TRUMP ORDENA ASESINAR AL MAYOR JEFE MILITAR DE IRÁN: Es un acto de guerra, dice ex embajador de EEUU en Irak

VIDEO: El momento del ataque de EE.UU. en Irak que mató al general iraní Soleimani
Estado del vehículo tras el ataque

El asesinato de Qassem Suleimani es equivalente a un acto de guerra

ROBIN WRIGHT / THE NEW YORKER

Traducción Montserrat Mestre

Por orden del presidente Trump, EEUU mató al Comandante General Qassem Suleimani de la fuerza de élite Quds de Irán, estratega de sus operaciones militares en todo Medio Oriente, en un ataque aéreo nocturno en el Aeropuerto Internacional de Bagdad, en Irak. El asesinato ha sido el acto más temerario de EEUU en su enfrentamiento con Irán desde la revolución de 1979, y equivale a un acto de guerra.

Una breve declaración del Pentágono lo describió como una «acción defensiva decisiva» diseñada «para proteger al personal estadounidense en el extranjero». Pero el ataque representó una impresionante escalada entre Washington y Teherán, y bien puede tener un efecto inverso. Es casi seguro que Irán querrá responder de alguna forma letal, ya sea directamente o a través de su poderosa red de representantes en la región. Las embajadas y las bases militares de EEUU, y miles de funcionarios estadounidense en todo Medio Oriente y sur de Asia – y potencialmente más allá- fueron instantáneamente convertidos en vulnerables. Este viernes, el Departamento de Estado ordenó a todos los estadounidenses que abandonaran Irak.

Hoy, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, declaró tres días de duelo oficial y advirtió que «una fuerte venganza espera a los criminales detrás del martirio del general Suleimani». Rápidamente fue nombrado al general de brigada Esmail Gha’ani, que había trabajado estrechamente con Suleimani, como nuevo comandante de la Fuerza Quds. Mohammad Javad Zarif, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán -educado en EEUU- que pasó dos años negociando el acuerdo nuclear de 2015 con los estadounidenses, calificó el ataque aéreo contra Suleimani como un acto de terrorismo internacional. «Estados Unidos tiene la responsabilidad de todas las consecuencias de su reprobable aventurerismo», tuiteó. La televisión pública de Irán definió al asesinato como el «mayor error de cálculo» de EEUU desde la Segunda Guerra Mundial. «La gente de la región ya no permitirá que los estadounidenses se queden», señaló.

Alarma en EEUU por las consecuencias

Aunque el gobierno de Irán a menudo utiliza una retórica severa, el asesinato de Suleimani ha alarmado a los veteranos oficiales militares y diplomáticos estadounidenses que han servido en Medio Oriente. «Es casi imposible exagerar en cuanto a la importancia de esto», dijo el general retirado David Petraeus, quien dirigió las fuerzas estadounidenses en Irak y luego se desempeñó como director de la CIA. Suleimani fue el mayor oponente de Petraeus durante los 8 años de guerra de los estadounidense en Irak. “Irán tiene que estar en estado de shock ahora mismo. Su equivalente al Consejo de Seguridad Nacional debe estar en marcha «, dijo. «Pero ahora hay todo un universo de posibilidades, desde represalias indirectas, secuestros de ciudadanos estadounidenses, acciones contra socios de la coalición, incluso un intento de hacer algo en el mismo Estados Unidos. Hay que tener en cuenta que tenemos grandes concentraciones de fuerza en la región».

Douglas Silliman, quien fue embajador de EEUU en Irak hasta el invierno pasado y ahora es presidente del Instituto de Estados Árabes del Golfo en Washington, dijo que la muerte de Suleimani es el equivalente a que Irán matara al comandante de las operaciones militares de Estados Unidos en Medio Oriente y sur de Asia. «Si Irán hubiera matado al Jefe del Comando Central de Estados Unidos, ¿qué consideraríamos que es?», se preguntó.

John Limbert, uno de los cincuenta y dos estadounidenses que fueron tomados como rehenes en Irán en 1979, dijo que si bien le alegraba que Suleimani ya no estuviera, «esto no va a terminar bien».

Suleimani, destacó en los años 80 en la guerra de ocho años con Irak. Ascendió en la Guardia Revolucionaria y se convirtió en 1998 en jefe de la Fuerza Quds, una unidad iraní de comandos comparable a una combinación de los Seals, la Delta Force y los Rangers estadounidenses. Era el líder militar más temido y admirado de la región. Arengaba a las tropas con una florida retórica militar: «El frente de guerra es el paraíso perdido de la humanidad». «La humanidad se representa el paraíso con arroyos, hermosas ninfas y vegetación, pero hay otro tipo de paraíso: el frente», decía en 2009.

Durante más de dos décadas, Suleimani, un chiíta, tuvo más impacto que los líderes de Al Qaeda o del Estado Islámico -ambos movimientos sunitas- en la configuración de Oriente Medio. Para contrarrestar la influencia estadounidense en Irak entre 2003 y 2011, proporcionó a los militantes iraquíes cohetes, bombas y proyectiles explosivos con capacidad de atravesar la armadura de un tanque estadounidense M1. Por eso EEUU catalogó a la Fuerza Quds como partidaria del terrorismo en 2007 y aplicó sanciones al mismo Suleimani bajo la acusación de complicidad en un complot para matar al embajador saudí en los Estados Unidos en 2011.

Ese mismo año, encabezó una campaña para ayudar al presidente Bashar al-Assad tras el estallido de la guerra en Siria. Suleimani también canalizó la ayuda a Hezbolá en el Líbano, y en otros países del Medio Oriente y ayudó a los hutíes en Yemen. Sus fotos en las redes sociales se volvían virales y en Irán, la única persona más poderosa que él era el Líder Supremo. En la región chiíta de Oriente Medio, es probable que no haya habido nadie más poderoso que Suleimani.

El general Patton de Irán

«Estados Unidos acaba de matar al Patton de Irán», tuiteó Ian Bremmer, presidente del Grupo Eurasia, poco después de que el Pentágono emitiera su declaración. Silliman dijo que Suleimani lideró un «avance estratégico enorme y en gran medida exitoso por parte de Irán a través de Irak y Siria y Líbano».

Después unos inicios operando de forma desapercibida , Suleimani se mostró más en la última década. En 2008, el general iraní transmitió un mensaje verbal a Petraeus a través del entonces presidente iraquí, Jalal Talabani, que decía: «Estimado general Petraeus, debe saber que yo, Qassem Suleimani, controlo la política exterior de Irán con respecto a Irak, Líbano, Gaza y Afganistán ”. Petraeus entendió que Suleimani le daba a entender que los estadounidenses tenían que tratar con él, en todas partes.

Suleimani menospreciaba a Trump. «Está por debajo de la dignidad de nuestro Presidente responderle» (a las amenazas de Trump), dijo en un discurso.
Cuando Suleimani fue asesinado, Trump estaba en su resort Mar-a-Lago, en Palm Beach. Mostrando una inusual moderación, simplemente publicó una bandera estadounidense en su cuenta de Twitter.

En su declaración, el Pentágono acusó a Suleimani de haber orquestado en los últimos meses ataques a bases utilizadas por Estados Unidos y sus aliados de la coalición internacional que luchó contra Estado Islámico. «Estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región», dijo el Pentágono.

La muerte de Suleimani culminó una semana de hostilidades que se intensificaron a la velocidad del rayo después de que un contratista militar estadounidense fue asesinado el pasado 27 de diciembre, en un ataque con cohetes por Kata’ib Hezbollah, una de las milicias más poderosas respaldadas por Irán en Irak. El ataque fue el undécimo del grupo en las últimas semanas, según EEUU. (N.de la R. analistas internacionales conocedores de la región explican que los milicianos que han combatido al Estado Islámico y lo han expulsado de Irak, ahora aspiran a expulsar a los estadounidenses que permanecen ocupando el país desde la invasión).

El 29 de diciembre, el Pentágono respondió con cinco ataques aéreos, tres en Irak y dos en Siria, contra las bases de Kata’ib Hezbollah (N.de la R. estos ataques provocaron 25 muertos). Los seguidores del grupo respondieron atacando la Embajada de los Estados Unidos en Bagdad, que es la misión diplomática más grande y fortificada del mundo. (N.de la R.: la protesta de los iraquíes frente a la Embajada estadounidense tenía el permiso del gobierno de Irak, que abrió a los manifestantes la entrada a la Zona Verde, el área más segura y protegida, a 10 km del centro de Bagdad. De todos modos, los manifestantes, no pasaron del perímetro de seguridad amurallado más externo de la embajada, que en ningún momento estuvo en peligro).

«El general Suleimani también aprobó los ataques a la Embajada de EEUU en Bagdad que tuvieron lugar esta semana, y los ataques a las bases de la coalición en los últimos meses», según el Pentágono en su comunicado, donde además señalaron que el asesinato tenía como objetivo «disuadir futuros ataques iraníes».

Kata’ib Hezbollah ha sido una milicia cada vez más importante desde que surgió, bajo inspiración iraní en 2004. Después de que Estado Islámico arrasara Irak, en 2014, se fusionó con docenas de otras milicias chiítas formando las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) para combatir al Estado Islámico, con ayuda iraní, armas y asesoramiento estratégico de Suleimani. Ese fue un punto en que Irán y EEUU tuvieron una causa común. Junto con el resto de las FMP, Kata’ib Hezbollah se incorporó al ejército iraquí en 2019, aunque continuó llevando a cabo sus propias operaciones, irritando a EEUU. La milicia también se ha desplegado en Siria como parte de la ayuda de Irán al gobierno de Damasco.

El Pentágono no proporcionó detalles sobre cómo se llevó a cabo el ataque, pero los medios iraníes informaron que Suleimani acababa de llegar al aeropuerto de Bagdad desde el Líbano. El ataque estadounidense también mató a Abu Mahdi al-Muhandis, el líder de Kata’ib Hezbollah y jefe adjunto de las FMP. «Él fue, con mucho, el líder más importante de las FMP vinculado a Irán”, dijo Silliman. Las agencias de noticias iraníes dijeron que Suleimani y Muhandis estaban saliendo del aeropuerto en automóviles separados cuando ambos fueron atacados por cohetes disparados desde un helicóptero estadounidense. La agencia de noticias Tasnim, que ha estado vinculada a la Guardia Revolucionaria, tuiteó una foto de una mano ensangrentada con el gran anillo con una piedra roja ovalada, con el cual a menudo se veía a Suleimani en las fotografías. El anillo fue lo que permitió identificar su cuerpo, dijeron los funcionarios iraquíes.

Un asesinato que puede expulsar a EEUU de Irak

El momento es particularmente incómodo para el gobierno iraquí, que ha intentado durante mucho tiempo un delicado equilibrio entre su vecino Irán y los Estados Unidos. Desde el 1 de octubre pasado, las protestas se han extendido por todo el país exigiendo la destitución del Primer Ministro y toda la clase política, y el fin de la corrupción y la desigualdad económica. Las protestas también han sido notables debido a manifestaciones sin precedentes contra la influencia de Irán en Irak. En noviembre, los manifestantes prendieron fuego a las misiones diplomáticas iraníes en las ciudades santas chiítas de Najaf y Karbala. (N.de la R. Hay que recordar que aproximadamente un 40% de la población de Irak es sunnita, cuya situación era privilegiada en tiempos de Sadam Husein, Actualmente se quejan de estar discriminados).

El asesinato estadounidense de Suleimani y los ataques aéreos contra Kata’ib Hezbollah durante el fin de semana son una humillación para los líderes iraquíes y una violación a la soberanía de Irak. Llegan en un momento en que Bagdad se ve afectada por la crisis política más profunda desde que la invasión estadounidense derrocó a Saddam Hussein en 2003. El Primer Ministro, Adel Abdul-Mahdi, un chií que pasó años en el exilio en Irán, renunció a su cargo y ahora está jugando solo un rol de vigilante.

Ya hay llamadas para que el parlamento iraquí exija la retirada de unos cinco mil soldados estadounidenses y cientos más – de más de una docena de países- de la coalición que hizo campaña contra el Estado Islámico. En un tuit, en árabe, Mahdi calificó el asesinato de Suleimani como un acto de agresión contra el «Estado iraquí, su gobierno y su gente». En una señal premonitoria a Washington, dijo que el asesinato fue una «violación de las condiciones para la presencia de las fuerzas estadounidenses en Irak ”.

El Parlamento iraquí debatirá la presencia militar de EEUU y votará si ésta debe continuar, cuando vuelva a reunirse, pero el Primer Ministro tiene la última palabra como Comandante en Jefe.

Trump violó la autoridad sobre la guerra del Congreso de EEUU

La reacción en Washington se desarrolló en gran medida según las líneas partidarias. El senador Tom Cotton, republicano de Arkansas, firme partidario de Trump y veterano militar, tuiteó que Suleimani «obtuvo lo que merecía y todos los soldados estadounidenses que murieron por su mano también obtuvieron lo que merecían: justicia».

Pero los principales miembros demócratas advirtieron sobre las consecuencias y el costo futuro en la vida de los estadounidenses. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California, dijo que el asesinato «corre el riesgo de provocar una escalada peligrosa de violencia. Estados Unidos y el mundo, no pueden permitirse que las tensiones aumenten hasta el punto de no retorno”.

Ella y otros demócratas acusaron a Trump de atacar a un funcionario iraní de alto nivel sin autorización del Congreso para el uso de la fuerza militar. Tom Udall, un demócrata de Nuevo México y miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, advirtió: «Una escalada tan temeraria de hostilidades es probablemente una violación de la autoridad de guerra del Congreso, así como nuestro acuerdo de base con Irak, poniendo a las fuerzas estadounidenses y ciudadanos en peligro y muy posiblemente hundiéndonos en otra guerra desastrosa en Medio Oriente que el pueblo estadounidense no pide y no apoya».