ESPAÑA: Operación Salvar al soldado Juan Carlos

Ignoro el nombre en clave que le habrán dado a la operación de sacar al ex rey Juan Carlos de España, pero propondría el título de la película de Spielberg de 1998, «Salvar al soldado Ryan» (que en Latinoamérica se llamó «Rescatando al soldado Ryan).

En la dictadura, se decía que para saber lo que pasaba dentro de España, había que leer los periódicos extranjeros, en especial los de Francia. En los últimos años hemos tenido que volver a informarnos por la prensa extranjera, por ejemplo cuando el gobierno de Aznar (PP) mintió todo el tiempo que pudo -amenazando con penas de cárcel a quienes contradijeran la versión del gobierno, en comunicados que parecían calcados a los de la junta militar argentina del 76- sobre la autoría del atentado del 11-M en 2004, acusando a ETA, cuando todo señalaba a terroristas yihadistas. Lo mismo ha ocurrido con los hechos políticos y sociales que se han desarrollado los últimos 10 años en Cataluña: quien no viviera en la comunidad catalana y viera la realidad con sus propios ojos, si quería estar informado tenía que recurrir a la prensa extranjera o quedaba a merced de la desinformación o el ocultamiento de la realidad.

Ahora, tras la Operación que sacó al rey emérito del país, también es recomendable leer la prensa extranjera. No tanto porque no sepamos los hechos que informan, sino por cómo pueden calificarlos. Disfruten con el titular del Daily Mail, un poco largo pero no tiene desperdicio.

El fugitivo ex rey Juan Carlos de España se esconde en una suite de 13.000 dólares por noche en un hotel de lujo en Abu Dhabi después de huir en medio de un escándalo de corrupción

El ex rey español Juan Carlos se encuentra en Abu Dhabi, informó el diario español ABC. Se esconde en una suite presidencial de 13.000 dólares la noche en el Emirates Palace Hotel. Se registró el lunes, aproximadamente a la misma hora en que se anunció que se iba.

GERARD COUZENS / MAIL ON LINE

El escondite del ex rey español Juan Carlos es una suite presidencial de 13.000 dólares la noche en uno de los hoteles más caros del mundo en Abu Dhabi, se afirmó hoy.

El respetado diario español de derecha ABC informó que el ex rey de 82 años se registró en el Hotel Emirates Palace el lunes por la noche, casi al mismo tiempo que se hizo pública su carta a su hijo Felipe VI anunciando su decisión de salir de España.

Según el ABC tomó un avión privado desde Vigo (provincia de Pontevedra, en Galicia) cerca de la frontera noroeste de España con Portugal, el lunes de esta semana, con al menos otros cinco pasajeros, incluidos cuatro guardaespaldas. (N.de la E.: los guardaespaldas seguramente van a cargo del erario público español porque el ex rey se negó a renunciar al título de émerito -según ha trascendido de las negociaciones que hubo entre el gobierno, el actual monarca y el ex rey, cuando se pactaba su salida de España- lo cual le permite conservar privilegios como la seguridad).

El vuelo de siete horas y 13 minutos cubrió las 3.751 millas (6.036 km) entre la ciudad costera gallega y Abu Dhabi (capital de los Emiratos Árabes Unidos). El ABC identificó el avión como un Global 6500, un jet de más de 58 millones de dólares (N.de la E.: es el mejor y más moderno avión privado ofrecido para «viajes de negocios», opera desde fin de 2019), número de registro 9H-VBIG, contratado por la sucursal maltesa de la aerolínea TAG Aviación. También afirmó que la ruta de vuelo fue «alterada» como parte de una práctica «legal» adoptada por futbolistas y otras celebridades y hombres de negocios adinerados para disfrazar la identidad de la persona en el avión, señalando la ruta falsa París-Abu Dhabi pero en realidad el ex rey pasó la noche del domingo pasado en Vigo antes de partir hacia Oriente Medio.

«Exiliado» con lujo oriental en un hotel mayor que el Palacio de Buckingham

El avión aterrizó en el Aeropuerto Ejecutivo Al Bateen, el primer aeropuerto exclusivo para jets privados en Medio Oriente y África del Norte. Juan Carlos hizo la última parte de su largo viaje en helicóptero hasta el Emirates Palace Hotel, propiedad del gobierno.
El Emirates Palace Hotel tiene un valor de unos 4 mil millones de dólares, es un hotel de siete estrellas, con 302 grandes habitaciones y 92 suites, y ha acogido a huéspedes como Tony Blair y Bill Clinton. Está situado en 1.000 hectáreas de zonas verdes ajardinadas con 100 fuentes de agua y 8.000 árboles. Tiene una playa privada de un kilómetro y medio, una pista para correr de 6 km, dos piscinas y estacionamiento subterráneo para 2.500 automóviles. El hotel tiene una superficie total de 850.000 metros cuadrados, mayor que el Palacio de Buckingham, que tiene 77.000 metros cuadrados.
El jeque Mohammed bin Zayed al Nahyan, príncipe heredero del emirato de Abu Dabi, hizo el hotel «a prueba de paparazzis» aumentando la seguridad privada tras la llegada de Juan Carlos.

El ex rey abandonó la ciudad costera justo después de las 7:30 de la mañana del lunes, unas dos horas y media antes del vuelo que despegó a las 10 hacia Abu Dhabi, y que ABC hizo público hoy. El informe de ABC se elaboró ​​con información de una agencia de prensa española llamada Grupo Diarma (especializada en exclusivas sobre celebridades que publica la llamada «prensa del corazón» o «prensa rosa»).

Al parecer Juan Carlos se aloja en el piso más alto del hotel, en una de las seis suites, fuera de contacto con todos los miembros de las familias reales de los EAU esperados en el hotel.

Ni República Dominicana ni Portugal: el juego del despiste

El mismo periódico afirmó a principios de esta semana que el ex Rey se hospedaría en la lujosa casa del magnate azucarero cubano Pepe Fanjul en la República Dominicana, aunque la cantidad de detalles adjuntos en la extensa nota de hoy sugiere ABC pudo haber descubierto ahora el escondite secreto.

Fanjul, quien reside en Florida, afirmó el miércoles en una entrevista con el diario conservador español El Mundo: «No tengo conocimiento de sus planes» y pareció sugerir que no estaba en su casa en el exclusivo complejo de Casa de Campo en el Caribe.

Portugal también ha sido propuesto como un destino alternativo por el sitio web de noticias español El Confidential, citando fuentes cercanas a la familia real española, dijo a principios de esta semana que había sido acogido por la aristocrática familia Brito e Cunha-Espirito Santo y que se alojaba en una finca llamada Casa Grande Quinta do Peru en Azeitao (Portugal).

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, dijo que «realmente no sabía» si el ex monarca estaba en su país.

Como si fueran monarcas absolutistas y los ciudadanos siervos analfabetos

Juan Carlos, cuyo hijo mayor Felipe VI se convirtió en rey de España en 2014 tras la abdicación del monarca, causó conmoción en todo el país el lunes al anunciar que dejaba el país. La noticia surgió en una carta a su hijo que se hizo pública al final del día.

Más tarde se supo que ya había salido de España cuando la Casa Real publicó la carta. La Casa Real española hasta ahora se ha negado a comentar sobre el paradero de Juan Carlos.

Su partida provocó reacciones encontradas, con monárquicos y políticos de derecha acusando al gobierno de obligarlo al exilio y los críticos del ex rey acusándolo de un intento de protegerse a sí mismo y a su hijo de los escándalos de corrupción que amenazan el futuro de la menguante familia real de España. (N.de la E.: la izquierda deseaba que se quedara y afrontara las responsabilidades legales que debiera. Obviamente, la salida de España -diseñada seguramente por sus consejeros, y que el sentido común indica que es la peor opción que podían elegir si querían salvar la monarquía, pero en este país ni un ex rey millonario tienes buenos asesores, imagínenese lo que son los asesores del gobierno- es para evitar tener que acudir a responder ante un juez en persona, y si llega ese momento, calculan que estando lejos pueda responder por videoconferencia, o por escrito, que con la pandemia y su avanzada edad de por medio, seguro que un juez lo autoriza).

Pablo Iglesias, el líder de la formación de izquierda Podemos, socia de la coalición gubernamental de Sánchez, ha calificado la «huida al extranjero» del ex rey como «indigna de un ex jefe de Estado» y afirmó que dejó a la familia real del país en una «posición muy comprometida».

Los abogados de Juan Carlos insisten en que permanece «a disposición» del sistema judicial español. Su salida de España se produce después de que fiscales suizos abrieran una investigación sobre las cuentas bancarias que Juan Carlos tenía en paraísos fiscales.

España ha iniciado su propia investigación basada en parte en la información compartida por Suiza sobre el efectivo que recibió el ex rey como parte de su mediación en un contrato ferroviario del tren de alta velocidad en Arabia Saudita.

¿Quién es el ex rey de España, Juan Carlos I?

Juan Carlos I reinó como rey de España desde noviembre de 1975 hasta su abdicación en junio de 2014. Es nieto de Alfonso XIII, último rey de España antes de la abolición de la monarquía en 1931 y la posterior proclamación de la Segunda República Española.

Juan Carlos nació en Roma, Italia, el 5 de enero de 1938, durante el exilio de su familia. Llegó a España en 1947. (N.de la E. Juan Carlos fue entregado con 10 años por su padre, al dictador Francisco Franco -que había prometido restaurar la monarquía abolida por la República, pero nunca cumplió- con la promesa de que educaría al niño para sucederle. La familia de Juan Carlos permaneció exiliada en Portugal, y el menor -educado bajo el franquismo- los veía en contadas ocasiones. En una de esas visitas, a Juan Carlos, de 18 años -y con instrucción militar- se le disparó un arma, y como resultado murió en el acto su hermano de 16 años, y el siguiente en la línea sucesoria al trono. El accidente despertó las sospechas del propio padre, que según los biógrafos gritaba a Juan Carlos, con su otro hijo muerto en brazos: «¡Dime que no lo has hecho a propósito!»).

Juan Carlos comenzó a actuar periódicamente como jefe de Estado de España en el verano de 1974. El dictador fascista Francisco Franco murió en noviembre del año siguiente y Juan Carlos se convirtió en rey el 22 de noviembre de 1975, dos días después de la muerte de Franco.

El rey y la reputación de la monarquía comenzaron a sufrir después de que empezaron a sucederse los escándalos. En abril de 2012, tuvo lugar el episodio del viaje de caza de elefantes en Botswana durante la época de gran crisis financiera en España. El público se enteró del viaje porque el Rey se lesionó y hubo que enviar un avión especial para llevarlo a casa. Funcionarios españoles afirmaron que los gastos del viaje no fueron pagados por los contribuyentes ni por la Casa Real, sino por el empresario Mohamed Eyad Kayali (N. de la E.: Kayali, muerto hace un año, era el administrador del patrimonio inmobiliario de la casa real saudí en España. Era sirio pero tenía nacionalidad española. Fue quien hizo las gestiones para la concesión del AVE a La Meca a empresas españolas. Su nombre apareció en los papeles de Panamá, en 15 sociedades offshore dedicadas a todo tipo de negocios).

Los escándalos de corrupción que rodean a la familia real arreciaron cuando una hija, Cristina, fue acusada de fraude fiscal en 2014 y se convirtió en la primera persona de la realeza española en ser juzgada. Fue absuelta, pero su esposo fue sentenciado y aun cumple condena.

En 2014, Juan Carlos abdicó a favor de su hijo, el príncipe Felipe, y en 2019 anunció su decisión de retirarse de la vida pública, poniendo fin a sus apariciones en actos institucionales.

En junio de 2020, el fiscal del Tribunal Supremo de España abrió una investigación sobre la mediación de Juan Carlos en el contrato ferroviario del tren de alta velocidad en Arabia Saudí que se otorgó a un grupo de empresas españolas en 2011.

El rey Felipe renunció a su propia herencia y despojó a su padre de su asignación de palacio en marzo después de que se informara que este último recibió 100 millones de dólares del difunto rey saudí. (N.de la E.: suma que se ocultaba en cuentas opacas fuera de España).

COMENTARIOS DE LOS LECTORES DEL DAILY

» ¿Por qué alguien, sean quien sea, necesita una suite de 10.000 por noche? Eso es simplemente ridículo y casi estúpido. De hecho, es simplemente vulgar. Realmente, con personas de todo el mundo preguntándose cómo van a sobrevivir, ¿cómo se puede justificar eso? Nauseabundo», escribe Kenzie en el Daily»

¿Lo va a pagar él?, se pregunta un lector del Daily desde Berlín

«10.000 por noche, ¿qué idiota pagará eso?» , dice un lector y otro le responde «Uno que les robó millones a los contribuyentes españoles y de la UE».

«Otro sucia sucia basura «Royal» que se ayuda a sí mismo con las arcas de su país ..debe ser extraditado y encarcelado de inmediato por robo», escribe en el Daily un lector de EEUU

«No tiene vergüenza. Está viviendo a todo tren y no se detendrá porque cree que es invencible. Y su hijo no es un santo», dice un lector del Daily, desde Reino Unido

«¡Asesino de elefantes y osos! ¡Patológico tramposo serial! ¡Hombre horrible y codicioso! ¡Vete!», escribe Isabella, en el Daily, desde EEUU