PANDEMIA: España encabeza la cifra de muertos por millón de habitantes

Nuevos datos indican que España tiene más muertes por habitante en el mundo debido a COVID-19

Spain - Covid-19 - Immigration update

VILAWEB

El Ministerio de Sanidad español dice que hay 27.117 muertos por COVID -19, pero los registros civiles detectan un aumento de la mortalidad habitual de más de 40.000 personas

El coronavirus ha causado muchos más muertos en España que los que se cuentan oficialmente. Es evidente que el modelo que se ha utilizado hasta ahora no contabiliza todos los muertos. Pero la publicación ayer de los datos del registro civil podría llenar un vacío muy clamoroso, en este terreno.

Los registros civiles calculan que entre el 17 de marzo y el 22 de mayo hubo 43.034 muertes más que las previsiones iniciales del Centro de Epidemiología español, una cantidad que debe atribuirse básicamente a la pandemia. Esta cifra es muy superior a la que recoge oficialmente el Ministerio de Sanidad español.

Entre el 17 de marzo y el 22 de mayo hubo en total 120.851 muertes en España, según los datos de los registros civiles; en cambio, las estimaciones preveían 77.817 muertos.

La diferencia es de 43.034 muertos, número que difiere enormemente de los 27.117 que el Gobierno atribuye oficialmente al coronavirus .

Para darse cuenta de que este dato es extraordinario, hay que tener presente que en años anteriores la cifra de fallecimientos también se había mantenido en torno a los 70.000 muertos. Todo indica, entonces, que la mayor parte de estos muertos que rompen la estadística, deben ser relacionados con COVID-19, porque no ha habido ningún otro fenómeno extraño. Incluso, el número de muertes por algunas causas habituales de años anteriores, como los accidentes, se ha reducido, debido al confinamiento.

Para explicar esta diferencia hay que tener en cuenta que en el recuento oficial no se incluyen los casos sospechosos, es decir, los pacientes muertos al que un médico había diagnosticado la enfermedad, pero que no habían pasado ninguna prueba de coronavirus . Tampoco se cuentan muchas de las defunciones que ha habido fuera del hospital.

España en cabeza mundial en muertos por millón de habitantes

Con estos miles de muertos de más que han aflorado ahora gracias a los datos de los registros civiles, España se sitúa claramente a la cabeza de los Estados en el índice de muertes por millón de habitantes.

Oficialmente, contando sólo los 27.117 muertos reconocidos, España tiene un índice de 580 muertes por millón de habitantes, según Worldometer. Pero si el cálculo se hace añadiendo los 43.034 muertos más que reconoce el registro civil, el índice pasa a ser de 913 muertos por millón de habitantes; de este modo, sólo tiene un índice superior el microestado de San Marino, que no es comparable, porque tiene una población total de 33.000 habitantes. Concretamente, San Marino tiene un índice de 1.238 muertes por millón de habitantes, seguido de España, con 913, y Bélgica, con 808.

Una polémica manera de contar los muertos

Las directrices para contalibilizar los muertos que ha dado el Estado español han sido muy restrictivas y polémicas. Pero, a pesar de todo, hay territorios que sí han ido más allá y contabilizan todas las muertes, lo que ha hecho crecer la sospecha sobre los datos emitidos por el Ministerio del gobierno central.

En Castilla y León, por ejemplo, los datos del Ministerio indican que ha habido 1.922 muertos en total, pero en cambio el gobierno autónomo calcula que tan sólo en residencias ya ha habido 2.563. En Madrid pasa más o menos lo mismo: hay 5.972 muertes en residencias para personas mayores que no han entrado en las estadísticas del Ministerio. En Cataluña, el gobierno catalán cuenta 12.154 muertos por COVID-19 incluidos sospechosos y muertos en residencias y domicilios, pero el Ministerio español cuenta tan sólo 5.583, menos de la mitad.

Esta semana, además, el gobierno español ha adoptado un nuevo modelo de recuento que todavía reduce más la cifra de casos y de muertes. El nuevo sistema sólo hará referencia a los casos y muertes, que se hayan detectado en las últimas 24 horas. Antes de esto, cada día se sumaban los casos de los que hasta ese momento no se había tenido constancia. Esto, según el director del centro español de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, «distorsionaba la exactitud del seguimiento de la evolución de la pandemia en España», aunque servía para conocer el volumen auténtico de los casos y muertes totales

Anuncio publicitario