PANDEMIA: China descubre coronavirus vivo en importaciones de bacalao congelado

Entre el 11 y el 15 de octubre, la ciudad portuaria de Qingdao, en el este de China, informó de un brote de 13 personas con coronavirus, por lo cual el gobierno realizó pruebas a los 11 millones de habitantes en 5 días. El 17 de octubre las autoridades ya habían localizado la fuente de la infección. El Centro Chino para el control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informó que habían hallado coronavirus vivo (es decir, que conservaba su poder patógeno, y su capacidad de reproducirse en el organismo que infectara) en bacalao congelado importado (no informaron del país de procedencia).  

El CDC informó, además, que hasta el 15 de septiembre (recordemos que China ya halló coronavirus en salmón congelado importado) se han analizado 2,98 millones de muestras, en 24 regiones provinciales (incluidas 670.000 tomadas de alimentos o envases de alimentos congelados), 1,24 millones de trabajadores del sector y 1,07 millones de muestras ambientales.

En el caso del bacalao congelado es la primera vez en el mundo que se ha hallado activo al nuevo coronavirus en el embalaje externo de los alimentos mantenidos en la cadena de frío, según los CDC. Dos trabajadores portuarios que descargaban mercadería congelada se infectaron y fueron la fuente del brote que alcanzó a 13 personas en total, y ya fue contenido por las autoridades.

El CDC de China, afirma que el consumo de alimentos congelados es seguro, pero recuerda a los consumidores que se mantengan buenos hábitos de higiene al manipular los alimentos, y traten por separado a los crudos y los ya cocidos.

El riesgo parece ser principalmente para las personas que tienen contacto directo con los alimentos de la cadena de frío, como los empleados que trabajan en el sector de la alimentación y el transporte. El CDC de China recomienda a estos trabajadores que mejoren los métodos de prevención evitando el contacto de la piel con los productos que se mantienen en la cadena de frío. También recomendó que a estos trabajaores se les realicen pruebas de detección de coronavirus con regularidad.

Ante el desenfreno con que avanzan los contagios en algunas partes de España -y en general, sólo se tiende a explicarlos por la desenfrenada vida social de los ciudadanos – cabe preguntarse si se estarán controlando adecuadamente las entradas de productos que requieren cadena de frío en las grandes ciudades portuarias de España, y no digamos ya las cámaras frígoríficas de los centros de almacenamiento y distribuición de las grandes urbes del Estado.

¿Se estarán haciendo PCR periódicas a los trabajadores de estos sectores? ¿Se tomarán periódicamente muestras de productos, envases y de los espacios que los albergan? Que se sepa, en el Estado español el único estudio que se ha hecho buscando coronavirus en los envases de productos a la venta en supermercados, lo hizo en el mes de mayo pasado una asociación privada, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) y no halló ningún positivo. Pero se trata de un estudio puntual que ni de lejos se puede comparar a una vigilancia sistemática como la que realizan las autoridades de China.

Se identificó la fuente del brote de Qingdao

Map

 XIE CHUANJIAO / CHINA DAILY

La fuente del reciente brote de coronavirus en Qingdao, provincia de Shandong, vino del extranjero y no tiene relación con brotes anteriores en otras ciudades chinas, dijo un experto este lunes.

«La ciudad no ha informado de resultados positivos adicionales en ocho días consecutivos, y ha logrado una victoria por etapas en la última lucha contra el resurgimiento de COVID-19», dijo el Dr. Li Zhongjie, investigador del Centro Chino para el Control de Enfermedades y Prevención, en una conferencia de prensa en Qingdao este lunes.

Del 11 al 15 de octubre, la ciudad costera informó sobre un grupo de 13 casos confirmados de coronavirus. La fuente se ha rastreado hasta dos trabajadores portuarios, y la propagación se relacionó con procedimientos de desinfección deficientes en la sala de tomografía computarizada compartida por los  pacientes de COVID y personas con otras afecciones en el Hospital Pulmonar de Qingdao.

Los dos trabajadores portuarios del puerto de Qingdao habían descargado mercancías importadas antes de dar positivo por coronavirus el 24 de septiembre.  «El brote ocurrió dentro del hospital y la mayoría de los casos fueron pacientes hospitalizados y sus familiares o cuidadores», dijo el Dr. Li, y agregó que ningún trabajador sanitario había sido infectado.

En respuesta al brote, la ciudad evaluó a sus casi 11 millones de residentes en cinco días, sin ningún resultado positivo adicional más allá de los que ya estaban en cuarentena.

El Dr. Li dijo que la rápida acción de la ciudad jugó un papel crucial para evitar que la comunidad quedara expuesta. La ciudad necesitó sólo un día para averiguar dónde ocurrió el contagio y en dos días pudo poner en cuarentena todos los casos. Sin embargo, dijo, al tratarse de una de las principales ciudades portuarias del país, Qingdao sigue estando bajo presión para prevenir los riesgos de casos importados.

Luan Xin, vicealcalde de la ciudad, dijo que la autoridad sanitaria ha estado examinando las lagunas en las medidas de prevención y control de epidemias en todos los hospitales de la ciudad desde el 12 de octubre.  «La ciudad mantendrá tolerancia cero hacia cualquier error que provoque una infección adquirida en el hospital», dijo.

Sui Zhenhua, director de la Comisión de Salud de Qingdao, fue suspendido y está siendo investigado. Deng Kai, decano del hospital pulmonar, fue destituido, anunció el gobierno de la ciudad la semana pasada.