PANDEMIA: Por qué España lidera el número de casos en la segunda ola de COVID-19

Un desconfinamiento precipitado, la clave de la segunda ola de COVID-19 en España

Invadidos por el coronavirus

Fuente VILAWEB


Un estudio realizado por expertos de diversas disciplinas del Instituto de Ciencias de la Salud del Hospital Universitario Trias i Pujol, de Badalona (Barcelona) , junto con investigadores del Departamento de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), investigó por qué España lidera en número de casos la segunda ola de Covid-19, a pesar de la alta presencia de la gente en las calles durante el verano, siendo que al aire libre la tasa de contagio es veinte veces más baja que en espacios cerrados.

El Estado español sufre una segunda oleada de Covid-19 que puede llegar al resto de Europa estos días próximos, advirtieron los científicos autores del estudio, el cual ha sido enviado a la Comisión Europea.

«El efecto de bares y restaurantes puede tener grandes repercusiones en la evolución de las epidemias«, dice el informe. (N.de la E. España es líder mundial en número de bares y restaurantes, con uno por cada 175 habitantes. En España hay un total de 277.539 establecimientos gastronómicos, que en 2017 facturaron 36.024 millones de euros, y se abrieron 1.300 nuevos locales del sector. De promedio, un español se gasta al año 1.900 euros en bares y restaurantes, una suma muy elevada teniendo en cuenta que el salario más frecuente en España es de 1.450 euros mensuales. Vale la pena comparar el gasto en cultura: la inversión promedio de un español en productos culturales es de 274,6 euros al año -datos de 2018- y la mayor parte corresponde a servicios de telefonía móvil e internet, rubro que no siempre se orienta a actividades estrictamente culturales).

El informe también advierte a las autoridades europeas que el momento actual es crucial para detener la segunda ola y que, de lo contrario, se puede volver a una situación similar a la de marzo.

Para el equipo científico, la clave está en el hecho de que el gobierno español levantó las restricciones a la movilidad, especialmente entre provincias, antes que el resto de países de la UE en un momento en que, señala el informe, fechado el 2 de septiembre, «la tasa de casos positivos podía ser tres veces superior a la que realmente se detectaba y la actividad social incrementó notablemente».

Esta apertura temprana puede explicar que España haya sufrido antes de que los otros países los momentos más duros de esta segunda ola, caracterizada por un aumento de casos positivos asintomáticos y una cifra más baja de hospitalizaciones y muertes, aunque los científicos recuerdan que «el virus no ha cambiado y el número de personas inmunizadas es probablemente muy bajo».

Las cifras muestran un descenso de los casos positivos en España en estos últimos días, aunque los investigadores se muestran reacios a asegurar que es un cambio de tendencia y puede ser un efecto debido a retrasos en el registro de los datos.

España lidera, a fecha 1 de septiembre la incidencia acumulada (IA) de casos de Covid-19 -el total de casos por cada 100.000 habitantes- en Europa, con 1.002 afectados por cada 100.000 habitantes, seguida de Suecia (837), Bélgica (737 ), Portugal (571), Rumanía (461), Italia (447), Francia (438), Países Bajos (415), Alemania (292), Polonia (179), Grecia (101) y Hungría (65).

Francia, en el mismo camino que España

A pesar de ello, el estudio dice que varios países siguen el mismo camino que España, y en estas últimas dos semanas han experimentado un importante repunte de los casos, como son Francia, con una IA de los últimos 14 días de más de 100 positivos por 100.000 habitantes , Bélgica, de 60; y los Países Bajos, que superan los 50 casos, mientras que en España la cifra está por encima de los 200 pacientes.

Suecia: un mal ejemplo

Un caso muy diferente es el que viven Suecia y Polonia, según el informe, que resalta que el país escandinavo, con una cuarta parte de población que Polonia, ha sufrido este verano el triple de muertos y lo más crudo de la epidemia.

Los investigadores resaltan que Suecia no ha llegado a cerrar completamente las fronteras mientras que los polacos lo hicieron inmediatamente, frenando la entrada y viviendo -en esta segunda ola- la primera curva pronunciada en su estadística de contagios.

Los científicos han dividido la evolución de la epidemia en cuatro fases: la importación del virus; un rápido crecimiento de los contagios «con efectos devastadores en los ámbitos humano, social y económico» contenido con duras medidas de distanciamiento; una fase de estabilización y relajación del control; y un incremento de nuevos casos a partir del mes de julio, que ha desencadenado la llamada segunda ola.

Mal uso de la mascarilla protectora en Barcelona

Image


Un estudio hecho en Barcelona concluye que el porcentaje de uso no llega al 10% y aún es más bajo en terrazas de bares y restaurantes, donde no son obligatorias

Investigadors del grupo de investigación de Biología Computacional de la UPC (BIOCOMSC) avisan en un estudio del poco uso de la máscara en reuniones en los parques. Han estudiado el comportamiento de unos 3100 ciudadanos de Barcelona en términos de si llevaban la mascarilla bien puesta o no (sin cubrir nariz y boca). Llevar mal puesta la mascarilla es como no llevarla . Se han observado diferentes entornos y distritos de la ciudad.

Si bien en los supermercados, un espacio interior donde se coincide con gente desconocida, un 95% de los encuestados lleva la máscara, el porcentaje baja por debajo del 10% en encuentros de más de dos personas en un parque, aunque es obligatorio de usarla.

En las terrazas de bares y restaurantes, el uso de las máscaras, que no es obligatorio, baja hasta el 2%.

El grupo ha trasladado este informe a la Comisión Europea.

En los supermercados, donde estamos en interiores con gente no conocida obtenemos el máximo porcentaje de uso correcto de mascarilla (en torno al 95%). Más que la media en la calle o comercio minorista a pie de calle. En cambio en terrazas de bares y restaurantes con conocidos, el uso apenas llega al 2%