a Felipe VI. En la misma acusan al gobierno de Sánchez, al cual describen como “social-comunista, apoyado por filoetarras e independentistas”, de causar “la descomposición de la Unidad Nacional”.

«Hay una clara afinidad ideológica entre Felipe VI y los ultraderechistas», señala el ex militar español Luis Gonzalo Segura

En una entrevista con un medio catalán el ex militar español autor del libro ‘El ejército de Vox‘, habla sobre el chat golpista y la carta de los militares al rey español

ANDREU BARNILS / VILAWEB

Días intensos en los cuarteles del Ejército español, ahora que se ha hecho público que en un chat de militares del Aire retirados o trabajando en el campo civil hablaban de fusilar a 26 millones de personas, se debatía un posible golpe de estado y tildaban de antidemócratas «al hijo de puta» de Pablo Iglesias, y al «malnacido» de Pedro Sánchez.

La primera persona en hacer público el chat de los militares fue Luis Gonzalo Segura (1977) el ex-teniente expulsado en 2015 por haber denunciado la corrupción, los abusos, los acosos y los privilegios dentro del Ejército. Gonzalo Segura colgó fragmentos del chat en su cuenta de Twitter. Días después, el portal Infolibre aportaba más información. Pero la semana pasada ha habido un segundo caso: militares del Ejército de tierra han enviado una carta al rey de los españoles, Felipe VI, asumiendo el discurso de Vox, culpando al gobierno «socialcomunista, secundado por filoetarres e independentistas» de amenazar «con la descomposición de la unidad nacional». VilaWeb ha entrevistado a Luis Gonzalo Segura, autor de El Libro Negro del Ejército Español (2017), En la guarida de la bestia (2019) y El ejército de Vox (2020). Nadie como él para aportar el contexto de los hechos.

-Usted fue el primero en publicar el chat de militares donde se habla de golpes de Estado y de fusilar a millones de personas. ¿Cómo llegó a usted?

-Hace un mes que lo tengo. Y este domingo (el 29 de noviembre), El País publicó la carta del Ejército de tierra dirigido al rey. Ok Diario la había publicado hacía unos días. Pensé que era el momento, y que era adecuado no esperar más. Y que hacerlo fuera un impulso para abrir el debate.

-En el chat hay frases y actitudes propias de la ultraderecha. ¿Fue una sorpresa?

-Nada de sorpresa. Y espero que este caso no se trate como una cuestión folklórica. Es una cuestión estructural. Precisamente, este año he publicado el libro El ejército de Vox, que analiza doscientas secciones censales y se ve cómo vota la gente. Y en las secciones censales donde hay cuarteles militares se ve el predominio claro de los partidos de ultraderecha. En Cataluña, también. Nada de sorpresa, pues, ni por los términos ni por lo que se explica en el chat. Es decir, hemos visto un árbol, pero lo importante es el bosque.

-Para quien no esté al tanto, ¿qué dice el chat de los militares?

-Barbaridades. Se expresan tesis de la ultraderecha, de Vox. Estos militares entienden, como la mayoría de ellos, que todos aquellos que no tengan una ideología claramente conservadora son enemigos del Estado. Y por lo tanto, se les debe fusilar. Es la guerra de siempre.

Es obvio que estos militares, y se ve en el chat, se sentirían mucho más cómodos en una dictadura. En uno de los momentos del chat se asegura que a la hora de dar un golpe de Estado no funcionaría porque no sería bien visto en España ni en Europa. Que no propongan ni perpetren un golpe de Estado porque está mal visto, nos marca la línea y el grave problema que hay en las fuerzas armadas, porque estas ideas se compartieron en reuniones con más de un centenar de militares, donde había un jefe del Estado mayor del Ejército. Es inaudito y chocante que estas ideas se compartan y no pase nada. No hay ninguna represalia. Demuestra hasta qué punto hay connivencia y el problema es estructural.

-El gobierno español ha anunciado que abrirá investigaciones para saber qué ha pasado.

Mire, hoy hemos sabido que el Tribunal Central Militar ha ratificado la expulsión del cabo Santos como represalia por haber firmado un manifiesto antifranquista hace dos años. ¿Le suena el caso? Es Margarita Robles (ministra de Defensa de Sánchez y magistrada de profesión) quien expulsa a este cabo. Margarita Robles tiene pleno conocimiento del predominio ultraderechista en las fuerzas armadas. No es necesario que abran ningun investigación. También lo sabe todo el PSOE. Y son ellos los que no tienen ninguna intención de regenerar las fuerzas armadas.

Al revés. Nos expulsa a nosotros, los militares demócratas. De hecho, yo pasé quince días encerrado en 2015, precisamente por haber denunciado que la cúpula militar era de ultraderecha, y por haberme negado a participar en una posible intervención militar en Cataluña. Por lo tanto, no es nada nuevo. Y ahora ocurre el caso de este chico, Santos. Cuando Santos firma el manifiesto, empiezan a fiscalizar sus redes sociales. Y descubren que es republicano, partidario del derecho de decidir en Cataluña, el País Vasco y Galicia, y contrario a la sentencia de los chicos de Altsasu. Estos son los motivos por los que lo expulsan. (La ministra del gobierno socialista) Robles ratifica la expulsión. Robles no puede decir ahora que no sabe nada de lo que pasa dentro de las fuerzas armadas y que abrirá investigaciones.

-Ayúdenos a poner en contexto a los nombres de los militares que aparecen en el chat: Francisco Beca, Angel Gil, etc.

-No es una promoción entera, pero sí es un número muy considerable de una promoción completa del Ejército del aire. Generales, coroneles, teniente coronel.

-Son gente retirada.

Es gente que no está activa, pero algunos no son jubilados. Trabajan en empresas relacionadas con el entramado empresarial de aviación, o son pilotos civiles. Hay una clara división, y se ve en el chat, entre los que son gente de mundo, que ha recorrido, y los que se han quedado como militares.

– ¿Qué opina del comentario de que «esto ha pasado en una promoción. El resto de promociones son democráticas»?

-Insisto, el problema es estructural. No olvidemos que los escándalos de las últimas dos décadas en el Ejército han tenido que ver con la ultraderecha. El teniente general Mena (2006), que pedía que el Ejército actuara contra el Estatuto de Cataluña; el general Chicharro, de ayudante del rey emérito pasa a la Fundación Francisco Franco (2012); y el manifiesto franquista (2018). Y ahora preguntémonos: ¿cuántas manifestaciones democráticas hemos tenido de altos mandos militares los últimos veinte años? Una: el manifiesto antifranquista, firmado por treinta. Contra los más de mil que firmaron el manifiesto franquista. Los números cantan.

El problema no es coyuntural. Ni forma parte de un problema del pasado. Ni de una sola promoción.

– ¿Qué importancia le da a la carta que los militares del Ejército de tierra envían al rey, que asume la tesis de Vox y tacha al Gobierno de «socialcomunista, secundado por filoetarres e independentistas»?

-Toda la importancia. Nos demuestra hasta qué punto España comete un error creando una bicefalia. El Jefe de Estado español, teniendo en cuenta que es el rey, y por tanto no se vota, no debería ser nunca jefe de ninguna de las fuerzas armadas. Para mí es obvio.

Aparte, demuestra que existe una clara afinidad ideológica entre Felipe VI y los ultraderechistas. No olvidemos que Felipe VI ha sido militar, y por tanto, está en contacto con militares, con su promoción. Y si supieran que es un demócrata, no le habrían enviado esta carta. Si se la envían, es porque saben que concuerda con sus ideas ultraderechistas. Otra cosa es que les dé la razón o no, que calle, o no calle, por un interés político, por las repercusiones que pueda tener. Pero en el mundo militar, los altos mandos deben conocer necesariamente la ideología de Felipe VI, porque tienen contacto. Esta es la importancia de la carta.