ESPAÑA: La monarquía blindada

El destierro del ex rey ha renovado el interés, especialmente en Latinoamérica, por saber por qué España tiene un sistema de monarquía parlamentaria en el siglo XXI, y sobre todo, por entender por qué es tan difícil cambiar ese modelo de Estado. La nota que pueden leer a continuación, seguramente les hará comprender mejor la situación.

¿Por qué la Constitución española hace imposible un referéndum vinculante sobre la monarquía?

14 de Abril de 1931 Proclamación de la II República Española ...

La Constitución española no permite convocar referéndums vinculantes y blinda la monarquía parlamentaria, que sólo podría sustituirse por una república con un cambio de Constitución

ROGER GRAELLS FONT / VILAWEB

La salida de Juan Carlos I de España ha puesto sobre la mesa un debate de fondo, el referéndum entre monarquía o república. Tanto el independentismo catalán, vasco y gallego, como la Coalición Compromiso (de Valencia) y Unidas Podemos son favorables a un cambio de modelo de Estado para profundizar en la democratización de España, mientras que el PSOE cierra filas con la derecha en defensa de la Casa Real. Las voces discrepantes dentro de los socialistas que reclaman un debate interno en el PSOE, como la de la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, son minoritarias.

Estos últimos años se han organizado consultas populares sobre la monarquía, como las que se han hecho en algunas universidades, y en algunos pueblos y ciudades del Estado español. La organización de estas votaciones no ha estado exenta de polémica, ya menudo la prensa monárquica y la derecha española las han atacado y descalificado.

A pesar del reavivado debate sobre el referéndum en la opinión pública, convocar un referéndum vinculante sobre la continuidad de la monarquía es casi imposible con la Constitución española vigente, que blinda el modelo de Estado como monarquía parlamentaria.

Sólo el artículo 92 de la Constitución española abre la puerta a convocar un «referéndum consultivo» sobre las «decisiones políticas de especial trascendencia». La propuesta la hará el presidente español, previa autorización del congreso. Y es el rey es quien debe firmar la convocatoria del referéndum.

Por lo tanto, sólo una interpretación flexible de la Constitución, que tendría que pasar por el tamiz del Tribunal Constitucional español (TC), podría abrir la puerta a hacer una consulta sobre la monarquía, y siempre no vinculante. Además, el TC ya ha sentado jurisprudencia, a raíz del proceso participativo del 9-N (N.de la E.: fue la consulta convocada el 9 de noviembre de 2014, en Cataluña para que los ciudadanos allí residentes opinaran si Cataluña debería ser un Estado y si ese Estado debería ser independiente. Se convocó por acuerdo mayoritario de todos los partidos del Parlamento de Cataluña, excepto PSOE y PP), según la cual no pueden hacerse referéndums ni consultas sobre cuestiones «resueltas en la Constitución».

Un referéndum posible pero improbable

El único referéndum vinculante posible sobre el papel que sometería a votación la monarquía española sería el de una nueva Constitución que incluyera un cambio del modelo de Estado, con todas las dificultades que conlleva modificar la carta magna vigente. Para ello es necesario el apoyo de dos tercios del Congreso y del Senado, una convocatoria electoral y la ratificación de la reforma con las mismas mayorías en las cortes españolas, y por último, una votación en referéndum de la nueva Constitución.

Ni siquiera un cambio de posicionamiento del PSOE haría posible esta opción, porque es necesario el concurso de la derecha española, que es declaradamente monárquica.

Los monárquicos argumentan que el conjunto del pueblo español aceptó la monarquía parlamentaria como modelo de Estado en el referéndum de la Constitución española en 1978. Sin embargo, la falta de garantías bajo las que se hizo aquel referéndum -Censo con irregularidades, falta de alternativa a la dictadura, ruido de sables – hacían inviable que se planteara una alternativa republicana en la Constitución.

Anuncio publicitario