ARGENTINA – RUSIA: Hay coincidencia en temas internacionales claves, señala el embajador ruso

Rusia y Argentina mantienen un diálogo activo en medio de la pandemia

PUTIN / ALBERTO FERNANDEZ

YURI NEMTSEV / INTERNATIONAL AFFAIRS

En una entrevista con International Affairs, el embajador de Rusia en Argentina, Dmitry Feoktistov habló sobre la forma en que la Federación de Rusia sigue construyendo relaciones con este país latinoamericano, el que ha promulgado las medidas de cuarentena más estrictas.

International Affairs: Dmitry Valeriyevich, este año el mundo entero se enfrenta a la pandemia de COVID-19, que ha cambiado fundamentalmente la vida y el trabajo de casi todas las naciones del mundo. ¿Cómo se desarrollan los contactos entre Rusia y Argentina en las circunstancias actuales? ¿Ha logrado mantenerlos en un modo habitual?

Dmitry Feoktistov: Por razones objetivas, no hemos tenido ningún contacto personal desde hace varios meses. Sin embargo, nuestros países aún mantienen un diálogo intenso muy activo sobre una serie de temas prioritarios, incluidas las formas de resolver la crisis en Venezuela, el desarme y un montón de otros aspectos del amplio programa de cooperación bilateral que tenemos. También hay muchos temas que se han congelado debido a la pandemia, como invitaciones oficiales para que altos funcionarios argentinos visiten nuestro país, múltiples consultas a nivel del Ministerio de Relaciones Exteriores, reuniones planificadas por dos comisiones intergubernamentales sobre comercio, economía y ciencia, cooperación técnica, militar y de tecnología militar. Estamos esperando el fin de las restricciones para poder restablecer nuestra cooperación en su totalidad y creemos que al final tendrán lugar estas reuniones.

Debido a que las reuniones internacionales se hacen en línea y muchas de ellas se han cancelado, en la etapa actual de nuestro diálogo con Argentina, nos estamos centrando en sólo dos temas: el coronavirus y ayudar a los turistas rusos y argentinos varados en el extranjero.

Mientras tanto, nuestro diálogo sobre cuestiones políticas y de seguridad continúa desde los contactos a nivel de trabajo por parte del personal de nuestra embajada hasta el nivel de los jefes de departamentos de nuestros ministerios de Asuntos Exteriores. En mi nivel, estamos en contacto con el Primer Viceministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Pablo Tettamanti. También hemos organizado una serie de conferencias telefónicas entre el Sr. Tettamanti y el jefe del departamento de América Latina del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Schetinin, quien también es el punto clave del Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia en el desarrollo de las relaciones con América Latina y el Caribe.

Venezuela

Este es un tema que Rusia y Argentina miran casi de la misma manera, en cuanto a la necesidad de respetar la soberanía y la integridad territorial de Venezuela, el rechazo categórico de cualquier escenario militar y el reconocimiento de la necesidad de buscar un acuerdo en la República Bolivariana sólo entre los venezolanos, sin ninguna interferencia externa.

Los contactos sobre la crisis venezolana entre nuestros países nunca se han detenido y continúan.

Creemos que Venezuela necesita asistencia humanitaria, que debe proporcionarse sin condiciones políticas previas y sólo con carácter humanitario. La Organización de las Naciones Unidas podría desempeñar un papel importante aquí, incluso en la coordinación de los esfuerzos internacionales en esta área.

La prestación de asistencia humanitaria se ve seriamente obstaculizada por las sanciones unilaterales impuestas a Venezuela por Estados Unidos y algunos de sus aliados, así como por los intentos de organizar un bloqueo naval del país con el pretexto de llevar a cabo una operación antinarcóticos. Pero los barcos que se despliegan en el área no son pequeños ni de alta velocidad, que son normalmente los utilizados en tales operaciones, sino auténticos buques de guerra. Además, importantes activos venezolanos permanecen congelados en bancos extranjeros, que se niegan a desbloquearlos.

Creemos que las partes en conflicto en Venezuela podrían unirse en la lucha contra el coronavirus. En cuanto a nosotros, estamos listos para actuar como mediadores, si se nos solicita.

Desarme

En abril, se aplazó al menos hasta enero de 2021, la décima Conferencia de Revisión de las Partes del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, programada para celebrarse en Nueva York, pero nadie sabe si se llevará a cabo.

Nuestros estrechos contactos con los argentinos sobre este tema tienen que ver con el hecho de que la conferencia sería dirigida por nuestro buen amigo, el ex Primer Viceministro de Relaciones Exteriores de Argentina, embajador en Austria y un representante ante las organizaciones internacionales en Viena, Gustavo Zlauvinen.

Él planeaba visitar Moscú para celebrar negociaciones detalladas como parte de una discusión de temas con los cinco países nucleares antes de la conferencia. Como no ha podido viajar debido a la pademia, la semana pasada tuvo una reunión telefónica con el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Ryabkov, que supervisa el tema del desarme.

Todo esto muestra que, donde existe la necesidad de discutir temas críticos, nuestro contacto continúa y crecerá.

International Affairs: ¿Cuál es su opinión sobre los esfuerzos de Argentina para abordar las consecuencias de la pandemia de coronavirus?

Dmitry Feoktistov: Creo que Argentina se unió muy activamente en la lucha contra el COVID-19 y también en una etapa muy temprana. El primer caso se registró a fines de febrero, y solo 10 días después se introdujeron y ampliaron las medidas restrictivas. Argentina es un país de migrantes, principalmente de Europa. Ésta es probablemente la razón por la cual Buenos Aires emuló principalmente la táctica europea de combatir el coronavirus, es decir, las medidas muy restrictivas que utilizan Francia y España. Cualesquiera que sean las tácticas y estrategias utilizadas por los dirigentes argentinos, el presidente Alberto Fernández ha enfatizado en repetidas ocasiones que su principal prioridad es salvar vidas: «Que haya otra caída del 10 por ciento en la economía, pero lo principal es evitar 100.000 muertes». Este es el enfoque de principios al que sigue apegándose hoy.

Mientras que Europa y Rusia están levantando gradualmente sus restricciones de cuarentena, Argentina continúa manteniendo una cuarentena estricta, especialmente desde que los primeros intentos de aliviarla condujeron a un aumento en la cantidad de infecciones y al cierre de 25.000 tiendas y puntos de venta sólo una semana después de que reabrieran .

Pandemia

International Affairs: ¿Hay algún ejemplo de que Rusia y Argentina intercambien su experiencia de lidiar con las consecuencias de la pandemia de COVID-19?

Dmitry Feoktistov: La interacción entre Rusia y Argentina en la lucha contra el coronavirus se desarrolla principalmente en el marco del G20. Aunque no se pueden celebrar reuniones cara a cara, el G20 ha celebrado una serie de videoconferencias, tanto entre líderes estatales como ministros del gabinete, incluidos los Ministros de Salud. Durante estas conferencias, los participantes pudieron intercambiar notas y esbozar sus enfoques sobre el problema.

Estamos impresionados por la iniciativa de Argentina de establecer un fondo global de emergencia humanitaria para combatir el coronavirus, que tomaría en cuenta las necesidades especiales de los países del Tercer Mundo más afectados por la pandemia.

Rusia y Argentina están a favor de intensificar la cooperación internacional no politizada en la lucha contra el COVID-19, de un desarrollo conjunto de una vacuna contra el coronavirus y de garantizar a todos los países un acceso pleno y no discriminatorio a dicha vacuna tan pronto como aparezca.
Nuestra interacción dentro del G20 es un buen ejemplo de lo que me pregunta sobre cooperación entre ambas naciones.

International Affairs: ¿El enfoque de Rusia y Argentina sobre la pandemia es compartido por sus colegas del G20?

Dmitry Feoktistov: Estas ideas están siendo discutida. Se presentan muchos puntos de vista diferentes, por lo que a menudo es difícil saber quién está diciendo la verdad y quién simplemente está difundiendo información falsa. Me parece que la pandemia de coronavirus debería mostrar una vez más la necesidad de una alternativa y la importancia de resolver todos los problemas de manera multilateral. Los problemas globales sólo pueden resolverse juntos.

International Affairs: ¿Ha habido problemas particulares que la embajada rusa haya tenido que enfrentar en las circunstancias existentes?

Dmitry Feoktistov: El respeto a las leyes del país anfitrión es el principio principal que guía el trabajo de la embajada. Por lo tanto, nuestro personal cumple totalmente con los estándares sanitarios y epidemiológicos establecidos por las autoridades argentinas, a pesar de que los diplomáticos extranjeros y algunos otros representantes extranjeros están formalmente exentos de tales restricciones. Todos los diplomáticos rusos continúan trabajando todos los días y a cada uno se le ha emitido un pase personal. Sin embargo, esto se aplica al lugar de trabajo, y en la vida cotidiana, como todos los argentinos, cumplimos las restricciones y usamos mascarillas. E incluso en el trabajo, mantenemos el distanciamiento social, no celebramos grandes reuniones y nos comunicamos sólo uno a uno, o por teléfono. La epidemia ciertamente ha tenido su impacto en la forma en que trabajamos. Hemos cancelado todas las vacaciones para nuestros empleados, pero incluso si no lo hubiéramos hecho, aún no podríamos volar desde aquí, ya que se suspendieron todos los vuelos comerciales. Las reuniones que nuestros embajadores y representantes permanentes tienen tradicionalmente con el Presidente de Rusia una vez cada dos años han sido pospuestas indefinidamente.
No hay eventos de política exterior en Argentina en estos días, las embajadas los evitan, los días nacionales no se celebran, la mayoría del personal del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, incluso los jefes de sus departamentos, trabajan desde sus hogares.

International Affairs: ¿Quiere agregar algo más?

Dmitry Feoktistov: Necesitamos mirar al futuro con optimismo, no debemos desesperarnos. El desánimo deprime, desalienta. Este es un sentimiento con el que no se puede vivir. Y no importa cuán difícil sea la situación, especialmente para aquellos cuyos seres queridos y amigos están enfermos, pero no deben rendirse. Yo también tengo amigos enfermos tanto en el trabajo como en mi vida personal. Veo esto como un gran desafío que debe superarse. Debemos creer en todo lo que es bueno, y no importa cuán banal pueda sonar.